Gema Corredera: «Confieso mi total servidumbre hacia la música»

Toda conversación con Gema Corredera, incluso una conversación tecnología mediante, es un diálogo de luz, de descubrimientos, de emociones sin contener. Después de 15 años, Gema volvió a cantar en La Habana. Fue una tarde de lluvia a cántaros, de una extraña poesía, como si la naturaleza regalara su mejor banda sonora al suceso. Antes de su concierto en Casa de las Américas, este viernes 15 de Julio, una de las voces más poderosas de la canción cubana confesó que se prepara para dejar su zona de confort y arriesgar sonoridades, repertorio.

La idea de Feeling Marta surgió durante una descarga de un grupo de amigos, precisamente celebrando tu primer disco en solitario: Derramando Luz. ¿Qué sucedió ahí? ¿Cómo recibió Marta Valdés la idea?

Fue un momento muy especial. Eddy Levy y Xiomara Almaguer, los anfitriones de la velada me dijeron allí mismo que querían que yo hiciera un disco con las canciones de Marta Valdés. Recuerdo que Eddy me dijo: «Queremos que hagas un disco solamente con temas de Marta; a piano, contrabajo y batería nada más…» Me dio un vuelco el corazón, no me lo creía. Por unos minutos me quedé paralizada en la silla sin poder levantarme, sin poder decir una palabra. Cuando pude, me levanté y le conté a Marta que dio un gritito de emoción, me miró y se sonrió como si fuera una niña pequeña a la que le dan un regalo nuevo: «Ay, qué buenoooooo!!! Cuando termines la gira de Derramando Luz, nos ponemos en ello…» Y así fue: en octubre de ese mismo año 2013, me fui a La Habana a reunirme con Marta para elegir el repertorio de lo que sería Feeling Marta.

Pero tú estás cantando sus canciones desde que tenías 12 años… ¿Cómo recuerdas ese día que te llevaron a conocer a Marta?

Lo recuerdo como si fuera ahora. Nuestra maestra en común, Leopoldina Núñez, me enseñó dos temas de Marta en la guitarra («Canción fácil» y «Sin ir más lejos») y la llamó para que viera cómo una estudiante suya se atrevía con su repertorio a tan corta edad. Marta me felicitó y me animó para que me aprendiera una pieza que ella acababa de componer (para el deportista cubano Alberto Juantorena) que se llamaba: «Cantaré victoria». De más está decir que me la aprendí el mismo día; estaba súper emocionada con que una compositora tan importante como ella me quisiera enseñar una de sus canciones.

Unos meses más tarde, Marta hizo un concierto con sus cantantes más ilustres: Elena Burke, Miriam Ramos, Ela Calvo, Alina Sanchez, entre otros. Me presentó allí como su intérprete más joven. De ahí para acá, hemos sido inseparables a nivel artístico y personal; Marta es como una madre musical para mí.

Dijiste en tu página en Facebook: «Las tres primeras alegrías que me da ‎Feeling Marta este 2016: número 8 Best Jazz Albums para Jazz & Bossa; número 12 entre los mejores álbumes de 2015 en La Razón, México. El bolero “Juego a olvidarme de ti” en el número 8 de Klavelatina en New York. ¿¡Qué más se puede pedir!?»¿Estabas preparada para todas las alegrías que te ha traído este disco?

Sinceramente, fue una tremenda sorpresa para mí, ver cómo el público y la crítica valoraban a Feeling Marta que acababa de salir en octubre, 2015. Un disco con apenas dos meses de vida se instalaba entre los mejores del año y junto a grandes obras y artistas (Playing Lecuona, con Chucho Valdés, Gonzalo Rubalcaba, Michel Camilo, Omara Portuondo, Ana Belén, Raymundo Amador; La Fantasía. Homenaje a Juan Formell,de Los Van Van, entre otros). Hago música por mi propia necesidad de comunicar sentimientos, ideas, conceptos. Hago música para compartir con todo el mundo y quiero que vuele, que toque el alma de quien la escucha. Si eso ocurre ya es un milagro y un gran premio para mí. Es una inmensa alegría que Feeling Marta esté tocando el corazón de tanta gente desde que salió. Y no menos importante, es la tremenda emoción que tanta gente joven esté conociendo y admirando la obra de alguien como Marta Valdés.

Uno de los titulares más difundidos sobre este disco es que se graba en La Habana, Miami y Madrid. El haberlo hecho en estas tres ciudades responde solo a cuestiones técnicas o de producción, ¿o tiene también que ver con aprehender el alma de cada ciudad?

La Habana, Madrid y Miami son ciudades imprescindibles para mí. Donde quiera que voy, están conmigo. Pienso que para que Feeling Marta quedara bendecido, era necesario el concurso de esas tres ciudades. Por eso el universo conspiró para que el disco se realizara entre esas tres ciudades. Y pienso que este álbum resume la energía de esos lugares con la presencia de Martirio, el sonido a medio camino entre Miami y Madrid y esa sensualidad que imprimen los músicos habaneros. Sin duda, un lujazo.

Hasta ahora hay que confesar que lo que más habíamos escuchado de tu voz en Cuba era el dúo con Pavel Urquiza: «Yo quisiera parar de fumar». Feeling Marta llegó a cambiar eso, suena en la radio en Cuba, gana el Premio Cubadisco. ¿Tus reacciones?

Felicidad absoluta. Es una bendición que tanto Derramando Luz como Feeling Marta sean escuchados y mimados por la gente en la radio cubana. Siento que he puesto un granito de arena más para que se conozca y reconozca la música de Marta en Cuba y el mundo de hoy.

Dijiste que con Feeling Marta cerrabas un ciclo que había comenzado precisamente con Derramando Luz en 2013. ¿Por qué? ¿Qué viene ahora?

Si mi anterior proyecto Derramando Luz, es un disco extrovertido, de exposición, en el que explotan todas mis influencias musicales (rumba, R&B, timba, bolero, vals peruano), Feeling Marta es un álbum reposado e introspectivo. Una mezcla de feeling y trova que camina hacia el jazz dejando de lado el estribillo, invitando a sentir las letras, a descubrir a esta gran compositora cubana que hoy tiene casi 82 años. Pienso que cierro el ciclo que expone mi estilo como solista. Con estos dos proyectos discográficos expongo mis gustos y preferencias como intérprete. Ahora toca dar un paso más allá de la zona de confort, arriesgar en repertorio y sonoridades. Para eso me estoy preparando.

Desde tus inicios está muy claro que lo tuyo es la canción de autor, no te he visto nunca ir tras lo comercial. ¿Cómo ha sido recibida tu propuesta en Miami?

Como músico, productora e intérprete, apuesto por la música que me gusta y me emociona. Quiero cantar las cosas que siento, que me representan y me quedan bien. Es así que he cantado y grabado con muchos artistas de pop, rock, música incidental, para cine, tv y teatro, música clásica, feeling, jazz, entre otros, y para diferentes medios. De hecho en mi página web oficial (www.gemacorredera.com/music) hay distintas muestras de eso.

Soy muy afortunada por tener el cariño de la gente en Miami y de cada sitio al que llego como lo han sido España, Qatar, República Dominicana y Argentina, por mencionar algunos. Acabo de hacer dos preciosos conciertos con una acogida de público y crítica emocionantes a sala llena en Miami y San Juan, Puerto Rico.

Hay un tweet tuyo que me encanta: «recibo este sábado recordando la ciudad que me dio la luz, la vida y la certeza de lo que soy: La Habana». Te pregunto por tus otras ciudades, Madrid, San Juan, Miami…, nuevamente, La Habana…

Madrid me dio la luz y el oxígeno que necesitaba para emprender una vida y una carrera musical. Allí grabé mis primeros discos, me convertí en productora y arreglista, allí creció mi hija, encontré grandes amigos que se convirtieron en familia. Gané en experiencia y confianza como profesora y conferencista. Creé una familia y un hogar, participé en importante festivales por toda Europa y estuve de gira por casi toda su geografía.

Miami me dio esperanzas y me acogió cuando decidí buscar nuevos horizontes en mi carrera. Nuevas y excelentes oportunidades, más proyectos interesantes, más amigos y la cercanía de Cuba por sus artistas, su historia, todas las generaciones de cubanos que han echado raíces allí y que me han dado una perspectiva más amplia para mirar la historia de Cuba.

San Juan, es como mi casa. Nunca terminaré de agradecer a Borinquen su amor y solidaridad. Desde que pisé esa tierra hermosa por primera vez, sentí como si llegara a Cuba. Los boricuas son gente muy especial y amorosa. Me es muy difícil determinar dónde termina San Juan y donde comienza La Habana y viceversa.

¿Qué significa este regreso a La Habana?

Soy una persona que busca la verdad y la luz. Esa búsqueda constante hace de mi vida un eterno viaje. Vuelvo a Cuba, a La Habana, a Yemayá, a la casa de mi madre. Voy a encontrarme con mi gente, a cantarle a todos los que se acerquen, a regalarles lo que he encontrado durante todos estos años lejos del malecón y el barrio. 

Se habla poco de tu trabajo como musicóloga, que es de lo que te gradúas en el ISA. ¿Has logrado llevar la música y la investigación a la vez? ¿Sigues lo que sucede hoy en la música hecha en Cuba? ¿Piensas que continuaremos asistiendo a un «descubrimiento» de la música contemporánea cubana en el escenario internacional?

Me considero una cantante musicóloga. La investigadora y crítica siempre sale al instante de emprender el proyecto que sea, lo mismo como intérprete que como productora. Soy perfeccionista como músico; eso me lo aporta la crítica personal y la inquietud por saber y dar más en todo lo que hago; y la cantante, expone cada hipótesis que la investigación y la búsqueda plantean.

Hacer música y estudiar la música: dos cosas apasionantes para mí. Confieso mi total servidumbre hacia la música. Desde chiquita sueño hacer y ser música, formar parte de ella. Es así que siempre he sentido que hago música cuando estudio y/o investigo para una clase, conferencia o un disco. Por otra parte, hacer música es para mí experimentar, buscar, desentrañar caminos ligados a la experiencia de las aulas y el camino como artista y como ser humano.

Sigo la música que se hace dentro de Cuba y me alegra sentir que seguimos siendo una fuente caudalosa de talento y buenas ideas musicales. Pienso que hay mucho por descubrir sobre la música cubana contemporánea fuera de las fronteras insulares.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico