“Hacer lo mismo que los demás no aporta nada”

Kialo le hace honor a su nombre, porque simplemente su razón de existir es la música. Cuenta una historia de persistencia, de sueños hechos realidad.

Par de amigos universitarios decidieron tomarse en serio la música, luego de participar en uno de esos eventos extracurriculares que promueven las casas de altos estudios en Cuba. A partir de entonces ya no solo sería prepararse para una presentación ante los ojos de sus compañeros de clase, el reto sería mayor.

Y como el que persevera triunfa, ahí está Kialo, contándonos historias en cada una de sus canciones, y haciéndonos bailar, pero al mismo tiempo reflexionar sobre hechos de la vida cotidiana.

Es un grupo que defiende desde sus inicios la canción alternativa, “porque permite que no nos estanquemos, y porque somos bien variados cuando asumimos la música; nos enriquece nutrirnos, tanto de los ritmos cubanos que llevamos en la sangre como de los que asumimos del extranjero,” afirmó Andy Cruz en un diálogo que establecimos en la sede nacional de  la Asociación Hermanos Saíz.

Kialo pone empeño en rescatar la tradición musical cubana según las tendencias contemporáneas de la música nacional e internacional, desde una visión que se conecta con el sentir de las nuevas generaciones.

En esa agrupación podemos encontrar los géneros Funk, Pop, Rock, Reggae, Bossa Nova, Balada, Trova, Guaguancó, Son, Guaracha, Chachachá, entre otras vertientes musicales. Con textos atrevidos y para nada rebuscados, Kialo logra un excelente balance donde convergen ritmo, disfrute y poesía.

Su formato habitual es de batería, percusión menor, bajo, teclado, guitarra eléctrica, y en el que el violín desempeña el papel de instrumento líder para aportar una sonoridad que diferencia al grupo del resto de las bandas de ese tipo de música.

Kialo cuenta en su repertorio con más de 50 canciones, la mayoría de la autoría de Andy Cruz, aunque también incluye temas clásicos del pentagrama nacional e internacional.

El grupo vincula sus presentaciones con otras manifestaciones artísticas como la danza, la plástica, el teatro, para desarrollar un concepto multidisciplinario y ofreciendo así un espectáculo integrador, de buen gusto, donde se defiende la identidad nacional y valores culturales de Cuba.

Su director asegura que la gente los acepta y “los comentarios del público que asiste a nuestros conciertos son muy positivos, a pesar de que nos falta visibilidad dentro de nuestros medios de comunicación.”

Cuando se escucha un tema de Kialo, se va a uno de sus conciertos o presentaciones habituales, se vive, sin dudas, una grata experiencia, y es que, y coincido con Andy Cruz, el grupo tiene tres fortalezas que logran atrapar hasta al más disociado.

Primero, la letra de sus canciones escapan de la banalidad y siempre transmiten un mensaje positivo. Segundo, los giros armónicos logrados con la amalgama que conforman la voz líder y las femeninas. Y no por último menos importante, la inclusión del violín como instrumento principal.

Los integrantes de Kialo son multifacéticos, Andy Cruz, también es arreglista pero al mismo tiempo compone, y toca la guitarra, sin descuidar que es la voz líder del grupo; el resto, además de  tocar sus instrumentos, componen y escriben los temas musicales.

Para disfrutar de ese grupo de música alternativa cubano podemos hacerlo en Los Jardines del Mella los terceros miércoles de cada mes, ese es su espacio habitual en La Habana. Fuera de ahí se presentan indistintamente en teatros de la ciudad, Casas de Cultura, o en los distintos eventos de la Asociación Hermanos Saíz, de la cual forman parte.

Kialo no cuenta con una discografía, aunque en cuatro años tiene un amplio repertorio con producciones propias, listas para ser presentadas en cualquier disquera nacional o internacional. Sí tiene dos realizaciones audiovisuales de un mismo tema, concebidos para la retroalimentación con su público.

Temas como Verso Caliente, Puerta Abierta y La canción eres tú, componen la producción de ese grupo, que toca aspectos como el amor, la vida, la sociedad, diversidad de pensamiento, la mujer, la protección, entre otros.

A Kialo lo distingue su manera de hacer la música, pero también su interés por interactuar con el público.

Ya casi al cumplir cinco años de creado el grupo, Andy Cruz, considera que la madurez está en la letra de las canciones y en la manera de hacer la música.

“Kialo está marcando una bandera desde lo diferente, porque el ser humano de por sí es sensible a la belleza y a la diversidad, hacer lo mismo que los demás no aporta nada”.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico