Fiesta de la Cubanía: sello de identidad cultural

Caminar por las calles adoquinadas de la Plaza del Himno en la ancestral ciudad bayamesa, alzar la vista y encontrar —colosal e imponente— el campanario icónico de la patrimonial urbe justo al pórtico de la Iglesia, contemplar orgullosos la parroquia de San Salvador y saber que cada esquina de la villa fue testigo, hace ya 150 años, de la historia del nacimiento de nuestro Himno Nacional estremece y, sobre todo, emociona tanto al ignoto visitante como al más raigal cubano.

Pues qué mejor manera de revisitar el pasado e inmortalizar nuestros cimientos de lucha sino con un homenaje cada mes de octubre a la identidad cultural, al sentir patrio, a esa efervescencia de raíces autóctonas y tradiciones vernáculas fusionadas en una gigantesca Fiesta de la Cubanía, que tiene por sede la Casa de la Nacionalidad.

La Ciudad Monumento es sede anual de la celebración de tal acontecimiento que este 2018 arribó a la XXIV edición y estuvo dedicada al aniversario 150 del inicio de las guerras por la independencia y la interpretación del Himno patrio como motivos principales, además de la declaración por la Unesco del Punto cubano como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Igualmente la cita —en la que no faltaron música, artes plásticas, teatro, cine, literatura, danza, artesanía y buen humor— sirvió para homenajear el aniversario 150 de la Banda de Conciertos de Bayamo, el aniversario 40 del sistema de Casas de Cultura y los procesos de liberación nacional y los vínculos histórico-culturales de las naciones en Iberoamérica y el Caribe.

Intelectuales y representantes de esas manifestaciones protagonizaron las actividades de cada jornada del 17 al 20 de octubre. Dentro de los invitados especiales estuvieron Eduardo Torres Cueva, presidente de la Academia de Historia de Cuba; el musicólogo Jesús Gómez Cairo, director del Museo Nacional de la Música y Ana Sánchez Collazo, directora del Centro de Estudios Martianos. También Olga Portuondo Zúñiga, historiadora de la ciudad de Santiago de Cuba; el músico José Luis Cortés, Premio Nacional de Música 2011; Eslinda Núñez Pérez, uno de los rostros del cine cubano más aclamados, y otras personalidades del ámbito artístico.

El recorrido de la espada ceremonial de Carlos Manuel de Céspedes presidió el homenaje hasta el Museo Casa Natal del propio Padre de la Patria para integrar la exposición 1868: Iniciadores y mártires. La conferencia inaugural del evento estuvo a cargo Sonia Pérez Cassola, musicóloga del Museo Nacional de la Música y abordó el Punto cubano como baluarte de nuestra identidad.

El guateque del punto cubano se estuvo realizando por vez primera en uno de los parques del Centro Histórico de la ciudad, y entre otros importantes invitados, se contó con la presencia del repentista Emiliano Sardiña Rodríguez. Una nueva entrega del evento Crisol de la Nacionalidad Cubana sesionó como parte de los acontecimientos teóricos sobre cultura, identidad y nación, además de la XXX Jornada de Cine Cubano e Internacional y la VI Muestra de CINECORTO Corcel del Cauto.

Presentaciones de El señor de la Música Molida, 100 Toneladas de Salsa, Tony Ávila y su grupo, Eliades Ochoa y el cuarteto Patria, el grupo Frasis, la Orquesta NG La Banda, la Original de Manzanillo, Cándido Fabré, El Niño y la Verdad, el Grupo Moncada y el popular dúo Buena Fe, el cual realizó el concierto de apertura, y otras agrupaciones que visitaron la capital granmense, protagonizaron estos días festivos de octubre.

Como parte de esta cita se desarrolló el Encuentro Nacional de Baile del Danzón, promovido por la sede de la Uneac en la provincia con participantes de todo el país. Mientras que la feria de identidad y tradiciones ocupó cada ángulo de la Plaza del Himno, el Solar de la Rumba en la Pérgola, el espacio Detrás de la guitarra y el Teatrón con espectáculos humorísticos y actores invitados de la talla de Luis Enrique Quiñones (Kike), director del Centro Promotor del Humor.

Asimismo, el Ballet Clásico de Camagüey, la Compañía Morón Teatro, el grupo Ópera de la Calle y Rumbatá ponían a disposición del público sugestivas opciones culturales de lo excelente y representativo en el ámbito artístico a nivel nacional.

En el panorama de las artes visuales, se inauguró la exposición de retratos en miniatura Claustros de mármol, del artista de la plástica Agustín Calviño Insúa (Gólgota) en la sede del Registro del Fondo de Bienes Culturales, como homenaje a los líderes históricos, aquellos que iniciaron las luchas independentistas y quienes la continuaron y contribuyeron a hacerla posible.

Kamyl Bullaudy presentó su muestra personal en el Museo Provincial titulada … la Patria os contempla… en la que explora perfiles martianos con marcado acento conceptual y plasma tradiciones patrióticas bayamesas a manera de viaje por la historia de Cuba.

En el salón expositivo de la Uneac se celebraron los 40 años de vida artística del prolífico creador Wilfredo Díaz con la expo Estampas misceláneas, retrospectiva pictórica mixta tanto de abstracciones como figuraciones de matices surrealistas y paisajismo bucólico.

Flora Fong fue otra de las artistas de la plástica que se sumó a esta celebración con su exposición personal Ciclones en el tiempo en el Centro Provincial de Artes Plásticas. La intervención en una de las paredes de la institución galerística y la presentación de la multimedia: Flora Fong en el siglo XXI: insularidad, paisaje y sincretismo cultural, acapararon la atención del público presente sobre la obra creadora de la amante de la simbología asiática.

La sede de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas acogió la primera muestra artesanal de Bárbara Isabel Suárez Vidal Juega conmigo. La exhibición de las muñecas dejó en casi todos los visitantes el asombro, la admiración y la fascinación, creaciones casi reales como salidas de la imaginación basta solo con observar la precisión y minuciosidad en los detalles. La exposición de clausura en el programa de las artes plásticas cerró en el Teatro Bayamo con Acto de fe, muestra fotográfica de carácter sincrético-religioso del artista habanero Alexis Rodríguez.

Durante la última jornada de la celebración, y en especial cortejo por el Día de la Cultura Cubana, se develó en el Museo de Cera una nueva escultura a manos de la familia Barrios, de la figura de Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí, en presencia de sus tres hijos Alba María Orta Pérez, Jesús Orta Pérez y Fidel Antonio Orta Pérez, Consejero cultural de la Embajada de Cuba en México.

Conferencias, conjuntos folclóricos, conciertos, exposiciones, muestras audiovisuales, ferias de artesanía, venta de libros, presentaciones teatrales y espectáculos músico-danzarios protagonizaron los festejos que por estos días colmaron plazas y parques de la otrora villa San Salvador. La Plaza volvió en el tiempo y contempló nuevamente, sobre el pavimento empedrado, la emotiva interpretación del Himno Nacional, haciéndose más latente el orgulloso palpitar de raíces bayamesas, ciudad que se engalana cada mes de octubre para venerar nuestro arte, nuestra cultura y nuestra idiosincrasia.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Sobre este tema
Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico