Julio Quaresma: apuesta por la funcionalidad y la estética

Julio Quaresma no solo ha probado su capacidad como artista visual en diversas exposiciones internacionales. Su habilidad para concebir espacios y estructuras bien resueltos en cuanto a funcionalidad y estética es indiscutible.

Observador, analista y racional, Quaresma se encuentra ahora en uno de los proyectos más importantes de su carrera. Tiene a su cargo la construcción de la catedral más grande de África (ubicada en la región de Muxima), de la cual pretende hacer una ciudad sostenible.

La catedral ha sido concebida como una suerte de fuente de luz a partir del sistema de paneles solares colocados sobre el río Cuanza. De este modo, una edificación que ya tiene una alta carga simbólica debido a su función sacra, también se promueve como agente de un cambio social.

El reconocido arquitecto y artista visual apuesta con este trabajo por una transformación del hábitat. Y es que para Julio Quaresma es muy importante que la arquitectura también cumpla la función de mejorar la calidad de vida de las personas. El proyecto ya fue presentado y aprobado en la Santa Sede.

Quaresma hasta hace poco se encontraba en La Habana durante la 12 edición de la Bienal de La Habana, con su obra “El mundo del juego, el juego del mundo”, que integra el proyecto Conexiones Cartográficas, curado por la valenciana Consuelo Ciscar Casabán. La pieza consiste en una escultura fuente que muestra una ciudad moderna en diálogo con una bola del mundo, e invita a reflexionar acerca del arte y el deporte, y cómo ambos pueden influir en el espacio de la vida social. Podemos disfrutar en la fortaleza de La Cabaña de su pieza, como parte de la muestra colateral Zona Franca.

Entre sus próximos proyectos se encuentran dos exposiciones. La primera de ellas, Banquetes improbables, a desarrollarse en Cascais, Portugal, incluye fotogramas de filmes reconocidos internacionalmente, y con sus personajes el artista traza un paralelo con figuras reales del arte que le sirven para crear una metáfora de las relaciones interpersonales. La segunda, Arquitecturas comestibles, constituye una intervención en el Instituto Valenciano de Arte Moderno que incluye instalaciones y máscaras.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico