La AHS: una gran familia de la que nunca voy a salir

Tiene 34 a√Īos y es padre de dos ni√Īos. Es un joven de este tiempo. Posee la madurez suficiente para presidir desde el 2013 la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), organizaci√≥n de la vanguardia art√≠stica cubana que arriba a su aniversario 31, este 18 de octubre. El¬†guantanamero Rubiel Garc√≠a (egresado del Instituto Superior de Dise√Īo) se sinti√≥ fascinado por la labor cultural que desarrollaba en la capital la AHS.

‚ÄúMe fui formando culturalmente en La Habana y durante las vacaciones tanto la UNEAC como la casa del Joven Creador en Guant√°namo fueron esa guarida donde todos los que estudiamos una carrera relacionada con las artes busc√°bamos ox√≠geno y cobija en las exposiciones, los conciertos. Encontr√© all√≠ a otros j√≥venes que compart√≠amos los mismos intereses e inquietudes. Todo eso cristaliz√≥ en una gran familia a la que entr√© y de la que nunca voy a salir, al menos de coraz√≥n‚ÄĚ, recuerda Rubiel.

¬ŅQu√© importancia ha tenido la AHS para los j√≥venes artistas cubanos?

La Asociación contribuyó en algunos casos a visibilizar algunas manifestaciones que no habían sido reconocidas por las instituciones de la cultura y las colocó en el mapa cultural cubano. Por ejemplo gracias a la AHS se crearon la Agencia Cubana de Rap y la Agencia Cubana de Rock, con un espacio de participación dentro de la política cultural.

Siempre digo que¬†la Asociaci√≥n es muy inclusiva a la hora de verla, martianamente. Esa es mi interpretaci√≥n de lo que expres√≥ Fidel en sus Palabras a los intelectuales: ‚Äúponerlos a participar en esa gran obra que era la Revoluci√≥n‚ÄĚ. Eso ha sido la AHS¬† para muchos j√≥venes que han pasado por sus filas y hoy son artistas consagrados y premiados, pero su primer libro quiz√°s fue el resultado del Premio Calendario.

La Rumba es hoy Patrimonio Inmaterial de la Humanidad gracias en buena medida a la labor de la AHS. Ulises Mora ‚Äďorganizador del Timbalaye ‚Äďes miembro de honor de la organizaci√≥n porque creci√≥ dentro de sus filas y empez√≥ a batallar por esa tradici√≥n de la cual siempre debemos beber.

‚ÄúTenemos en nuestro seno a instrumentistas, jazzistas, m√ļsicos de concierto, j√≥venes egresados de la ense√Īanza art√≠stica que engrosan nuestras filas, profesionales con mucho talento que ven aqu√≠ un lugar para crecer.

‚ÄúLa AHS ha¬†sido un espacio de resistencia cultural. Tiene voz y voto en las decisiones que se toman a nivel de cultura y por lo tanto no se puede sentir ajena a ning√ļn tema de la sociedad donde se desarrolla‚ÄĚ.

¬ŅC√≥mo ha sido ese di√°logo con las instituciones culturales? ¬ŅConsideras que ha habido momentos de incomprensi√≥n, de insatisfacciones?

De hecho todo proceso dialéctico pasa por las discrepancias que conducen al desarrollo. Los miembros de la AHS debemos ser cada vez mejores para poder conversar con la contrapartida institucional. Todo el proceso del Segundo Congreso de la Asociación demostró que hay un buen diálogo. Ese diálogo es diáfano pero no siempre ha sido lineal.

Se han acumulando experiencia de a√Īos anteriores, sacando provecho de los √©xitos, ense√Īanzas y de los fracasos, en todos los sentidos. Por eso, hemos ganado en visibilidad, en reconocimiento y en respeto por la labor seria que desarrollamos.

¬ŅC√≥mo se inserta en el panorama cultural de la Naci√≥n? ¬ŅQu√© eventos organiza la Asociaci√≥n?

Una de las mayores fortalezas de la AHS es que cuenta con una filial en cada provincia y una sede: la Casa del Joven Creador, cercana a la comunidad. All√≠ el artista no solo experimenta sino que se retroalimenta a trav√©s del p√ļblico que recibe sus creaciones. Al tener la posibilidad de ir a lugares apartados se ha consolidado en la Asociaci√≥n un fuerte car√°cter comunitario, con una alta responsabilidad social desde el arte.

Organizamos un grupo de jornadas y eventos que se han fortalecido mediante el diálogo con las instituciones y ya se reconocen como parte de la programación cultural de los territorios. Las Romerías de Mayo no pertenecen solo a la Provincia de Holguín, es un evento nacional e internacional. Allí se dan la mano los jóvenes creadores con figuras más consagradas como los Maestros de Juventudes y los Miembros de honor.

Esos eventos ponen a contrapuntear a los creadores con lo que est√° pasando en las manifestaciones culturales de todo el pa√≠s y constituyen el elemento que utilizamos para interactuar, darles voz a los aficionados que participan en talleres comunitarios que se desarrollan en nuestras sedes. Es una responsabilidad √ļnica que va m√°s all√° de la zona etaria que defendemos. Ese es el compromiso que tenemos nosotros.

Hablando de compromiso y responsabilidad, hace pocos d√≠as, a ra√≠z del paso del hurac√°n Irma por nuestro territorio nacional, los miembros de la AHS se sumaron a donar sangre voluntariamente y formaron parte de las brigadas art√≠sticas que act√ļan para los damnificados.

Por la cultura solidaria que tenemos ning√ļn cubano queda ajeno al dolor de los que sufrieron con un evento meteorol√≥gico como Irma. Si los linieros no han dormido y los maestros fueron a dar clases en las escuelas qu√© podemos hacer nosotros desde el punto de vista espiritual: brindar nuestro arte. Ayudamos por el d√≠a a los damnificados en las labores de reconstrucci√≥n y por la noche les llevamos la cultura. Donar sangre es uno de esos aspectos.

En Camag√ľey los primeros que llegaron a trabajar fueron los artistas y luego siguieron d√°ndoles alegr√≠a a las personas que lo perdieron todo menos la esperanza porque como cubanos sab√≠an que la Revoluci√≥n no los iba a dejar abandonados. Y ese es parte del compromiso que tenemos con la sociedad. Estamos en un contexto que tambi√©n influye en tu obra. La mejor manera de serle √ļtil a la cultura cubana es compartir con el pueblo sus penas y sus alegr√≠as.

¬ŅEn qu√© nuevos proyectos est√° inmersa la Asociaci√≥n de cara a su aniversario 31?

Mir√°ndolo ya en la distancia, hablar de la Asociaci√≥n puede ser un poco m√°s c√≥modo. Sin embargo, seguimos teniendo desaf√≠os porque en la AHS coexisten creadores de varias generaciones desde 17 hasta 35 a√Īos. Tenemos el reto de defender lo que hemos logrado, de no contaminarnos con la avalancha neocolonial que es tan sutil y permanente.

Estamos comprometidos a seguir dando nuestro aporte a la sociedad, defendiendo valores que creemos perdidos y convirtiendo en líneas de trabajo los acuerdos del Congreso y de los eventos que organizamos. No podemos dejar morir nuestras tradiciones. Debemos seguir experimentando, incluso equivocándonos, en el afán de buscar mejores soluciones en un mundo donde no existen fronteras para el arte. No estamos ajenos a las grandes amenazas a nivel mundial del medio ambiente y la economía. Para hacer perfectible nuestro proyecto social hay que pensar, necesariamente, en la cultura.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico