La AHS y su inevitable compromiso en la formación cultural de los cubanos

Tres décadas de trabajo continuo pudieran definir el quehacer de la Asociación Hermanos Saiz (AHS) en Guantánamo. Pareciera quizás facilista decirlo así pero visibilizar a los creadores —desde la más oriental de las provincias cubanas, como artistas nacionales y latinoamericanos, con carencias, limitaciones, deseos de hacer y aciertos— ha sido ardua directriz de esta organización en el territorio.

Así lo aseguró en entrevista su presidente Eldys Baratute Benavides quien aceptó hablar acerca de la organización que agrupa a la joven vanguardia de artistas en Cuba.

Eldys, qué ha sido lo principal durante estos años de trabajo en la AHS?

Durante este período hemos tratado de reforzar la programación en la Casa del Joven Creador con nuestras jornadas, que este año han sido muy provechosas. Comenzamos con La Isla en Peso en el mes de enero, que es el evento de literatura que aglutina a los jóvenes escritores; la Jornada de Rap en febrero, que este año cumplió cinco años y ha sido una de las mejores que hemos hecho con invitados de La Habana, Camagüey, Holguín; realizamos también el Encuentro de Jóvenes Titereando en la Ciudad, superior no solo por la calidad de los invitados y las puestas en escena con invitados como el maestro René Fernández, Premio Nacional de Teatro, hasta las principales agrupaciones jóvenes del país como Los Pintores, Papalote, Andante, Tiempo. Los talleres que se impartieron y la calidad de las puestas demuestran que es uno de los eventos de títeres más significativos del país. En mayo desembocamos en la Jornada de Arte Joven con propuestas interesantes de reflexión acerca de lo que sucede actualmente con la música electrónica en la provincia y buena parte del país, al igual que la Jornada de la Canción Política que celebró su 40 aniversario y fue un espacio que convocó a muchos jóvenes. O sea, que la programación de la Casa de algún modo ha contribuido a consolidar nuestra intención de extender el quehacer hasta la comunidad para hacer de ella un centro cultural y que podamos convertir a cada barrio, a cada Consejo Popular en espacios culturales en donde la gente pueda mejorar su estilo de vida.

Estamos enfrascados, ahora mismo, en aplicar a una convocatoria internacional de proyectos con la comunidad europea que nos ayuden a reforzar desde el punto de vista material el trabajo que estamos haciendo desde la AHS en las comunidades y que se va a revertir en beneficio para los jóvenes creadores primero y para la población también.

Sin embargo, Eldys hay secciones en la provincia que aún están débiles en cuanto a creadores, fuerza y como vanguardia…?  

La AHS —y me atrevo a decir que también pasa en la UNEAC del territorio— responde cuantitativamente a los movimientos más fuertes en la provincia, en Guantánamo por ejemplo las artes escénicas y específicamente la danza y la música de concierto tienen una mayor fuerza, lo que se traduce en que estas secciones sean las más fuertes no ocurre así en el teatro o el audiovisual.

En el audiovisual por ejemplo no se trata de hacer un crecimiento maratónico ni por planes pero es necesario estimular zonas de la creación audiovisual en la provincia, sean o no miembros de la AHS. Nosotros tenemos por ejemplo el evento Cineandante, con el que llevamos materiales audiovisuales a las comunidades serranas, pero evidentemente está haciendo falta potenciar esto acá, donde es difícil encontrar jóvenes que se interesen por la realización audiovisual en la radio y la televisión, los propios periodistas que nosotros hemos convocado para afiliarlos, nos comentan y se sinceran que las propias rutinas productivas les imposibilitan quizás las horas de vuelo que necesita el artista de vanguardia para hacer su trabajo.

Otra de las manifestaciones cuantitativamente débil son las Artes Plásticas aunque los exponentes que tenemos son muy fuertes, entre ellos Genny Jarrosay, que tiene un trabajo interesante con reconocimiento nacional; igualmente, Dionnis Caneda con una obra que contextualiza los adelantos tecnológicos a su territorio en Maisí o Manuel Pastor que es muy versátil y tiene un obra atractiva desde el perfomance.

Estos muchachos aparecen como una especie de oasis en lo que yo creo que se ha convertido en un desierto de las artes visuales jóvenes en Guantánamo y se debe a elementos de los que hemos debatido muchas veces: la ausencia de referentes, la pérdida de escuelas de artes plásticas y tenemos clara nuestra responsabilidad en este sentido y entendemos asimismo que el sistema de instituciones tiene que reforzar su trabajo para visibilizar a nuevos creadores.

La sección de Crítica tiene investigadores interesantes como es el caso de Carlos Urgellés en Baracoa que estudia el audiovisual y los procesos históricos sociales, además Ana Iris Aranda que desde la curaduría realiza un trabajo seria; ambos están haciendo una Maestría en Arte Caribeño y esta acción de superación por supuesto que les ayudará mucho más a ejercer su labor.

Literatura es pequeña pero tiene un Yordis Monteserín que se ha ganado los tres premios fundamentales de la AHS y un joven poeta como Roberto Carlos Fournier que va a publicar con Ediciones La Luz, una de las principales editoriales de la organización.

Yo creo que ser pocos no nos ha imposibilitado trabajar y que nos hagamos sentir.

Eldys en los últimos tiempos se ha visto el apoyo de la Asociación a dar a conocer al arte más emergente: la música electroacústica o la cultura del performance ¿se trata de una estrategia?

La Asociación nació bajo el precepto de defender ese arte emergente, alternativo, que muchas veces no tiene cabida en las instituciones de la cultura. Con el devenir de los años ha ampliado su diapasón y lo mismo promocionamos la música electrónica que a los concertistas y aquí tenemos magníficos concertistas; sin embargo, no se puede olvidar que también tenemos una responsabilidad con los rockeros, los raperos, los productores musicales que hacen música electrónica, con el perfomance…, y aunque ahora no es tan cerrado el sistema institucional, donde ellos tienen cabida, la AHS tiene que mediar entre lo que ellos están haciendo y ese sistema, es nuestra responsabilidad acompañarlos hasta la institución, donde los decisores pueden ser conocedores o no de eso que es alternativo y que llega a convertirse en medular, sólo si lo respaldan los mecanismos promocionales. Creo que en la cultura cubana, se ha demostrado que hay cabida para todas las manifestaciones del arte, y en la medida en que seamos más ecuménicos vamos a fortalecernos más como cubanos.

Una de las demandas más repetidas por los asociados guantanameros es la superación, ¿cómo ha respondido la AHS a estas solicitudes?

Yo creo primero que la superación debe partir del propio creador, soy muy defensor de eso, yo no tengo formación artística ni siquiera de humanidades y todo lo que sé como autor lo he aprendido estudiando y creo que eso tiene que estar claro en nuestros creadores. Esto no significa que desconocemos la responsabilidad que tiene la AHS y por eso recientemente concluimos el primer curso de Armonía Aplicada a la Guitarra, impartido a los trovadores por el maestro y músico Brian Hui en el Centro de Superación para la Cultura.

Después esta misma institución se ha brindado a apoyarnos con otras ideas de este tipo que paulatinamente surgirán. Es probable que de este mismo curso convoquemos nuevamente a los trovadores para comprobar las nociones aprendidas. Pensamos convocar además a ingenieros de sonido para impartir cursos a nuestros DJs y productores musicales.

Hacia otras manifestaciones ya estamos haciendo los jueves un taller literario en la Casa del Joven Creador para jóvenes que incluso no son asociados pero están interesados y tienen talento; impartido por José Raúl Fraguela, poeta, editor, narrador con más de 20 años de labor.

¿Se ve a la AHS como una cantera de la UNEAC, se preparan los asociados en Guantánamo para ascender y pertenecer a la UNEAC?

Eso es algo que nunca tengo claro….Yo creo que el hecho de pertenecer a la AHS no significa que vas a ser miembro de la UNEAC mañana, incluso tenemos jóvenes que pertenecen a ambas organizaciones pero no todos los jóvenes que tiene la Asociación en Guantánamo van a ser miembros de la UNEAC, eso sí lo tengo claro. En primer lugar porque la UNEAC no creo que defienda tanto lo alternativo como nosotros y en segundo porque todos no van a ser intelectuales y algunos se quedarán en el camino porque son muy jóvenes y eso es lo mejor de la AHS: que trabaja con un material humano muy joven, que tienen tiempo para madurar su obra o para dejarla porque esa es la vida. Además la UNEAC merece una madurez superior, incluso en el trabajo que hacemos, y aunque la Asociación ayuda a situar al artista en un trabajo promocional importante, reconozco que en eso también hacemos daño porque a veces apresuramos y quemamos la obra y cuando llega a otro lugar y tiene otro referente, el artista se da cuenta de que tiene que seguir madurando y eso quizás pase con algunos cuando lleguen a la UNEAC y se den cuenta que aún queda mucho camino por andar.

Los miembros de la UNEAC siempre van a ser los maestros y el hecho de que uno quiera parecerse a lo mejor de ellos da la idea también de que pertenecer a la UNEAC es como parecernos a quienes nos han antecedido.

Mucha gente cree que la juventud comunista y revolucionaria cubana hoy está dentro de la Asociación Hermanos Saíz, ¿qué piensas tu?

Creo que la Asociación está en un buen momento porque está sirviendo a lo que necesitan los jóvenes cubanos, está sirviendo de símbolo, de modelo, de patrón —porque los jóvenes cubanos necesitan un patrón—; los niños cubanos necesitan un patrón: porque cuando no se los demos ellos van a buscar uno cualquiera desde «Dora la exploradora» hasta «Batman».

El sistema de instituciones de la cultura y los medios han permitido que la AHS se haga muy visible y se sabe que existe una organización para los jóvenes creadores de vanguardia, que se visten distinto, que hablan distinto, que tienen un estilo de vida distinto, que no es el típico de muchos; ya se conoce que hay una fracción de jóvenes que está distante de la fracción más grande, que ha convocado en sus acciones a un público joven que está deseoso de no parecerse al resto, un público que también viste de forma distinta, que sus prioridades no son una cadena de oro o escuchar música en un Ditú mientras se comen un pollo o ir a una discoteca todos los días, una juventud que está deseosa de tener opciones y que yo creo que la Asociación se las está dando no solo en Guantánamo, en todo el país.

Particularmente quisiera una juventud que tuviera criterio, que supiera elegir, que conozca que existe la trova, el feeling, el jazz y el reggaetón y que elija; que hay narrativa, cuento, poesía, novela pero que elija y yo creo que ese ha sido el sentido de la AHS estos 30 años, ayudar a esa población flotante a conocer sus posibilidades y a elegir porque mañana van a ser padres, abuelos, tíos, parte de esta sociedad y nosotros estamos incidiendo en su formación cultural, inevitablemente.    

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico