Escena #4: Cartografía para Elefantes sin manadas (+ fotos y videos)

(performance y memoria)

  • ¬ŅPuede un actor superar sus espacios vac√≠os a partir de la escena?
  • ¬ŅPuede reconciliarse/salir distinto?
  • ¬ŅEs la escena un espacio medicinal para quienes practicamos este arte?
  • ¬ŅSanaci√≥n?

Cartografía para Elefantes sin manada es un texto de la dramaturga cubana Laura Liz Gil Echenique. La obra llega a mis manos para ser leída en la primera jornada teatral Repique por Mafifa 2017. Evento que organizó el Consejo Provincial de las Artes Escénicas en Santiago de Cuba y el Estudio Teatral Macubá, cuyo enfoque era direccionar la mirada teatral a la joven dramaturgia cubana. Recuerdo que me dieron a escoger entre varios textos, pero fue este el que me atrapó de inmediato.

No estaba escrito bajo resortes convencionales, m√°s bien parec√≠a poes√≠a pensada para la escena. Un gran mon√≥logo del cual se desprend√≠a un sinf√≠n de emociones. Ante mi lectura, la historia de muchos amigos que han pasado su vida despidi√©ndose, a√Īorando el reencuentro y reinterpretando sus recuerdos. Parec√≠a la historia de un gran porciento de la juventud cubana, la que vivieron mis padres, abuelos y la que estar√°n sentenciados nuestros hijos. La juventud y el desborde de nuestras agon√≠as/frustraciones. La juventud bajo una letalidad miserable/inolvidable.

foto Frank Lahera

Mis primeras impresiones con la propuesta de Liz fueron incontrolables. Las m√ļltiples im√°genes e historias que se desprend√≠an en cada p√°gina no me dejaban aterrizar un proyecto esc√©nico concreto. Tem√≠a que a mis actores les sucediera lo mismo. Ten√≠amos la experiencia de haber tratado con la dramaturgia de Ang√©lica Liddell y un texto cuya construcci√≥n escritural eran muy parecidas, pero Cartograf√≠a‚Ķ no me inspiraba a la fabricaci√≥n del artificio. Entonces decid√≠ hurgar en lo aprendido durante el V Taller de Altos Estudios de Direcci√≥n Esc√©nica, organizado por el Laboratorio Ibsen y la Compa√Ī√≠a Danza Unidos, en conjunto con el Consejo Nacional de las Artes Esc√©nicas y la Casa Editorial Tablas-Alarcos.

Fui invitado en mayo de 2017 por Yohayna Hern√°ndez Gonz√°lez al taller con el director teatral mexicano Aristeo Mora de Anda, l√≠der de la Compa√Ī√≠a Opcional. Durante esos d√≠as conoc√≠ a Laura Liz (que tambi√©n era participante) y convert√≠ nuestras charlas en un interrogatorio sobre su obra. Desde la primera conversaci√≥n supe que el texto se trataba de ella, de su experiencia real con una serie de acontecimientos que marcaron su vida. Laura hab√≠a convertido en poes√≠a el desastre y la ilusi√≥n de d√≠as pasajeros. D√≠as que bien pueden repetirse como una constante a la que no se puede evadir. Cuando se busca algo, se corre el riesgo de descantar cosas/opciones/caminos. Toda b√ļsqueda conlleva a olvidos. Buscar es tambi√©n seleccionar.

Cartel de la obra (dise√Īo Frank Lahera)

Laura me dijo que escribi√≥ el texto cuando vivi√≥ en Argentina. All√≠ tuvo una vivencia ajetreada, se mud√≥ varias veces, resisti√≥ a los apagones el√©ctricos y a la lejan√≠a. Me dijo que lo peor en esas circunstancias es no saber ‚Äúqu√© te llevas‚ÄĚ y ‚Äúqu√© dejas‚ÄĚ. ¬ŅNo es esa la m√°xima de la vida? Not√© que el texto en ella emul√≥ como tabla de salvaci√≥n. Como v√≠nculo con los elementos alrededor de su biograf√≠a que no quer√≠a dejar/olvidar. Cartograf√≠a‚Ķ es un texto sobre el olvido. P√°ginas para detener el curso y enumerar las p√©rdidas involuntarias. ¬ŅPodemos dejar de olvidar? ¬†

El contenido del taller tambi√©n fue √ļtil para entender el texto, o por lo menos para consolidar la lectura que m√°s me interesaba hacerle. Aristeo Mora es conocido por su teatro experimental, un trabajo que va de lo colectivo a lo colaborativo. La investigaci√≥n realizada para su obra: Ciudades Imposibles form√≥ parte de los ejercicios trabajados durante la cita. Recuerdo que nos habl√≥ de su experiencia al regresar a Guadalajara despu√©s de terminar sus estudios en Espa√Īa y c√≥mo se cuestionaba por qu√© era tan dif√≠cil sentirse parte de aquella ciudad. De su necesidad de explorar los sistemas de inclusi√≥n y exclusi√≥n que reg√≠an cualquier urbe. De c√≥mo su encuentro con la ciudad y su arquitectura necesit√≥ una interpretaci√≥n lejos de la ficci√≥n teatral.

foto frank lahera

El taller nos mostró distintas vías para crear dispositivos escénicos e interpretar la memoria. Mecanismos que permiten otra relación con la ciudad y sus residentes como objetos de estudio. El trabajo con el archivo y su utilización como interferencia en la historia oficial en todos sus niveles y la idea de hacer teatro como herramienta de diálogo, acción y pensamiento fuera del marco del arte, fueron los preceptos asumidos como mi mayor aprendizaje.

Ese taller modificó la manera que tenía de interpretar la realidad desde la escena. Durante esos días ejercitamos como compartir una investigación desde diversos formatos, haciendo de ello un encuentro teatral. El taller Visualizador de ciudades Imposibles representó un enlace vital con nociones estéticas e investigativas que luego terminarían por definir mi proyecto de puesta en escena.

foto Frank Lahera

Al organizar el proyecto de Cartograf√≠a‚Ķ con el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA, surgi√≥ un segundo espect√°culo: Pol√≠grafo. Pero este no pudo ser representado, los organizadores del evento no entendieron las razones por las cuales la funci√≥n solo permit√≠a 15 espectadores. Un ejercicio donde el p√ļblico se convert√≠a en performance sin entender su condici√≥n de espectador. Un concepto al que volveremos, ahora que quiz√°s sea obligatorio reducir el n√ļmero de personas en salas teatrales y espacios de representaci√≥n. Lo cierto es que Pol√≠grafo es de esos proyectos destinados a salir cuando la obra del creador ha avanzado en el tiempo, antes es inentendible/cuestionable/absurdo.

foto Frank Lahera

El texto de Laura corrió con más suerte, mis actores se involucraron en el proceso desde sus propias biografías y materiales imprescindibles. El juego del teatro se convirtió en el juego de sus vidas.

La lectura colectiva de la obra transform√≥ el escenario en un tratado sobre la soledad/la distancia/la memoria familiar/el tiempo como imposible y las posesiones materiales. Es el √ļltimo d√≠a en una casa con la que tienes una conexi√≥n familiar/energ√©tica/emotiva, es el √ļltimo d√≠a que estar√°s entre esas paredes y tienes la necesidad de revivir situaciones, elegir ‚Äúqu√© te llevas‚ÄĚ y ‚Äúqu√© olvidar√°s‚ÄĚ.

foto Frank Lahera

Los actores entraron y salieron de escena con sus propias pertenencias, sus padres y amigos. Nuestros ensayos fueron comprender un cuestionario de una veintena de preguntas dise√Īadas para vivir sobre las tablas. ¬ŅSi te encontraras en esa situaci√≥n qu√© har√≠as? Cada actuante tuvo que vivir durante 50 minutos una historia real, una historia donde mostraron sus deseos y miedos. La propuesta como en otras anteriores del grupo, tambi√©n cuestionaba el hecho teatral en s√≠ mismo. Hab√≠a un marcado inter√©s por mostrar al teatro como un espacio de supervivencia real.

Las complejidades m√°s angustiosas en este trabajo yacen en la elecci√≥n de cada actor para vivir un suceso real ante los espectadores. El primero de los tres actores, Jos√© Alfredo Pe√Īa Ortiz, escoge pasar esa noche con sus amigos, e invita a cuatros compa√Īeros de la infancia, trae su guitarra y su ropa friki, trae su mochila llena de recuerdos que evidencia la amistad, algo que repiten sus cuatro invitados. La actriz Maibel del Rio Salazar escoge a su madre, la persona que m√°s significa para ella y lo muestra, su canci√≥n preferida, el biber√≥n donde tom√≥ leche hasta los 25 a√Īos de edad. El √ļltimo actor, Alexis Mart√≠ Veranes, prefiere estar solo. Una elecci√≥n que lo desnuda frente a su mayor conflicto. Trae pocas cosas con √©l, no tiene nada de valor ni a nadie para despedirse, su elecci√≥n es su √ļnica posibilidad. En esencia, la selecci√≥n de cada uno es un reflejo profundo de sus vidas, de sus tribulaciones, de sus dudas. Estas elecciones convierten a la obra en un acto de sinceridad absoluta. ¬ŅAutoficci√≥n?

La verdad es utilizada para conducir al p√ļblico por una historia que sucede en el momento, que se construye mientras el espectador se replantea su relaci√≥n con sus amigos, sus padres, consigo mismo, pero sobre todo su relaci√≥n con el teatro. Un elemento significativo en el trabajo del grupo, la preocupaci√≥n ideo-est√©tica sobre el imaginario colectivo que se tiene sobre el teatro.

¬ŅQu√© te gustar√≠a cenar en una noche como esa? Les pregunto durante el trabajo investigativo. De la respuesta naci√≥ el final de la obra. Una comida confeccionada por todos, una mesa donde se comparte por √ļltima vez. El p√ļblico sabe que es el final pero que la acci√≥n no va a parar, es real, nadie dejar√° sus platos para saludar, para recibir los aplausos. El p√ļblico se retira, mientras en la mesa, la teatralidad de la vida hace de la obra, un ejercicio humanamente hermoso.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ