Globos de todos los colores, de todas las formas

Se venden globos a 200 cuc, de todos los colores y de las formas que desee. Ll√©gate a este timbiriche. Tienes la opci√≥n de quedarte, re√≠rte, retozar. Globos ‚Äúmultiusos‚ÄĚ, que cuentan una historia, un deseo, un sue√Īo, que pintan infinitos arcoiris. Los trae Papote, un payaso medio loco, pero inteligente para su negocio. Tenga cuidado, no explote ninguno de esos globos, que solo el de nariz roj√≠sima puede hacerlo. √Čl es el due√Īo, el culpable que la gente haya salido con el coraz√≥n desabrochado, despu√©s de una inyecci√≥n de inocencia, despu√©s de que todos inflamos nuestro globo: grande, blanco y sincero.

Las luces nos alumbran primero. Mientras, Papote (Ernesto Parra) se prepara en el escenario. Ya sabemos que formaremos parte del espect√°culo, a eso, Teatro Tuyo nos tiene acostumbrados. En la sala hay varios ni√Īos, de distintas edades y estilos. S√≠, es para ellos este show. Pero algunos, que hemos crecido un poco, lo disfrutamos desde el primer segundo.

¬°¬°¬°PUM!!!, es el unipersonal que esta vez nos traen los tuneros de Teatro Tuyo, para cerrar las jornadas de presentaciones del Festival. Dicho espect√°culo, reconocido con el Premio Villavueva de la Cr√≠tica en 2018, acierta en muchos elementos. Ernesto Parra, quien, adem√°s, dirige la puesta, nos regala sus divertimentos, su carisma, sus emociones, de una manera limpia, intencionada. Se vale del gesto y la improvisaci√≥n, se desplaza por el escenario y el p√ļblico con una seguridad admirable. Y uno lo disfruta, lo goza, lo entiende. Y los ni√Īos‚Ķ bueno, ellos quer√≠an agarrar todos los globos, quer√≠an abrazarlo.

Teatro Tuyo es un grupo que apuesta por el p√ļblico infantil. Sostenido en el teatro de clown, poco explotado en las tablas cubanas, ha consolidado un sello propio que marca un punto esencial y obligado cuando contemos la historia de nuestro teatro en las √ļltimas dos d√©cadas, sobre todo, por la integralidad en la concepci√≥n de sus espect√°culos.

En ¬°¬°¬°PUM!!! es destacable la visualidad: el vestuario, la sencilla escenograf√≠a, el cuidado dise√Īo de luces, el equilibrio entre los momentos de risa y los de reflexi√≥n, todo eso hacen de este show una hermoso conjunto, que capta la atenci√≥n en los espectadores. La puesta convence por el contacto directo con el p√ļblico, la energ√≠a de su actor, apoyado por una m√ļsica propia del clown, pero que tambi√©n se sotiene en canciones y efectos con una marcada intencionalidad dram√°tica.

Un bastón, una flauta, una guitarra, un raqueta de tenis, una lupa, un timón, un parabrisas, un perro, un aro angelical, en todo eso transforma los globos Papote, que también le hace un funeral a una abeja, y baila con su amada (que imagina) calva como él, payasa como él. El vendedor de globos baja el escenario y oferta su producto. Alguien le da un peso cubano, y él le busca un globo feo, desinflado. Es a 200 cuc, recuerden.

¬°¬°¬°PUM!!!… suena fuerte. √Čl va explotando algunos, y llora, se va la magia, su mundo. Apresa con esposas de globos a una acomodadora del teatro, le tira besos al p√ļblico. Y cuando nosotros inflamos el nuestro, y jugamos, nos encantamos; Papote decide regalar todo los globos que tiene. Al escenario suben los ni√Īos. Tremenda demanda. Entonces, pintamos arcoiris, y so√Īamos, porque los sue√Īos son pinceles de color, as√≠ dicta la canci√≥n del final.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ