Inicio ¬Ľ

Jugando al absurdo también se narra una historia

Lo absurdo a veces puede resultar demasiado sensato como para invitar a reflexionar. Tal vez por eso Ail√≠n Garc√≠a prefiere estos caminos para adentrarnos en un universo propio cargado de s√≠mbolos y emociones personales. Su libro Como mienten los boleros (Ed. √Āncoras, 2015) busca motivar al lector, e incomodarlo con situaciones que no por cotidianas dejan de ser seductoras.

Inspirada para el t√≠tulo en un verso de Sabina, la autora re√ļne cuentos donde los personajes se construyen un mundo diferente al que habitamos. Homenaje a esos escritores que le han servido de est√≠mulo desde sus inicios como narradora, este texto es una complicidad con sus propios demonios internos, los mismos que invitan al lector a buscar profundamente en un mundo lleno de irracionalidad a trav√©s de conflictos en apariencia sencillos. M√°s all√° de lo que las propias palabras puedan expresar, cada relato es una incitaci√≥n a cuestionarnos la realidad, y espejo de nuestros temores m√°s profundos.

IMG_2338Con agudeza, la autora hilvana uno a uno sus deseos m√°s sinceros para dejarnos con el amargo sabor del absurdo. Nos incita a querer otro desenlace. Es m√°s, llegamos a creer que nuestras vidas no pudieran tener ese final. Es ah√≠ donde radica la belleza po√©tica de este libro: cuando nos sentimos los verdaderos protagonistas y reinventamos aquello que estamos leyendo. No importa si se es hombre o mujer, ni√Īo o anciano, un asesino despiadado o un hombre que desea ser insecto‚Ķ cualquiera puede ser la justificaci√≥n para que las letras se transformen en peque√Īas agujas que hincan la piel y rasgan los sentimientos, despoj√°ndonos de todo posible encanto refinado.

Llama poderosamente la atenci√≥n que muchas de las narraciones seleccionadas por la autora sean precisamente sus primeros textos, con los que casi siempre uno est√° inconforme. Sin embargo, un plausible trabajo de edici√≥n le permite al lector descubrir c√≥mo evoluciona en el tiempo la t√©cnica narrativa de esta joven. Uno a uno, los cuentos seleccionados muestran diferentes facetas de la madurez alcanzada a golpe de oficio. El poder de s√≠ntesis y la capacidad para abordar los t√≥picos expuestos, garantizan un disfrute que se mantiene hasta la √ļltima de las p√°ginas.

Para aquel que ha desarrollado habilidades al hacer suyo un texto, devorarlo con inteligencia y decodificar sus mensajes, el √ļltimo de los cuentos puede resultar una ruptura inesperada. Se trata de un relato ajeno en contenido y forma a lo que hasta ese momento hab√≠amos le√≠do. Creo que inteligentemente la autora ha deseado jugar con nosotros una vez m√°s. Es muestra de lo que puede hacerse con el subconsciente de un p√ļblico inteligente. Deja caer algunas pistas sobre sus verdaderas intenciones al exponernos a un entorno realista donde el ser humano cobra dimensiones demasiado cercanas y precisas.

Es de este modo que Ailin cuenta la √ļltima de las historias. Nos acerca a su vida, testifica sus a√Īoranzas que se trasforman en los dolores de sus antepasados. Aqu√≠ la escritora imbrica con agudeza el refinamiento con la poes√≠a misma de palabras para rendir homenaje a esos seres que con ternura abren sus brazos al acogernos con sus historias.

Por eso, en este libro se aprecia el salto cuantitativo y cualitativo que va in crescendo. Defiende el modo de narrar sus anécdotas. Trata de reinventarse lo que ya está preestablecido y juega a poner palabras sobe el papel en blanco. Ailín no tiene límites al dejar interrogantes flotando en la mente de quien la lee. Esta ruptura estética se agradece al acercarnos a una escritora renovada y diferente, llena de nuevos matices e ironías. No nos quedamos con un concepto inmóvil de su obra. Podemos ampliar nuestro horizonte y saber que, más allá de lo absurdo, hay todavía historias cercanas y reales, que con inteligencia se pueden contar de un modo novedoso.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Sobre este tema
Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico