El informe de Pedro Luis Rodríguez

Varias son las cuestiones que se desprenden al «leer» Informe personal, cortometraje de ficción del director Pedro Luis Rodríguez, que concursó en la edición 16 de la Muestra Joven ICAIC.

Dentro de su carrera profesional, que se inició hace ya unos doce años, ha obtenido varios lauros tanto en la Muestra de Nuevos Realizadores (hoy Muestra Joven) como en el Festival Nacional de Televisión y en el Concurso Caracol de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

En Informe personal, corto realizado en el año 2016, Pedro Luis Rodríguez ficciona un testimonio familiar para contarnos la historia de Ricardo, un analista financiero inconforme con una medida económica que se piensa implantar en el país. El protagonista aspira, al menos, a que sus opiniones sean escuchadas.

El personaje de Ricardo, es interpretado por un maduro Caleb Casas, uno de esos héroes anónimos que se diluyen dentro de la colectividad. Desde su modo de actuar representa al hombre correcto y justo que trata de pensar con cabeza propia sin temor a las consecuencias.

Por su parte, los actores Carlos Luis González y Waldo Franco dotan sus representaciones de un tono hierático que recuerda el espíritu de los años 60, presente en algunos clásicos del cine nacional como Ustedes tienen la palabra. Mientras, el joven Carlos Enrique Almirante matiza su caracterización con una gran dosis de honestidad y humanidad.

En mi opinión, uno de los aspectos más destacables de este corto es la dirección de arte de Juan Carlos Tavío, con un esmerado cuidado en los ambientes, los detalles, la decoración, el vestuario y la gama de colores propios de una Cuba recién iniciada en los caminos del socialismo.

Es que la obra de Pedro Luis se enmarca en el contexto de la Ofensiva Revolucionaria, que tuvo lugar a partir de 1968, cuando se tomó la decisión de cerrar los pequeños negocios privados que existían en la Isla.

Según confesó el propio realizador, en uno de los encuentros de la sección Moviendo Ideas, en la recién finalizada Muestra Joven, su mayor preocupación con este texto audiovisual era motivar una reflexión en torno al modelo que se emplea para construir las decisiones, de manera vertical, de arriba abajo, sin mesura, sin análisis y sin tener en cuenta la opinión del resto de las personas.

Sin dudas, el corto Informe personal trasciende el marco de la historia que narra para dialogar con el aquí y el ahora, justo cuando todavía se cuestiona la pertinencia de que reaparezcan en Cuba los pequeños emprendimientos.

Ya no estamos en 1968. Con la anuencia de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, se aprobó en Cuba el trabajo por cuenta propia, mediante el Decreto Ley 141 de septiembre de 1993, lo cual abrió la posibilidad de desarrollar otra vez los «negocios privados».

En cuanto al tema de la toma de decisiones desde la colectividad todavía hay mucha tela por donde cortar. Desde la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana se han ensayado algunas estrategias que articulan conceptos como desarrollo integral, economía solidaria y contribución ciudadana donde la visión de la comunidad ha estado reflejada en alguna medida.

Con su opinión sobre el tema de la participación ciudadana, la psicóloga urbanista Rosa Olivera viene a reforzar el mensaje que se propuso transmitir Pedro Luis en su Informe personal:

«Para transformar el entorno hay que preparar a las personas. Participar no es llegar y estar allí: participar es, precisamente, comprometerse, involucrarse en lo que se va a hacer pero es importante enseñar a la gente a participar. Cuando un grupo de personas se reúne se multiplican las ideas pero si una idea no es respaldada por la comunidad se aborta».

Valga entonces esta reflexión que nos propone el joven realizador Pedro Luis acerca del derecho a ser tenido en cuenta, a ser escuchado, para construir una sociedad mejor donde primen valores como la solidaridad y la honestidad por encima de intereses personales.

Válido también el homenaje a su abuelo, un cubano que echó raíces en su tierra y no se dejó amilanar por la amargura de una gran frustración ya fuera en el plano personal o en el profesional.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico