Fidel tendrá siempre todo el tiempo

El Jefe se nos fue sin despedirse, en su singular sabiduría fue capaz de reconocer que no necesitaba decir adiós, que comprenderíamos su partida. A la ciudad le fue robada la alegría; rostros largos, miradas trémulas y abrazos que reconfortan sustituyen por estos días la jocosidad tradicional del cubano. En las calles, las voces de cientos de jóvenes se funden en consignas y se escuchan las canciones de siempre, con las que crecimos en las marchas de Fidel, las que se hicieron himnos en los combates que nos forjaron como revolucionarios.

Ahora que su dedo no volverá a señalar el argumento, la verdad, el camino, tenemos su pensamiento. Fidel es un proyecto, es el ciudadano común, el joven de la universidad, el artista de vanguardia o el cuentapropista del barrio. Fidel es el Partido y cada institución que representa y defiende al pueblo de los humildes que liberó definitivamente. Ahora nos toca no mistificarlo, no condenarlo al destierro de los mármoles y los bronces, del cual casi nunca se regresa.

Fidel tendrá siempre todo el tiempo, para conspirar y derrotar imposibles, para seducir a su gente, para estar en la primera trinchera y morir nuevamente si es necesario en el combate por su gente. «Emanciparnos por nosotros mismos y por nuestros propios esfuerzos», «luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo», siguen siendo algunas de las tareas para cada cubano de estos tiempos y los que vendrán.

El Jefe se fue, pero no para quedarse, cada mañana volverá a estar en la bandera que se iza, en la escuela que construyó con su constancia, en el enfermo que sana y en el joven que agarra su mochila, su guitarra y sale nuevamente a conquistar utopías desde el amor. Cuando la vida es sencilla y gigante la obra, entonces no se parte, la despedida es pretexto para estar siempre.

Ahora que no faltan elegías, que el dolor conmueve y se multiplica en cada rincón del mundo, queda la esperanza, la utopía y la palabra empeñada de lograr que la Revolución sea irreversible.

Cuando en las próximas horas rindamos homenaje frente a sus cenizas, los más jóvenes recordaremos a Mariana, la escucharemos repetir aquellas palabras que son campanas para el despertar de los pinos nuevos del pueblo, cuando a raíz de haber recibido Antonio su primera herida de guerra, le dijo a su hijo más pequeño, Marcos: «Empínate, que ya es hora de que pelees por tu patria como tus hermanos».

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Claro Reymundo, es importante que el arte joven y revolucionario ayude a hacer perdurable la obra de FIDEL, en esa linda aventura de respeto, cuenta conmigo. VIVA FIDEL.

  • Hola me gustaría que hicieras extensiva estas letras que los jóvenes de la sección de artes escénicas de la AHS Filial Camaguey, queremos unirnos en una obra gigante de duelo por el mas grande hombre de todos los siglos nuestro Comandante y escribir su historia en un texto teatral que nunca terminara, mis dedos y mis pensamientos no están claro la noticia de su fallecimiento bloquea todo,en una gran tristeza, así que no lo quiero hacer solo así que me apoyo en ustedes, hagan llegar mis letras y una letra escrita por todos los que lo amaron recogerán este drama en una gran puesta en escena de todos los jóvenes camagueyanos para la historia. Gracias Fidel hasta la victoria siempre.

  • Fidel vivirá por siempre en el pueblo revolucionario, en cada uno de los jóvenes que lo vemos como un padre, vivirá en cada hombre digno del mundo, el 25 de noviembre Fidel no murió, se inmortalizó. HASTA SIEMPRE COMANDANTE.

  • Suscripción

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico