Inicio ¬Ľ

Un m√ļsico cubano que hace m√ļsica sin barreras

Un m√ļsico cubano que hace m√ļsica sin barreras. As√≠ se autodefine Alejandro Falc√≥n, quien ahora lo demuestra una vez m√°s con¬†Mi monte espiritual, su tercera producci√≥n discogr√°fica en solitario; un t√≠tulo que tom√≥ de una obra sinf√≥nica suya compuesta en 2018, pues fue su tesis de graduaci√≥n del Instituto Superior de Arte en el perfil de composici√≥n, de la mano del maestro Roberto Valera.

¬ęLa inspiraci√≥n la encontr√© en los toques de procedencia bant√ļ, y en los cantos y melod√≠as de algunas de las deidades de esta cultura, la llamada regla conga o palo monte¬Ľ, explica a¬†JR¬†este pianista todo terreno, quien ubica entre los momentos relevantes m√°s recientes de su carrera haber ofrecido el primer concierto con el cual se agasaj√≥ a Herbie Hancock a ra√≠z de la elecci√≥n de Cuba como sede de la celebraci√≥n mundial por el D√≠a Internacional del Jazz; haber actuado en F√°brica de Arte Cubano (FAC) junto a este y otro grande, el maestro Chucho Vald√©s, y haber tenido la dicha, en ese mismo contexto, de defender su pieza¬†Monk, en Pueblo Nuevo, con los estudiantes del Instituto Thelonious Monk, de Estados Unidos.

Falc√≥n se encuentra entre aquellos que se toman no poco tiempo para elaborar la m√ļsica con la cual conformar√° un determinado proyecto discogr√°fico, por eso no es extra√Īo que luego se muestre feliz, satisfecho, con el resultado final, como sucede con¬†Mi monte espiritual, en el que labor√≥ intensamente por casi una d√©cada.

¬ęFueron muchos a√Īos de estudios, de investigaci√≥n, de leer a Lydia Cabrera, Natalia Bol√≠var, Miguel Barnet, R√≥mulo Lachat√°√Īer√©, Rogelio Mart√≠nez Fur√©, Joel James Figarola…, de escuchar mucha m√ļsica: L√°zaro Ros, S√≠ntesis, Irakere…, de hacer trabajo de campo… En esa √©poca result√≥ muy provechosa la asesor√≠a del maestro Risdi Chab√°n, uno de los grandes profesores de percusi√≥n de Matanzas, quien me ayud√≥ en la transcripci√≥n de los toques. De ese modo arm√© mi rompecabezas para realizar un acercamiento que intent√≥ llevar esa esencia a mi mundo espiritual, y que me permiti√≥ confirmar que somos una mezcla de razas, de culturas; un monte, un gran bosque de ra√≠ces tremendamente fuertes y profundas.

¬ęA Producciones Colibr√≠, discogr√°fica con la cual siempre he trabajado, le pareci√≥ interesante unir el jazz con la m√ļsica sinf√≥nica cuando le propuse este nuevo proyecto despu√©s de¬†Claroscuro, premio Cubadisco en √≥pera prima; y¬† de¬†Cuba Now Danz√≥n, reconocido tambi√©n en esa feria como el mejor en M√ļsica instrumental y Grabaci√≥n. Me propuse acompa√Īar a¬†Mi monte… con obras que, dentro de la m√ļsica de concierto, tuvieran otra est√©tica dentro del universo afrocubano, dentro de ese folclor que vive en las calles y est√° en lo m√°s √≠ntimo de nuestra cultura.

¬ęMi monte… no es nada nuevo, respeto mucho el legado de maestros como Amadeo Rold√°n, Alejandro Garc√≠a Caturla, Ernesto Lecuona, Leo Brouwer, Chucho Vald√©s… Solo quise adentrarme en este mundo fascinante y me salieron piezas como¬†Vals para Och√ļn, que interpreto con mi cuarteto Alejandro Falc√≥n y Cubadentro; y¬†Diciembre 17, que recrea los toques de Babal√ļ Ay√©. Aqu√≠ tuve la oportunidad de grabar los tambores arar√°, gracias a la cortes√≠a del maestro Ruy L√≥pez Nussa.

¬ęPara m√≠ fue esencial la presencia, el aporte de este gran instrumentista, autor del libro¬†Ritmos de Cuba, y no √ļnicamente en¬†Diciembre 17, pues se trata de un disco en el que la percusi√≥n es fundamental y Ruy se encarg√≥ de tocar la bater√≠a en todo su trayecto (12 temas)…¬†

¬ęLa entrega de la Orquesta de C√°mara de La Habana y de su directora se puede apreciar asimismo en¬†La due√Īa del mundo, una especie de balada para piano y cuerdas que bebe de los cantos de la orisha Yemay√°. Se suman adem√°s¬†El pez encantado, a partir de los ritmos abaku√°s, y¬†Obb√° Meyi, centrado en Shang√≥ y que cuenta con la participaci√≥n del quenista argentino Rodrigo Sosa, otro de mis c√≥mplices desde hace mucho tiempo. En¬†Mi monte espiritual, √Čdgar Mart√≠nez comparti√≥ conmigo la producci√≥n musical, Maikel B√°rzaga se ocup√≥ de la ingenier√≠a de sonido, mientras que las notas discogr√°ficas estuvieron a cargo de Miguel Barnet, otro gran privilegio que tuvimos mi disco y yo.¬†¬†¬†

¬ęHa sido genial haber tenido la oportunidad de ubicar mi disco no solo en Amazon y Spotify Five, sino adem√°s de presentarlo en diversos escenarios, como el evento Muchas m√ļsicas, de Quilmes, en Argentina; el Enjoy Jazz de Heidelberg, en Alemania, en el Jazz Plaza y en FAC, en La Habana; en el Pi√Īa Colada de Ciego de √Āvila, en el Festival del Chang√ľ√≠, en Guant√°namo…

¬ęDisfrut√© un mundo cuando estren√©¬†Mi monte espiritual¬†para mi gente en Matanzas, la tierra donde nac√≠, cumpliendo una promesa que le hice hace cuatro a√Īos, despu√©s de la salida de¬†Cuba Now Danz√≥n. Entonces les asegur√© que cada disco m√≠o les pertenecer√≠a, as√≠ que realic√© conciertos con estas composiciones en la Sala White, en el Encuentro Internacional Danzonero Miguel Failde in mem√≥riam y en el Josone Varadero Jazz & Son, en Varadero, una de las citas m√°s espectaculares organizadas este a√Īo¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅDe d√≥nde surgi√≥ ese inter√©s tuyo por la m√ļsica sinf√≥nica o simplemente se trat√≥ de un pie forzado del ISA?

‚ÄĒRealmente me gradu√© de composici√≥n de m√ļsica de concierto, de vanguardia o contempor√°nea, como se le quiera decir. Lo estudi√© durante cinco a√Īos, pero ya desde la Escuela Nacional de Arte interpretaba mis propias piezas para piano en los ex√°menes y escrib√≠a m√ļsica de c√°mara para cuartetos y orquestas de cuerdas, quintetos de vientos.

¬ęEscrib√≠ un libro como¬†Danzando entre puentes, cuyo nombre se debe a un danz√≥n que le dediqu√© a mi Matanzas en el disco¬†Claroscuro, que ha sido presentado en varias provincias del pa√≠s y tambi√©n en Argentina, Espa√Īa, Rep√ļblica Dominicana, Alemania… Asimismo se est√° tocando en Costa Rica y en algunas universidades de Estados Unidos.

¬ęDanzando entre puentes¬†posee cuatro cap√≠tulos: Peque√Īas obras para piano, para que los ni√Īos se vayan adentrando en los montunos, los tumbaos, los acordes del jazz y en la m√ļsica popular; Obras libres, que recoge una creaci√≥n al estilo de¬†Man√≠¬†con variaciones, a partir de ese cl√°sico llamado¬†El manisero; Danzones con tumbao, el cual se acerca a este g√©nero tan presente en mi discograf√≠a con temas como¬†Canci√≥n para Romeu¬†y¬†Monserrate¬†(grabado por la orquesta Failde al igual que¬†Danz√≥n timba); y Estudios de contradanzas para piano, que se explica por s√≠ solo.¬†

¬ęNo puedo dejar de componer m√ļsica sinf√≥nica. Tengo la suerte de que algunas agrupaciones han decido interpretarla entre cuartetos (Ruy L√≥pez Nussa y La Academia, Cuerdas Habana, Aires de Concierto, Cuarteto Caf√©) y orquestas como la Sinf√≥nica Nacional, la del Lyceum Mozartiano de La Habana y la de C√°mara de La Habana, que adem√°s de estar en mis producciones acaba de sacar un nuevo disco en el que seleccionaron a magn√≠ficos compositores j√≥venes como Aldo L√≥pez Gavil√°n, Harold L√≥pez Nussa, Ernesto Oliva, Wilma Alba Cal… (cada uno defendiendo un g√©nero de la m√ļsica cubana) y me hicieron el honor de nombrarlo como una obra de mi autor√≠a, el latin jazz¬†Todo concuerda mejor¬Ľ.

‚ÄĒS√© que te estimula escribir obras por encargo…

‚ÄĒS√≠, porque ese pedido siempre encierra un desaf√≠o, a lo cual se suma la motivaci√≥n de que con seguridad ser√° interpretada.

‚ÄĒEn esos casos, ¬Ņde d√≥nde sale la inspiraci√≥n?

‚ÄĒCierto que la composici√≥n necesita de la inspiraci√≥n, pero tiene mucho de oficio. A veces la obra nace de una vivencia que te emociona, pero en otras empiezas convocando todas tus experiencias y conocimientos, lo que aprendiste en la carrera (armon√≠a, orquestaci√≥n, contrapunto…) hasta que contagias a las musas con tu pasi√≥n. Hay momentos en que son las circunstancias las que te empujan a crear. Me sucedi√≥ no hace mucho con¬†Me voy pa‚Äô Guant√°namo, que surgi√≥ en el viaje hacia el Festival del Chang√ľ√≠ a partir de una provocaci√≥n de Janio Abreu, el director de Aires de concierto. ¬ęDale, escribe un chang√ľ√≠, ahora que nos vamos para Guant√°namo¬Ľ, me incit√≥ y en el camino naci√≥ ese instrumental que logr√≥ mucha aceptaci√≥n en la tierra del Guaso.

‚ÄĒAcabas de grabar, pareces incansable…

‚ÄĒSon las musas, que son muy intranquilas (sonr√≠e). Pues s√≠, grab√© los temas para una telenovela que dirige Heiking Hern√°ndez y que se transmitir√° pr√≥ximamente. Esta result√≥ una experiencia dif√≠cil e interesante… Queda pendiente otro proyecto a partir de la idea de uno de mis maestros, Jos√© Loyola. Ser√≠a otra vez de m√ļsica sinf√≥nica pero reunir√≠a a dos generaciones: la suya y la m√≠a.

‚ÄĒY est√°n esos discos surgidos de colaboraciones…

‚ÄĒTambi√©n me han hecho muy feliz Lecuona J√≥Jazz, que grab√© con Rolando Luna, Alejandro Mero√Īo y Jorge Luis Pacheco; as√≠ como Alejandro Falc√≥n y la Charanga Rubalcaba, un homenaje el maestro Guillermo Rubalcaba. Tuve la suerte de que cuando estaba registrando¬†Cuba Now Danz√≥n¬†compart√≠ en varias ocasiones con √©l, quien siempre tuvo ese sue√Īo de que nos uni√©ramos en un proyecto com√ļn, pero desgraciadamente el maestro falleci√≥. Sin embargo, la viuda y la disquera insistieron en que se hiciera este fonograma, lo cual me permiti√≥ rendirle tributo a ese genio y con √©l reverenciar a la m√ļsica cubana.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ