Dos príncipes, un dolor

Pocas veces puede ser visto un material audiovisual que convoque tanto a los sentimientos y sobre todo a la reflexión inmediata sobre un tema  sensible y universal como lo es la muerte, esa que no conoce de razas, ni de sexos y mucho menos de clases sociales.

De eso se ocupa el corto animado cubano que por estos días se estrenó en los cines de la capital: Los dos príncipes, basado en el poema homónimo de José Martí, con ese mensaje que se sabe hijo de cualquier época, como la mayoría de los escritos que este gran hombre nos legara.

Bastan cerca de quince minutos para adentrarnos en la bella historia que marca la tristeza de dos familias provocada por la muerte de un hijo, desde la utilización de los colores grises y ocres con solo intencionadas pinceladas de objetos en azul y rojo, como reconociendo la ausencia- presencia del hijo que recientemente ha sido perdido. Destacan la creatividad de las escenografías y sus elementos compositivos e incluso la coherencia en la combinación de técnicas de animación, entiéndase stop- motion, animación en 2D y 3D, resultando todo en una verdadera escena teatral que invoca al dolor más profundo. 

Muy buena utilización de la música, de los recursos y metáforas expresivas como las dos velas con que se inicia y termina el material; los planos detalles remarcando cada cosa que pudiera perderse el espectador. Es como un quejumbroso pasar por la situación de dos familias que pareciesen distantes pero que tienen el común dolor de la pérdida del retoño.

Los personajes que encarnan las marionetas logran desde su rusticidad y torpes movimientos transmitir el ambiente que reina en el palacio y en la choza y que tiene su punto álgido con el encuentro de los dos cortejos fúnebres y sobre todo con las miradas que se encuentran como reconociendo lo universal del sufrimiento.

Los responsables de la realización de este material son Adanoe Lima y Yemelí Cruz, con la dirección artística de Lidia Morales, la música de Ariadna Amador y la asesoría del consagrado cineasta Fernando Pérez. El corto fue estrenado en el pasado Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, donde obtuvo el Premio Especial del Jurado. Y por estos días todos hemos tenido la posibilidad de disfrutarlo para convocar no solo a las ideas martianas sino también a la obligada reflexión sobre la vida y  la muerte.

No por gusto muchos califican al corto Los dos príncipes como una joya excepcional en materia de creación artística- cultural. Entonces no perdamos la oportunidad de disfrutarlo y de ser parte indisoluble de la vida que comienza y termina en una obra de arte.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico