Endemoniado arranca cabeza de hidra

Llamativo el titular, ¬Ņverdad? Tal parece que en lugar de una rese√Īa el lector va a encontrarse con una cr√≥nica roja de alg√ļn universo alternativo donde seres mitol√≥gicos y sucesos paranormales coexisten. Mas, no es el caso, ya que V√≠ctor Hugo P√©rez Gallo, el autor, es un ac√©rrimo escritor de Ciencia Ficci√≥n (CF) y como tal, ese es el g√©nero al que responde su obra: Los endemoniados de Yaguaramas, Casa Editora Abril, 2014; t√≠tulo, adem√°s, merecedor del Premio Hidra de dicha editorial en su primera convocatoria.

V√≠ctor Hugo (Camag√ľey, 1979) no solo es soci√≥logo de carrera, sino tambi√©n narrador de coraz√≥n y excelente amigo (adora curdas y curvas por igual). Amante de la Historia (en especial la cubana) y la CF, a quienes lo conocemos no nos resulta extra√Īo que su trayectoria literaria en este g√©nero se haya decantado hacia especulaciones hist√≥ricas como ya se viera en uno de sus cuentos m√°s conocido: ¬ęTen√≠a la carta en la mano¬Ľ, ganador en 2010 del Concurso Oscar Hurtado de cuento en la categor√≠a de CF (y del cual tuve el honor de formar parte del jurado). Si en esa oportunidad las teor√≠as de V√≠ctor iban sobre la posible supervivencia del Lugarteniente General Antonio Maceo en la Guerra del 95, ahora en la novela a tratar en estas cuartillas nos plantea un nuevo derrotero de otro de los caudillos de las luchas independentistas de nuestro pa√≠s: Ignacio Agramonte y Loynaz, el Mayor.

¬ęLorenzo Varona, estudiante de Historia en la Universidad de Camag√ľey, es instado, forzado, a realizar un viaje al pasado para atestiguar el desarrollo de la famosa batalla de Jimaguay√ļ. Pero la teor√≠a sobre la inmutabilidad del tiempo contin√ļo en la que se basa el experimento le jugar√° una mala pasada¬Ľ. Hasta aqu√≠ una breve sinopsis de la trama central de Los endemoniados‚Ķ. Sin embargo, hay a√ļn mucho m√°s que decir de este libro, cuya mayor singularidad radica en ser la primera noveleta ucr√≥nica publicada por un autor cubano.Los-endemoniados

Antes de proseguir, se hace necesario aclarar, a grosso modo, algunos t√©rminos propios de la CF, ya que resultan indispensables para comprender este t√≠tulo y tal vez no sean del todo bien conocidos por el p√ļblico general. Empecemos con el concepto de ucron√≠a, el cual se ha catalogado tambi√©n como ¬ęnovela hist√≥rica alternativa¬Ľ, y corresponde a relatos donde los sucesos hist√≥ricos, tal y como han llegado a nosotros, no ocurrieron as√≠, propiciando esto un sinn√ļmero de posibilidad futuras/pasadas de las que se nutre la imaginaci√≥n del autor. El segundo t√©rmino es el llamado ¬ępunto Jonbar¬Ľ, que no es m√°s que ese instante preciso en el cual el transcurrir de la Historia se ve afectado por un hecho inesperado, originando de esta forma una marcada divergencia entre los sucesos reales acontecidos en nuestro universo y los ficticios acaecidos en la narraci√≥n. Un ejemplo cl√°sico: los nazis ganan la II Guerra Mundial (ucron√≠a) tras eliminar en un atentado a los ¬ęTres Grandes¬Ľ durante la conferencia de Yalta (punto Jonbar). Por si fuera poco, en la obra a debatir se manejan adem√°s conceptos de viajes en el tiempo y steampunk. El primero considero innecesario explicarlo, quiz√°s solo deba precisar que el autor se inclina a tomar el tiempo como una constante inmutable en la que ning√ļn acto del viajero puede cambiar los sucesos temporales ya establecidos. En cuanto al steampunk, no es otro cosa que una sociedad basada en tecnolog√≠as y maquinar√≠as de vapor, como si nunca hubiera sido descubierto el petr√≥leo o la electricidad (en Los endemoniados‚Ķ la sociedad simplemente discrimina el potencial energ√©tico de estos √ļltimos tras compararlos con el vapor).

Teniendo en cuentas estos aspectos, no es dif√≠cil comprender por qu√©, en mi opini√≥n, la novela de V√≠ctor Hugo es un texto bipolar en varios contextos y paso a explicarme: desde el inicio, a tono con todas las ucron√≠as, los lectores deber√°n enfrentarse a un universo dispar al que conocemos y a trav√©s de los elementos hist√≥ricos que ir√°n rebel√°ndose, revel√°ndose contra el transcurso natural de la Historia, se llegar√° a establecer las conexiones entre ficci√≥n y realidad sobre las que discurre la trama. De ah√≠, la primera dualidad, hechos hist√≥ricos/sucesos ficticios, universo ucr√≥nico/universo hist√≥rico. Inmediatamente, salta la siguiente dupla, esta vez entre el pasado y el futuro del protagonista, puesto que como buen viajero en el tiempo, cuyo destino sea el pasado, su pasado pasar√≠a a ser el futuro y al mismo tiempo su futuro transcurre en el pasado. Visto as√≠ tiende a parecer m√°s complicado de lo que es en realidad, pero as√≠ son las cosas cuando hablamos de este tipo de viajes y sus m√ļltiples teor√≠as. Contin√ļo entonces con los que a mi entender constituyen la pareja leif motiv de la obra: primero, homenajear la figura del Mayor General Ignacio Agramonte (y ya de paso insuflar el sentido chovinista de los camag√ľeyanos, que no por gusto el autor naci√≥ en esa tierra central, centralizada) y segundo, ilustrar una vez m√°s el sabio proverbio que reza: ¬ęel poder absoluto, corrompe absolutamente¬Ľ. Y es que existen dos Cubas, dos Agramontes, dos historias, dos Lorenzo Varona, dos formas de analizar cada cap√≠tulo de este libro. A los futuros lectores les corresponde hallar en sus p√°ginas los rejuegos literarios y las picaras bromas que el autor esconde en su prosa.

Cambiando de tema, es digno de se√Īalamiento que V√≠ctor apuesta por un afluente poco frecuentado por los escritores de ucron√≠as, uno donde la Historia ucr√≥nica es la real y nuestra realidad es una visi√≥n tergiversada a los ojos del protagonista. Imposible ser√≠a aludir un texto tan renombrado como El hombre en el castillo, de Phillip K. Dick, donde partimos de un mundo ucr√≥nico para nosotros, mas nunca accederemos a nuestra l√≠nea temporal. Otros autores se limitan a hilvanar la corriente dramat√ļrgica del relato para atraparnos con la diversidad de su universo imaginario y la profundidad de sus personajes, como es el caso de Patria, de Robert Harris. Mientras tanto, muchos acuden al m√©todo m√°s com√ļn: pasar del continuum preestablecido a una realidad alterna, tal es la situaci√≥n enunciada en El cuerno de caza, de Sarban. Entre tal cantidad de opciones, V√≠ctor reconstruye las f√≥rmulas de los maestros utilizando las acciones de su protagonista para crear nuestro continuum hist√≥rico; m√©todo que tambi√©n ha sido abordado en sus narraciones por otro de los grandes escritores del patio: Yoss.

Y no obstante, existen momentos en la lectura donde el pensamiento visionario del escritor pierde el control de la realidad rompiendo en varias oportunidades el pacto ficcional que le permite al lector identificarse con la trama o, al menos, establecer una relaci√≥n de verosimilitud con el relato. Es en estas ocasiones donde la definici√≥n del punto Jonbar y su relevancia juegan un papel definitorio, en especial para todos aquellos que ya han nadado en las profundas aguas de las ucron√≠as. Seg√ļn la l√≠nea temporal de Lorenzo Varona, protagonista del texto, Ignacio Agramonte no solo no muri√≥ en las acciones de Jimaguay√ļ, sino que adem√°s asest√≥ tal herida en las tropas espa√Īolas que poco despu√©s gana la Guerra Grande, que pasa a ser tildada ¬ęLa Guerra de los Siete A√Īos¬Ľ. Luego, tal ser√≠a el punto Jonbar establecido por el autor, lo cual establece un radio de efecto bastante significativo, para la Historia patria. Quiz√°s el enunciado m√°s difundido de la teor√≠a del caos es aquel de las alas de la mariposa y el tif√≥n, pero hay l√≠mites, incluso, para las extremidades a√©reas de un pterosaurio.

Por ejemplo: resulta poco acertado justificar la destrucci√≥n de la capital del pa√≠s con la incidencia de tres tsunamis estando la ubicaci√≥n de La Habana tan alejada de las fallas tect√≥nicas mar√≠timas del Atl√°ntico. Tampoco es muy cre√≠ble la reubicaci√≥n de la ciudad insigne del pa√≠s en Camag√ľey, cuya √ļnica justificaci√≥n plausible ser√≠a la de ser cuna del caudillo y sus tropas victoriosas, teniendo en cuenta que Cuba como isla y m√°s en tiempos anteriores al desarrollo de la aeron√°utica mercantil, depend√≠a enteramente de sus puertos para el contacto con el resto del mundo y la ciudad de Camag√ľey, como todos sabemos no es para nada costera. Por desgracia, esta espiral de pobres decisiones como tramoya para la puesta en escena del universo a presentarnos continua en una espiral que llega a extremos apenas justificables con el segundo leit motiv de la obra: ¬ępoder absoluto‚Ķ¬Ľ.

Pues s√≠, Cuba llega no solo a ser grande sino a ser pr√°cticamente la mayor superpotencia del mundo, con el monopolio del ¬ęcoque¬Ľ un elemento derivado de la hulla (el cual, de la manera m√°s chovinista del planeta, solo se produce en Cuba). Adem√°s, todas las grandes personalidades del mundo pasaron por la Universidad de Camag√ľey; las que no son borradas de un plumazo o ignoradas a la irrelevancia. El axxis mundi est√° ubicado en la regi√≥n central de la mayor de las Antillas, el territorio convertido en centro imperialista global, su primer presidente en un proto-capitalista con la genialidad de un erudito en econom√≠a y desarrollo.

Sin embargo, y a pesar de que en los primeros cap√≠tulos la trama se torna lenta y mon√≥tona en cuanto a explicaci√≥n, justificaciones cient√≠ficas sobre la situaci√≥n de superpotencia del pa√≠s, acude al rescate la promesa del viaje al pasado, el viaje a la guerra independentista, el encuentro esperado entre el protagonista y el caudillo. Es entonces cuando V√≠ctor nos demuestra sus dotes de narrador. En el texto se puede echar en falta el uso de la escenificaci√≥n, redundando en los res√ļmenes y la simplificaci√≥n, consecuencia de escoger un narrador en primera persona que relata los sucesos cual diario de campa√Īa, en ocasiones escueto, parco. Mas, no resta esto los m√©ritos de la dualidad (otra m√°s) entre los hipertextos y la trama. Hipertextos tomados de fragmentos de un libro de texto de Historia de Cuba del universo de Lorenzo Varona. Hipertextos que nos ayudan a correlacionar ambos sentidos hist√≥ricos y que nos ayudan a descubrir al V√≠ctor estudioso en yuxtaposici√≥n con el V√≠ctor narrador.

Si dividi√©ramos el libro en dos mitades (no sim√©tricas) podemos decir que la segunda de estas constituye una epopeya digna de una revisi√≥n m√°s profunda, incluso de su propio volumen, donde las peripecias de las tropas mambisas nos son presentadas con una calidad incuestionable. Reconozco no ser un lector ducho en las novelas hist√≥ricas del patio, pero si considero que esta vale cada gota de tinta. Hombres ordinarios convertidos en h√©roes, mambises para amigos y enemigos; bosquejos de la vida en campa√Īa, de la lucha armada (muchas veces sin armas), la supervivencia y la capacidad de adaptaci√≥n humana a las situaciones m√°s cruentas (cuando existe valor y convicci√≥n por una causa). Sobrados argumentos para profundizar en las odiseas personales que debieron vivir los patriotas independentistas. Motivos sobran para releer la obra.

Siento que a√ļn me queda mucho que contarles sobre Los endemoniados‚Ķ, sobre V√≠ctor (el amigo, socio, soci√≥logo), sobre mis maneras de interpretar el trabajo creativo de quienes se sumergen en una ucron√≠a. Pero ya me he extendido demasiado y no puedo permitirme dejar de mencionar la labor de edici√≥n de Malvis Molina Armas (musa de la CF en la Editora Abril) y la imponderable labor de ilustraci√≥n realizada por Osvaldo Pestana, Montos, quien hizo de la cubierta de este t√≠tulo un centro de atenci√≥n dif√≠cil de pasar por alto y de sus vi√Īetas un mosaico de maravillas ilustradas. Por todo lo antes expuesto, y sabiendo lo disputado que fue esa primera edici√≥n del Premio, es mi opini√≥n que V√≠ctor Hugo lleg√≥ machete en mano a cortar cabezas y si quiz√°s no pudo con todas, al menos se alz√≥ con la m√°s importante la de la Hidra y su publicaci√≥n gracias a la cual esos ucr√≥nicos demonios de tinta y papel son ahora f√≠sicos en la Historia de la CF cubana.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • He le√≠do este libro y quiero decirles que es genial, no soy amante de la CF, y al principio lo le√≠ como una novela hist√≥rica por su fervor y exactitud hist√≥rica, es una novela que hace pensar mucho, en que hubiera ocurrido si las cosas hubieran pasado de otra manera, lo recomiendo mucho, saludos

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico