Inicio »

Frontera

A mis espaldas

un muerto florece,

pero me aterra ese puñado de tierra

sobre su párpado abierto.

Detrás nace algún desierto

disfrazado de floresta.

Detrás emerge una puesta de sol

entre los espinos.

La ruina de los molinos

es simulacro de fiesta.

II

¿Qué punto marca el inicio?

¿Y el final,

lo delimita el flamboyán

que dormita en el patio?

¿El precipicio

es real o es artificio?

¿Dónde nace la frontera

en la selva, en la pradera?

¿El horizonte termina

sin aviso en mi retina?

 

¿El mar es una pecera

edificada por Dios?

¿Los campos de tulipanes

despuntan sobre volcanes?

¿La muerte vale por dos jaulas de plata,

el adiós por las ruinas de un castillo?

¿Se necesita un ovillo

de hilo para el regreso?

Con lentitud atravieso el patio,

como un novillo

que presiente el matadero.

Adivino la salida,

reconstruyo la partida

sin elegir el sendero.

El filo cae y no muero.

Despido a los desterrados.

Venero a los enterrados.

Hay sangre en mis pies.

No lloro.

No puedo avanzar.

Añoro los girasoles cortados.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico