El Salón de Mayo del Pabellón Cuba se vistió de gala este miércoles 24 de junio para recibir a uno de sus invitados de mayor alcurnia. Roberto Fernández Retamar respondió a la invitación del espacio Dialogar, Dialogar y asistió a un coloquio vespertino sobre su ensayo -quizás el más importante de su carrera- Caliban.

Un panel de lujo integrado por la destacada ensayista –y compañera de estudios universitarios del autor- Graziella Pogolloti, el Doctor en Ciencias Históricas Félix Julio Alfonso, el investigador y crítico de teatro Jaime Gómez Triana, acompañados por el también Doctor en Ciencias Históricas Elier Ramírez como anfitrión, expusieron ideas, suyas y ajenas, concordantes y encontradas, acerca de la impronta del texto a casi cuarenta y cinco años de escrito. [+]



Caliban: Avatares de un símbolo

Nuestro símbolo no es pues Ariel,
como pensó Rodó, sino Caliban.

Roberto Fernández Retamar

Escrito hará pronto cuarenta y cinco años, pienso que Caliban. Apuntes sobre la cultura de Nuestra América, publicado originalmente en el número 68 de la revista Casa de las Américas, de septiembre/octubre de 1971, —pero fechado entre el 7 y el 20 de junio de aquel año—, es quizás el más universal de los ensayos producidos por un intelectual cubano después de 1959. Y asimismo considero a su autor, el poeta, ensayista y profesor Roberto Fernández Retamar el miembro más brillante de la vanguardia creadora de su generación. [+]


Caliban, cercano a sus cuarenta y cinco años

Habrá que ver qué mañana vive en los intersticios de hoy (…)
R.F.R.

I
En 2016 se cumplirán los cuarenta y cinco años de la publicación de Caliban, sin dudas uno de los más notables ensayos escritos durante la segunda mitad del siglo XX en nuestro país y, de seguro, también en nuestra América. Cientos de textos, aparecidos en los más diversos idiomas, y un sin número de referencias bibliográficas dan cuenta de esa jerarquía. Su autor, el poeta Roberto Fernández Retamar, acaba de cumplir sus ochenta y cinco y con la intención de agasajarlo la Asociación Hermanos Saíz nos propone un diálogo acerca de la significación y vigencia de esa pieza de reflexión, que sabemos escrita casi de un tirón, en un rapto, como se escriben los mejores versos. Convocado a participar de este intercambio, debo decir que asumo la tarea no sin sobresalto. Mucho se ha escrito a propósito de ese ensayo e incluso el propio autor ha vuelto a él, una y otra vez, actualizándolo y ampliando su alcance en esas revisitaciones, de modo que corro el riesgo de repetir aquí lo ya sabido, lo tantas veces comentado. [+]