Entrevista #5: La verdad como un estado mental

(una conversación con la actriz Lisandra Hechavarría Hurtado)

Santiago de Cuba posee un sinf√≠n de nombres que participan con honor en la historia del teatro cubano. Nombres que trascienden la geograf√≠a y las desventajas sociales que pudieran prevalecer ante el desarrollo del arte teatral. Los actores, dramaturgos, directores y dem√°s hombres y mujeres de la escena, hacen de esta urbe su principal motivaci√≥n. Una ciudad llena de conflictos, colores, sonidos y energ√≠a caribe√Īa, que dota a la creaci√≥n art√≠stica de cierta singularidad. ¬†¬†¬†

Las artes escénicas en la ciudad forman parte del pentagrama cultural de los individuos que permanecemos en ella. Santiago de Cuba es una ciudad teatral. De ahí que muchos jóvenes se encuentren con el escenario y el hecho escénico desde distintas circunstancias. Al conversar con la actriz Lisandra Hechavarría Hurtado, quien es miembro del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA, pude percibir misticismo en su encuentro con el teatro. Lisandra posee, a pesar de su juventud, una amplia experiencia de trabajo. Se graduó de la academia de actuación José Joaquín Tejada y de la Universidad de las Artes ISA, en su filial santiaguera. Para ella el teatro es una hermosa muestra de filantropía.       

¬ŅPor qu√© el teatro?

No tuve alternativa, el teatro me eligió y no a la inversa.

A los 14 a√Īos lo ten√≠a s√ļper claro que iba a ser m√ļsico, estudiaba en la escuela de arte Jos√© Mar√≠a Heredia y Heredia, en la especialidad de direcci√≥n coral. Una ma√Īana llego un claustro de profesores actores y directores de teatro captando talentos, y yo que entonces era el doble de entusiasta que ahora, me presente.

Una vez en la academia de actuación me percaté que había llegado a un lugar perfecto. Era una sensación liberadora, al estar allí siendo juzgada y observada sobre la escen, se resolvían de un tajo todos los problemas existenciales de mi adolescencia. En fin, el teatro me puso la trampa y me convirtió en una buscadora incansable por conquistar la belleza. Así comprendí que el teatro es una de las más hermosas muestras de filantropía.

En el arte, los viajes por lo regular son o muy cortos o infinitos. En ninguno de los casos, el trayecto se hace solo ni sin referentes. ¬ŅQui√©nes han sido los maestros en tus viajes?

Bueno, tuve los mejores maestros que un estudiante de teatro en Santiago de Cuba pod√≠a tener en esos a√Īos. Nora Hamze Guilart, Rogelio Meneses, Elena Yanes, Jorge Socarras Linares, Odalis Ferrer, y en estos √ļltimos a√Īos a Alina Narciso, directora de teatro italiana quien me ha ayudado a descubrir cu√°les son mis capacidades como actriz y a fortalecerlas. Debo decir algo con respecto a mis maestros y es que agradezco la formaci√≥n que me han dado desde su experiencia, pero sobre todo, agradezco cuanto han aportado a mi crecimiento personal.

Los referentes que llegan a partir de nuestros maestros son motivaci√≥n para encontrar otros. As√≠ el viaje va obteniendo nuevos significados y resoluciones. En tu caso, ¬Ņcu√°les son esos referentes art√≠sticos?

Lo primero es la escuela de actuaci√≥n inglesa. Pero tambi√©n Led Zeppelin, la m√ļsica de los 70 y los 80, la filosof√≠a cl√°sica alemana, mujeres como Frida Kahlo, Marina Abramovińá, Pina Bausch, Merlyn Street, Marie Curie, Nina Simone , Areta Franklin, Janis Joplin, el cine italiano de los a√Īos cincuenta, Vivaldi, Rembrandt, Vincent van Gogh, Leonardo da Vinci, Miguel √Āngel, Salvador Dal√≠, entre muchos otros.

Haz recorrido distintos grupos o proyectos teatrales. ¬ŅQu√© te has llevado de cada grupo?

Le debo mi formaci√≥n actoral al grupo ‚ÄúGestus‚ÄĚ, en ese colectivo conoc√≠ los elementos t√©cnicos b√°sicos que un actor profesional necesita. All√≠ aprend√≠ a dominar la importancia de observar y lo necesario que es para un artista observarse a s√≠ mismo, as√≠ como dialogar con diversas t√©cnicas a fin de conformar una t√©cnica propia. Esto √ļltimo fue lo que me conllev√≥ a abandonar en un momento dado a la compa√Ī√≠a, la necesidad de otras t√©cnicas y conceptos sobre el teatro. Adem√°s de que despu√©s de un tiempo la creaci√≥n all√≠ se hab√≠a paralazado.

Luego llegu√© a la compa√Ī√≠a ‚ÄúA dos manos‚ÄĚ, donde tendr√≠a una estad√≠a bastante corta, fue como una parada en el camino. ‚ÄúA dos Manos‚ÄĚ tiene en su poder uno de los grandes tesoros del teatro santiaguero: el maestro Dagoberto Gainza. Con √©l es muy simple hablar de teatro y guarda un caudal de conocimiento riqu√≠simo. Dagoberto fue el mayor regalo que me llev√© en mi corta traves√≠a por este grupo. Debo admitir que mi viaje por all√≠ tambi√©n me sirvi√≥ para constatar una problem√°tica del teatro santiaguero y es la permanente contradicci√≥n generacional. Hay una generaci√≥n que concibe el teatro como un espacio inmutable y no est√° dispuesta a salirse de su zona de confort. A ellos les interesa el di√°logo con las antiguas concepciones del teatro y no les importa correr riesgos, ni experimentar. Por otro lado, hay una generaci√≥n que grita por un teatro nuevo, contempor√°neo y con el cual pueden identificarse y comunicarse.

Tambi√©n est√° la experiencia con Alina Narciso y su compa√Ī√≠a Metec Allegre, para quien el tiempo alcanza solo para trabajar. Mi historia con Alina y su compa√Ī√≠a italiana que desde hace a√Īos viene teniendo encuentros culturales con Cuba y de la cual formo parte desde hace m√°s de 10 a√Īos, es realmente fundamental para m√≠. Con ella es que comienzo a sentar las bases de lo que hoy entiendo como teatro. Con el tiempo y en mi transcurrir por Metec Alegre, mi realidad comenz√≥ a adulterarse. Una realidad inexacta y cada vez m√°s compleja de representar. Adquir√≠ un discurso propio y consciente, lo cual me conllev√≥ a una gran responsabilidad.

Una de las compa√Ī√≠as que ha sido una sorpresa para m√≠ es el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA Caja Negra. Lo primero que me sucede al entrar a esta compa√Ī√≠, es que me encuentro con un grupo de inadaptados como yo. Gente inconforme e inquieta. La primera vez que me sub√≠ al escenario del GEE LA CAJA NEGRA me percat√© que estaba frente a un espacio de interacci√≥n con todo tipo de propuestas culturales: sin tab√ļes ni etiquetas, libre creaci√≥n, permisi√≥n de c√≥digos foraneos, procesos √≠ntimos, y en los √ļltimos tiempos se ha vuelto una interrogante para nosotros la b√ļsqueda de la identidad.

Otro asunto de inter√©s en el ejercicio del GEE LA CAJA NEGRA es el trabajo del actor. El actor del GEE LA CAJA NEGRA no es el actor que se deshumaniza haciendo uso de la m√°scara para actuar, por el contrario, es el actor que se desprende de todo artificio mostrando su humanidad hasta volverse vulnerable. Es un teatro que explota no solo las fortalezas del actor sino tambi√©n sus debilidades. De este grupo me llevar√© la verdad como √ļnico precepto a la hora de hacer arte. La verdad como precepto √©tico y art√≠stico, la verdad como un estado mental.

¬ŅC√≥mo ha cambiado tu noci√≥n de lo que entend√≠as como teatro y lo que hoy pr√°cticas y asumes?

Imagínate que antes veía el teatro como una pasarela donde me subía a pavonearme sin analizar las cosas ni medir las consecuencias. Era muy chica cuando comencé y no tenía ni la madurez ni la información para comprender las cosas. Para asumir la existencia de un teatro comprometido, culto, revolucionario, educativo, crítico y necesario. Tuve que pasar incluso por dos procesos de metamorfosis, el primero con Metec Alegre, y el segundo con GEE LA CAJA NEGRA. El teatro me cambió para que yo pudiera luego comprender la responsabilidad del oficio. Así descubrí su poder y el mío, así me comprometí.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Responder a Mirian Castillo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Hola me gustar√≠a saber donde andas ahora pues estoy en paris y si un d√≠a pasas cerca h√°zmelo saber . Intento encontrarme con todos esos actores De Santiago de cuba que vi crecer directa o indirectamente. Quiero darme el gusto de abrazarlos .

  • excelente interprete con un sentido ludrico de la interpretacion escenica.Es de esas actrices que saben coger al toro por los cuernos y domesticarlo a su antojo. Una magica creadora y un ser con el diablo y el angel listo siempre pAra deslumbrarnos

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ