Dialogar con el puerco esp铆n

Cuando le preguntaron a James Donovan 鈥攅l abogado que llev贸 el proceso de indemnizaci贸n por las v铆ctimas en Playa Gir贸n a su real t茅rmino鈥 c贸mo pensaba ser铆a la mediaci贸n entre las relaciones de los Estados Unidos y Cuba, se refiri贸 al ejemplo de dos puercos espines haciendo el amor. El pasado jueves 20 de abril en el Sal贸n de Mayo, del Pabell贸n Cuba, se realiz贸 otra edici贸n del espacio Dialogar Dialogar 聽y el tema escogido, precisamente, para conversar fue la Invasi贸n de Playa Gir贸n, bajo el t铆tulo: Batalla por la indemnizaci贸n. La segunda victoria de Gir贸n.

En esta oportunidad estuvieron invitados Eugenio Su谩rez, Doctor en Ciencias Hist贸ricas y director de la oficina de Asuntos Hist贸ricos del Consejo de Estado; junto a Acela Caner Rom谩n, M谩ster en Geograf铆a y Did谩ctica, profesora, historiadora e investigadora, conducidos por el historiador Elier Ram铆rez.

Es dif铆cil pensar c贸mo se puede tratar un tema hist贸rico, y hacerlo de manera que los j贸venes lo asuman como algo interesante y alejado de las clases de la escuela. Pero la soluci贸n estuvo en la forma en que se abord贸 en el espacio del Pabell贸n.

El tema de la indemnizaci贸n por los da帽os y v铆ctimas producto de la Invasi贸n, se narr贸 como si fuera una an茅cdota vivenciada por los especialistas invitados. Comenzaron con la fecha del 17 de mayo del 1961, en lo que se ha dado en llamar La Segunda Victoria. Proceso que comenz贸 cuando el compa帽ero Fidel le pregunt贸 a los campesinos cu谩l ser铆a el destino de los prisioneros. Bajo la confianza que siempre se tuvo en las decisiones del comandante, en el discurso pronunciado el 18 del mismo mes, se dio a conocer que el resarcimiento ser铆a para mejorar la agricultura y construir carreteras. De este modo, puso fin al suspense de la soluci贸n de los presos y se dejaba en manos de los EEUU el retorno de sus hombres.

Con la narraci贸n de los hechos que comenzaron las negociaciones entre los dos gobiernos, se expon铆a provocativamente el an谩lisis de una de las peliagudas instancias de la Historia, que precisa de una relectura m谩s cerca de la verdad y lejos del mito.

Luego, ambos especialistas fueron contando la sucesi贸n de propuestas entre uno y otro gobernantes, y los intentos del Comit茅 Roosevelt por liberar a los prisioneros. Se dijo que fueron 1997 los nombres que estaban en las listas de liberaci贸n y que estas no inclu铆an a los presos que hubiesen cometido cr铆menes graves, por lo que el proceso era solamente para los capturados en la invasi贸n. Se anunciaron algunas de las soluciones que no llegaron a tomarse, por lo que significaban para el contrario, y del 茅nfasis que puso Fidel en la palabra 鈥渋ndemnizaci贸n鈥, que no 鈥渃ambio鈥, como se conoce en la memoria del pueblo.

El 29 de marzo de 1962, se realiz贸 el juicio en el Castillo del Pr铆ncipe en La Habana, donde los prisioneros reconocieron el buen trato que recibieron en Cuba, y como a una selecci贸n de ellos les permitieron ir a los EEUU a negociar la liberaci贸n de sus compa帽eros, cuando el presidente Kennedy les dio la espalda.

De igual manera, se abord贸 la figura de James Donovan. Se dio a conocer que durante el intercambio cuando llegaban a Cuba los aviones con los efectos electr贸nicos como pago, volv铆an en ellos 127 prisioneros para que no fuese solo unilateral el destino de la carga.

Luego de terminado el canje tuvimos la cifra de 53 millones de d贸lares en pago a las v铆ctimas de la Invasi贸n y como muestra t谩cita del resultado de la primera batalla perdida por los EEUU. Se recuerda desde entonces que todos los avances en la industria av铆cola se deben al plan de desarrollo implementado por las ganancias de tal proceso.

Los detalles de la Historia de Cuba que se mantienen fuera del alcance de las pruebas reales, pueden ser asimilados dif铆cilmente. Sin embargo, Dialogar Dialogar pretende cambiar esa percepci贸n hacia el consumo de nuestra memoria como algo vivo, cuestionable.聽聽聽聽 聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽

Este sitio se reserva el derecho de la publicaci贸n de los comentarios. No se har谩n visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que est茅n fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos necesarios est谩n marcados *

Suscripci贸n

Para recibir nuestro bolet铆n ingrese su direcci贸n de correo electr贸nico