La escritura en su más amplio sentido es lo que ha llegado a mi camino…

Entrevista a Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz

Para los amigos, es el muchacho de sonrisa f√°cil a quienes todos conocen como Rafa. Para aquellos que compartimos espacio y tiempo junto a √©l, en las aulas del Instituto Superior de Arte (ISA), ser√° siempre el dramaturgo inquieto que llevaba a una nueva Medea bajo el brazo y tambi√©n en el coraz√≥n: Medea como una flor para los tiempos mejores. Gestor de proyectos y amante incondicional del teatro, Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz nos sorprende con las aristas de su creaci√≥n. Indaga, pregunta, busca el centro de las respuestas. Como otras tantas veces, ambos encontramos un pretexto para encontrarnos, justo en el eje donde se unen amistad y franqueza, literatura y pasi√≥n.

¬ŅC√≥mo llegas al camino de la dramaturgia y al de la literatura infantil? ¬ŅExisten puntos de conexi√≥n entre ambos? ¬ŅIntegras, en tu escritura, estos dos planos de conocimiento y producci√≥n de la obra?

Todos somos lo que aprendemos a ser y lo que vamos incorporando en el transcurso de nuestras vidas. Nuestra obra es un proceso de sedimentaci√≥n de vivencias y referentes, amalgamado por la memoria emotiva de la infancia y la juventud. No creo haber llegado a√ļn a la dramaturgia o a la literatura para ni√Īos, y f√≠jate que le llamo literatura para ni√Īos porque el t√©rmino infantil lo asocio a ingenuidad, inmadurez, simplismo, falta de l√≥gica y de reflexi√≥n. La escritura en su m√°s amplio sentido es lo que ha llegado a mi camino, no yo al de ella. Yo husmeaba en los libreros de las casas donde viv√≠, s√≠, porque pas√© temporadas en las casas de toda la familia hasta que mis padres adquirieron la suya. En aquellos libreros hab√≠an libros cl√°sicos que m√°s tarde hered√©: Pap√° Goriot, El Corsario Negro, Coraz√≥n y El principito.

En la ense√Īanza primaria conoc√≠ las vocales y consonantes, y puedo asegurar que mis padres y abuelos nunca antes me hab√≠an le√≠do un libro. Entonces devor√© los de lectura y algunas revistas de historietas, entre ellas la que m√°s disfrut√© fue Conan, el b√°rbaro, no porque fuera la mejor, sino porque logr√© leerla de principio a fin; luego lleg√≥ a mis manos La Edad de Oro. Entonces comenzaba a ser actor aficionado y recuerdo que un instructor de teatro llamado Freddy nos mont√≥ a un grupo de amigos el espect√°culo Guitarra a partir de los poemas de Nicol√°s Guill√©n.

As√≠ comenc√© a relacionarme con el teatro y la poes√≠a. Desde el comienzo, ambos g√©neros entremezclados. Otro amigo que me form√≥ fue Miguel P√©rez, actor y escritor con qui√©n tallereaba todo lo que escrib√≠a. √Čl me presentaba en el gremio como escritor y yo me lo cre√≠a. (Aqu√≠ debo re√≠rme de mi mismo). Con Miguel tambi√©n actu√© como clown en su grupo de teatro y en las funciones dije mis primeros poemas en p√ļblico. ¬°Qu√© sorpresa!: a los ni√Īos le gustaban, entre los escritores tambi√©n funcionaban, particip√© en talleres literarios provinciales e incluso gan√© algunos reconocimientos. Arm√© poema a poema un cuaderno y gan√© el Premio El girasol sediento de la AHS de Cienfuegos, con el libro de poes√≠a para ni√Īos Por el terrapl√©n. Tres a√Īos m√°s tarde gan√© el mismo premio con el libro de teatro para ni√Īos Federico y Mar√≠a. Dicha obra ya fue llevada a escena por el grupo de teatro Ca√Īabrava. Ambos libros los public√≥ la editorial Reina del Mar Editores.

Entrar a la Universidad de las Artes y egresar de ella como dramaturgo me permiti√≥ conceptualizar todos esos referentes que he acumulado durante mi trayectoria e integrar los distintos saberes y t√©cnicas en funci√≥n de alcanzar un buen resultado, donde la hibridez de g√©neros me permite escribir para ni√Īos una historia que les est√° llegando a los peque√Īos de una forma y a sus acompa√Īantes ‚ÄĒhermanos, padres, abuelos‚ÄĒ de otra. En mi discurso teatral hay poes√≠a, met√°foras, didascalias, disidencias, utop√≠as y compromiso art√≠stico con mis personajes.¬†

¬ŅQu√© opini√≥n te merecen los denominados ‚Äútemas tab√ļes‚ÄĚ dentro de la literatura escrita para ni√Īos? ¬ŅExiste la autocensura del autor, m√°s que la censura, con respecto a estos temas conflictivos? En tu caso, ¬Ņde qu√© asunto nunca hablar√≠as en tu obra po√©tica, narrativa y teatral?

Dichos temas no me preocupan, ni me ocupo de pensar en ellos. Los temas son los mismos desde la creaci√≥n de la literatura, aunque se resemantizan de acuerdo al contexto. Hay escritores que encuentran notoriedad por tratar tem√°ticas sensibles a la sociedad conservadora en la que vivimos, incluso se aprovechan de eso para ganar premios y publicar nuevos t√≠tulos. Hay otros que por instinto de conservaci√≥n prefieren no rozar ciertas zonas de la creaci√≥n a la que algunos han denominado realismo sucio y hacen de sus obras ejercicios artesanales que incluso llegan a tener √©xito. Y estamos los que escribimos a partir del tema que nos interese tratar en un momento determinado, los que escribimos del pasado con nostalgia, del presente con dudas y optimismo, y que desacralizamos el futuro. Los que no escribimos para premios (aunque nos interese ganarlos), ni para hacernos famosos (aunque nos gusta que nos lean muchas personas), los que sabemos que los derechos de autor son risibles y decidimos continuar escribiendo de cualquier tema en el mismo lugar, en el mismo pa√≠s, rodeados de personas que hoy est√°n y ma√Īana no.

¬ŅCrees en la escritura dram√°tica como experiencia incompleta si no se llega a la representaci√≥n esc√©nica? ¬ŅResta√Īa el formato libro, de alguna manera, la carencia que tienen muchos j√≥venes dramaturgos cubanos de ser llevados a las tablas? ¬ŅQu√© piensas que podr√≠a ayudar a revertir esa situaci√≥n?

Mira, para esta pregunta hay diversas respuestas de acuerdo a la persona que se le haga. Para el dramaturgo cuya formaci√≥n sea totalmente te√≥rica ‚ÄĒese que tiene copioso talento para escribir lo mismo poes√≠a, narrativa o teatro‚ÄĒ no necesariamente ver su obra representada es sin√≥nimo de consumaci√≥n. Muchos de ellos se conforman con ganar un reconocido premio, d√≠gase el Virgilio Pi√Īera o el Casa de las Am√©ricas. Pero existimos los que deseamos tener el libro impreso, est√° bien, pero que nuestra mayor satisfacci√≥n es ver la interpretaci√≥n de tus personajes. La primera vez que vi los t√≠teres, dise√Īados por Christian Medina y manipulados por los actores de Ca√Īabrava, diciendo los textos de la obra Federico y Mar√≠a, supe que ten√≠a sentido todo el tiempo que invert√≠ en la escritura. Recuerdo que el d√≠a del estreno, cuando sal√≠ del Gui√Īol, me dije: ahora s√≠ puedo presentarme como dramaturgo. Puede sonar inmodesto y autosuficiente, pero el p√ļblico aplaudi√≥ cantidad y los amigos de verdad, esos que critican de frente y felicitan por la espalda, me abrazaron con la alegr√≠a dibujada en sus rostros.

No creo que la escritura sustituya ninguna carencia de representaci√≥n. Nada sustituye nada, y menos hoy en d√≠a que el teatro se puede hacer de diversas formas y maneras. Lo que le falta a algunos j√≥venes dramaturgos es deseo, es perder el miedo a la experimentaci√≥n o tener un buen amigo director de teatro. A Abelardo Estorino, muchos a√Īos atr√°s, le sucedi√≥ lo mismo y comenz√≥ a montar sus propias obras. No creo que todos los j√≥venes dramaturgos puedan hacer lo que hizo Estorino, pero s√≠ pueden acercarse a otros j√≥venes con intereses similares, o a directores teatrales que los puedan asesorar y quiz√°s representar.

¬ŅHas sentido inclinaci√≥n, en alg√ļn momento, hacia la direcci√≥n esc√©nica? ¬ŅTe atrever√≠as a representar tus propios textos, en conjunci√≥n con el pensamiento y acci√≥n de muchos de los actuales dramaturgos j√≥venes? ¬ŅEs esta alternativa la m√°s fehaciente para ver un texto en escena, en los tiempos que corren?

Entr√© a la Universidad de las Artes para estudiar Teatrolog√≠a y adquirir conocimientos te√≥ricos que me permitieran asumir una investigaci√≥n cuyo desenlace fuera conducir procesos esc√©nicos. Ya hab√≠a dirigido varias obras de forma aficionada, incluso textos m√≠os. Creo que todo dramaturgo con posibilidades debe guiar sus propias obras: llevar a escena lo que antes se plasm√≥ en la partitura es definitivamente un paso superior. El dramaturgo ‚ÄĒcomo el director esc√©nico‚ÄĒ a partir del texto crea otra dramaturgia: la espectacular. Sacrifica algunas cosas de su texto pero otras se enriquecen. Esa experiencia, desde mi punto de vista, siempre es m√°s completa.¬†¬†

¬ŅPor qu√© el teatro?

Por lo artesanal, por lo visceral, porque no hay nada m√°s impresionante que esa obra viva que cambia todos los d√≠as, por los aplausos, por el p√ļblico, por las tablas y el sudor de cada funci√≥n, por tantas cosas m√°s‚Ķ

Si bien tu trabajo encaminado al p√ļblico joven e infantil es bastante reconocido, me parece que tu teatro escrito para adultos a√ļn no corre con igual suerte. H√°blame un poco sobre algunas de las obras que tengas en la pluma o la mente: ¬Ņte interesa la escritura hist√≥rica, la investigaci√≥n dram√°tica en vistas de conformar un texto de este corte?

Como te dije en una de las respuestas anteriores, hay temas que me interesan tratar en un momento determinado. Los textos para adultos que he realizado est√°n ah√≠, esperando por otra reescritura antes de ser presentados en p√ļblico. Algunos quiz√°s los lleve a escena alg√ļn d√≠a y, desde all√≠ y junto a los actores, terminar√© de conformarlos.

Me interesa escribir sobre algunas figuras que de una forma u otra han sido importantes y tienen su lugar dentro de la historia. Te puedo mencionar a dos de ellas: la actriz francesa Sarah¬†Bernhardt o el abogado cienfueguero y presidente de Cuba por quince a√Īos, Osvaldo Dortic√≥s Torrado. Pero no abordarlos desde el punto de vista hist√≥rico, que sin dudas estar√°, sino indagar en la persona, en las peque√Īas cosas que los hacen seres de carne y hueso, y no figuras de m√°rmol.

Como autor, ¬Ņcu√°les son los principales debates, problemas y obst√°culos que enfrentas en tu camino diario? ¬ŅQu√© opini√≥n te merece la promoci√≥n encaminada a valorar la obra de los j√≥venes?

Lo que m√°s me preocupa es que ya no hay cultura de tertulia, de asociaci√≥n, de taller, y no hablo de esos que dependen de un espacio institucional, hablo del bohemio, de aquellos que realizaban nuestros maestros en casa de los Revuelta o a√Īos despu√©s alrededor de alguna otra figura. Me preocupa que vivimos muy de prisa y no vacilamos ante peque√Īos detalles que merecen una frase bella, un poema con voz colectiva. Me preocupa que muchos ven la promoci√≥n solo alrededor de los eventos, de los concursos, de los premios y que cada d√≠a es m√°s complejo organizar algo as√≠, porque las demandas de los seres humanos son mayores y la humildad es menor. Creo que deben existir cada d√≠a m√°s proyectos como Claustrofobias, el cual es liderado por el escritor Yunier Riquenes y por Naskiset Dom√≠nguez.

¬ŅCu√°les son tus escritores de cabecera?

Jos√© Mart√≠, Shakespeare, Pi√Īera y Estorino.

¬ŅCu√°l libro te hubiera gustado escribir y cu√°l no?

Me hubiese gustado escribir La Edad de Oro o los Versos Sencillos. Y le agradezco a Marx por El Capital: no hubiese podido escribir tanto.

En la actualidad, los debates sobre el concepto de generaci√≥n y grupos literarios, asociados a la creaci√≥n joven, se encuentran muchas veces en la palestra y el verbo de los creadores, ¬Ņcrees t√ļ en la palabra, y m√°s a√ļn, en la idea de generaci√≥n?

Creo en mi generaci√≥n, aunque me hubiese gustado compartir con los j√≥venes de los a√Īos treinta, sesenta y setenta. Ser uno m√°s de ellos. No s√© si soy hijo del ‚ÄúPer√≠odo Especial‚ÄĚ, si soy de la Generaci√≥n Cero, si soy un ser humano anal√≥gico o un nativo digital. Nac√≠ en 1987, viv√≠ los duros a√Īos ochenta y los noventa. ‚ÄúY sigo aqu√≠‚ÄĚ, como dijera el poeta, con la maldita circunstancia del agua por todas partes‚Ķ Aqu√≠ comparto con mi generaci√≥n, comparto con mis maestros de dramaturgia ‚ÄĒunos contempor√°neos; otros, mucho m√°s viejos f√≠sicamente pero tan j√≥venes de pensamiento como los primeros.¬†

Si tuvieras que definir, en breves palabras, la rutina diaria, el diario cotidiano del escritor que eres, ¬Ņc√≥mo ser√≠a?

No soy un escritor con una rutina diaria, ni siquiera soy solo escritor. No escribo literatura para ni√Īos o teatro todos los d√≠as. Paso largas temporadas con textos en proceso.

Dentro de tu producci√≥n, ¬Ņvaloras la pluralidad de registros por los cu√°les te mueves?

Como en la vida, la producci√≥n literaria se enriquece seg√ļn la diversidad de tem√°ticas, g√©neros, autores, etc‚Ķ

¬ŅC√≥mo observas a tu propia escritura dentro del mar de po√©ticas en el que coexistes?

Mi escritura es singular; es sencilla, no simple; es profunda, no oscura; es orgánica, visceral, comprometida.  

En una palabra, ¬Ņqu√© es para Rafa el teatro?

Sacrificio.

En una palabra, ¬Ņqu√© es para Rafa la creaci√≥n?

Trascender.

En una palabra, ¬Ņqu√© es para ti la poes√≠a escrita para los ni√Īos?

Sinceridad.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico