Expedici√≥n a Mundo pa√Īuelo

De la mano de la editorial espa√Īola Guantanamera, 2016, llega Mundo pa√Īuelo, libro con el que debuta el poeta Roly √Āvalo.

En este libro el bardo hace una radiografía de la vida habanera, de la familia, de los amigos y amores que contaminan, para bien de la poesía, el yo lírico de este autor. Domina con destreza, el arte de hacer buena poesía, moviéndose del verso libre, en ocasiones a la prosa o a cualquiera de las estrofas rimadas, acentuando su dominio sobre la décima espinela, algo que al parecer viene en los genes de los Díaz-Pimienta.

EL VIENTO FUE ARRANCADO DE RA√ćZ/ pero alguien lo estamp√≥ en primera plana. / El viento fue arrastrado hacia La Habana/ y huy√≥ despavorido del pa√≠s. / El viento se perdi√≥ en alg√ļn desliz/ en alguna tormenta migratoria/ (el alzh√©imer del viento es la memoria)/ El viento tose ante las hojas secas. / El viento le desordena las pecas/ los cabellos y las faldas a la Historia.

Sobre Roly √Āvalo Oday Enr√≠quez Cabrera escribi√≥: ‚ÄúLa versatilidad parece ser su mejor arma. Va de la poes√≠a oral a la escrita; de los temas “felices” a los infelices; del verso rimado al libre‚Ķ Roly √Āvalos es un joven poeta que tiene mucho que decir‚ÄĚ.

Los poemas de este libro son poblados por seres de la noche, seres que recorren las calles de La Habana como fantasmas dopados, seres que invaden las esquinas, seres que habitan los rincones donde agoniza el aliento de la poesía, seres que se desvisten y muestran ese ambiente citadino desde donde el poeta, como pez fuera del agua, devela, se distancia, amonesta, se divierte y lo revuelve todo.

Resultar√° anacr√≥nico esta noche/ descender las escaleras/ dejarse lamer los ojos los o√≠dos/ por las aguas alba√Īales de tu nombre.

La noche, entre otras luces/ garabatea sobre los maniquíes/ estrofas de neón. / Subasto vértigos/ mujeres de opio, cortinas de humo/ calles-cunas, callejones, bocacalles…/ la cuenta regresiva de los semáforos. / El cielo, durante la madrugada, / será un ebrio dilema de cocuyos. /

La noche pide fósforos/ esquinas-pelvis/ citas no, cítaras. / La noche vende una encrucijada/ dos ojos saltones/ y una blusa de tirantes mínimos. / La noche vale su venérea suerte/ su arquitectura de golfos.

Jes√ļs Arencibia desde su columna Tecla del Duende dice: ‚ÄúCon aire irreverente, como siempre es la buena poes√≠a, Roly transita de la ciudad a sus nostalgias, de una mujer a su sin√≥nimo, el ensue√Īo, y uno se va con √©l, casi sin darse cuenta de tanto goce‚ÄĚ.¬†

Mundo pa√Īuelo es una diapositiva de las aventuras de Roly, suerte de interrogante que flota sobre los ambientes literarios, florecimiento de esa estirpe que le viene a Cuba desde el gran Silvestre de Balboa, herramienta necesaria y tremenda, que le permite a √Āvalos trasmutar la realidad, a veces, y replantearse todo a su alrededor.

AL FIN ALCANZO UNA LARVA/ en el fondo del cristal/ con mi lengua. Huele mal. / Es sábado y tengo barba. / Miro afuera. Un viejo escarba/ en el lodo un doble. Llueve. / Llueve rayos de sol leve. / Vuelvo. Ni vaso ni ron. / No hay nadie sobre el sillón/ y sin embargo, se mueve.

En Mundo Pa√Īuelo se establece una especie de di√°logo con el posible lector, algo que desde los primeros versos atrapa, envuelve, conduces la atenci√≥n por caminos intertextuales, que aparentan ser conocidos, pero donde el paisaje cambia con cada lectura o relectura, y obliga a cuestionar los discursos establecidos de generaciones anteriores, a veces tan viciados u obsoletos.

A ESTE POEMA LE SOBRAN PALABRAS. / A√ļn no he escrito la primera y dudo de las otras. / Te lo dedico de todas maneras. / Te pertenece y pregunta por ti. / Puede acabar tranquila, abruptamente/ morir de sed en el pr√≥ximo verso. / No importa: calla. / Ojal√° nunca lo entiendas.

El paso del tiempo, los disgustos, el sarcasmo (re√≠rse de todo), el amor por la palabra bien usada, la irreverencia, el deseo por cambiar la realidad, la poes√≠a y el oficio de escribir, son partes fundamentales del combustible que mueven este primer libro, de un poeta, al cual sus amigos lo consideran un ‚Äúcrack‚ÄĚ que espera ser fichado dentro de ese selecto club al que pertenecen poetas como Mart√≠, Villena y Lezama.¬†

Como si el lodo fuese mar/ avanzas. / La barca pare un grito. / Avanzas pero las orillas/ solo existen en los sue√Īos de Robinson. / Paladeas recuerdos de otras tierras o vidas. / Sientes el escozor/ la cl√°sica inmovilidad/ la previsible ca√≠da/ solo que esta vez no hay fin. / Caes en ninguna parte/ (ese lugar com√ļn).

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Much√≠simas gracias al narrador, poeta y amigo Abu Duyanah por esta rese√Īa. Un placer que lean, escudri√Īen, entiendan, hagan suyos los versos que uno escribi√≥ durante cada noche de cada d√≠a. Es curioso ver c√≥mo se vuelven ajenos y adultos los poemas propios. Gracias de nuevo. Y un abrazo al equipo del portal web de AHS.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico