Esther Montes de Oca, nuestra Alma Mater

Rubiel García González

Presidente Nacional de la Asociación Hermanos Saíz

A ella llegu√©, cuando era estudiante, por medio de Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca, en mi incipiente conocimiento acerca de esos dos gigantes que vieron truncas sus vidas con apenas 17 y 18 a√Īos respectivamente. Pero fue solo cuando ingres√© a esta familia de intelectuales y artistas j√≥venes que es la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, que conoc√≠ verdaderamente a la martiana, la maestra ejemplar, la esposa amorosa y la madre satisfecha.

montes-ocaRecordarla no se debe limitar solamente a memorizar un pasaje de su prol√≠fera vida, prefiero no olvidarla, como me ense√Īaron Fernando, Alpidio y Morlote, quienes tambi√©n presidieron la AHS. Conocerla y vivir de cerca su historia, fue un privilegio que nos dio la vida. En mi mente quedar√° grabado cada segundo que pasamos juntos, tratando de escudri√Īar el origen de su fuerza para reponerse alos golpes m√°s duros que en su existencia centenaria enfrent√≥, desde su natal San Juan y Mart√≠nez, en Pinar del R√≠o.

Cada visita a su casa ‚ÄĒpor cualquier motivo‚ÄĒ comenzaba y terminaba con poemas (algunos realmente muy pintorescos). Hablaba con mucha pasi√≥n de Mart√≠, y de la influencia de su esposo en la educaci√≥n de sus p√°rvulos para que fueran hombres de bien. Nunca dej√≥ de ense√Īar, de sentirse √ļtil y de mantener un saludable sentido del humor.

Cuando en una ocasi√≥n le preguntamos por sus hijos, nos dijo: ¬ęmis dos hijos pueden sentirse contentos y orgullosos¬Ľ, al referirse a la labor de los j√≥venes artistas que siempre la han acompa√Īado desde la AHS. Como Maestra de Juventudes nos convidaba a los m√°s nuevos a ser ¬ęmuy honestos, muy trabajadores, que sigui√©ramos la Revoluci√≥n y que luch√°ramos hasta el √ļltimo momento¬Ľ. Esa es la Esther que no olvidar√© y la que le mostrar√© a mis hijos.

Foto de portada: Archivo AHS

 

 

 

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ