El arte de salvar la comunidad

Muchas veces la conciencia entra por los ojos. Sobre todo, en tiempos de pandemia, la comunicación visual ha sido clave para transmitir autocuidado, responsabilidad individual y colectiva, percepción del riesgo.

El Instituto Superior de Diseño (ISDi) se ha enrolado en este combate sanitario –también comunicativo y artístico- por la vida. Sus estudiantes y profesores crearon las más disímiles formas de decir: #QuédateEnCasa.

Gabriel Villar

Del espíritu creador “isdiano”, de la necesidad de expresión por la acción unida, de la gratitud a la heroicidad médica y ciudadana, nacieron desde estudiantes y profesores las más disímiles visualidades de la Cuba que salva.

Tras dos años de desvelos médicos por la COVID-19, también de diseñadores, se expone hasta este 10 de noviembre en la Casa de Cultura de Centro Habana “Joseíto Fernández”, una muestra de carteles que grafican esas ojeras artísticas para mover el pensamiento y la conducta social bajo una premisa martiana: “El arte de salvar”.

Eviel Ramos Pérez

“El ISDi durante el período de pandemia ha mantenido un vínculo estrecho con sus estudiantes. En todo este tiempo, la sensibilidad y participación de los muchachos y los deseos de ayudar, de comunicar, de informar, de aportar desde lo que saben hacer: el diseño, fue muy útil e importante. Nació de ellos generar piezas de comunicación con la temática de quedarse en casa, con el tema de la ciencia y que Cuba salva.

Alejandra Hernández

“Los estudiantes son nuestra razón de ser, son la vida del instituto, gracias a su implicación, su sensibilidad y sus ganas de hacer por el ISDi, por el diseño y por el país, fue posible ilustrar y comunicar muchas de las cosas que se expusieron durante la pandemia en diferentes medios, para tratar de sensibilizar a la población sobre la necesidad de informarse y cuidarse de esta pandemia”, cuenta la profesora MsC. Maite Fundora Iglesias, quien tiene a su cargo la curaduría de la exposición, junto al DrC. Ernesto Fernández.

Maite Fundora Iglesias

“El trabajo fue completamente espontáneo, los estudiantes empezaron a preguntar qué podían hacer, cómo podían ser útiles, muchos fueron a centros de aislamientos, entregas de comida a personas vulnerables, y con los carteles empezó un grupo y en menos de una semana todo el ISDi de manera voluntaria se fue sumando y desarrollando productos comunicativos para las redes, banners, animaciones, con diferentes temáticas sobre la pandemia. No fue una asignatura, no fue una convocatoria institucional, nació de los estudiantes, de su necesidad de ser útiles y eso a los profesores nos llena de orgullo y satisfacción”.

Yarisleiry Marante

La estudiante Patricia Suárez, comenta: “El objetivo del cartel fue dirigirlo a un público más joven como los milenials para así concientizar a este sector de la población. Me basé en el juego de Pac Man, que es muy conocido dentro de este público, haciendo una analogía entre la forma del juego y la situación pandémica. Se crea una empatía entre el público que ha jugado y el cartel. El diseño gráfico ha sido importantísimo dentro de la situación actual porque es una vía de comunicación y persuasión directa con la población, no solo apoyado por la cartelística, sino que se han desarrollado infografías, audiovisuales y campañas de bien público como las de vacunación”.

“Mi cartel es una representación de la curva de crecimiento de casos por Covid-19 y aporta una solución para controlar la propagación de los casos: quedarse en casa. Me inspiré en la poca importancia que las personas le estaban dando al hecho de mantenerse en sus viviendas e intenté buscar una forma de representar los beneficios de mantenernos en nuestros hogares para evitar la propagación del virus”, explica Alejandra Hernández.

Camila Azcuy

Por su parte, Dayan Blanco, señala que quiso representar el contexto social en tan difíciles tiempos, “en especial cómo tuvimos que adaptarnos a una nueva realidad dentro del hogar, donde mantener los lazos con nuestros familiares y amigos se tornaba complejo en la distancia. 
Estuve inspirado en mi propia experiencia y en la de mis amigos más cercanos, donde tuvimos que buscar nuevas formas de divertirnos y mantenernos activos para disimular el miedo tan fuerte a contagiarnos que nos invadía. Recuerdo en boom de los challenge en las redes sociales que nos robaban la atención de todos, las conversaciones a gritos entre mis vecinos para poder comunicarse sin visitar las casas de unos a los otros, de cómo las responsabilidades de cuidarnos y cuidar a nuestros familiares era cada vez mayor. El diseño gráfico fue una de las principales herramientas que nos hizo entender la compleja situación que estábamos atravesando, de aprender sobre un tema que era nuevo para todos y de responsabilizarnos sobre las graves consecuencias que podían traer consigo el incumplimiento de las medidas establecidas”.

Alejandro Escobar

Evelio de la Sota, apunta que su obra “conceptualmente trata de acercar el mensaje principal de la campaña al público, vinculándolo con las redes sociales (específicamente Facebook), herramientas muy conocidas y usadas por la sociedad en este siglo. Básicamente era hacer llegar una idea trabajada en el momento de una forma novedosa. Se usan pocos recursos gráficos, tratando de que la información llegue a las personas de una manera más rápida. Los signos que se emplean pretenden comunicar el carácter positivo del objetivo de la campaña, que fue persuadir a la sociedad para que se cumpliera con las medidas establecidas en el combate contra la pandemia que azota al mundo. El diseño ha ayudado a embellecer, a ofrecerle una identidad e impulsar toda la lucha contra la Covid -19, que aún no termina”.

Rocío Ruiz

“En un momento de tanta sensibilidad a nivel mundial con la pandemia, donde los médicos de nuestro país estaban ejerciendo una labor tan humana de ayuda internacional, quise resaltar la figura de estos profesional y establecer un paralelo entre su quehacer y la figura de un superhéroe. Y es que, atentos desde el primer llamado de la Patria, los galenos cubanos emergieron «al rescate» en un contexto de temor, preocupación y desconocimiento con respecto a la enfermedad; razón por la que, a mis ojos, tenían tanto impacto y poder como los clásicos personajes de la historieta y cinematografía”, confiesa María Paula Lista Jorge.

Sabrina Gutiérrez

 A Sabrina Gutiérrez también la inspiró “la labor de los médicos cubanos, siempre demostrando el humanismo y la solidaridad en situaciones sanitarias graves. Muchos profesionales del diseño y estudiantes (o no) han aprovechado la nueva modalidad online para demostrar su apoyo al mundo con respecto a este tema, mostrar infografías, spots publicitarios, etc. para educar a los otros y hacer un bien, es la mejor satisfacción que se puede sentir en este campo”.

 

Dayan Blanco

 

Igual musa tuvo Rocio Ruíz Rodríguez: “Mis obras fueron inspiradas en la ayuda humanitaria que brinda el personal de la salud y las instituciones gubernamentales no solo a nivel nacional, sino también internacional, entregando sus almas y vida a todo aquel que lo necesite, por ello lo representé con el corazón unido morfológicamente a las manos en señal de respaldo, así como el rol que juega la población apoyando en las labores sociales y ayudando a disminuir la propagación. En otro cartel, el cuidado individual y colectivo se traduce en una reinterpretación gráfica de la sombrilla, haciendo función de los hogares, utilizando elementos visuales universales que hagan llegar a todo el público la necesidad cumplir con las medidas sanitarias para mantener a salvo a familiares y amigos”.

María Paula Lista

“El motivo principal por el que realicé este cartel fue para aportar, desde mi profesión, mi granito de arena. Ver la situación en la que se tornaba el mundo a raíz de la pandemia me hizo pensar que no podíamos quedarnos de brazos cruzados. Mirar a mi alrededor, observar la nueva realidad, el comportamiento de las personas, las nuevas costumbres y rutinas fue lo que realmente inspiró mi obra”, acota Camila Azcuy.

Frank E. Cala

Similar inspiración tuvo Yarisleiry Marante Arias: “el deseo de contribuir en algo desde mi posición de estudiante de diseño de Comunicación Visual, mostrando lo que yo veía, la gran indisciplina social. El diseño gráfico ha ayudado en la pandemia manteniendo informada a la población, motivándola a cumplir con las medidas y siendo también un medio de distracción en un tiempo en el que todos estábamos muy sensibles y con ansias de volver a la normalidad”.

La síntesis, las analogías y evocaciones sobresalen en esta muestra al alcance de la comunidad, donde no hay dudas de que el arte joven también salva.

Patricia Suárez

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico