Forodebate: Tocar la cultura en tiempos de pandemia

La Asociaci贸n Hermanos Sa铆z los invita a participar en el forodebate Tocar la cultura en tiempos de pandemia聽el pr贸ximo 16 de junio a las 10:00 A.M, que tendr谩 como invitados al escritor, periodista y cr铆tico Pedro de la Hoz, vicepresidente de la UNEAC; al periodista y jefe de la secci贸n cultural de Juventud Rebelde Jos茅 Luis Estrada; a Yanetsy Le贸n Gonz谩lez, reportera del peri贸dico Adelante, de Camag眉ey, coordinadora del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural en Cuba y M谩ster en Cultura Latinoamericana; y a Gloria Kreiman, periodista cultural, coordinadora de Comunicaci贸n Digital de Gobierno de C贸rdoba en agencia de publicidad JPG Grupo de Comunicaci贸n y miembro de la comisi贸n directiva del Cineclub Municipal Hugo del Carril.

隆Esperamos sus preguntas y opiniones!

 


Sobra farandulismo y falta an谩lisis

Por Pedro de la Hoz*

Una crisis sanitaria como la que estamos viviendo es tambi茅n, ya se sabe, una crisis econ贸mica, social y cultural. La vida cultural en Cuba y el mundo se ha alterado. 驴Alternativas? Han surgido. Si no puedes ir a un concierto, lo recibes en casa. Si no puedes ir a un museo, lo visitas desde casa. Si no puedes ir a un teatro, el teatro lo tienes en casa. Unas opciones son libres de pago, otras no. Unas cuantas plataformas digitales cobran. Unos cuantos servicios de streaming se hallan fuera del alcance si no cuentas con una tarjeta de cr茅dito.

Por otra parte, muchos artistas se han sentido estimulados a crear y compartir lo que tienen. Aplausos. Aunque sucede que no todo lo que crean y comparten por s铆 mismo vale. Sin ir muy lejos, entre nosotros he escuchado canciones loables y execrables, a poetas y poetacos. No bastan buenas intenciones. La creaci贸n y la difusi贸n de la creaci贸n exigen rigor. El periodismo cultural en Cuba tambi茅n exige rigor y no siempre ha sabido cribar entre lo esencial y lo accesorio, entre el grano y la paja. Sobra farandulerismo y falta an谩lisis.

*Escritor, cr铆tico de arte y periodista, Vicepresidente de la Uni贸n de Escritores y Artistas de Cuba

Premio Nacional de Periodismo Cultural Jos茅 Mart铆

Poseedor de la Distinci贸n Por la Cultura Nacional y fundador del suplemento Huella

———————————————————————————————————-

驴Por d贸nde andamos?

Por Jos茅 Luis Estrada Betancourt*

El mundo cambi贸, ya no es el mismo. La COVID-19 nos ha obligado a reinventarnos, a buscar alterativas. Tambi茅n a que no seamos tan arrogantes, enfermos de poder, tan explotadores sin piedad del planeta. Por estos d铆as nos vemos m谩s solidarios, m谩s dispuestos a cooperar, a propiciar la uni贸n.

Los efectos de la pandemia y sus repercusiones sanitarias, humanas y econ贸micas, ha sido enormes. Y no obstante, desde el inicio de la pandemia, no ha habido un d铆a en que no haya habido un concierto, una pintura, una representaci贸n teatral, un libro que nos invita a leer… Pero a veces pareciera que buena parte del periodismo cultural que se realiza bajo estas complejas circunstancias, no se ha enterado de por d贸nde andamos. Sigue aferrada, por ejemplo, a las notas informativas que poco aportan, que se quedan en el lead, como si no existieran otros g茅neros. Las entrevistas son apenas frases entrecomilladas que no permiten llegar al protagonista, descubrirlo, saber c贸mo piensa, c贸mo vive, c贸mo crea; sentir su respiraci贸n.

Este es un momento que se hubiera prestado perfectamente para darle un buen impulso el periodismo hipermedia, para explotar al m谩ximo sus posibilidades, para establecer nuevas rutinas productivas. Para internar parecernos m谩s a esos intelectuales y artistas, a sus procesos creativos, que constituyen nuestra raz贸n de ser.

Que poco a poco la sociedad cubana se haya ido informatizando ha posibilitado que nuestros creadores no se hayan dejado dominar por la inactividad, por la angustia. Hace unos d铆as, Ulises Rodr铆guez Febles, el destacado dramaturgo, investigador y guionista matancero, nos llamaba la atenci贸n: 芦si revisamos la labor de los m煤sicos cubanos en tiempo de pandemia, encontraremos en las p谩ginas digitales la creaci贸n inquieta de quienes no cesan en la reclusi贸n, sino que se han reactivado ante la pausa. (…) Creo que si algo positivo ha tenido la etapa pand茅mica, es el espacio de reflexi贸n, la activaci贸n creativa, la lucha psicol贸gica y est茅tica de nuestros artistas, utilizando los c贸digos y lenguajes del audiovisual, algunos con mayor eficacia que otros; pero siempre en lucha contra el silencio y la inercia禄. Al periodismo cultural cubano le toca jerarquizar y acompa帽ar mucho m谩s esos y otros tantos procesos que han ayudado a salvarnos.

 

*Periodista, cr铆tico de arte, editor. Jefe de la Redacci贸n Cultural del Peri贸dico Juventud Rebelde

———————————————————————————————————————-

Memoria de nuestro tiempo

Por Yanetsy Le贸n Gonz谩lez*

Parec铆a que tendr铆amos un a帽o sin desdichas, a pesar del signo de a帽o bisiesto. En marzo varios j贸venes recib铆amos las buenas energ铆as del segundo Taller de Periodismo Cultural Rub茅n Mart铆nez Villena. Est谩bamos en La Habana, entusiasmados con el programa del evento, cuando se diagnostic贸 el primer caso positivo a la COVID-19 en Cuba.

Generar contenidos desde la casa no ha sido un reto dif铆cil, gracias a la creatividad y a la astucia de los artistas, actores de una zona de la cultura que sigue siendo la mayor privilegiada por el periodismo cultural. Claro, la vida online ha condicionado la jerarqu铆a de la agenda medi谩tica, y por ende, la desventaja para quienes no asoman como quisieran en el ecosistema digital. Eso agudiza el problema contempor谩neo de valer seg煤n la hiperconectividad.

Pero m谩s all谩 del hecho art铆stico, la pandemia ha subvertido en nuestras narices asuntos que no hemos abordado lo suficiente como la fragilidad como individuos en las sociedades telem谩ticas. Si antes se帽al谩bamos como desarraigo afectivo la b煤squeda por la web del contacto humano, ahora esa relaci贸n adquiere otros matices.

Un planteamiento reiterado en las ediciones del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural ha sido el ejercicio de la cr铆tica. En pleno aislamiento social pudiera enfocarse en la programaci贸n televisiva y en las llamadas ofertas de las redes sociales. He ah铆 otro terreno por aprovechar pues circulan im谩genes falsas y superficiales que refuerzan la llamada era del vac铆o.

La urgencia de ahondar en los procesos de significaci贸n de la realidad sigue siendo un cometido del periodista cultural, reafirma la importancia de la formaci贸n y de la investigaci贸n. En ese sentido, me alienta mucho este espacio de discusi贸n impulsado por la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z y la Uni贸n de Periodistas de Cuba para no perder las coordenadas de la br煤jula profesional.

Olvid茅 contar que de La Habana regres茅 a mi casa muerta de miedo el s谩bado 14 de marzo, D铆a de la Prensa Cubana. Recuerdo como ayer el lunes inmediato cuando la directora de mi peri贸dico nos cit贸 para las precisiones de la nueva etapa. Hoy se cumplen tres meses que no veo la redacci贸n del Adelante, pero no he dejado de salir en el impreso ni de alimentar su versi贸n digital porque desde entonces teletrabajo. El periodismo sigue siendo para m铆 una clave de felicidad y un puente para ser memoria cultural de nuestro tiempo.

*Periodista en el peri贸dico Adelante, de Camag眉ey. Coordinadora del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural. M谩ster en Cultura Latinoamericana.


Dificultad y aprendizaje

Las particularidades en la cultura y su comunicaci贸n durante la pandemia de Coronavirus en C贸rdoba, Argentina.

Por Gloria Kreiman*

La pandemia de Coronavirus ha afectado todos los aspectos de nuestras vidas en casi todos los lugares del mundo, incluyendo inevitablemente a la cultura, su producci贸n, su consumo y su comunicaci贸n.

C贸rdoba, la segunda ciudad m谩s grande de Argentina, no es una excepci贸n en esto y sus expresiones culturales (que son muchas, variadas y muy valiosas) se han visto profundamente perjudicadas de diferentes maneras: desde el 19 de marzo estamos en aislamiento social obligatorio, con algunas actividades ya flexibilizadas, pero todav铆a con nuestros cines, teatros, museos y espacios art铆sticos cerrados.

Trabajo vinculada a la comunicaci贸n de la cultura en tres espacios diferentes de mi ciudad y quiero compartir algunas de las experiencias que se han despertado a partir de esta nueva realidad.

Mi principal ocupaci贸n es la coordinaci贸n de la comunicaci贸n digital del Gobierno de la Provincia de C贸rdoba, desde una agencia de publicidad. La pandemia, por supuesto, ha atravesado la estructura estatal en todos sus niveles, incluyendo a la cultura que en cualquier contexto es importante y trascendental pero en este lo es a煤n m谩s: es uno de los sectores m谩s perjudicados y a la vez m谩s necesarios para mitigar, con entretenimiento y contenidos de calidad, los efectos psicol贸gicos y emocionales del encierro y la incertidumbre.

Con este foco, el 谩rea de Cultura del Gobierno de C贸rdoba cre贸 una serie de propuestas virtuales alternativas para ver desde casa durante el aislamiento: recitales, obras de teatro, lecturas, conferencias y charlas, recorridos de museos. Esto plantea dos grandes desaf铆os para nuestro trabajo de comunicaci贸n:

Por un lado, la virtualidad no resulta tan atractiva como disfrutar de estas cosas en persona, por lo que estamos multiplicando los esfuerzos por comunicarlas a trav茅s de contenidos creativos, impactantes, atractivos, claros, precisos y bien dirigidos a cada p煤blico.

Por otro lado, una cuesti贸n pr谩ctica: estamos, por primera vez, trabajando a distancia, cada uno desde su casa. Somos un equipo grande de dise帽adores gr谩ficos, editores audiovisuales, programadores, productores, redactores, creativos, analistas pol铆ticos, analistas digitales, planificadores de medios y pautas, directores de arte, coordinadoras.

Discutir, definir, coordinar, producir contenidos, chequearlos, aprobarlos, sin compartir el espacio f铆sico, comunic谩ndonos virtualmente, nos obliga a tener m谩s paciencia, m谩s flexibilidad horaria, m谩s atenci贸n, m谩s y m谩s activos grupos de WhatsApp. Pero tambi茅n nos ha llevado a reforzar nuestra solidaridad laboral y personal, nuestra empat铆a y nuestra predisposici贸n al buen humor.

En segundo lugar, trabajo en el Cineclub Municipal Hugo del Carril. Fui responsable de Comunicaci贸n y Relaciones Institucionales durante varios a帽os y hoy soy miembro de su comisi贸n directiva.

Abierto en el a帽o 2001, el Cineclub ofrece desde ese entonces programaci贸n de cine de calidad y alternativa a la comercial, cursos y talleres y una biblioteca/videoteca muy completa.

Funciona de manera mixta: es un espacio perteneciente a la municipalidad de la ciudad de C贸rdoba, pero es sostenido casi en su totalidad de manera independiente, por el trabajo de su Asociaci贸n de Amigos.

Al estar sin actividades, no hay recaudaci贸n alguna; por lo que est谩 en peligro el sostenimiento del espacio, los sueldos de los trabajadores, el mantenimiento de los equipos y el edificio.

Para tratar de evitar que el espacio se cierre, pusimos en marcha la modalidad virtual de los cursos y talleres y lanzamos un bono anticipado con el cual la gente compra un 鈥減aquete鈥 de entradas de cine, descuentos para los cursos y acceso a la biblioteca/videoteca, y puede usarlo a partir del momento que quiera, cuando reabra el Cineclub.

Por supuesto que para todo esto, la comunicaci贸n es fundamental y un gran desaf铆o considerando el contexto: las redes sociales son el principal soporte de difusi贸n (por su bajo costo y porque resultan efectivas), hay mucho p煤blico en las redes ya que la gente est谩 en general con m谩s tiempo libre y en sus casas; pero a la vez hay m谩s invisibilidad, porque la virtualidad obligada hace que haya m谩s publicaciones.

La ventaja es que el Cineclub es un lugar muy querido por los cordobeses, muy valorado por los cin茅filos y uno de los espacios culturales con m谩s trayectoria en la provincia, por lo que la respuesta de los p煤blicos en general y la prensa cultural ha sido buena y afectuosa. Sin dudas que tambi茅n en esto la comunicaci贸n ha sido fundamental: el trabajo de identidad y visibilizaci贸n que realiza el Cineclub desde sus inicios muestra sus frutos.

Finalmente, hago colaboraciones period铆sticas para una de las radios de la Universidad Nacional de C贸rdoba y para algunos medios gr谩ficos locales. Principalmente, recomiendo y comento pel铆culas y series. En este contexto en el que no se puede ir al cine, no he tenido m谩s opci贸n que enfocarme en los contenidos que ofrecen las plataformas pagas (como Netflix) y, si bien tienen algunas propuestas interesantes, el contenido novedoso y de calidad es limitado, lo cual ha dificultado mi trabajo.

Pero al mismo tiempo, con el aislamiento, se han abierto nuevos canales, se han liberado algunos contenidos art铆sticos a los que antes era m谩s dif铆cil o imposible acceder y se generan eventos con alcance global. Es el caso, por ejemplo, del festival de cine online We Are One, iniciativa del festival de Tribeca y del que participaron m谩s de 20 festivales prestigiosos de todo el mundo: Berl铆n, Locarno, Londres, Rotterdam, Cannes, Nueva York, San Sebasti谩n, Toronto y Venecia, entre otros. Cosas como esta dan a los p煤blicos y a los periodistas alternativas novedosas.

El punto en com煤n que encuentro en cada una de estas labores en cuanto a las particularidades que implica en ellas la pandemia y el aislamiento social es que, como en cualquier crisis, hay obst谩culos y problemas pero tambi茅n hay aprendizajes y desaf铆os.

La cultura y la comunicaci贸n son siempre tareas complejas, a煤n m谩s en tiempos de dificultades sanitarias, econ贸micas y sociales. Esto es una responsabilidad que implica esfuerzos pero que tambi茅n nos est谩 dando crecimiento y alegr铆as profesionales y humanas.

Adem谩s, la satisfacci贸n por el trabajo bien hecho es, en momentos como este, tambi茅n mayor porque nuestra labor cobra m谩s importancia.

Licenciada en Comunicaci贸n Social.

Diplomada en Pol铆ticas Culturales para el Desarrollo Local.

Coordinadora de Comunicaci贸n Digital de Gobierno de C贸rdoba en agencia de publicidad JPG Grupo de Comunicaci贸n.

Miembro de la comisi贸n directiva del Cineclub Municipal Hugo del Carril.

Periodista cultural.

Este sitio se reserva el derecho de la publicaci贸n de los comentarios. No se har谩n visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que est茅n fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

  • Gracias a los coordinadores de este encuentro para seguir pensando el periodismo y la cultura. Comunicar y conectar con los p煤blicos es un reto. En Cuba hay qu agradecer a la que Covid, pues con ella desafortunadamente se aceptaron t茅rminos y pr谩cticas del mundo digital. La resistencia al.mundo digital era grande y la Covid la borr贸 de un plumazo. Entonces nos fuimos al otro extremo. En muchos casos a ponerlo todo virtual… hay retos… brechas… y s铆… felizmente muchas personas aceptaron que hay Internet!!!

    1. Buenos d铆as, Yunier, gracias por acompa帽arnos. Pues s铆, lamentablemente tuvo que aparecer esta terrible pandemia, cobrar miles de vidas por el mundo, obligarnos al confinamiento para que en Cuba (el caso que nos ocupa) el universo digital tomara el protagonismo que exigen estos tiempos. Lo vivido nos ha permitido constatar que esa informatizaci贸n por la cual aboga el pais nos ha servido para mucho m谩s que chatear y comunicarnos con familiares y amigos, mandarnos postalitas kitsch y desearnos «bendiciones»: hemos tenido al alcance buenos libros para leer digitalmente y descargar, pel铆culas extraordinarias para apreciar, museos que han abierto sus puertas para que muchos nos sorprendamos por primera vez con sus magn铆ficas colecciones, conciertos online de todos los g茅neros musicales, representaciones teatrales… Nuestros artistas han comenzado a probar pr谩cticas que no son nuevas, que ya en muchos otros lugares han funcionado, pero, como dice el sabio refr谩n, nunca es tarde. Lo importante es que la sociedad toda entienda que esas herramientas con las que ahora contamos (cada d铆a son m谩s en Cuba lo que tienen acceso a Internet) nos pueden resultar de mucha utilidad si pretendemos vivir mejor, que pueden ser un medio que contribuya a alimentar nuestra espiritualidad.

      1. Querido hermano, es real lo que dices de que lejos de la nota informativa, que a veces, incluso no informa correctamente, tenemos la colmena de los g茅neros castrada en el ejercicio diario del periodismo cultural.
        Solo te voy a enmendar la plana en un t茅rmino que discuto en cuanto foro participativo jjjj. ME NIEGO A HABLAR DE «RUTINAS» PRODUCTIVAS, he propuesto sustituirlo por PROCESOS CREATIVOS, porque es «rutina» acent煤a en nuestra mente, a煤n m谩s, lo rutinario que a煤n somos en el periodismo cubano. Un abrazote criollo en la distancia

  • Yanetsy, los que hemos seguido tu intenso laboreo, en esta etapa de tantas ocupaciones y preocupaciones, 驴consideras que como profesional te servir谩 de punto de partida para el periodismo que se necesita en el escenario actual?
    En Cuba varias generaciones han a帽orado haber sido parte o protagonistas de gestas y acontecimientos importantes de nuestra historia. A m铆 modo de ver esta pandemia que ha azotado al mundo, y ha permitido que m茅dicos, cient铆ficos y otros hayan dedicado jornadas intensas para buscar soluciones a favor de la humanidad.
    Pregunto: 驴Los profesionales de la Comunicaci贸n y en especial del periodismo cultural, han podido dejar p谩ginas para la historia, es decir, una obra que refleje el papel que desempe帽a la cultura en momentos de grandes crisis?

    1. Estimada Olga, el periodismo a lo largo de su historia ha tenido frente a s铆 mismo los desaf铆os del momento. M谩s que un punto de partida, considero que las condicionantes de aislamiento social nos han hecho atender otras v铆as que antes no ve铆mos entre las prioridades. Claro, este ejercicio nos lleva a repensar cuestiones del lenguaje seg煤n los medios y pone al desnudo nuestras carencias para saber comunicar y llegar al p煤blico del ecosistema digital. Mucho de los que publicamos nos delata como seres anal贸gicos. Agradezco su opini贸n.

    2. Hola, Olga, buenos d铆as. Voy a pedirle permiso para dar mi opini贸n sobre tu comentario a la admirada y querida colega Yanetsy Le贸n, a quien le env铆o desde la distancia un abrazo virtual, pero bien caluroso, al igual que al resto de los compa帽eros que participan en este interesante forodebate. 驴Verdad que s铆 me dejas, Yanetsy? (sonrisas). Considero que los profesionales de la comunicaci贸n, y en especial del periodismo cultural, deber铆amos asomarnos al sitio digital de Adelante para ver una de las tantas maneras como deber铆amos actuar en tiempos de la COVID-19: las informaciones y entrevistas est谩n acompa帽adas de numerosas im谩genes, videos, hiperv铆nculos… Buscan las aristas m谩s atractivas a la hora de dar lo noticioso, hacen todo lo posible por seducir. Y esa, SEDUCIR, es una palabra clave en tiempos en que lo que abunda en cantidades «industriales» son publicaciones, informaciones, entretenimiento mejor o peor. 驴C贸mo hacer entonces para que esos cibernautas se interesen por lo que les proponemos? Creo que hay muchas p谩ginas para la historia, nuestros medios est谩n llenas de ellas: notas fr铆as que hablan de tal evento que se suspendi贸 o que anuncian una nueva convocatoria de alg煤n concurso o premio. Tambi茅n cuentan con desgano sobre las acciones de algunas artistas, aunque no siempre sean los m谩s representativos del arte de vanguardia, del de verdad. Si dentro de un siglo alguien se preocupa por conocer lo que ocurri贸 en esta 茅poca de agon铆a, espero que se pueda llevar alguna idea vaga si ninguna de estas publicaciones de hoy se ha borrado para entonces. Pero siento que es terrible que nuestros contenpor谩neos anden medio perdidos y que ni se enteren. Abrazos

  • ANTE PANDEMIAS, UN PERIODISMO DIFERENTE
    El periodismo es de esas profesiones que encanta. Que encanta por las oportunidades de conocer gente diversa, de interactuar con situaciones variadas, de ir rompiendo a diario la estabilidad, la quietud, la calma de la vida.
    Es una labor que precisa de mucho, pero que en medio de situaciones complejas y de pandemias se puede trastocar en una especie de oasis, de gu铆a. Durante estos meses en los que Cuba se ha enfrentado a la Covid-19, hacia los medios de comunicaci贸n se giraron todas las miradas.
    Pero hab铆a un reto: los periodistas tambi茅n deb铆amos protegernos, cuidarnos la vida y trabajar. Fue as铆 que las maneras de ejercer la profesi贸n cambiaron y en estos tres meses las redacciones se trasladaron para las viviendas, las entrevistas han sido por tel茅fono, a trav茅s de las redes sociales. Las fuentes de informaci贸n han ido m谩s all谩 y han, incluso, facilitado el ejercicio period铆stico al convertirse hasta en fot贸grafos.
    Casi era una misi贸n imposible porque mientras una gran parte de la Isla se paralizaba los peri贸dicos deb铆an seguir circulando y las p谩ginas web actualiz谩ndose.
    Entonces 驴c贸mo hacer periodismo cultural si los teatros, las galer铆as, las librer铆as estaban cerradas, si los artistas estaban en casa sin 鈥渃rear鈥? Esta pudiera ser una pregunta que muchos se har铆an, pero es sabido que esta especializaci贸n trasciende 鈥 y debe hacerlo completamente de una vez- la mera divulgaci贸n de sucesos culturales.
    Desde esta variante period铆stica se pueden mostrar las din谩micas que est谩n m谩s all谩 de la creaci贸n, un desaf铆o que siempre ha existido, y ofrecer conocimientos y herramientas a los p煤blicos, para que se acerquen a las obras art铆sticas, pero con un gusto est茅tico superior. En estos meses de aislamiento se constat贸 que era posible cumplir con estos objetivos.
    Aunque es cierto que quedaron opciones por explotar. El empleo de las redes sociales, por ejemplo, pudiera decirse que fue efectivo, pero no todos los p煤blicos tienen acceso a ellas ni en todos los momentos fueron atractivos. La cr铆tica, ese tema tan analizado en otras ediciones del Coloquio Nacional de Periodismo Cultural, tampoco fue predominante. Aunque es v谩lido reconocer que la formaci贸n profesional del periodista, como es conocido, no incluye las herramientas para el ejercicio de la misma, a煤n cuando una parte de la formaci贸n para ello corre desde el aspecto personal.
    Pero en estos d铆as, en que muchos permanecen en casa, la contraposici贸n de ideas, la generaci贸n de debate sobre temas de nuestra cultura que no tienen momento fijo bien pudieran haberse explotado m谩s.
    La pandemia de la Covid-19 ha permitido superar miedos, cambiar din谩micas a la hora de hacer periodismo. Ahora toca aprender de esta experiencia y crecer en esa misi贸n de mostrar la realidad cultural m谩s all谩 del suceso.

    1. Hola Gretel, coincido contigo en la necesidad de explotar m谩s el debate cultural en esta situaci贸n de aislamiento, y creo que hay que celebrar las muchas iniciativas que ha tenido la AHS en este sentido desde que comenz贸 la crisis del coronavirus. Por mi cuenta este vendr铆a siendo el 6to forodebate realizado en este Portal, todos de temas muy relevantes para la cultura. Ojal谩 sirva de est铆mulo para otras plataformas e instituciones del pa铆s.

      1. Luis Emilio somos dos los que deseamos lo mismo. Existen tantos temas por abordar, tantas cuestiones que requieren m煤ltiples miradas. Ojal谩 la Covid-19 no ense帽e mucho a todos sobre la comunicaci贸n y el di谩logo desde otras plataformas

  • El nuevo contexto provocado por la COVID-19 indudablemente ha originado cambios en el ejercicio period铆stico de manera general, incluido el relacionado con el arte, la literatura鈥, ese que denominamos cultural, pero muchos de sus retos se mantienen.
    Han variado las rutinas productivas y surgido iniciativas que deben mantenerse siempre.
    Como mencionan nuestros invitados, los teatros, las pe帽as literarias, los escenarios, las coreograf铆as鈥 se trasladaron a los espacios digitales y tambi茅n han tenido una presencia m谩s frecuente de lo habitual en medios tradicionales, incluidas algunas propuestas en horarios o espacios estelares, pero desfavorablemente no todo ha tenido un alto valor.
    En medio de la variedad ha sido escasa la cr铆tica period铆stica, capaz de alertar, orientar y contribuir a una jerarquizaci贸n cada vez m谩s coherente. Hay aspectos esenciales que no depender谩n 煤nicamente de cambios de contextos o readaptaciones en las maneras de hacer.
    Quienes aspiramos a verdaderamente cultivar el periodismo cultural debemos mantener siempre la superaci贸n como prioridad indispensable, para analizar las obras desde la profesionalidad y la voluntad de contribuir verdaderamente al crecimiento de sus autores y a una apreciaci贸n m谩s acertada en los p煤blicos.
    En todo esto influyen muchos factores, incluida la formaci贸n en las universidades y ciertas realidades al interior de algunos medios.
    Tampoco se trata de lanzarse solamente con voluntad a ese prop贸sito que puede ser peligroso, si no poseemos las herramientas y conocimientos necesarios.
    Ser铆a favorable que existan cada vez m谩s alianzas entre periodistas y otros profesionales como music贸logos, teatr贸logos, cr铆ticos literarios…
    Con total sinceridad, reconocemos que desde la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z, a pesar de tener secciones como la de Cr铆tica e investigaci贸n y otras con presencia de periodistas, tampoco hemos logrado fomentar todo lo deseado ese ejercicio anal铆tico, m谩s all谩 de algunos pasos.
    Debemos construir una mayor articulaci贸n entre todos nuestros eventos, especialmente los relacionados con el periodismo y la labor desde los medios de comunicaci贸n, incluidos el Taller y Concurso Rub茅n Mart铆nez Villena y este mismo Coloquio, el encuentro nacional y concurso para j贸venes radialistas La Vuelta Abajo en Pinar del R铆o, el Antonio Lloga In Memoriam en Santiago de Cuba y el Voces Cruzadas en Sancti Sp铆ritus.
    Resulta esencial seguir potenciando la superaci贸n y tambi茅n premiar y contribuir a la divulgaci贸n de las mejores obras. Tenemos que ser cada vez m谩s un equipo o familia creativa con una hermandad creciente, en la cual la cr铆tica constructiva siga siendo esencial para mejorar siempre.
    Es fundamental el trabajo arm贸nico entre j贸venes y profesionales de m谩s experiencia, en el que todos aprendan y desarrollen competencias tanto para el an谩lisis y la redacci贸n como para el dominio de nuevos c贸digos y particularidades, por ejemplo, del mundo digital.
    La AHS, la UPEC, la UNEAC y otras organizaciones podemos lograr mucho m谩s de manera conjunta, aunque ya existen experiencias muy favorables.
    M谩s all谩 del periodismo en este tiempo de pandemia, resulta justo aplaudir la aptitud de muchos creadores que desde las casas brindan su arte, y tambi茅n la colaboraci贸n en proyectos conjuntos de diversas instituciones, incluidas el Instituto Cubano de la Radio y la Televisi贸n, el Instituto de la M煤sica, el Ministerio de Cultura, la propia AHS y la Uneac, que han favorecido las transmisiones en vivo de conciertos, eventos on-line de gran alcance y otras iniciativas.

    1. Estimado Yasel, buenos d铆as. Dices: «En medio de la variedad ha sido escasa la cr铆tica period铆stica, capaz de alertar, orientar y contribuir a una jerarquizaci贸n cada vez m谩s coherente. Hay aspectos esenciales que no depender谩n 煤nicamente de cambios de contextos o readaptaciones en las maneras de hacer», y te doy la raz贸n. En eso y en que hay que cambiar las rutinas productivas, «acoplarse» a estos tiempos. Quienes llevamos algunos pocos a帽os trabajando en los medios tradicionales, nos cuesta acabar de entender que los peri贸dicos, por ejemplo, van m谩s all谩 de las p谩ginas impresas. Si solo nos atenemos a ellas tenemos que decir que son insuficientes para un pa铆s que arte de arriba abajo, que no deja de producir creaciones art铆sticas (adem谩s de que hay mucha verdad en aquello de que «la cultura no tiene momento fijo», desaparecen con tremenda facilidad cuando las circunstancias aprietan). 驴C贸mo se las arregla un semanario para repartir una p谩gina entre tantos artistas e intelectuales concentrados en una provincia? Hay que migrar hacia el 谩mbito digital definitivamente sin olvidar que los lenguajes son distintos, que no se trata de volcar uno en otro. Y buscar la manera que ese universo enorme de cibernautas que andan desandando por las redes se viren para nuestros medios y encuentren all铆 lo que los motiva y atrapa. Tarea superdif铆cil, la verdad. Hay que dedicarle tiempo a pensar, a estudiar, a «armar» nuestro producto comunicativo. 驴Por qu茅 si supuestamente a los j贸venes no les interesa leer van a ir a buscarnos justo a nosotros, que, adem谩s, no tenemos muy buena fama (todos hablamos y escribimos igual y de lo mismo)?
      Se帽alas: «la cr铆tica period铆stica, capaz de alertar, orientar y contribuir a una jerarquizaci贸n cada vez m谩s coherente», y nuevamente te respaldo. Te dice f谩cil, pero no lo es. Hay que aprender a ejercer la cr铆tica. La carrera de periodismo no te da esas herramientas. Te prepara para que domines los g茅neros con los cuales tienes que encontrar la manera de comunicarte, que es esencial, lo primero: que te entiendan, que te disfruten, que quieran leerte, escucharte, verte m谩s. Pero el periodismo cultural se las trae. Hay que estar bien preparado para, como dice el amigo Ihordan en un comentario, no quedar expuesto, m谩xime en un pa铆s donde criticar es casi un delito, una invitaci贸n a la ofensa y los pu帽os. Perdimos esa costumbre. Y no es que sea cobarte, intento ser responsable. Lleva mucho de autoprepaci贸n, de leer hasta el cansancio, pero tambi茅n es vital que quienes conocen de est茅tica, Historia del arte, Semi贸tica, s铆mbolos…, ense帽en; que se organicen cursos, posgrados…
      Como bien propones: «Debemos construir una mayor articulaci贸n entre todos nuestros eventos, especialmente los relacionados con el periodismo y la labor desde los medios de comunicaci贸n, incluidos el Taller y Concurso Rub茅n Mart铆nez Villena y este mismo Coloquio, el encuentro nacional y concurso para j贸venes radialistas La Vuelta Abajo en Pinar del R铆o, el Antonio Lloga In Memoriam en Santiago de Cuba y el Voces Cruzadas en Sancti Sp铆ritus». Abrazos

    1. Tiene toda raz贸n. Granma, por ejemplo, cuen ta con nuna secci贸n quincenal a cargo de Omar Vali帽o, sucesor del siempre recordado Amadeo del Pino. Juventud Rebelde perdi贸 sistematicidad, desde que Osvaldo Cano no continu贸, y solo a veces Frank Padr贸n y alguno m谩s aparece. Pens茅 que L谩zaro Castillo, que lleg贸 a publicar dos notas el a帽o pasado, iba a recoger el bat贸n. Pero hay que insistir. Cubaescena, en la esfera digital, es la que m谩s amplitud posee y hay cr铆ticos muy bien acreditados. Seer铆a cuesti贸n de visibilizar mucho m谩s ese espacio y buscar la manera de que sus aportes permanezcan. Eso en cuanto a cantidades.

    2. Hola, Mar铆a Caridad, saludos. Yo tengo la sensaci贸n de que las artes esc茅nicas, y el teatro en particular, es una de las manifestaciones m谩s privilegiadas en cuanto a la cr铆tica en nuestros medios, y en eso discrepo un poco con el maestro Pedro de la Hoz. Granma, por ejemplo, tiene en Omar Vali帽o y en Toni Pi帽era a dos fuertes pilares, en la actualidad, aunque no lo hagan con la sistematicidad del recordado Amado del Pino; Yuris N贸rido se las arregla para repartirse y hacerlo con una maestr铆a tremenda, con un encanto que atrapa, en Trabajadores, Cubasi y el Noticiero Cultural, donde Ismael Albelo tiene tambi茅n su tribuna cuando de danza se trata; Juventud Rebelde publica casi semanalmente un texto del superproductivo Frank Padr贸n, quien se especializa en el an谩lisis de las obras que se representan en casi todo el pa铆s, mientras que Lourdes M, Ben铆tez se adentra en los procesos creativos. En Cubaescena (www.cubaescena.cult.cu) convergen muchas, diversas, poderosas voces, para referirnos al 谩mbito netamente digital. Sitio del arte convoca a especialistas y cr铆ticos para el debate. Miguel Moret no permanece impasible en Tribuna de la Habana, como tampoco este mismo sitio pensado para promover el arte joven. La cr铆tica, no obstante, nunca estar谩 de m谩s. Eso s铆: deber铆a ser m谩s profunda, ser resultado del estudio, del conocimiento, de la cultura; ser a煤n m谩s abarcadora, y, por supuesto, m谩s sistem谩tica. Abrazos

    1. No hay recetas pero me atrever铆a, desde mi experiencia, proponer un dec谩logo:
      1. B煤squeda y dominio de informaci贸n general
      2. Investigaci贸n y dominio de infdomaci贸n especializada.
      3. B煤squeda de referentes
      4. TRansitar continuamente del texto al contexto y viceversa.
      5. Evitar juicios impresionistas, aunque la subjetividad es inevitable e imprescindible.
      6. Confrontar fuentes diversas
      7. No dejarse arrastrar por la moda ni lo 煤ltimo en onda.
      8. Escribir bien sin efectismo ni rebuscamientos
      9. Altura 茅tica
      10. Saber quo茅n eres, de d贸nde vienes y hacia d贸nde vas

      1. Clar铆simo y s煤per 煤til dec谩logo con el que coincido plenamente.
        Agregar铆a que, para m铆, el periodismo cultural es un vaiv茅n constante entre la sensibilidad y la b煤squeda de cierta objetividad, de «enamorarse» y a la vez no idealizar, o criticar sin demonizar las cosas sobre las que estamos informando u opinando. Es creo, la parte m谩s dif铆cil, pero en la que se encuentran tambi茅n muchas satisfacciones y que permite agudizar y complejizar nuestras visiones y por ende las de quienes nos leen o escuchan.

    2. Es verdad, el periodismo no es una cuesti贸n de f贸rmula, pero s铆 entra帽a, como la vida misma, garantes de calidad. Coincido con Pedro de la Hoz y su magistral ejercicio de la s铆ntesis. Tener cultura (y preocuparse por gestionar sus saberes) es vital. En ese sentido, resultan clave para m铆 la investigaci贸n, la interpretaci贸n y la humildad.

    3. Soy partidario de que los periodistas no tienen porque suplir el d茅ficit de la cr铆tica especializada si bien su trabajo tiene q estar siempre bien fundamentado bajo una buena investigaci贸n no puede ser su criterio el 煤nico expuesto.

      1. Hola, Ihordan, abrazos. Bienvenido a este forodebate. Considero que no se trata de suplir, sino de complementar. No podemos perder de vista que son los peri贸dicos, la televisi贸n, la radio, los medios que en Cuba tienen mayor alcance dentro de la poblaci贸n, lo que est谩n en todas partes. Por tanto, esa es una oportunidad que no se puede desaprovechar si queremos formar un p煤blico que posea la capacidad de discernir, de elegir, a conciencia, qu茅 quiere apreciar para su pleno disfrute dentro de esa abalancha de propuestas en las que abunda no poca basofia, que, claro est谩, tambien puede gozarla, si as铆 lo decide. El periodista no debe preocuparse de que su criterio quede expuesto, si est谩 avalado por la responsabilidad, la investigaci贸n, el conocimiento, la «objetividad», el equilibrio… Saludos reiterados

      2. Completamente de acuerdo con Ihordan, con una variedad de criterios, no propios sino de especialistas tambi茅n se pueden hacer buenos trabajos.

  • Gracias por sus opiniones. Yasel coincido totalmente contigo en que ser铆a muy bueno que los medios incrementen las alianzas con music贸logos, teatr贸logos, especialistas en danza, cr铆ticos literarios…, que podr铆an contribuir a publicaciones con m谩s an谩lisis en nuestros espacios para el periodismo cultural.

    1. Nadie se sienta ofendido, pero para que music贸logos, teatr贸logos y especialistas en danza escriba, debe haber una muy seria formaci贸n comunicacional. Escribir para comunicar ideas, redactar para que se entiendan los mensajes, hablar para que se comprenda lo que dicen… eso no abunda, las excepciones de notabil铆simos cr铆ticos confirman la regla. Hace m谩s de una d茅cada propusimos a la Universidad de las Artes introducir un taller opcional de periodismo y comunicaci贸n en la formaci贸n musicol贸gica, como parte del curriculum de pregrado. Propuesta muerta

      1. Tienes raz贸n Pedro, el hecho de que seas especialista en una materia art铆stica no te hace cr铆tico de arte y cuando no conocen los secretos del periodismo y escriben, si es que escriben, no logran desprenderse de la academia y, por ende, no logran comunicar con el p煤blico lector que, lejos de tecnicismos, espera que lo ayuden a comprender el arte desde una perspectiva simple y clara.
        En el peri贸dico Invasor, de Ciego de 脕vila, no recuerdo cu谩ntas veces desde la p谩gina cultural invitamos a los especialistas de Cultura a colaborar y, por temor al compromiso que implica este ejercicio, en cuanto escenario exist铆a exig铆an espacios de expresi贸n que luego no aprovechaban para dar su punto de vista aunque fuera diferente al del periodista. Por suerte, creamos una secci贸n que se llamaba MIRARSE AL ESPEJO, en el cual, durante muchos a帽os, propiciamos el debate cultural entre la cr铆tica del periodista, los especialistas y el p煤blico que tambi茅n ten铆a derecho a ejercer su opini贸n.

      2. Saludos Pedro. Mi comentario sobre este tema est谩 mucho m谩s abajo! La tecnolog铆a a veces nos traiciona! Abrazo.

    2. Asumiendo como posible esa facilidad de di谩logo desde la escritura, entra otro asunto al ruedo: la voluntad de esos especialistas de querer publicar en los medios donde no siempre se dispone del pago de un derecho de autor decoroso. No todos est谩n dispuestos a publicar gratis. Claro, es su derecho de autor, y ese ejercicio intelectual ha de ser correspondido desde la remuneraci贸n. Llegado este punto me pregunto: 驴est谩n verdaderamente dispuestos a orientar con su mirada cr铆tica? Siempre ser谩 m谩s f谩cil se帽alar al periodista cultural.

      1. Coincido contigo, Yanetsy. Y l谩stima que la Universidad de las Artes no implementara la propuesta de la que habla Pedro de la Hoz, que me parece 煤til no solo para la formaci贸n musicol贸gica, sino tambi茅n para otras artes.

  • LA OTRA PANDEMIA
    He intentado que amigos que est谩n 鈥渆n la mata鈥 del fen贸meno informativo sobre la pandemia hagan una nota curiosa en torno al origen de esa 鈥渟inton铆a鈥 que acompa帽a, en Cuba, los espacios informativos sobre la Covid.19, t茅rmino que se refiere a los fragmentos musicales escogidos para que el televidente, aunque no est茅 mirando a la peque帽a pantalla, identifique, de manera sonora, que un espacio espec铆fico o una secci贸n que va a comenzar.
    Nadie me ha hecho caso. Quiz谩s piensen que es chochera de periodista jubilado, pero creo que esos breves compases que acompa帽an cada informaci贸n, por su alto y acertado sentido de dramatismo, han marcado para siempre nuestra memoria musical, de manera que, al paso de los a帽os, siempre que lo escuchemos, vamos a pensar en esta fatal 茅poca de nuestras vidas y de esta experiencia humana.
    Se acaba casi el encapsulamiento social que hemos sufrido y me quedar茅 con el deseo de saber a qu茅 obra musical pertenece ese fragmento o si fue encargado a alg煤n artista espec铆fico para que sirviera de retablo sonoro a todo este aluvi贸n informativo que tambi茅n nos ha tra铆do otra pandemia; la de tanta mala m煤sica ocasional que, como gesto solidario de acompa帽amiento al fen贸meno se agradece en algunos casos, pero que, a mi manera de ver, ser谩 lo que llamamos arte ef铆mero por letras altamente 鈥渢equeras鈥, por su marcado didactismo aleccionador; l铆neas musicales variopintas que van desde lo excelso a lo fl谩cido; e im谩genes tomadas, en su mayor铆a, de televisoras for谩neas y de los artistas en los estudios de grabaci贸n, a lo 鈥淲e are the world鈥, para montar unos clips de p茅sima factura.
    Gestos estos que no dudo, han estado vacunados por las buenas intenciones de lo que como se sabe tambi茅n est谩 empedrado el infierno seg煤n el gracejo popular, pero que nos deja el amargo sabor de una especie de virulenta 鈥渇ar谩ndula鈥, como acota Pedro de la Hoz en su breve rese帽a del tema que nos convoca, en que los famosos quieren ratificar, p煤blicamente, su compromiso social y los desconocidos televisivamente hablando, sea porque son de g茅neros que nuestros espacios musicales no promueven por ese desequilibrio existente o, as铆 de simple, por vivir en provincia y casi nadie los conozca. De manera que, por una causa u otra, todo el mundo ha querido vivir su minuto de fama y 鈥渞obar vidrio鈥 como se le dice en el argot callejero a aparecer en la televisi贸n.
    Creo que la premura de querer aportar solidariamente y/o visualizarse, nos deja un resultado loable en lo social, mas no art铆sticamente hablando, cosas que debemos saber deslindar para no ser injustos ni extremistas. De un lado, la pandemia nos ha llevado a reinventarnos al conseguir unirnos, incluso abrazarnos sin tocarnos, salvando cualquier distancia f铆sica o geogr谩fica a trav茅s de lo virtual, permiti茅ndonos interactuar entre creadores y p煤blicos, como terapia para que tambi茅n la cultura se salvara, y nos salvara, en medio de esta crisis total de las emociones. Pero tambi茅n nos ha llevado a olvidar el lirismo, en su totalidad de texto y melod铆a, que conlleva, en equilibrio cualquier buena obra.
    As铆, por solo citar unos pocos ejemplos, nos hemos 鈥渆xpuesto鈥, sonoramente hablando y sin el filtro necesario de los medios por esa emoci贸n solidaria que a veces nos sofoca, a piezas como la ya antol贸gica 鈥淰alientes鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=lmIkb2B6tcg), de Buena Fe, donde la met谩fora sonora y textual nos abrazan en una excelente factura, junto a otras como 鈥淓vita el coronavirus鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=dTLYgaejIO8), de NG la Banda, en la cual una impensada letra nos lleva a un estribillo, en la parte del mambo, de visos racistas que expresa: 鈥淎 茅l lo cogi贸 el coronavirus/ y no lo salv贸 ni el m茅dico chino鈥︹ y, encima de ello, su director, Jos茅 Luis Cort茅s, El Tosco, muestra un gesto con los dedos, estir谩ndose la piel para intentar hacer sus ojos oblicuos, acci贸n que si bien pudiera resultarnos un chiste a los cubanos, para los asi谩ticos resulta un gesto insultante.
    Encontrarnos en YouTube a un joven de m煤sica urbana, casi desconocido o al menos desconocido para m铆, como Javier Columbi茅 con 鈥淎provechemos el tiempo鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=QzyPPHfMV8o), un hermoso tema que quiz谩s, am茅n de creo anda tratando de hacer su m煤sica por Espa帽a, aborda el drama mundial desde la llamada 鈥渇usi贸n鈥 con un acertado concepto de lo emocional y de lo visual como clip de autor.
    Dos ejemplos m谩s de una interminable lista ser铆a el simp谩tico y criollo 鈥淒ale candela鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=MN9UexPvv-g&t=16s), de Virulo con el Septeto de Ignacio Pi帽eiro (que penosamente casi no aparece en nuestra televisi贸n), en un buen animado fruto de los Estudios de Animaci贸n del ICAIC, aunque el segmento donde echan al pobre murci茅lago en una sopa caliente, a mi entender, resulta, como imagen, algo ag贸nica para un p煤blico infantil que debemos conducir al amor y cuidado de la naturaleza, ll谩mese murci茅lago o jaguar, mariposa o colibr铆.
    El otro, un loable esfuerzo de un grupo de artistas holguineros con el t铆tulo de 鈥淓l rostro de mi gente鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=6Fx0iG_Gntc), de la autor铆a de Nano Baxter (Kofrad铆a), donde el exceso de im谩genes dantescas, tomadas en su mayor铆a de la Internet, nos llevan a las peores pel铆culas hollywoodenses de violencia dej谩ndonos un sentimiento, m谩s que de esperanza, de pavor.
    Finalmente, quiero dejar claro que m谩s que querer satanizar la desmedida iniciativa de nuestros artistas ante el fen贸meno de la Covid, la intenci贸n primaria de estos apuntes es la de convocar a un ejercicio cr铆tico serio sobre la relaci贸n amor-odio entre arte-pandemia, en medio de nuestra exitosa lucha contra la cura del virus porque si, como se afirma, la cultura es espada y escudo de nuestra Naci贸n, tenemos que defender que, incluso, ante los momentos m谩s dif铆ciles y ag贸nicos de nuestro pa铆s y bajo el asedio medi谩tico a que somos sometidos por querer defender nuestra soberan铆a, la expresi贸n creativa tambi茅n ha de sobrevivir con la altura y la hidalgu铆a de nuestras palmas y bajo el sagrado precepto martiano que pudiera atemperar nuestros entusiastas excesos, cuando dijo una met谩fora tan genial como que 鈥渆l vaso no sea m谩s que la flor鈥.
    Jos茅 Aurelio Paz, periodista

  • LA OTRA PANDEMIA
    He intentado que amigos que est谩n 鈥渆n la mata鈥 del fen贸meno informativo sobre la pandemia hagan una nota curiosa en torno al origen de esa 鈥渟inton铆a鈥 que acompa帽a, en Cuba, los espacios informativos sobre la Covid-19, t茅rmino que se refiere a los fragmentos musicales escogidos para que el televidente, aunque no est茅 mirando a la peque帽a pantalla, identifique, de manera sonora, que un espacio espec铆fico o una secci贸n que va a comenzar.
    Nadie me ha hecho caso. Quiz谩s piensen que es chochera de periodista jubilado, pero creo que esos breves compases que acompa帽an cada informaci贸n, por su alto y acertado sentido de dramatismo, han marcado para siempre nuestra memoria musical, de manera que, al paso de los a帽os, siempre que lo escuchemos, vamos a pensar en esta fatal 茅poca de nuestras vidas y de esta experiencia humana.
    Se acaba casi el encapsulamiento social que hemos sufrido y me quedar茅 con el deseo de saber a qu茅 obra musical pertenece esa fragmento o si fue encargado a alg煤n artista espec铆fico para que sirviera de retablo sonoro a todo este aluvi贸n informativo que tambi茅n nos ha tra铆do otra pandemia; la de tanta mala m煤sica ocasional que, como gesto solidario de acompa帽amiento al fen贸meno se agradece en algunos casos, pero que, a mi manera de ver, ser谩 lo que llamamos arte ef铆mero por letras altamente 鈥渢equeras鈥, por su marcado didactismo aleccionador; l铆neas musicales variopintas que van desde lo excelso a lo fl谩cido; e im谩genes tomadas, en su mayor铆a, de televisoras for谩neas y de los artistas en los estudios de grabaci贸n, a lo 鈥淲e are the world鈥, para montar unos clips de p茅sima factura.
    Gestos estos que no dudo, han estado vacunados por las buenas intenciones de lo que, como se sabe tambi茅n est谩 empedrado el infierno seg煤n el gracejo popular, pero que nos deja el amargo sabor de una especie de virulenta 鈥渇ar谩ndula鈥, como acota Pedro de la Hoz en su breve rese帽a del tema que nos convoca, en que los famosos quieren ratificar, p煤blicamente, su compromiso social y los desconocidos televisivamente hablando, sea porque son de g茅neros que nuestros espacios musicales no promueven por ese desequilibrio existente o, as铆 de simple, por vivir en provincia y casi nadie los conozca. De manera que, por una causa u otra, todo el mundo ha querido vivir su minuto de fama y 鈥渞obar vidrio鈥 como se le dice en el argot callejero a aparecer en la televisi贸n.
    Creo que la premura de querer aportar solidariamente y/o visualizarse, nos deja un resultado loable en lo social, mas no art铆sticamente hablando, cosas que debemos saber deslindar para no ser injustos ni extremistas. De un lado, la pandemia nos ha llevado a reinventarnos al conseguir unirnos, incluso abrazarnos sin tocarnos, salvando cualquier distancia f铆sica o geogr谩fica a trav茅s de lo virtual, permiti茅ndonos interactuar entre creadores y p煤blicos, como terapia para que tambi茅n la cultura se salvara, y nos salvara, en medio de esta crisis total de las emociones. Pero tambi茅n nos ha llevado a olvidar el lirismo, en su totalidad de texto y melod铆a, que conlleva, en equilibrio cualquier buena obra.
    As铆, por solo citar unos pocos ejemplos, nos hemos 鈥渆xpuesto鈥, sonoramente hablando y sin el filtro necesario de los medios por esa emoci贸n solidaria que a veces nos sofoca, a piezas como la ya antol贸gica 鈥淰alientes鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=lmIkb2B6tcg), de Buena Fe, donde la met谩fora sonora y textual nos abrazan en una excelente factura, junto a otras como 鈥淓vita el coronavirus鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=dTLYgaejIO8), de NG la Banda, en la cual una impensada letra nos lleva a un estribillo, en la parte del mambo, de visos racistas que expresa: 鈥淎 茅l lo cogi贸 el coronavirus/ y no lo salv贸 ni el m茅dico chino鈥︹ y, encima de ello, su director, Jos茅 Luis Cort茅s, El Tosco, muestra un gesto con los dedos, estir谩ndose la piel para intentar hacer sus ojos oblicuos, acci贸n que si bien pudiera resultarnos un chiste a los cubanos, para los asi谩ticos resulta un gesto insultante.
    Encontrarnos en YouTube a un joven de m煤sica urbana, casi desconocido o al menos desconocido para m铆, como Javier Columbi茅 con 鈥淎provechemos el tiempo鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=QzyPPHfMV8o), un hermoso tema que quiz谩s, am茅n de creo anda tratando de hacer su m煤sica por Espa帽a, aborda el drama mundial desde la llamada 鈥渇usi贸n鈥 con un acertado concepto de lo emocional y de lo visual como clip de autor.
    Dos ejemplos m谩s de una interminable lista ser铆a el simp谩tico y criollo 鈥淒ale candela鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=MN9UexPvv-g&t=16s), de Virulo con el Septeto de Ignacio Pi帽eiro (que penosamente casi no aparece en nuestra televisi贸n), en un buen animado fruto de los Estudios de Animaci贸n del ICAIC, aunque el segmento donde echan al pobre murci茅lago en una sopa caliente, a mi entender, resulta, como imagen, algo ag贸nica para un p煤blico infantil que debemos conducir al amor y cuidado de la naturaleza, ll谩mese murci茅lago o jaguar, mariposa o colibr铆.
    El otro, un loable esfuerzo de un grupo de artistas holguineros con el t铆tulo de 鈥淓l rostro de mi gente鈥 (https://www.youtube.com/watch?v=6Fx0iG_Gntc), de la autor铆a de Nano Baxter (Kofrad铆a), donde el exceso de im谩genes dantescas, tomadas en su mayor铆a de la Internet, nos llevan a las peores pel铆culas hollywoodenses de violencia dej谩ndonos un sentimiento, m谩s que de esperanza, de pavor.
    Finalmente, quiero dejar claro que m谩s que querer satanizar la desmedida iniciativa de nuestros artistas ante el fen贸meno de la Covid, la intenci贸n primaria de estos apuntes es la de convocar a un ejercicio cr铆tico serio sobre la relaci贸n amor-odio entre arte-pandemia, en medio de nuestra exitosa lucha contra la cura del virus porque si, como se afirma, la cultura es espada y escudo de nuestra Naci贸n, tenemos que defender que, incluso, ante los momentos m谩s dif铆ciles y ag贸nicos de nuestro pa铆s y bajo el asedio medi谩tico a que somos sometidos por querer defender nuestra soberan铆a, la expresi贸n creativa tambi茅n ha de sobrevivir con la altura y la hidalgu铆a de nuestras palmas y bajo el sagrado precepto martiano que pudiera atemperar nuestros entusiastas excesos, cuando dijo una met谩fora tan genial como que 鈥渆l vaso no sea m谩s que la flor鈥.

    1. 80% de acuerdo. 20% no. Lo de El Tosco no fue lo peor, lo que pasa que se transmiti贸 primero. Lo del m茅dico chino es ambiguo, pues a fin de cuentas forma parte del imaginario popular. No fall贸 El Tosco, sino la asesor铆a, los filtros, la selecci贸n de la TV. Pero amigo Jos茅 Aurelio, desde el pop. la llamada fusi贸n y otras banalidades se cometen cr铆menes parecidos. Te aplaudo con lo deu la gente que quiere robar un minuto de fama. Un abrazo

      1. Querido Pedro, en alguna manera tienes raz贸n porque, evidentemente, esos pocos ejemplos son solo un elemento provocativo, la punta del iceberg de un fen贸meno que merece un an谩lisis profundo. Pero, a veces, eludimos un ejercicio cr铆tico responsable y desde la honestidad, para no decir la m谩s de las veces, porque una simple visi贸n, que parte por supuesto de la subjetividad individual y discutible, se mira con ojeriza, penosamente, consider谩ndose una postura pol铆ticamente no correcta, cuando la cr铆tica cultural, como casi toda la cr铆tica, ha perdido su impronta de ser un elemento movilizador de las ideas en nuestra sociedad y tenemos que ir, definitivamente, a su rescate.

    2. Gracias por seguir queri茅ndonos con raz贸n y con pasi贸n. S铆, porque Jos茅 Aurelio Paz Jim茅nez es fundador del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural. Fue nuestro primer Premio Nacional de Periodismo Cultural Jos茅 Antonio Fern谩ndez de Castro invitado al evento. Desde el 2018 no se ha perdido una edici贸n.
      Jos茅 Aurelio, nos honras con tus ideas y con tu entusiasmo. Tomo nota de cada sugerencia. La din谩mica de trabajar desde casa tambi茅n nos acomoda. Nos falta atrevernos m谩s en ese ejercicio de inmersi贸n, como lo cataloga el entra帽able colega Reinaldo Cede帽o.

  • Buenos d铆as a todos!
    Esta crisis mundial ha obligado a muchos artistas a redise帽ar sus propuestas culturales, y a adentrarse en un contexto virtual que para la mayor铆a les era ajeno.
    En el caso de los m煤sicos las propuestas musicales en su mayor铆a son impulsadas por la emoci贸n del momento y las tem谩ticas se basan sobretodo en el canto a la pandemia, los m茅dicos o sentimientos que brotan a partir del encerramiento o sucesos que ven en las redes.
    Otro grupo de m煤sicos no tiene acceso a las redes o escasa conectividad y quedar谩 silenciado en esta etapa para los dem谩s, como si no existiera. Como pasar谩 con los int茅rpretes de orquestas de formatos grandes como sinf贸nicas, de m煤sica popular bailable o grupos de portadores de tradiciones que desde casa no pueden trabajar.
    Pienso que en estos tiempos a los periodistas culturales se les ha reducido un poco el objeto de estudio a lo que sale en las redes o pueden encontrar de forma personal. Pero como dice Pedro de la Oz el periodista debe tener cuidado entre lo accesorio y el farandulerismo, y buscar esas historias de los artistas que valen la pena rese帽ar, criticar para un crecimiento de nuestra cultura.
    Sabemos que el acceso es m谩s dif铆cil, pues entonces el esfuerzo debe concentrarse en esas figuras de nuestra cultura, que desde sus casas tienen algo que contarnos!

    1. Hola, Heidy y hola a todos y todas.
      S铆, coincido con que se ha reducido mucho el objeto de trabajo de los periodistas culturales en este contexto. No solamente por los nuevos soportes en los que est谩n realiz谩ndose las manifestaciones culturales sino porque las manifestaciones culturales cambian en s铆 mismas. Creo que una de las cosas que sucede, al menos en mi pa铆s, es que para «llenar» o justificar espacios se informa y opina sobre cosas que quiz谩s no tienen tanta relevancia o trascendencia cultural y de ese modo, de alguna forma, se baja la vara de la calidad y la capacidad cr铆tica de periodistas, p煤blicos y artistas.

      1. Gracias por su comentario Gloria! Desde su experiencia en estos tiempos nos podr铆a compartir cu谩les han sido las expresiones art铆sticas y las tem谩ticas m谩s trabajadas por los periodistas culturales en Argentina?

      2. Heidy, por supuesto que depende de cada medio y de cada periodista, pero en t茅rminos generales creo que han sido principalmente: los shows en vivo a trav茅s de redes sociales o plataformas digitales, las series o pel铆culas de plataformas tipo Netflix y entrevistas a artistas sobre su labor vinculada o no al contexto de pandemia.

    2. Hola, querid铆sma Heidy, abrazos. Tengo fe de que nuestros creadores no solo est茅n concentrados en la urgencia, en «cantarle» al momento, en convidarnos a que nos quedemos en casa (un mensaje que ha sido primordial transmitir), sino que este tiempo de necesario aislamiento lo hayan dedicado a estudiar, investigar, componer, a crear, pero a crear de verdad, con todos los sentidos, con todas las emociones, para cuando llegue el momento de que todos podamos acudir a los teatros, a las pe帽as, a las plazas… A las agrupaciones de conjunto les tomar谩 un poquito volver a ensamblar, ajustarse, pero lo que bien se aprende… Ojal谩 que nuestros artistas e intelectuales reaparezcan con una propuesta tan atractiva, fresca, s贸lida, de calidad, que nos conquiste y nos haga ignorar toda esa seudocultura que sigue saliendo vencedora en todos los rounds.
      Y los periodistas culturales debemos hacer un esfuerzo por no irnos con la de trapo: ahora que lamentablemente la COVID-19 todav铆a no nos ha abandonado, y despu茅s, cuando ya este peligro mayor pase y nos aceche eso otro de la vulgaridad, lo feo y hueco, lo intrascendente. 驴Reducir los objeto de estudios, dices? 驴Y por qu茅 raz贸n? Ah铆 est谩n las redes sociales, los correos electr贸nicos, los tel茅fonos… Para eso contamos con las fuentes, empezando por las institucionales… Mucho se puede hacer para acompa帽ar lo m谩s sobresaliente y v谩lido de nuestra cultura. Besos.

  • Este espacio de discusi贸n estimulado por la Asociaci贸n Hermanos Saiz y la Uni贸n de Periodistas de Cuba reclama las urgencias de la cr铆tica period铆stica, a partir, sin dudas, de una adecuada formaci贸n institucional o autodidacta y ah铆 la importancia de la realizaci贸n de estos coloquios –originarios en la llamada cuna de la cultura cubana– con el consecuente intercambio en la promoci贸n del pensamiento y los valores culturales de los cubanos.

    1. Coincido con esa apreciaci贸n. Solo quiero precisar algo. El periodismo cultural necesariamente no implica el ejercicio de la cr铆tica. La informaci貌n cultural -la nota informativa, por ejemplo- es un primer e indispensable eslab贸n comunicativo. Pero hay una difeerencia entre la agceitila burda e irrepsosnmable, farandulera y banal y la infomaci貌n seria, fundamentada, argumentada, objetiva aunque «intencionada» (qu茅 palabrita pero no encuentro otra para hacerme entender), que lleve al lector, el oyente, televidente o receptor en las plataformas digitales y redes sociales a contar vcon elementos de juicio. Perdonen la descarga.

      1. Se帽or Pedro, pero es que en nuestros medios oficiales ya no tenemos siquiera esa gacetilla burda e irresponsable, farandulera y banal que, al menos, mov铆a al debate. Recordemos lo 煤til que fue, en ayudar a los lectores a pensar, la secci贸n Por el ojo de la aguja de Soledad Cruz, en el Juventud Rebelde o en este mismo medio los an谩lisis de Joaqu铆n Borges Triana en Los que sue帽an por la oreja, ambos espacios perdidos. Mis saludos para usted

    2. Con Jorge una coincidencia: extra帽o a Joaqu铆n y Soledad en JR. Con Jorge una discrepancia: Ellos no cedieron JAMAS AL FARANDULERISMO. Y lo que llama «medios oficiales», tanto como los «no oficiales» S脥 EST脕N PLAGADOS DE BANALIDADES Y LENTEJUELAS. Y vamos, no me gustan los t茅rminos de oficial o no para los medios, pues no se ajusta a la verdad. Granma, por ejemplo, es el 贸rgano oicial de una organziaci贸n pol铆tica, pero cuando Rolando P茅rez Betancourt escribe sus sustanciosas cr铆ticas de cine, no lo hace desde una cabeza «oficialista»

      1. No, disculpa, no me expres茅 bien o no me entendiste, por supuesto que para nada esas secciones respond铆an a las gacetillas, puse esos nombres y esos espacios como elementos importantess en el desarrollo de una critica cultural. Mis saludos otra vez

  • Muchas piensan que hacer periodismo cultural es f谩cil. Lo asocian muchas veces a una labor m谩s de promoci贸n que de verdadero periodismo. Me gustar铆a saber que acciones de superaci贸n se impulsan sobre todo desde la AHS, la UNEAC y la UPEC, para contribuir a la superaci贸n de los profesionales de la prensa que se dedican a la cultura. Saludos

    1. Le comentar茅 de lo que hemos logrado en Camag眉ey a partir del impulso que ha significado este Coloquio. En la primera edici贸n, desarrollada a finales de mayo del 2018, quedaron como propuestas de acciones mantener el evento, gestionar y dise帽ar posgrados a nivel nacional para la especializaci贸n del periodista cultural (pues particip贸 Liudmila Pe帽a, una periodista holguinera que logr贸 una propuesta como resultado de su tesis de maestr铆a), y continuar abordando los temas de formaci贸n e investigaci贸n en el periodismo cultural.
      Nos propusimos un proyecto con las siguientes v铆as de irradiaci贸n del proyecto:
      1. Curso de formaci贸n
      Los cursos durar谩n varios meses para profundizar en tem谩ticas espec铆ficas: investigaci贸n para periodistas culturales, semi贸tica de la cultura, teor铆a y pr谩ctica de la cr铆tica, historia de la cultura cubana, apreciaci贸n de cine, apreciaci贸n de artes pl谩stica, apreciaci贸n de m煤sica, teor铆a del arte.
      2. Mesas redondas sistem谩ticas
      Funcionar谩 a trav茅s de encuentros sobre temas especializados, que pueden tener una frecuencia mensual o mayor, de conjunto con la C谩tedra Alejo Carpentier, de la Universidad de las Artes.
      3. Coloquio
      El evento ser谩 el colof贸n de las acciones desarrolladas durante el a帽o, como espacio de autoexamen y sugerencia a partir de las nuevas demandas que se generen.
      De la alianza AHS-Upec logramos:
      2018, segundo semestre: Curso de posgrado El patrimonio arquitect贸nico como memoria hist贸rica, a cargo del Dr. Henry Mazorra Acosta, acreditado por la Universidad de las Artes Filial Camag眉ey.
      2019, enero-junio: Curso de Semi贸tica General, a cargo de la C谩tedra Alejo Carpentier de la Universidad de las Artes Isa Filial Camag眉ey.
      2019: mayo-noviembre: Diplomado en Edici贸n de Textos, a trav茅s del Departamento de Estudios Socioculturales. Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad 鈥淚gnacio Agramonte y Loynaz鈥 de Camag眉ey.
      Falta mayor articulaci贸n para lograr acciones no solo durante el Coloquio y adem谩s que nos permitan influir durante el a帽o m谩s all谩 de Camag眉ey.

  • 驴En opini贸n de ustedes, cu谩l es el g茅nero m谩s dif铆cil en el periodismo cultural? En lo personal cu谩les han sido para ustedes los mayores retos en estos tiempos de pandemia?

    1. No en el periodismo cultural, siuno en el periodismo en general: la entrevista. Es mi caso, no el de otros. 驴Retos? Tratar de estar al d铆a de lo qeu sucede en Cuba y el mundo; saber encontrar y discriminar

    2. Tambi茅n el g茅nero m谩s desafiante para m铆 es la entrevista. Entrar al mundo de ese ser humano requiere preparaci贸n culturalmente hablando, pero sigue siendo mi g茅nero preferido por el ejercicio del criterio que demanda ese di谩logo. La pandemia ha limitado la posibilidad de la cercan铆a, de mirar a los ojos sin tener otra que preocupaci贸n que la de tocar lo profundo del entrevistado. Extra帽o eso.

      1. En el caso del ejercicio durante la pandemia, Yane, en la entrevista se pierde la magia del entorno, es decir ese ojo que ha de tener el entrevistador para percibir subjetividades que no se dicen al responder un cuestionario y que a larga distancia no se pueden percibir. Cari帽os y gracias por su generosidad de elogios conque nos acunas siempre.

      2. Saludos, primero. Me gustar铆a agradecer la existencia de este forodebate que a m铆 entender es una extensi贸n de ese coloquio tan prestigioso que han sabido crear con tan buen tino la asociaci贸n en Camag眉ey y especialmente yanetsy. Creo que hay muchos temas que abordar en este foro, dado que el periodismo cultural es un 谩rea de especializaci贸n con importantes sub 谩reas que requieren de estudio y profundizaci贸n para un abordaje coherente de la realidad cultural cubana en toda su diversidad. Concuerdo con la idea de que no se debe menospreciar el valor de la informaci贸n, es fundamental su uso para garantizar el acceso a las producciones de bienes y servicios culturales, sin embargo creo que la necesidad manifiesta actualmente es la de la existencia de otros g茅neros que permitan una inmersi贸n en nuestra realidad. Creo que la pandemia ha sido una excelente oportunidad para dar rienda suelta a la b煤squeda, a la investigaci贸n creo que se han visto buenos trabajos en todos los medios. Sin embargo creo que una de las grandes carencias ha sido la asistencia de estrategias editoriales, creo que una de las grandes necesidades de nuestro periodismo es l pensamiento estrat茅gico creo que una estrategia coherente y pensada da espacio tambi茅n a la flexibilidad, a la cr铆tica es una oportunidad tambi茅n para la evaluaci贸n del trabajo y sobre todo permite que se identifiquen avances y retrocesos en la pr谩ctica del periodismo cultural. Poco a poco ya rato que ir aprendiendo a manejar de mejor manera estas situaciones y garantizar que la reflexi贸n sea un elemento distintivo en nuestras publicaciones

      3. Muy oportuno que se haya traido a colaci贸n este g茅nero, pues de veras deviene todo un reto para quien la realiza. Desde mi experiencia como periodista la entrevista requiere de una prepararci贸n previa de quien la vaya a realizar, m谩s que nada intentar dominar un poco de conocimiento sobre qui茅n es el entrevistado, a qu茅 se deica, su precedente, sus 茅xitos… pues de no ser as铆 se corre el peligro de no estar a la altura de esa persona que nos ofrece su tiempo.
        Una pregunta superficial, mil veces ya hecha , no aportar谩 nada, o casi nada a ese trabajo que se desea realizar. Las reguntas «comunes» , de clich茅s, siempre son de relativo mal gusto para un entrevistado, m谩s a煤n si se trata de un artista de renombre con una larga trayectoria.
        驴Cu谩ntos matices se pueden descubrir de eso que el periodista busca con su entrevista si logra hacer un pregunta bien sedimentada, estructurada, pero a la vez simple, directa, sincera?
        SE gana el total respeto de su entrevistado si es as铆, pues logra despertar en 茅l la curiosidad si se establece empat铆a. Incluso depende del periodista poder lograr que esa persona se sienta c贸moda y se abra a la conversaci贸n.

    3. A mi la entrevista me encanta y a la vez es el g茅nero m谩s complejo, pero permite como ninguno adentrarse en la vida de otra persona, conocer detalles 煤nicos que luego uno cuenta. Y en medio de esta pandemia ha sido la entrevista tambi茅n lo m谩s complejo, ya que las distancias impiden cosas tan simple como la posibilidad de mirar bien cada gesto que hace el entrevistado durante la entrevista.

    4. Coincido con Yanetsy y Pedro en que el g茅nero m谩s dif铆cil es la entrevista, por la preparaci贸n que requiere y porque se dialoga en simult谩neo con la subjetividad y el contexto del otro. Es absolutamente diferente a la labor period铆stica sobre una obra. Pero es, a la vez, uno de los g茅neros que m谩s disfruto porque se ingresa sin filtros en el mundo de los artistas y porque interpela los propios juicios y subjetividades.
      El principal reto en el contexto de pandemia ha sido para m铆, por un lado, encontrar el objeto period铆stico, sobre qu茅 hablar cuando la oferta cultural disminuye o cambia de soportes y formas. Y, por otro, agudizar la creatividad a la hora de comunicar las manifestaciones culturales de los espacios para los que trabajo; porque la sobre virtualidad crea invisibilidad y a la vez la cultura a trav茅s de soportes virtuales puede ser menos atractiva, y esto obliga a comunicaciones m谩s creativas.

  • Hola! S贸lo quer铆a se帽alar que, en tiempos donde la cantidad de eventos art铆sticos y literarios se reduce por la situaci贸n de aislamiento social, se vuelve todav铆a m谩s importante que el periodismo cultural ampl铆e su mirada hacia otras manifestaciones de la cultura como el humor popular (acrecentad铆simo y creativo en esta coyuntura) y las luchas sociales, dentro de ellas con mucha fuerza las luchas identitarias, que han continuado, se han reactivado en algunos casos, y han adoptado nuevas formas como proceso cultural

    1. No hace falta pandemia para prestar mayor atenci贸n a la cultura popular. En el 煤ltimo Consejo Nacional de la UNEAC hubo quienes reclamaron m谩s espacio en galer铆as para los humoristas gr谩ficos y yo repliqu茅: parece que no estamos entendiendo los camabios de canales y modos de hacer. 驴D贸nde est谩 entre nosotros el an谩lisis cr铆tico de los memes y de su proliferaci贸n en las redes sociales?

      1. Tienes raz贸n, Pedro, no ha existido un ejercicio cr铆tico en torno a los llamados «memes» como elemento de s铆ntesis comunacional en el manejo de la iron铆a y la burla, ser铆a interesante trabajar sobre este aspecto que ahora, en el mundo de la virtualidad, no se puede desconocer ni verlo como un elemento menor o un flashazo.

      2. Creo que respecto a los memes y su proliferaci贸n c贸mo lenguaje creativo resultado de la evoluci贸n de la web 2.0, hay mucho que decir y al mismo tiempo creo que la velocidad con que crece la penetraci贸n de internet en Cuba es perceptible la ausencia del an谩lisis de este y toda su producci贸n cultural y simb贸lica como un fen贸meno consustancial a nuestra realidad. Primero es bueno decir que en la.medida que se sigan viendo las redes como algo externo y ajeno a nuestras vidas va a haber siempre en nuestros medios una visi贸n reactiva y pasiva frente a lo que sucede en las redes, creo que es hora de desterrar prejuicios sobre lo que sucede en las redes sociales, porque tambi茅n somos parte de ellas y una pertenece de nuestras vidas en la actualidad transcurren ah铆. Por eso es vital que el periodismo cultural sirva tambi茅n para ayudar a discernir contenido y sobre todo sea tambi茅n una fuente de producci贸n que genere inter茅s por lo nacional

      3. Muy buena observaci贸n Pedro de la Hoz. La proliferaci贸n de memes, sticker, challenges y avatares en las redes sociales a partir de determinados sucesos, no s贸lo culturales, pues tambi茅n demuestra las apropiaciones y decodificaciones que hacen nuestros internautas de lo que sucede a su alrededor. El traspaso de un m贸vil a otro a trav茅s de grupos o chats personales de estas «creaciones» son las formas en las que hoy se da «chucho», se critica, se piensa como pa铆s y se analiza la complejidad de un determinado hecho, y hay en algunos de esos di谩logos, verdaderos debates y maneras de interpretar la cultura cubana y sus protagonistas.

  • Hola Gloria. Muy interesante las experiencias que compartes. En Cuba disfrutamos mucho del cine argentino. Es uno de los cines nacionales m谩s seguidos en los festivales de cine y tambi茅n ha tenido espacio en nuestra televisi贸n. Tengo entendido que, a pesar de la pandemia homogeneizadora del cine hegem贸nico, en Argentina hay un circuito poblacional que consume el cine del pa铆s. Mi pregunta ser铆a qu茅 papel crees que ha jugado y puede jugar el periodismo para sostener y ampliar esta pr谩ctica cultural que es tan importante para la soberan铆a, identidad y enriquecimiento est茅tico del pueblo argentino

    1. Hola, Luis. Interesante tu pregunta y me alegra que el cine argentino sea disfrutado y valorado en Cuba, como en otros pa铆ses porque, s铆, hay pel铆culas argentinas excelentes, desde siempre.
      Creo que la legitimaci贸n de las pel铆culas, y del cine de un pa铆s en general, es un fen贸meno complejo que depende de la programaci贸n de los festivales prestigiosos, de los cines locales, de los consumos masivos pero en el que sin dudas el periodismo es una variable fundamental. Es dif铆cil que el p煤blico quiera ver algo de lo que los medios no est茅n hablando, necesita referencias y el periodismo sigue siendo una fuerte (no la 煤nica, pero s铆 una fuerte).
      En Argentina, por suerte, contamos con periodistas que dan much铆simo lugar a las producciones nacionales y que han sabido ayudar a posicionarlas, a difundirlas y a disminuir prejuicios sobre el cine argentino que antes eran m谩s marcados o generalizados (que el cine argentino es lento, aburrido o costumbrista, por ejemplo; cosa que claramente no es as铆 pero mucha gente piensa).

  • Que bueno, amiga, contar con su visi贸n personal desde la perspectiva de su ciudad enriquece el debate porque le da una dimensi贸n m谩s amplia al fen贸meno. Saludos desde Cuba. Una pregunta: 驴C贸mo se visualiza la cr铆tica cultural en su entorno, la considera en crisis o desarrollo, existe una cr铆tica responsable al margen del amarillismo y la fatua far谩ndula?

    1. Argentina es un pa铆s grande, con muchos medios de comunicaci贸n muy diferentes, por lo que hay de todo. Hay mucho amarillismo y far谩ndula, mucho contenido vac铆o y contraproducente. Pero tambi茅n hay una cr铆tica responsable e interesante, periodistas serios y apasionados hablando sobre manifestaciones culturales valiosas.
      Creo que el desaf铆o es lograr llevar a los p煤blicos de un lado para el otro y eso implica, entre otras cosas y en la medida de lo posible, hablar un lenguaje que todos puedan entender y brindar argumentos y ret贸rica que hagan que tanto el objeto period铆stico como el mensaje sean atractivos.

  • Gracias por compartir esos ejemplos. Al final en cierta medida han cambiado para bien las pr谩cticas comunicativas, 驴han podido dialogar con el p煤blico y conocer qu茅 les interesa o hasta qu茅 punto gusta lo que hacen?

    1. Ahora se dialoga mucho por las redes sociales, lo que hay que escoger y echar a un lado mucha hojarasca. Los que me conocen, saben que una de mis 谩reas de atenci贸n es la m煤sica de concierto. Pues bien, en estos tiempos he descubiero nuevas posibilidades de supearci贸n y retroalimentaci贸n almunierme aal grupo en FB M煤sica Cl谩sica Cubana, que modera desde Los 脕ngeles, CA, el compositor y amigo Yalil Guerra. Esto es solo un bot贸n de muestra

  • El forodebate me motiv贸 la busqueda de un art铆culo hecho hace un par de a帽os, acerca de los antecedentes en la cultura cubana: 芦El criollo multicultural y transcultural es un sujeto que toma conciencia de s铆 mismo y muchos se reconocen como alguien diferente al 鈥渆spa帽ol鈥 en tanto prevalece el amor por la naturaleza de la Isla. Este criollo va manifestando sus ideales a trav茅s del arte, la literatura y la historia.
    La Villa de Santa Mar铆a del Puerto del Pr铆ncipe es el dep贸sito de una joya cultural de aquellos tiempos: Espejo de Paciencia. Es ese un poema 茅pico hist贸rico escrito por Silvestre de Balboa en 1609, basado en un hecho real ocurrido cuatro a帽os antes en el que se utiliza por primera vez la palabra criollo. En el texto se aprecian un fuerte sincretismo religioso y cultural: ritos africanos, abor铆genes. Expresa la debilidad del indio y la fortaleza f铆sica del negro.
    Lo interesante consiste que esta obra literaria, junto a otros sonetos del propio autor, no surge de la nada, sino que revela para los historiadores la presencia de bien dotadas bibliotecas privadas en la Villa Principe帽a, producto de la adquisici贸n y encargos a Espa帽a, adem谩s de las provisiones tra铆das por viajeros y j贸venes residentes que iban a cursar estudios superiores en importantes ciudades europeas.禄

    1. Caridad, agradezco tu inter茅s en mi opini贸n sobre el tema, pero la verdad es que no lo conozco tanto como para opinar. Sin dudas este encuentro me ha servido para conocerlo m谩s en profundidad y me ha disparado curiosidades con las que, seguramente, m谩s adelante podr铆a contestar tu pregunta.
      Lo que s铆 puedo decirte, en base a este encuentro, es que veo debates interesantes, elevados, serios y honestos y periodistas culturales apasionados y trabajadores en tu pa铆s. Algo, sin dudas, de lo cual pueden estar orgullosos.

  • Considero que el tema a tratar es de suma importancia en tiempos en los que los asuntos de la cultura deben ser mirados desde otra perspectiva. Y en todos los 谩mbitos period铆sticos o no, ha existido una apertura al mundo digital.

  • Hola amigos: Me alegra participar en este forodebate y leer tan interesantes y sustanciosos comentarios que ha motivado el mismo. En lo particular, tendr铆a que ir uno a uno para ir compartiendo mis ideas sobre estos temas, que tanto me interesan y al mismo tiempo preocupan, pues nuestro periodismo cultural, el realizado a 煤ltimo minuto en la redacci贸n o mayormente informativo, y el m谩s anal铆tico, cr铆tico y especializado, propio de ciertos espacios en la prensa o en medios a fines, tiene muchas puertas a煤n que abrir, sitios a donde llegar, espacios que ocupar, donde los j贸venes ocupamos (ocuparemos) un sitio importante. En estos d铆as se ha visto de todo, artistas que se aprovechan del momento, en provincia se ve m谩s, con obras con poqu铆sima calidad, realizadores que estimulan esto para cobrar por estos materiales, triunfalismo… Y por otra parte, los medios intentando llegar la noticia cultural, a falta de programaci贸n, las cr贸nicas, los art铆culos a prop贸sito de fechas, aniversarios… Y el Ministerio de Cultura, por otra parte, ha hecho un trabajo meritorio, con todas sus instituciones, organismos… para promover estas fechas y aniversarios importantes… Es importante, lo hemos comentado en otros espacios, rescatar un ejercicio cr铆tico hacia la obra de arte, el proceso art铆stico… y llevarlo a los medios, pero debe partir de un inter茅s personal, de conocimiento y superaci贸n constante. No es lo mismo especializaci贸n en un sector, por llevar tiempo en 茅l y por costumbre, sectorizacion, que cr铆tica de arte, dominio de un tema.

    1. La situaci贸n por la que atraviesa el mundo ha complejiza el desarrollo arm贸nico de todos los procesos culturales y art铆sticos. Quedar谩 entonces a los artistas e intelectuales, la misi贸n de regenerar aquellos elementos que se han visto afectados desde una nueva perspectiva creativa. La espiritualidad debe ser revitalizada en la zonas donde se resquebraja su vitalidad, esa es la 煤nica forma de preservarnos como especie sensible y autoconsiente de la transformaci贸n positiva del entorno. No existir谩 cambio positivo si lo que se genere desde la cultura carece de la fuerza y el valor 茅tico que corresponda en cada caso. El compromiso de los creadores con la realidad debe ser sustentado en la cr铆tica y el debate oportuno, buscando la columna vertebral de la g茅nesis de los conflictos art铆sticamente mostrados. La ret贸rica tiene que convertirse en accionar concreto que restituya la verdad ausente y que devuelva la fe en lo mejor de la humanidad.

  • Alternativas para la cr铆tica
    El ejercicio de la cr铆tica es tema constante en cada Coloquio de Periodismo Cultural. Somos capaces de detectar las deficiencias que existen y replantearnos nuevas estrategias que resultan de cualquier modo insuficientes. Con esta situaci贸n at铆pica el sector de la cultura fue uno a los que le correspondi贸 tomar medidas inmediatas y cerrar de manera casi instant谩nea todos sus centros de recreaci贸n. Con esta disposici贸n tambi茅n se cerraba el periodismo cultural destinado a las cr贸nicas de eventos. Las redes se volvieron la alternativa id贸nea para que los acontecimientos culturales no quedaran en el olvido ante tantos partes m茅dicos y falsas noticias en la web. Pero quiz谩s este tiempo de reclusi贸n ser铆a justo una buena oportunidad para autoanalizarnos y potenciar la cr铆tica. El estar en casa nos ha dado tiempo a todos para buscar opciones en las cuales emplear el tiempo. Ver pel铆culas, leer libros han sido muchas de las opciones que a menudo veo compartida en las redes. Mas a veces no nos damos cuenta de que desaprovechamos espacios como esos para generar un buen debate. No basta con poner la ficha t茅cnica de una pel铆cula y su p贸ster o la cubierta de un libro, el ejercicio de la opini贸n tambi茅n es necesario. S茅 que hay categor铆as en las que no nos sentimos lo suficientemente seguros como para dar un juicio de valor. Pero la capacidad de pensar es inherente al ser humano. No se necesita un criterio especializado, a veces con propiciar un buen debate es suficiente. Generar contenido de forma cr铆tica en nuestras redes puede ser esa alternativa.

    1. Coincido absolutamente: la cr铆tica, la opini贸n, el juicio es algo que genera debates, agudiza visiones y fuentes y no solamente por parte de periodistas o cr铆ticos especializados. Es v谩lido desde cualquier espacio.

  • Estoy de acuerdo con Pedro! Ojal谩 hubiera existido ese taller en mis a帽os de estudios. En la carrera de Musicolog铆a se dan algunas pinceladas de herramientas period铆sticas e imagino que en las otras especialidades igual, pero es s贸lo en la pr谩ctica profesional donde realmente se adquieren esos conocimientos.
    Es cierto que el 茅xito de hacer buen periodismo lo da el ejercicio y perfeccionamiento diario, pero sin dudas tener una base desde la Universidad ser铆a de mucha ayuda!
    Argeliers Le贸n dec铆a que : «no es hacer a los periodistas m煤sicos, sino a m煤sicos que hagan periodismo».
    S铆 pienso que pueden exitir trabajos period铆sticos sobre m煤sica muy buenos, si hay un conocimiento real de esa manifestaci贸n: como usted mismo. Y tambi茅n los periodistas que se dediquen a trabajar la m煤sica deber铆a en el fondo tener alg煤n conocimiento m铆nimo, o si no se queda en el nivel descriptivo y superficial porque no es capaz de decodificar las obras.
    Debemos de lograr alianzas entre music贸logos y periodistas, porque cada uno tiene conocimientos particulares, unos el conocimiento musical y otros, los de la comunicaci贸n, para lograr trabajos de calidad. Lo digo desde mi trabajo con periodistas como Yanetsy y Yahily con las que he aprendido mucho.

    1. Estimad铆sima Heidy. De esos m煤sicos que hicieron periodismo aprend铆 y aprendo mucho: Natalio Gal谩n, Edgardo Mart铆n, Harold Gramatges, Tet茅 Linares, 脩ola Sahig, Hilario Gonz谩lez y, por supuesto, Alejo Carpentier

  • Ten mi abrazo, Jos茅 Luis Estrada. Eres el autor intelectual del Coloquio aunque no has podido llegar a Camag眉ey durante el evento, pero has estado presente siempre. Recordando el taller Villena y tus reflexiones acerca de la presencia de las provincias en tu p谩gina de Juventud Rebelde, 驴qu茅 opciones has tenido de los corresponsables para la versi贸n impresa de un peri贸dico que es bien recibido en toda Cuba?

  • Quiero destacar que en los momentos en que los periodistas especializados en temas culturales, intercambian sobre sus experiencias, el pueblo cubano, desde las 10 :30 am despide a un ejemplo de consagraci贸n a la cultura Rosita Forn茅s. Seg煤n publica Granma, en el teatro Mart铆, de la capital del pais «se hace un orden que permite cumplir las instrucciones para la protecci贸n sanitaria de nuestros compatriotas, preservando las distancias, usando los medios de protecci贸n establecidos y respetando las indicaciones de los organizadores del funeral.(…) El cortejo f煤nebre partir谩 del Teatro Mart铆 alrededor de las 3.00 pm y transitar谩 por Prado, Malec贸n y 23 hasta 12. El pueblo podr谩 despedirse de la artista que honr贸 y honra durante ese trayecto. La ceremonia en el Cementerio de Col贸n ser谩 privada.禄

    1. S铆, Jos茅 Gilberto Vald茅s, aqu铆 estamos en el foro, cumpliendo con los compromisos hab铆amos contraido con el coloquio, con la AHS, pero desde aqu铆 le rendimos homenaje a nuestra Rosita Forn茅s, la gran Vedette de Cuba. Sobre nosotros los periodistas recae parte de la responsabilidad de no dejar que su legado, su obra grandiosa, no caiga en el olvido. Ser铆a una desverg眉enza para el gremio. Abrazos

  • Nuestros periodistas culturales, o de Cultura, o especializados, he ah铆 la fortaleza de los medios para seguir tocando la cultura en tiempos de pandemia. Porque de nada valdr铆a que los artistas, los intelectuales, los investigadores, los promotores, los trabajadores todos de los diversos sectores que protagonizan los hechos asociados a las amplias tem谩ticas que «encerramos» en Cultura, siguieran produciendo, aportando, hurgando, sugiriendo, si no tuvi茅ramos las personas con la sensibilidad de contar sus historias desde su grandeza real; con la profesionalidad de reinventarse las maneras de indagar, de preguntar, de observar, de cuestionar aun desde lejos, aun en condiciones distintas (que bien valdr铆a la pena sostener cuando fuera preciso), supongo que desde la inspiraci贸n martiana que tiene en com煤n la mayor铆a; con el convencimiento pleno de lo que tanto ha defendido el Coloquio sobre Periodismo Cultural desde Camag眉ey para Cuba: ellos, los sensibles y los profesionales se saben aprendices, reveladores y hacedores de mucho m谩s que el espect谩culo o la far谩ndula, ellos s铆 conocen de la hondura de esa palabra que define sus p谩ginas impresas, y por eso desde el periodismo tambi茅n la defienden.
    PD: En el peri贸dico Adelante (de Camag眉ey) arrinconamos su p谩gina a la mitad de la 7 con sus colegas de Deportes (en parte, para dar cuerpo a un suplemento «aparte» y «solo» de enfrentamiento a la COVID-19, y en parte por el susto de no tener con qu茅 llenarla. El resultado nos ha confirmado certezas: tenemos una Cultura infinita sin amarres a eventos, funciones o presentaciones; siempre hay temas y personas por descubrir; los asuntos culturales han estado en el suplemento y la p谩gina 7 no nos alcanza.

    1. Daicar, te agradezco tu presencia desde el primer Coloquio, por devolvernos la esperanza ante un se帽alamiento reiterado en cada edici贸n, referido a la poca presencia en nuestros debates de directivos de los medios y de decisores de Cultura. Como directora de Adelante, mi peri贸dico, nos has acompa帽ado y eso vale mucho.

  • Felicitaciones a los coordinadores de este foro y a los 芦dialogantes禄 especiales a los que convoc贸: Si algo demuestra la grave situaci贸n de fragilidad a la que est谩 expuesta la humanidad frente a la pandemia del coronavirus es que, como tantas veces se repite, la cultura es salvadora. No solo la cultura art铆stica y literaria, que tantas demostraciones de sensibilidad y humanismo ofrece por estos d铆as, sino adem谩s esa cultura que, durante la no siempre bien recordada etapa de la «Batalla de ideas, se rebautiz贸 como cultura general e integral. Un pueblo como el cubano, forjado en una hermosa cultura de la solidaridad 鈥攆ronteras adentro y fronteras afuera鈥, cuya semilla primigenia est谩 en la bondad y el sentido del bien del alma cubana, tiene todas las posibilidades de salir exitoso de esta «crisis total» a la que nos somete la covid 19. En Cuba ocurri贸 el curioso fen贸meno de que el sentido del bien com煤n, del desprendimiento por el pr贸jimo 鈥攃uyo m谩s extraordinario s铆mbolo es el cuban铆simo Che Guevara鈥 alcanz贸, con la Revoluci贸n, la categor铆a de pol铆tica de Estado. Solo esa combinaci贸n miliagrosa entre el alma de un pueblo y el sentido profundo de sus instituciones hace posible que numerosas brigadas m茅dicas rompan con el cerco de mezquindad al que la derecha m谩s rancia y recalcitrante de Estados Unidos, liderada por Doanld Trump, no pudiera impedir que el amor y todo lo bueno del cubano siga convertida en luz en medio de esta hora de tragedia, en la que no fueron pocos quienes se encerraron en sus fronteras de ego铆smo.
    Pero los valores de la cultura no terminan en la solidaridad, sus 谩ngeles salvadores se extienden a otros 谩mbitos. La cultura formada en estos a帽os en el enfrentamiento a desastres y grandes epidemias, que cristaliz贸 en un s贸lido y especialmente extructurado sistema de instituciones, en cuyo centro est谩 la Defensa Civil cubana, y que privilegia la coordinaci贸n e integraci贸n de todos los factores sociales, es otra diferencia cuando nos comparamos con la respuesta a la pandemia.
    Agr茅guese la cultura cient铆fica. Pese a los problemas que arrastran los modelos socialistas, en la relaci贸n entre desarrollo cient铆fico y bienestar de las sociedades, entre las causas de los derrumbes del llamado «socialismo real», en Cuba, sobre todo en los 谩mbitos m茅dicos y biotecnol贸gico, se form贸 un sistema de valores e instituciones que pusieron al ser humano en el centro de sus prop贸sitos. Esa es otra virtud cubana muchas veces silenciada: el ser humano como centro de todos los empe帽os. No por cusualidad grandes de nuestra cultura afirman que la m谩s dura contienda de la contemporareidad se escenifica entre la tecnocrac铆a y el humanismo. Por ello las bases del nuevo modelo de desarrollo socialista al que aspiramos y ya convenidas entre la mayor铆a de los cubanos deben tener como fin 煤ltimo la construcci贸n de la nueva plataforma humanista de la Revoluci贸n, la 煤nica que garantizar铆a la salvaci贸n de nuestro pueblo y su destino hist贸rico en estas y otras pand茅micas circusntancias. Abrazos desde la sede Nacional de la Upec, 茅xitos en este foro.

    1. Estimado Ronquillo recibimos de coraz贸n sus abrazos, y compartimos sus deseos de 茅xito para los colegas, los participantes en general de este foro, y las organizaciones e instituciones culturales que han de acompa帽ar el ejercicio period铆stico. Desde hoy lo invitamos al pr贸ximo Coloquio, un espacio de crecimiento profesional que se afianza desde su cuna, nuestra querida provincia de Camag眉ey.

  • Agradecemos a todos por su participaci贸n en el forodebate. Ha sido un interesante intercambio. Los invitamos a seguir disfrutando en el Tercer Coloquio de Periodismo Cultural. Hoy a las tres de la tarde se realizar谩 la presentaci贸n de la publicaci贸n Sendas, a cargo de la periodista y escritora Lourdes Mar铆a Mazorra en la p谩gina de Facebook de la AHS. A las 5 pm tendremos el concierto de clausura en el canal de youtube de la Asociaci贸n. Un abrazo

  • Desde el norte camag眉eyano, en Sierra de Cubitas, la cultura ha desempe帽ado un rol decisivo en tiempos de pandemia, apoyando cada una de las disciplinas del arte desde el hogar y en intercambio en la comunidades y desde el distanciamiento f铆sico.
    La participaci贸n de los Instructores de Arte en el proyecto Cultural Con Otra Mirada en la zona Costera de Puerto Piloto,con la realizaci贸n de un muelle cultural en el que se integran otros proyectos que llevan por nombre Nariz de Payaso,Voluntad de Corazones, Alegr铆a Activo, entre otros, destacan entre las iniciativas de mayor impacto.
    Los trabajadores del sector de la Cultura se insertan a otras tareas como la producci贸n de alimentos en jornadas de domingo, adem谩s del servicio de mensajer铆a en la atenci贸n a los adultos de la tercera edad.El apoyo a los estudiantes de la ense帽anza art铆stica con las tareas de creaci贸n y la entrega de instrumentos que facilitan el aprendizaje y el fomento de la historia local, a prop贸sito del pr贸ximo aniversario del centenario de Sola garantizan la vitalidad del sector en tiempos de Coronavirus.

  • Un vital espacio para hacer llegar la cultura a los cubanos

    He recibido la invitaci贸n de la periodista de Adelante, Yanetsy Le贸n, a participar en este necesario foro, acerca de la cultura en tiempos de pandemia. Trabajo desde hace 12 a帽os como Especialista de Contenido en el 脕rea de Inform谩tica de la Direcci贸n Provincial de Cultura en Camag眉ey.
    Poseemos un sitio web, actualmente en redise帽o y actualizaci贸n, aunque tambi茅n disponemos de cuentas en conocidas redes sociales como Facebook, Twitter y Youtube.
    En esta 茅poca de pandemia hemos proseguido con nuestro principal objetivo: promover diferenciadamente el acontecer cultural de la provincia de Camag眉ey, en pos de la defensa, preservaci贸n y enriquecimiento del patrimonio cultural de la naci贸n cubana.
    Para ello, nos basamos en la facilitaci贸n de recursos de informaci贸n digitales sobre cultura a las diversas comunidades de usuarios del Sistema de la Cultura, y de otras 谩reas del saber.
    Seguimos con la visi贸n de acometer una promoci贸n efectiva de los valores de la Cultura, adem谩s de lograr la 贸ptima utilizaci贸n de los recursos de informaci贸n digitales en el 谩rea de Cultura, y cubrir eficazmente las necesidades y requerimientos de los usuarios potenciales de nuestros servicios web, ofreciendo siempre informaci贸n atractiva, novedosa y confiable.
    Entre los objetivos espec铆ficos que hemos venido trabajando se encuentra: promover un amplio movimiento sociocultural en la provincia, impulsado por la vanguardia art铆stica y las instituciones culturales y con la participaci贸n de organismos y organizaciones sociales, a favor del desarrollo de una cultura general integral en nuestro pueblo.
    Tambi茅n constituye objetivo el favorecer la creaci贸n de valores est茅ticos en la sociedad, con 茅nfasis en ni帽os, adolescentes y j贸venes; contribuyendo a la creaci贸n de la 茅tica social, y tambi茅n promover los valores de la Cultura universal y nacional mediante la gesti贸n de recursos de informaci贸n digitales relacionados con la Cultura.
    Normalmente siempre tengo mucho trabajo, localizando informaci贸n, redact谩ndola y disponi茅ndola en la web. Y en estos tiempos de coronavirus se ha redoblado toda mi labor, debido al c煤mulo de informaci贸n existente.
    Las instituciones que m谩s informaci贸n han tributado son el Consejo Provincial de Artes Pl谩sticas, el Consejo Provincial de Artes Esc茅nicas, el Centro Provincial de Patrimonio, el Centro Provincial del Libro, la Biblioteca Provincial y la Direcci贸n Municipal de Cultura, que ha laborado especialmente en todo lo relacionado con el San Juan virtual, desarrollado en la provincia agramontina.
    Realmente todos estos sucesos han constituido para m铆, como especialista, una enriquecedora experiencia, ya que ha demostrado la importancia de la cultura y los creadores en 茅pocas de pandemia, para enriquecer espiritualmente a la poblaci贸n, cuando tanto se necesita llegar a la espiritualidad de las personas, reitero, con contenidos atractivos, novedosos y confiables.

  • Suscripci贸n

    Para recibir nuestro bolet铆n ingrese su direcci贸n de correo electr贸nico