Escena #3: Y los peces salieron a combatir contra los hombres (+ fotos y videos)

  • ¬ŅC√≥mo se construye una met√°fora?

  • ¬ŅC√≥mo reconocer a su autor?

  • ¬ŅPeces vs hombres?

Dice Angélica Liddell que el arte es la expresión del sufrimiento que la política causa en los hombres. Tal vez sea la razón por la que ella insiste en llevar la metáfora a la carne.

Cuando a√ļn el p√ļblico saborea los efectos de la obra El Deseo (otro panfleto esc√©nico), lleg√≥ un nuevo estreno del grupo. Una obra igual de pol√©mica e irreverente: Y los peces salieron a combatir contra los hombres. Un montaje a partir del texto original de la dramaturga espa√Īola Ang√©lica Liddell. Era diciembre de 2016 y el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA cerraba en el patio de la Casa del Joven Creador en Santiago de Cuba la √ļltima edici√≥n de un improvisado festival, Teatro de Oto√Īo.

foto Alcides Carlos Gonzales Díaz (Tití)

Esta vez nuestro espect√°culo cont√≥ con el apoyo de la beca de creaci√≥n El Reino de este Mundo que la AHS me otorgara en ese a√Īo. Un apoyo sin el cual no hubi√©ramos podido producir la obra. Es conocido que las becas de la AHS no solo dan apoyo econ√≥mico, tambi√©n moral.

Mi recorrido con Ang√©lica Liddell y su teatro hab√≠a empezado meses atr√°s cuando en un taller, con la investigadora mexicana Roc√≠o Judith Galicia Velasco, me hab√≠an llegado sus textos y videos. La profe nos cont√≥ sobre su experiencia con el teatro de Ang√©lica, de c√≥mo la b√ļsqueda del dolor en ella era una representaci√≥n del dolor ajeno. Nos habl√≥ del absurdo y la enfermedad como elementos est√©tico ineludible de sus performance. De c√≥mo su creaci√≥n esc√©nica siempre es nueva ante la vista del espectador, el cual es retado de forma constante. Descubrir a Liddell fue un hallazgo para m√≠, uno que signific√≥ descifrar a toda su generaci√≥n. Con ella abr√≠ una puerta hacia un conocimiento que enriqueci√≥ mi visi√≥n del teatro y del arte.

foto Marvin Rodríguez

Y los peces… es un texto contra la muerte. Su autora lo declara como una obra antisocial porque es un grito contra la mezquindad y el conservadurismo de las tendencias sociales del mundo contemporáneo. Un discurso sobre el anonimato, la pobreza, el racismo y los miles de personas que mueren ahogados tratando de cruzar el Estrecho de Gibraltar.

La maldad y la indiferencia humana ante el dolor ajeno crea espacios vacíos y oscuros. Una tesis que asumí para interpretar aquel monólogo sobre la injusticia y la denuncia en su reconciliación con el arte.

foto Marvin Rodríguez
  • ¬ŅPor qu√© hablar de Europa?
  • ¬ŅQu√© tiene que ver Ang√©lica Liddell con un grupo de j√≥venes de Santiago de Cuba?
  • ¬ŅDenuncia? ¬†¬†¬†

La obra analiza el fen√≥meno de la emigraci√≥n y el racismo desde una perspectiva ofensiva/grotesca/rebelde. Nos pone frente al flagelo hasta descolocarnos, hasta morir de verg√ľenza.

  • ¬ŅSe pudiera tratar la misma situaci√≥n con menos rabia?

El teatro cubano ha abordado en dis√≠miles ocasiones estos temas desde una condici√≥n end√≥gena. La emigraci√≥n cubana forma parte de nuestro retrato hist√≥rico. Sin embargo, en ese entonces sent√≠ que el arte cubano enfocaba la vista sobre el fen√≥meno desde el ojo insular, el ojo que se queda en esta orilla. Montar este texto representaba mostrarle al p√ļblico la misma situaci√≥n sufrida por otros en la distante Europa. El p√ļblico tendr√≠a la posibilidad de analizar los sucesos desde la frialdad que se genera cuando el dolor no es tuyo.

  • ¬ŅPuede no ser su dolor en un pa√≠s que ha perdido segmentos poblacionales tras el flujo migrante al norte?

Nuestro Caribe insular por las caracter√≠sticas sociales y su posici√≥n geogr√°fica es centro de esta cat√°strofe. Seg√ļn el censo de 2000, en los Estados Unidos el 10% de la poblaci√≥n era caribe√Īa y situaba a Cuba con el porcentaje m√°s alto entre los residentes: un 34%. ¬ŅPuede el espectador enajenarse?

foto Alcides Carlos Gonzales Díaz (Tití)

Mirar la emigraci√≥n cubana desde la perspectiva del migrante africano que es excluido de la utop√≠a (llegar a las costas europeas) tambi√©n es hablar de los cad√°veres en el Golfo de M√©xico. Es hablar de un viaje que no termina al cruzar el mar, para muchos esa es la parte del trayecto m√°s f√°cil (prueba y error). Luchar y sobreponerse al complejo proceso de incorporaci√≥n a una sociedad que rechazan al migrante (y asume ese rechazo como una actitud natural) es tal vez lo menos representado por el teatro. Y los peces‚Ķ es un texto con el que se puede amplificar la barbarie en contra de la vida y el desarrollo equitativo en las poblaciones m√°s pobres. ¬ŅEl Estrecho de Gibraltar posee la misma fiebre que el mar Caribe?¬†¬†

Tras la investigación del tema no fue difícil encontrar los nexos con la realidad migratoria de Cuba. Con mi biografía y la historia de vida de mis actores. Historias colectivas de una Cuba en alta mar.

Cartel de la obra. Dise√Īo Frank Lahera

El texto me condujo a la construcci√≥n de un espect√°culo cruel, uno que hizo honor a las l√≠neas ideotem√°ticas de Ang√©lica y que mostr√≥ nuestra postura ante la tragedia. Manejamos elementos perform√°ticos (como sistema simb√≥lico) y otros que se caracterizaban por nuestras b√ļsquedas antropol√≥gicas del tema. Ambos caminos definieron las exploraciones actorales y est√©ticas. Confluyeron en un mismo escenario: personajes, actores, m√°scaras absurdas e individuos que nunca hab√≠an practicado el arte de las tablas.

Me plante√© un escenario total. Un espacio donde el p√ļblico estuviera organizado dentro de la escena, acompa√Īando los movimientos/acciones/posturas de los actores. Despu√©s nos servimos de la arquitectura del lugar para nutrir la puesta de niveles e im√°genes diversas. Quer√≠a rodear al espectador, convertirlo en el centro de todo. Imagin√© un estadio de futbol y convert√≠ al p√ļblico en las porter√≠as. Todo lo dem√°s era escenario. ¬†

Desde una azotea un individuo se mantiene indiferente a la tragedia esc√©nica, que no es m√°s que la tragedia de la vida. Es el mismo que abre el espect√°culo dando por micr√≥fono un mensaje del director. Mensaje que lee mal, sin importarle su trabajo. Hombre com√ļn que sube las escaleras, se quita la ropa y vive una noche tropical mientras escucha la radio y fuma. ¬ŅCu√°l es el mensaje: lo que dice o lo que hace?

foto Marvin Rodríguez

Una perra ladra (Totó). Dorita sabe que el mago de Oz no tiene más poderes que sus mentiras. Dorita busca su perra pero ya no está, se ha ido con el Pescador: un viejo que descubre que los peces empiezan a tener ojos de hombre. Un viejo que alerta sobre la necesidad de darle armas a los pescadores porque un día los peces saldrán del mar a combatir contra ellos, contra nosotros.

foto Alcides Carlos Gonzales Díaz (Tití)

Sumergido en la locura, el viejo pescador nos culpa de esas muertes. Nos culpa de la desigualdad. Tras sus palabras est√° la advertencia. El espectador decide/compara/cuestiona. Dorita canta Somewhere over the rainbow, los ni√Īos se han convertido en cad√°veres ante sus pies.

En sentido general los personajes parecen disfrutar el sufrimient,o pero los actores no. Una contradicci√≥n que hace al p√ļblico disfrutar la comicidad y excentricidad de los personajes hasta que descubre que est√° asistiendo a un tratado sobre el dolor, a un funeral revisitado por los componentes esc√©nicos.

foto Marvin Rodríguez

La Puta (interpretada por cinco actores), el Pescador, La Ni√Īa Dorita, El hombre sobre el mundo (performer sobre la azotea), Tot√≥ (una perrita graciosa capaz de cambiar de due√Īo) y el N√°ufrago (individuo que muta la nacionalidad). Figuras todas que hacen de la carne met√°fora y martirio.¬†

Al igual que Ang√©lica Liddell en el montaje de su texto, trata de criticar su sistema sociopol√≠tico; nuestro montaje puso en duda las razones de la emigraci√≥n cubana sin aludir a ella. Le mostr√≥ al espectador el sufrimiento ajeno, la cat√°strofe del otro, la ignominia de los sistemas sociales que son incapaces de resolver la situaci√≥n, la agon√≠a, la frustraci√≥n, la fragmentaci√≥n familiar y el sue√Īo ingenuo. ¬ŅA d√≥nde dirigir mi cr√≠tica?

El uso del audiovisual con un marcado interés estético nos ayudó a graficar nuestras ideas a través de imágenes reales e inhumanas. Era una muestra documental con su propia dramaturgia dentro del espectáculo. Lo que se proyectaba tenía una intención a nivel de puesta en escena pero estaba tejido de tal manera que hubiera funcionado por sí solo.

foto Alcides Carlos Gonzales Díaz (Tití)

Parte de la m√ļsica y los efectos sonoros eran creados en vivo. La m√ļsica termin√≥ siendo una actriz capaz de hacer m√ļsica y de monologar por los ni√Īos que no llegaron a la otra orilla, donde sus padres depositaban sus esperanzas. Entonces se expon√≠an cifras reales de ahogados, cifras de hombres an√≥nimos que desaparecieron como si nunca hubieran venido al mundo.

El artista performer desnudo sobre la azotea fuma/lee/se enajena mientras observa la obra de teatro y juega a manipular una gran pantalla en la que se proyecta el sinsentido de vivir sin m√°s recurso que la pobreza. ¬ŅEse performer ser√° la imagen del cubano? ¬ŅEn qu√© se diferencia con el espectador presente?

La obra abri√≥ un par√©ntesis sobre la enajenaci√≥n de quienes observan y no toman postura sobre el asunto. Los personajes no dejan de hacer referencia al Se√Īor Puta, individuo sobre el cual cae toda culpa. ¬ŅPero si existe un culpable porque se√Īalar al p√ļblico? ¬ŅQui√©n es el Se√Īor Puta?

Tras la resignificaci√≥n de los elementos esc√©nicos el p√ļblico empieza a dialogar con el entorno. Empieza a preguntarse qu√© hace all√≠, juzgado y sentenciado. Los artificios muestran historias e ideas que ya no parecen falsas y teatrales. La monta√Īa de juguetes de Dorita no es de ella realmente, representa a cada ni√Īo ahogado. Es parte de un altar a la memoria de los cientos de infantes olvidados en el mar, una imagen que nos dice: la muerte de cada ni√Īo es un castigo por nuestros pecados y enajenaci√≥n. Dorita no encontrar√° m√°s a Tot√≥, volver√° a su casa como una mujer cuya virginidad fue arrebatada por la desigualdad social y el asco a la muerte. ¬†¬†¬†

foto Marvin Rodríguez

Sobre el final de la obra se escucha la canci√≥n Balsero, del cantautor cubano Amaury Guti√©rrez. El n√°ufrago saca una bandera, fue lo √ļnico que pudo rescatar de su infausta traves√≠a. Tas ese gesto se confirma todo: la obra va de nosotros. Ang√©lica Liddell en boca de los actores suena a santiaguera, a otra cubanita que sobrevivi√≥ al Mariel. Al t√≠o que no veo hace ocho a√Īos y a los otros integrantes de mi √°rbol geneal√≥gico que solo veo por Facebook. Liddell no fue un pretexto porque cada palabra escrita y dicha habla de nosotros. Al terminar la canci√≥n los actores a√ļn permanecen en escena, condenados a no irse jam√°s, a no romper la √ļltima imagen, son parte del altar de Dorita, son los peces combatiendo la ficci√≥n.

Y los peces‚Ķ evidenci√≥ una postura pol√≠tica/creativa/y teatral coherente con la problem√°tica de los que integraron la puesta: Jos√© Alfredo Pe√Īa Ortiz, Diego Alexander Torres Olivares, Ahmed Ramos Lescay, Adri√°n David Bonilla Ch√≠a, Raudelis Torres Maceira, Maibel del R√≠o Salazar, Amanda Gonzales Ortiz, Frank Lahera O’Callaghan, Lucy (la perrita), Alexis Mart√≠ Veranes y Laura Gonz√°lez Rodr√≠guez. Todos asumieron y transformaron el mon√≥logo de una espa√Īola en un reclamo personal y emotivo.

El espect√°culo solo tuvo ocho funciones, una de ellas en la edici√≥n IX del Festival de Teatro Joven Holgu√≠n 2017. Esta √ļltima no pudo mostrar ni un 10% de todo el trabajo. La escenograf√≠a y la utiler√≠a nunca llegaron al festival e improvisamos una lectura perform√°tica muy alejada de nuestras intenciones.

foto Alcides Carlos Gonzales Díaz (Tití)

Tal vez alg√ļn d√≠a vuelva sobre el texto y sobre un proyecto de puesta que debi√≥ tener mayor circulaci√≥n y di√°logo con el p√ļblico. Y los peces‚Ķ signific√≥ para nosotros, como grupo, la posibilidad de reafirmar nuestro compromiso con un teatro renovador y activo. As√≠ caminamos sobre las aguas que han transitado hombres-peces, hombres sin identidad que esperan el milagro de volver a tierra. No importa sus ojos de pescado ni sus escamas, no quieren ser olvidados.¬†

foto Alcides Carlos Gonzales Díaz (Tití)

El Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA no cree que la miseria sea anterior a la vida de los hombres. Anterior al naufragio. No cree que la miseria sea la eternidad. Esa es nuestra postura ante la bestia triunfante. ¬°Empieza la funci√≥n Se√Īor Puta! ¬°Empiezan los milagros!

D√≠game: Delante de este pescado con ojos de hombre, ¬Ņno tiene miedo?

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ