Inicio ¬Ľ

La felicidad de descubrir un sue√Īo mayor

¬ęPrimera bailarina son palabras muy grandes. Solo te puedo asegurar que cada paso dadoha estado inspirado en el amor¬Ľ, asegura la camag√ľeyana Lisandra G√≥mez de la Torre.

¬ęNo puedo¬Ľ es una frase que Lisandra, primera figura del Ballet Contempor√°neo de Camag√ľey, tiene borrada de su vocabulario. ¬ęMi mam√° no me ha permitido nunca que algo as√≠ salga de mi boca, incluso cuando me matricul√≥ en una carrera tan dura como Ballet. La verdad es que no estaba muy convencida, m√°s bien me imaginaba m√©dico, pero no pod√≠a hacerse de la vista gorda con un f√≠sico que a ella se le antojaba ideal para bailarina y con el hecho de que yo era como un trompo¬Ľ.

Para cerciorarse de si por ah√≠ iban los caminos, la llevaron a una funci√≥n de esas que no se olvidan. ¬ęCuando vi a las muchachas en tut√ļs y zapatillas de punta qued√© fascinada, como si de repente hubiera entrado a un cuento de hadas; todo me parec√≠a tan fant√°stico y bello, como si pudieran volar.

¬ęA los diez a√Īos comenc√© en la Escuela Vocacional de Arte como si se tratara de un juego, con el tiempo fui entendiendo que lo que estaba viviendo all√≠ me marcar√≠a hasta la eternidad. La danza se apoder√≥ de m√≠ de una manera inesperada¬Ľ, dice quien este fin de semana se adue√Īar√° de la escena del teatro Mella junto a su compa√Ī√≠a, que propone para la ocasi√≥n un programa concierto conformado por:¬†Retratos en tus ojos, M√°s all√° del mar¬†y¬†Club Havana, obras firmadas por Pedro Ruiz.

¬ęEl rigor de entonces era muy grande y mis maestros altamente exigentes. Los recuerdo comentar: ‚ÄúTiene un f√≠sico bonito, pero debe esforzarse m√°s‚ÄĚ. En realidad mis condiciones no eran naturales, me toc√≥ trabajar fuerte en la flexibilidad. Le echaba talco al tabloncillo que hab√≠a puesto mi abuelo en la casa. Te juro que gast√© cajas y m√°s cajas tratando de lograr los splits (sonr√≠e). Era muy doloroso, pero lo asum√≠a como parte de la disciplina que me inculcaron desde bien peque√Īa. ‚ÄúSi quieres ser bailarina debes esforzarte por ser la mejor. Tal vez no lo consigas, pero con esa mentalidad podr√°s ir venciendo metas, que nunca acabar√°n. Cuando mires hacia atr√°s comprobar√°s cu√°nto has avanzado, y lo mejor: tendr√°s nuevos impulsos para seguir adelante‚ÄĚ, me dec√≠a mi mam√°.

He tenido vivencias tan hermosas como descubrir el amor profundo en el tambi√©n primer bailar√≠n Jes√ļs Arias. Autor: Yuris N√≥rido

¬ęEn esta carrera la disciplina y la exigencia son palabras de orden, por lo tanto hay que amarla mucho para que el sacrificio y el aprendizaje no te sepan amargos.

¬ęEl pase de nivel signific√≥ un premio inmenso porque siempre me sent√≠ por debajo de las dem√°s, no por cuestiones de autoestima, sino porque estaba consciente de que ten√≠a muchas deficiencias por vencer. Terminar en el segundo escalaf√≥n me insufl√≥ fuerzas para entrar a√ļn con m√°s ganas al nivel medio…¬Ľ.

‚ÄĒTe graduaste y lleg√≥ el gran sue√Īo: el Ballet de Camag√ľey (BC)…

‚ÄĒUn sue√Īo que empez√≥ a hacerse realidad cuando todav√≠a estudiaba el nivel medio. Sucedi√≥ que se lastim√≥ una bailarina cuando el BC deb√≠a emprender una gira nacional, por lo cual fueron a tercer y segundo a√Īos a realizar captaciones, pero no encontraron a ninguna muchacha que se adecuara a lo que necesitaban, y cuando ya no les quedaba ninguna esperanza una profesora les propuso: ¬ęVayan a primero que all√≠ hay una trigue√Īita que es alta¬Ľ. ¬ęNo nos servir√°, seguro tiene cara de ni√Īa y es muy inmadura a√ļn¬Ľ, dijeron. ¬ęVayan a ver a la trigue√Īita¬Ľ, insisti√≥ la maestra, y fue la trigue√Īita la que actu√≥ junto con la compa√Ī√≠a en Santa Clara y Santiago de Cuba… La experiencia fue maravillosa. Si para ese momento ya adoraba mi carrera, te imaginar√°s que despu√©s de ser cuerpo de baile de aquella¬†Coppelia¬†regres√© crey√©ndome Alicia Alonso.

¬ęEn la compa√Ī√≠a estuve de inmediato en el primer elenco de¬†El lago de los cisnes, el cl√°sico que m√°s me apasiona. Me sent√≠a por las nubes, aunque estuviera en la √ļltima fila. ¬ę¬ŅQu√© sufr√≠? Las puntas puestas en mis pies las 24 horas, los cuales nunca llegaron a adaptarse, los callos jam√°s aparecieron y no sal√≠a de una ampolla para entrar en otra, aguantando grandes dolores. Era muy duro. Tambi√©n entender que aunque en alg√ļn momento hab√≠a lucido un buen f√≠sico, despu√©s del desarrollo hab√≠a engordado, por lo cual siempre estaban encima de m√≠: ‚ÄúTu t√©cnica es magn√≠fica pero est√°s muy gorda‚ÄĚ. Me deprim√≠, no lo pude evitar. Para m√≠ eran imposibles las dietas porque mi cuerpo absorbe el hierro, mas no lo fija¬Ľ.

‚ÄĒAfortunadamente para esa √©poca la maestra Tania Vergara hab√≠a fundado el Ballet Contempor√°neo Endedans (hoy Contempor√°neo de Camag√ľey)…

‚ÄĒ¬°Mi salvaci√≥n! Me present√© ante la maestra para que me dejara audicionar. ¬ęLis, pero est√°s gorda¬Ľ, reafirm√≥. Me quer√≠a morir, pero Tania me dio una esperanza: ¬ęSi en 15 d√≠as me demuestras que puedes, te quedas¬Ľ. Tres d√≠as despu√©s estaba firmando mi contrato.

¬ęEn ese momento llevaban una l√≠nea muy perform√°tica e investigativa, la compa√Ī√≠a reci√©n se hab√≠a creado y la propia fundadora todav√≠a andaba buscando su sello. Era complicado al principio, porque cuando me mandaban a improvisar yo solo me aferraba al ballet. Todo era nuevo para m√≠, pero me puse a estudiar, a ver videos de Pina Bausch, Jiri Kylian, Mat Eks…, que me mostraron que los mundos de la danza pueden ser infinitos.

¬ęCuando mi cuerpo tambi√©n lo logr√≥ entender, qued√© fascinada de tal modo que se me olvid√≥ que hab√≠a so√Īado ponerme un tut√ļ y unas zapatillas de punta. Encontr√© la felicidad de descubrir un sue√Īo mayor. Entonces me desat√© a crear. Fue una etapa preciosa a la cual le debe mucho mi carrera, pues se produjo en nosotros un crecimiento art√≠stico, t√©cnico, humano, descomunal.

¬ęResult√≥ una suerte enorme que la compa√Ī√≠a estuviera integrada por bailarines de formaci√≥n diferente, que adem√°s no la hab√≠an tenido f√°cil. Tal vez por ello solo se respiraba sacrificio, entrega, deseos de consolidar un proyecto que acababa de nacer. Cada uno ten√≠a su propia magia: si mi t√©cnica era m√°s ‚Äúacabada‚ÄĚ por haber pasado una escuela, Yanexi (Mendoza) regalaba una expresi√≥n envidiable, Osmary (Ospina) unas piernas fabulosas, Lainier (Bernal) era √ļnico en su modo de interpretar… Creo que esa mezcla impact√≥. Endedans me cambi√≥ la vida¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅCu√°ndo supiste que te hab√≠as convertido en un puntal de la compa√Ī√≠a?

‚ÄĒA los 24 a√Īos tuve que retirarme porque qued√© embarazada, un momento esencial en mi vida que me llen√≥ de una energ√≠a vital superior. A mi regreso, Tania enseguida me propuso el rol de solista de un espect√°culo que luego se llev√≥ a Alemania, Vive la vida. Pens√© que ser√≠a muy dif√≠cil asimilarlo, pues me hab√≠a pasado casi dos a√Īos sin bailar, pero a la semana se present√≥ una funci√≥n en la que me pidieron que interpretara¬†Oraci√≥n. Parec√≠a imposible, pero lo logr√©. El p√ļblico se puso de pie a aplaudirme, sab√≠a que acababa de incorporarme de la maternidad, y me sent√≠ emocionada y plena. Justo despu√©s me evaluaron de primer nivel.

¬ęHe sido dichosa bailando obras que se convirtieron en cl√°sicos en una primera etapa muy significativa, como¬†Los confines de la Tierra, Las Bernardas o el entierro de la vida, Pervertida¬†y¬†Oraci√≥n, creadas por Tania Vergara. Despu√©s ha venido un segundo momento que me ha situado en una posici√≥n a√ļn superior desde el punto de vista t√©cnico, lo cual se ha hecho evidente en piezas que me han desgarrado en la escena como¬†A √©l, inspirada en un poema de Gertrudis G√≥mez de Avellaneda, del maestro Pedro Ruiz.

¬ęPrimera bailarina son palabras muy grandes. Solo te puedo asegurar que cada paso dado ha estado inspirado en el amor y que he podido experimentar en mi carrera esa madurez que te permite sentir con gusto sobre tus hombros la responsabilidad de una compa√Ī√≠a y no como un peso insoportable, poder transmitir lo que he aprendido, investigar con mayor profundidad, consolidar personajes, resolver fallos en la escena que nadie nota, sentirme a morir y aparentar que no sucede nada… Todo me llena de satisfacci√≥n, porque he comprobado que estos 12 a√Īos dentro del Ballet Contempor√°neo de Camag√ľey no han sido tirados por la borda. Siento que me hallo a la mitad del camino, que a√ļn puedo aportar un mundo, lo que me colma de dicha y de fuerzas.

¬ęEn esta compa√Ī√≠a he tenido vivencias tan hermosas como descubrir en el tambi√©n primer bailar√≠n Jes√ļs Arias el amor profundo, ese en que te entregas en cuerpo y alma…¬†¬†

¬ęMe preguntan qu√© har√© cuando deje de bailar y no s√© qu√© responder. De seguro lo que decida estar√° estrechamente relacionado con mi carrera, porque todo lo que mi mente reconoce como divertido, creativo, apasionante…, lleva como sello la danza¬Ľ.

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ