El pol√©mico Jorge Ma√Īach Robato: periodista y pol√≠tico (II)

Jorge Ma√Īach Robato logr√≥ una conexi√≥n interesante entre arte y pol√≠tica. Al tiempo que desarrollaba el oficio period√≠stico se convirti√≥ en un protagonista de las luchas del pueblo cubano por alcanzar su independencia.

En 1923 se hizo miembro activo del Grupo Minorista (1923-1928): agrupaci√≥n de j√≥venes escritores, poetas y artistas cubanos empe√Īados en realizar una completa renovaci√≥n nacional. El 18 de mayo de ese a√Īo participa en su primera actividad pol√≠tica, la Protesta de los Trece, contra la corrupci√≥n administrativa y la deshonestidad p√ļblica del gobierno de Zayas.

Ante el fracaso de la Revoluci√≥n del Treinta, el discurso de Ma√Īach, antes art√≠stico y vanguardista, alcanza una dimensi√≥n pol√≠tica.

Participa en la lucha antimachadista, elige integrarse en la organizaci√≥n ABC, de car√°cter reformista y burgu√©s, y se aleja del pensamiento revolucionario y de sus amigos Rub√©n Mart√≠nez Villena, Ra√ļl Roa y Juan Marinello, con los que polemiza.

Ma√Īach fue uno de los redactores de El ABC, al pueblo de Cuba: manifiesto-programa (1932), junto con Mart√≠nez S√°enz, Ichaso y Juan Andr√©s Lliteras. Este documento enfoc√≥, por primera vez, desde loa √°mbitos pol√≠tico, econ√≥mico y social, la situaci√≥n de Cuba, y muchos de sus puntos fueron recogidos por la Constituci√≥n de 1940.

Dirigi√≥, junto a otros, el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo, fundado por Eduardo Chib√°s en 1947) y en 1955, despu√©s de abandonar p√ļblicamente esta agrupaci√≥n pol√≠tica, promovi√≥ la fundaci√≥n del Movimiento de la Naci√≥n, que intenta aglutinar toda la oposici√≥n pol√≠tica a Batista.

Luego del triunfo revolucionario de 1959 idealiza al estado cubano y desea construir su estilo propio de la Revoluci√≥n, o sea, establecer las normas est√©ticas y las funciones del arte y el pensamiento en las nuevas condiciones creadas, todav√≠a inestables e imprecisas, pero altamente prometedoras para el futuro de Cuba. Porque seg√ļn Ma√Īach: ¬ęNo se concebir√° un proceso pol√≠tico y social semejante sin un arte nuevo, una literatura nueva, un nuevo ritmo y rumbo del pensamiento¬Ľ.

Tal vez no fue en su actividad pol√≠tica totalmente ‚Äúbueno‚ÄĚ o ‚Äúde izquierda‚ÄĚ como para quedar entre las p√°ginas de la Historia cubana a la par del Che o de Mart√≠. Pero analiz√≥ su contexto con matices y gracias a su genialidad intelectual supo moverse con destreza entre ‚Äúel m√°s y el menos‚ÄĚ. Tal vez no fue muy coherente en lo que respecta a su ideolog√≠a y su acci√≥n; qui√©n sabe si por eso a√ļn lo enjuician, soslayan u olvidan.

Foto: Tomada de Cubadebate

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ