Hasta siempre, Diana querida

A veces uno piensa que ya es suficiente, o demasiado. Pero no. Y llega esa noticia que demuestra que todavía puede ser peor.
Hay muertos que son lejanos, y a√ļn as√≠ se nos mueren dentro. Y est√°n los muertos cercanos, esos que nos duelen por todo el cuerpo, en las piernas, en el coraz√≥n y hasta afuera, en el paisaje que nuestros ojos miran y que esos ojos queridos miraron tambi√©n.
Hoy se me ha muerto, se nos ha muerto, a mi tribu del Caim√°n Barbudo, a todos los colegas de la Editora Abril, un ser especial, muy √≠ntimo, amiga, jefa, compa√Īera de todos, alguien que duele hoy y todav√≠a ma√Īana seguir√° doliendo.
Con agradecimiento infinito, por la vida que diste, querida Diana. Las condolencias a familiares y amigos. 2020 nos había quitado mucho. Y ahora nos quita lo mejor…

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ