Inicio

El sacerdote cat贸lico de la Revoluci贸n cubana

Hace ya un tiempo, el programa de la Pupila Asombraba dedic贸 una de sus emisiones a la religi贸n en los procesos revolucionarios. La gran sorpresa es que hablaron de esa relaci贸n tomando como ejemplo a muchas figuras y hechos que han encabezado el movimiento de la Teolog铆a de la Liberaci贸n. Se destac贸 el encuentro entre Fidel y l铆deres religiosos protestantes que se efectu贸 en el a帽o 1990; el comentario sobre el libro Fidel y la religi贸n del te贸logo brasile帽o Frei Betto. En otro momento, el programa televisivo centr贸 el an谩lisis de figuras como el sacerdote Camilo Torres y los monse帽ores 脫scar Arnulfo Romero y Pedro Casald谩liga. Y la canci贸n 鈥淛erusal茅n a帽o cero鈥, de Silvio Rodr铆guez, concluy贸 el espacio que invita a reflexionar en torno a la realidad cubana y latinoamericana. Todo esto me pareci贸 genial y a la vez 铆ntimo, solo me qued贸 la insatisfacci贸n al no escuchar ninguna referencia sobre el padre Miguel Sardi帽as.

El padre Guillermo Isa铆as Sardi帽as M茅ndez, hombre bondadoso, cristiano y con un fuerte compromiso social, fue el 煤nico sacerdote que se incorpor贸 a la lucha insurreccional en las monta帽as de la Sierra Maestra. Pocos conocen de este gran hombre de la Revoluci贸n cubana y de la Historia de la Iglesia Cat贸lica en Cuba.

Naci贸 el 6 de mayo de 1917 en Sagua la Grande, en la otrora provincia de las Villas, hoy Villa Clara, proveniente de una familia de modesto recursos materiales. A los 12 a帽os encuentra su vocaci贸n religiosa hacia la carrera sacerdotal e ingresa en el Seminario Conciliar de San Carlos y San Ambrosio de La Habana. En este lugar estar铆a desde 1929 hasta 1933 donde iniciar铆a sus estudios de Filosof铆a y donde despertar铆a sus inquietudes pol铆ticas.

Vive muy de cerca los conflictivos a帽os de la d茅cada del 30 porque dos veces el 贸rgano policial registr贸 el edificio del Seminario para desalojar a los estudiantes impregnados de las influencias que ejerc铆a el padre F茅lix Varela, aquel que 鈥渘os ense帽贸 en pensar». Posteriormente, fue en el Seminario San Basilio el Magno, de Santiago de Cuba, de la otrora provincia de Oriente, donde a los 19 a帽os termina sus primeros estudios eclesi谩sticos y recibe de mano del monse帽or Valent铆n Zubizarreta la prima clerical tonsure, que determina el inicio de su condici贸n sacerdotal, en la Iglesia Catedral de Santiago de Cuba.

De Santiago de Cuba a Roma donde cursar铆a por cinco a帽os la licenciatura en Derecho Can贸nico en la Universidad Gregoriana de Roma, y a su regreso de Italia en 1941, cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, es ordenado sacerdote en la Iglesia Catedral de Cienfuegos y designado cura ec贸nomo en la Parroquia de Corralillo, en Las Villas. Pasando por diferentes parroquias de las m谩s humildes va formando sus convicciones por los m谩s desfavorecidos y en contra de los males que aquejaban aquella sociedad. Fue uno de los sacerdotes que protesta por el arbitrario manejo del escalaf贸n de promociones parroquiales en la jurisdicci贸n de su obispado.

Es trasladado a la arquidi贸cesis de La Habana y ejerce su magisterio sacerdotal en la parroquia de Quivic谩n, donde tambi茅n atend铆a la Iglesia de Alqu铆zar. Matricula en la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana, la cual solo llega a cursar hasta el tercer a帽o. Luego es designado presb铆tero de Nueva Gerona, llegando a la Isla de Pinos, hoy isla de la Juventud, el 27 de febrero de 1954. Ya en ese momento Batista hab铆a dado su golpe de Estado, hab铆an ocurrido los hechos del Moncada y los sobrevivientes de este acto estaban encarcelados en dicha Isla, donde 茅l siempre se interesaba y atend铆a a los familiares de los moncadistas.

Su v铆nculo con el movimiento 26 de Julio se hace tan 铆ntimo que es un ferviente colaborador del mismo, pero siempre consider贸 que todo lo que hac铆a era insuficiente, de ah铆 que se incorpore a la lucha en las monta帽as de la Sierra Maestra. Este hecho, despu茅s de la aprobaci贸n de Fidel Castro, ocurre el 8 de junio de 1957, convirti茅ndose as铆 en uno m谩s de la guerrilla. En estas mismas lomas insurrectas rebeldes ejerci贸 su magisterio sacerdotal, lo que le vali贸 el grado de Comandante.

Al Triunfo de la Revoluci贸n se le pod铆a ver usando sus grados en su sotana verde olivo confeccionada por Camilo Cienfuegos. En el primer a帽o de la Revoluci贸n, el clero habanero lo ve铆a con mucho recelo por las crecientes conflictividades entre el Estado revolucionario y la Iglesia, cuesti贸n que se arregla cuando monse帽or Artega, el primer cardenal de Cuba, lo convida a participar en las reuniones comunes del clero habanero al cual perteneci贸 ejerciendo su humilde sacerdocio.

El padre Miguel Sardi帽as fallece el 21 de diciembre de 1964 sin ninguna aspiraci贸n terrenal que haber hecho lo posible por siempre estar al lado de los m谩s humildes y haber enfrentado todo tipo de injusticias. Su legado, algunos lo han tomado como antesala a la corriente de la Teolog铆a de la Liberaci贸n, muy difundida en Am茅rica Latina y donde muchos cl茅rigos y religiosos cat贸licos formaron parte de la misma.

Hoy sigue siendo un h茅roe que parece estar cubierto por el manto del olvido que debemos remover para seguir perpetuando su legado de justicia y paz. Adem谩s del fuerte compromiso de estar con los humildes y para los humildes.

Este sitio se reserva el derecho de la publicaci贸n de los comentarios. No se har谩n visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que est茅n fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Sobre este tema
Suscripci贸n

Para recibir nuestro bolet铆n ingrese su direcci贸n de correo electr贸nico