El Puente de la performance en Cuba

Hace solo unos d√≠as concluy√≥ en Mayabeque la XVII edici√≥n de la Jornada Nacional de Performance e Intervenciones Puente Sur, un espacio donde creador, obra de arte y p√ļblico se mezclan para resultar en una sola cosa: ARTE.

Este evento es patrocinado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de esa provincia, y quién mejor que la organización que aglutina a los jóvenes creadores para convertirse en una plataforma interactiva que desde el 2001 les facilita a todos los creadores del país que se mueven dentro del arte de la performance, sean miembros o no de la AHS, mostrar sus creaciones y dialogar en el sentido más amplio sobre sus horizontes artísticos.

Este espacio surgi√≥ en el campismo popular Sol de Mayabeque, el cual fue afectado grandemente por ciclones. Quien mir√≥ desde afuera pens√≥ que era el fin, pero nada frena a quienes no quieren perder este puente √ļnico de su tipo en el pa√≠s. ¬ŅQu√© pas√≥? La alternativa gener√≥ desarrollo y lo que parec√≠a problema se torn√≥ soluci√≥n. Comenzaron a moverse por varios lugares de esa provincia y un mayor n√ļmero de p√ļblicos se enfrent√≥ a las creaciones.

Y es que este arte no puede sobrevivir sin el espectador, porque siempre se busca una reacción ante lo que percibe, una interacción que lo convierta en parte de la obra, no importa si es negativa o positiva, lo importante es que logre comunicar un mensaje de manera directa, atractiva, vívida.

Puente Sur desaf√≠a lo tradicional sin negarlo, en tanto se aparta del espacio-galer√≠a para lanzarse a la calle, a lo populoso, donde podr√° mostrarse libremente siempre sumando, renovando sus esencias. La calle es pura vida, la calle muestra lo real, la posibilidad de la improvisaci√≥n, la conexi√≥n que se necesita con la gente, con toda la gente, para presentar un arte que se parece a la comunidad, que se parece a una sociedad de estos tiempos. Ese elemento distingue a la performance, que necesita irremediablemente para desarrollar una acci√≥n cuatro elementos b√°sicos: espacio, tiempo, cuerpo perform√°tico y una relaci√≥n entre este y el p√ļblico.

Los pobladores de Mayabeque conocen bien este movimiento y lo abrazan porque se ha consolidado no solo por sus 17 ediciones y la lucha de sus organizadores por hacerlo sobrevivir a pesar de las necesidades materiales; sino también por haberse legitimado como un espacio de confluencias artísticas en el orden de la performance y la intervención, por sumar a grandes cultores como Manuel Mendive, Alcides Gonzáles Díaz, Ana Mendieta, críticos como Nelson Herrera Ysla, y sobre todo por constituir un espacio abierto a todos los artistas que quieran sumarse a este proyecto que desborda creatividad y siempre suma, nunca resta.

Aplausos para los que luchan porque cada a√Īo se re√ļnan artistas de todo el pa√≠s, pero necesitan mayor apoyo institucional, mayor divulgaci√≥n, a pesar de la que reciben de Radio Camoa, que se hace nombrar por esos d√≠as La Voz del Performance en Cuba, de los reportajes en el Noticiero Cultural o en revistas radiales como Epigramas de Radio Progreso. Es preciso mostrarse m√°s, anunciarse desde antes con spots promocionales, desde las redes sociales, que se trace una estrategia intencionada para que Mayabeque se reconozca como la capital de la performance y la intervenci√≥n en Cuba.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico