Joss Stone fue feliz en La Habana.

 La cantante británica, reconocida por su virtuosismo vocal asociado al soul, R&B y blues, disfrutó tanto como el público su concierto en el Jazz Plaza 2019.

Joss Stone, atractiva no solo por su belleza física sino (y sobre todo) por su carisma, proyección escénica y talento vocal, fue “extraordinariamente feliz” en La Habana, durante su concierto en la sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba como parte de la programación del Jazz Plaza 2019.

La joven, con una singular voz de mezzosoprano que eriza la piel, cantó temas de su autoría, acompañada únicamente por una guitarra, y justo en ese formato minimalista, con el que según mi amigo Jorge Villa, “o cantas o cantas, porque ya estamos cansados de ver en los caminos del éxito a quienes, sin tanto talento, se catapultan con artificios de la industria musical”.

¿Y qué artificio tiene Joss Stone? Una muchacha rubia, con el pelo suelto, sin maquillaje excesivo, con un discreto piercing en la nariz, descalza, con un vestido negro de lunares blancos de simple diseño, descubriendo el lunar de su espalda, y desafiando la extensión del cable de su micrófono porque anhelaba acercarse al público…

Su voz, su potente voz y su sonrisa diáfana bastaron para que quienes la conocían, ratificáramos la admiración por su trabajo y para que aquellos que solo escucharon, como referencia, las comparaciones con Janis Joplin y Aretha Franklin las comprendieran mejor…

Joss Stone conversó espontáneamente con los presentes en el teatro, lo invitó a cantar y bromeó con el sonido que desprendían sus pisadas en el suelo del escenario, y reconoció el valor musical que tiene Cuba en el mundo, “y la sorpresa de encontrar tanta música, aunque sea en una sola cuadra”.

Ella, que solo aprendió a decir “muchas gracias”, en español, sorprendió con la interpretación junto a Omara Portuondo: en perfecto español cantó, el tema Veinte años, “después de ensayar y aprender mucho”.

Joss Stone, más cercana al soul, al rythm and blues, grabó su primer disco con 16 años, The Soul Sessions, y fue suficiente para ganarse la fama y los aplausos. Luego de varios trabajos discográficos, se unió a la banda SuperHeavy, integrada por Mick Jagger, Dave Stewart, Damian Marley y A.R. Rahman.

Ella, quien ha sido invitada a actuar en cine y televisión, ha vendido más de 15 millones de copias en el mundo, es la artista británica más joven en recibir un Brit Award y un álbum número uno en el Reino Unido. Tiene un Premio Grammy, y de manera indiscutible, el cariño del público cubano, que la amó intensamente esa noche mientras ella, repetía una y otra vez: ¡Qué emocionante para mí es estar aquí, estar en Cuba!

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico