El Benny, Omara y la Failde

La juvenil Orquesta Failde, de Matanzas, ha presentado recientemente, junto a la irrepetible Omara Portuondo y arropados por la EGREM (Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales), su segundo disco.

Bajo el sugestivo título Siempre tu voz, dos generaciones se unen para protagonizar un regalo musical por el centenario de Benny Moré, El Bárbaro del Ritmo.

Desde la atractiva portada del fonograma, con dise√Īo gr√°fico de Mar√≠a Carolina Garc√≠a y fotograf√≠a de Eduardo Rawdriguez, se advierte que disfrutaremos de un producto donde el amor por lo nuestro anida de forma natural.

La cabeza de Ethiel descansa sobre las piernas de la Omar√≠sima, mientras escuchan, en un viejo gram√≥fono, seguramente las canciones de Bartolom√© Maximiliano Mor√© Guti√©rrez (Santa Isabel de las Lajas, 24 de agosto de 1919‚ÄďLa Habana, 19 de febrero de 1963). Ethiel con su flauta y su traje colorido. Omara, con su sonrisa mulata ofreci√©ndonos en sus manos todo lo que vendr√° despu√©s.

En la selección del repertorio, a cargo de Pedro Pablo Cruz, excelente comunicador que nos sorprende de vez en vez con acciones como esta, se encuentra buena parte del éxito de este exquisito producto.

La dramaturgia de lo que oiremos inicia con el aplaudido bolero Te quedar√°s, de Alberto Barreto. Interpretado por Omara y Yuris√°n Hern√°ndez, este √ļltimo con una voz que no por nueva deja de ser exacta para el tributo sonoro que evoca a nuestro sonero mayor.

Se escucha la flauta del tataranieto de Miguel Failde, prístina, anunciadora… dando paso a los intérpretes; entonces ya no se sabe en qué tiempo vivimos, ambos cantantes se vuelven atemporales.

Omara tan joven y vital como Yuris√°n, y este con el sabor aut√©ntico de los a√Īos 40 o 50, due√Īos los dos de un aroma que, como la voz del Benny, ser√° para siempre.

Nada mejor para continuar que Las mulatas del chachach√°, n√ļmero que Evelio Landa escribi√≥ para el Benny, una estrella que Ethiel ni su orquesta conocieron f√≠sicamente, pero Omara s√≠; por eso le transmite a la pieza, apoyada en el excelente arreglo de Alejandro Falc√≥n, toda la gracia de su √©poca en el cuarteto Las D¬īAida, pre√°mbulo id√≥neo para que entre Telmary con su estilo singular de rapear y este encuentro-homenaje nos sepa a gloria.

Omara se queda casi sola. Digo casi porque con ella sigue la Orquesta Failde, discreta y efectiva con el arreglo esencial de Jos√© Antonio Gonz√°lez, m√°s el esp√≠ritu redivivo del Benny en C√≥mo fue, del matancero Ernesto Duarte. Omara se las arregla para hacer de este bolerazo algo nuevo, fresco y entra√Īable.

No pod√≠a faltar una obra compuesta por el propio ‚ÄúB√°rbaro‚ÄĚ, quien, aunque no fue pr√≥digo en el aspecto de la escritura musical, las pocas piezas que cre√≥ se volvieron cl√°sicas en el repertorio de sonidos y silencios del mundo.

Bonito y sabroso, un mambo que habla de mujeres, Cuba y México, tres de las mayores pasiones de Moré, vuelve a unir a Omara y a Yurisán para derrochar sensualidad, carisma, sentido de improvisación y ritmo a borbotones.

Seguidamente, Omara asume dos bolerones en los que el Benny plantó cátedra. Y hoy como ayer, de Pedro Vega, y Rezo en la noche, de Francisco Escorcia. En los dos temas la novia del feeling demuestra el poderío vocal por el que se le reconoce internacionalmente.

Con la misma pasión de otras épocas la cantante habanera, que alternara en los escenarios con Rita Montaner, Bola de Nieve, Edith Piaf, Pedro Vargas, Nat King Cole y el inolvidable Benny Moré, entre otros, ofrece una clase magistral de interpretación.

portada del disco Siempre tu voz.

Lo que viene después es imposible de describir pero lo intentaré. El exitazo del Benny con la canción que Lino Frías le dedicara a la Trichilia havanensis, o lo que es lo mismo, la Mata Siguaraya, se escucha en la voz de Omara y del santiaguero William Vivanco, un cantautor con el que la Failde ya se había topado en una obra de Teatro de Las Estaciones.

Todos se lucen de lo lindo cant√°ndole al √°rbol de Chang√≥. En medio de la sui generis performance musical, Mor√© los cuida y alienta desde la eternidad. Definitivamente hay cosas que no se pueden tumbar, una de ellas es la altura luminosa de la m√ļsica cubana.

¬°Oh vida!, de Luis Y√°√Īez y Rolando G√≥mez, otro de los hits del Benny en la voz plena de Omara, antecede al d√ļo que la Portuondo conforma con el dominicano Jhonny Ventura, para regalarnos otra versi√≥n de La m√ļcura, tema del que todav√≠a se dirime su autor. Unos que si To√Īo Fuentes, otros que si Crescencio Salcedo; el asunto es que los dos veteranos lo gozan a mares, aunque el estribillo repita una y otra vez ‚Äúes que no puedo con ella‚ÄĚ.

A lo conseguido por Omara y Yurisán se une la bella voz de la jovencísima Yerlanis Junco, también de la Failde, para interpretar Siempre tu voz, de Pedro Pablo Cruz, el corte final del CD.

Un nuevo asombro me provoca este muchacho al concebir una obra-afecto, obra-respeto, obra-amor, muy merecida por el homenajeado. S√≠ntesis de los anhelos de la mism√≠sima Omara, junto a los j√≥venes m√ļsicos es este producto, que todav√≠a no ha sido valorado en su justa dimensi√≥n.

Un disco donde lo de ayer suena a hoy de manera cuidadosa y legítima, pero sobre todo firme en su compromiso con el patrimonio sonoro de nuestra cultura. Felicito por lo alcanzado a los arreglistas, productores, colaboradores e invitados. Gracias a ellos el Benny cada día canta mejor.

La posibilidad de que Siempre tu voz se reconozca y se difunda como merece queda en manos de los medios radiales y audiovisuales. Espero que no pierdan esta estupenda oportunidad.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ