El Rey del Chang√ľ√≠ vuelve a sonar los timbales

Con una sonrisa escondida entre sus labios, Elio Rev√© (1930-1997) hace sonar los timbales y al un√≠sono indica el camino de la m√ļsica cubana, eterniz√°ndose desde el cer√≥n en la memoria de todos.

El museo bayam√©s de la cera es ahora el escenario perpetuo del conocido Rey del Chang√ľ√≠ que el D√≠a de la Cultura nacional ‚Äúregres√≥‚ÄĚ con los acordes que se desprenden de la an√©cdota y el verso musical y, sin pretenderlo, rob√≥ l√°grimas, sonrisas y reflexiones.

Frente a √©l, sus seguidores, amigos de desaf√≠os y fortunas ‚Äúcantan‚ÄĚ las dulces melod√≠as emanadas de su alma en hechos y desnudan recuerdos de tenacidad que archiva un historial de m√©ritos y reconocimientos.

Tras caer el manto que le abriga, lo extraordinario y bello de las palabras asombran pupilas con el rejuego del pasado y el presente, de lo vivo y lo ausente.

Son 70 a√Īos, arropados en una guayabera, que una que otra vez luci√≥ en sus espect√°culos, y un pantal√≥n gris ce√Īido a su cuerpo ‚Äďmuy propio de su estilo y cuban√≠a‚Äď, donados por la familia con el √°nimo de contribuir a la majestuosidad de una obra excepcionalmente lograda.

Elito Revé, hijo a la izquierda, y Cándido Fabré. Foto: Luis Carlos Palacios Leyva.

Pap√° Chang√ľ√≠ parece despertar una nueva d√©cada de sentimientos dentro de su carrera art√≠stica, desde el retrato de su humildad y la sinceridad de la mirada no se consigue menos que el m√©rito del cari√Īo popular, ese que se gan√≥ mediante la creatividad.

Elito (hijo), su mejor seguidor, palpita de emociones y resume en el original ¡Uea!, símbolo del Charagón que hoy comenda.

Rafael Lara no se reserva la intimidad en medio de tanta gente que asiste al convite y saca de sus crónicas un pasaje inolvidable.

‚ÄúRev√© fue a La Habana para hacer conocer o implantar el Chang√ľ√≠, acto fallido, porque el chachach√° era el due√Īo de Am√©rica y hab√≠a que esperar, pero Rev√© era muy paciente y esper√≥ 10 a√Īos y naci√≥ el chan guis√©‚ÄĚ, cont√≥ como pre√°mbulo en la cita.

Mientras, con un orgullo que le empuj√≥ el llanto fuera el sonero mayor C√°ndido Fabr√© siente a√ļn las tantas veces que le abraz√≥, confi√≥ en el talento incipiente y le dijo ‚Äúte quiero‚ÄĚ.

El regocijo terminó por multiplicarse y  ada palabra al aire encontró imborrables huellas, porque papá Changuí vuelve a sonar los timbales.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Responder a Royland (El Chang√ľisero) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Felicitaciones a Geidis Arias por este trabajo periodisticos y todos los que hicieron posible esta obra, merecido reconocimiento al padre del Chang√ľ√≠ g√©nero autoctono del oriente cubano que ya es declarado Patrimonio Nacional de la Naci√≥n, que el proximo a√Īo esta realizando su X edici√≥n (Convocatoria: http://elchanguisero.cubava.cu/files/2019/05/X-Festival-Nacional-del-Chang%C3%BC%C3%AD.pdf) VIVA EL CHANG√ú√ć!!!!!

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ