Inicio ¬Ľ

Dialogar con Palabras a los Intelectuales

Tres semanas estuvo el primer ministro Fidel Castro, en junio de 1961, reunido con escritores y artistas para aclarar las dudas sobre la pol√≠tica cultural que trazar√≠a la joven Revoluci√≥n cubana. Sus conclusiones se conocieron como Palabras a los Intelectuales, un discurso muy citado por defensores y enemigos del nuevo r√©gimen durante el medio siglo transcurrido desde entonces, sobre todo por el aserto ¬ędentro de la Revoluci√≥n todo, contra la Revoluci√≥n nada¬Ľ.

Un debate sobre aquellas famosas palabras se extendió durante casi tres horas en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, sede nacional de la AHS. En el espacio Dialogar, dialogar este miércoles el historiador Elier Ramírez convocó al poeta e investigador Juan Nicolás Padrón; a Indira Fajardo, presidenta nacional de la Brigada de Instructores de Arte José Martí; Raynier Pellón, especialista del Centro de Investigaciones de Política Internacional; y al ensayista Helmo Hernández, presidente de la Fundación Ludwig de Cuba, quienes ofrecieron sus percepciones sobre la significación de ese discurso para la cultura nacional.

Dialogar-dialogar-3

El panel coincidi√≥ en la relevancia de estudiar el contexto de la Cuba de 1961, amenazada por la guerra directa con los Estados Unidos y atacada constantemente por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la contrarrevoluci√≥n interna. La prohibici√≥n de exhibir en los cines ‚ÄĒcircuito controlado por el novel Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematogr√°fico (Icaic)‚ÄĒ el documental PM, desat√≥ las discusiones en torno a la libertad de expresarse y de crear que tendr√≠an los intelectuales en la naciente Revoluci√≥n.

Dialogar-dialogar-2¬ęHab√≠a un gobierno en estado de emergencia y en la cultura tambi√©n se dirim√≠an posiciones, todo eso est√° detr√°s de la prohibici√≥n de PM (apoyado por Lunes de Revoluci√≥n) por parte del Icaic ‚ÄĒotro n√ļcleo fuerte de influencias‚ÄĒ, adem√°s de las concepciones prevalecientes en el Partido Socialista Popular, el Movimiento 26 de Julio y otras organizaciones¬Ľ, record√≥ Juan Nicol√°s Padr√≥n.

Seg√ļn la presidenta de la Brigada de Instructores de Arte ¬ęcada cual asumi√≥, y asume, el discurso como lo entiende y traza su idea de pol√≠tica cultural, por ello creo necesario sostener un di√°logo de ese tipo, horizontal, con las autoridades gubernamentales en las condiciones actuales¬Ľ.

Entre los elementos planteados en 1961, consider√≥ Raynier Pell√≥n, est√° la necesidad de lograr la unidad del pueblo cubano frente a los peligros que plantea el nuevo escenario pol√≠tico entre Cuba y los punteros del capitalismo (no solo Estados Unidos). ¬ęLa unidad propuesta por Fidel en 1961 significaba tambi√©n aceptar a artistas que no eran revolucionarios, pero tampoco significaban una oposici√≥n marcadamente reaccionaria¬Ľ, afirm√≥.

Dialogar-dialogar-4

Helmo Hern√°ndez se√Īal√≥ la ausencia de una historia cultural seria, que permita establecer un v√≠nculo de las nuevas generaciones con los acontecimientos exactos ocurridos hace decenas de a√Īos. ¬ęNo es el documento fundamental de la pol√≠tica cultural revolucionaria porque los reunidos all√≠ eran solo una parte del enorme proceso que estaba ocurriendo en el pa√≠s¬Ľ, sostuvo el ensayista, quien reconoce que el di√°logo con Fidel constituye un ejemplo de procedimiento metodol√≥gico para establecer consenso en torno al fen√≥meno art√≠stico-literario en un proceso revolucionario.

Foto 2: El ensayista Esteban Morales llam√≥ a buscar mecanismos efectivos para divulgar estos debates y acercar a los intelectuales a la prensa diaria, pues ¬ęestamos en una encrucijada para la naci√≥n¬Ľ.

Foto 3: Para Harold C√°rdenas, del blog La Joven Cuba, ¬ęes dif√≠cil entender los errores posteriores si exist√≠an las Palabras a los Intelectuales¬Ľ.

Foto 4: Dialogar, dialogar pretende dar a los jóvenes un espacio de debate sobre los problemas de la sociedad cubana.

Fotos: Alba León

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Sobre este tema
Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico