Del eros me interesa todo

Lourdes de Armas escribe con pasi贸n. Y desde la pasi贸n. En cualquier otro contexto, y posiblemente incluso en este, afirmar algo semejante聽puede provocar que esta introducci贸n sea tachada de lugar com煤n. Pero debo correr el riesgo en virtud de la verdad. Esa verdad que Lourdes defiende desde su literatura, desde el eros de sus cuentos y desde la 鈥攎uchas veces鈥 terrible y compleja realidad que viven sus personajes. Nuestra amistad ha crecido a trav茅s del correo electr贸nico, las llamadas, los planes en com煤n y, ocasionalmente, alg煤n que otro encuentro en los pasillos de la UNEAC (o en sus jardines). Hemos intercambiado cuentos, libros e historias. Nos debemos un caf茅. Esta entrevista es el pre谩mbulo de algunas conversaciones que hemos dejado pendientes, aqu铆 y all谩.聽

驴Piensas que, en la actualidad creativa de nuestro patio, la obra de las escritoras es reconocida? 驴Subsisten a煤n, en los telones de fondo de la literatura, criterios machistas o patriarcales?

Se ha avanzado algo en cuanto al reconocimiento de la obra femenina si lo comparamos, por ejemplo, con la literatura de la d茅cada de los 80. El聽boom聽literario femenino alcanz贸 su mayor esplendor en los 90. Pero es innegable que a煤n existen criterios machistas y patriarcales que perturban la visibilidad de la mujer en la聽 literatura. Cuesti贸n que no es intencional en la mayor铆a de los casos, se trata de una actitud que est谩 presente en la memoria colectiva masculina y hasta en la femenina de una manera muy arraigada, simplemente no se tiene en cuenta a la mujer porque no se piensa en ella del mismo modo en que se piensa en los hombres. Los hombres se tienen en cuenta entre ellos como espejos de s铆 mismos y se ven como l铆deres, h茅roes, proveedores. La mujer, sin embargo, todav铆a est谩 clasificada como d茅bil, tierna, de movimientos ondulantes, gestualidad que muchos tienen como modelo para clasificarla de mujer o lesbiana鈥 como si no fuera lo mismo.

Los hombres siguen sobresaliendo y mientras esto suceda, las mujeres continuar谩n en su lucha por la visibilidad. Pasa no solo en la cultura, tambi茅n en casi todas las instituciones de la sociedad. Son los hombres los que mayoritariamente dirigen; sin embargo, seg煤n estad铆sticas del 煤ltimo censo poblacional, el n煤mero de mujeres es mayor que el de los hombres. Somos m谩s pero menos visibles. Si observamos de cerca con ojos de mujer, notaremos que hay m谩s directores que directoras, m谩s presidentes que presidentas, m谩s jefes que jefas, menos secretarios que secretarias, as铆 en todo lo que nos rodea. Es por eso que, desde mi opini贸n, hay que estar constantemente debati茅ndose, luchando para ser tenida en cuenta. Algo que es bastante agotador.

Por eso es necesario abrir espacios de debate sobre el tema, sitios para las quejas en los que se pueda denunciar cualquier situaci贸n que desfavorezca a las f茅minas, de forma r谩pida y sin burocracia. Ya que hay una propensi贸n masculina, no solo a ejercer sus funciones de l铆deres, tambi茅n a ignorarla, a acosarla sexualmente, a mezclar nalgas con profesi贸n. Si no te dejas tocar las nalgas, no te mereces un ascenso, una promoci贸n. Y se hace de un modo ya tan natural que esta conducta, aunque se desapruebe por la mayor铆a, casi nunca consigue justicia.

Y aclaro que tengo muy buenos amigos hombres y que no estoy en contra de ning煤n hombre, todo lo contrario. Porque tambi茅n se peca de revertir los reclamos. Cuando exigimos nuestros derechos, la conducta m谩s generalizada es acusarnos de arrogantes, de que no admitimos galanteos. Es una manera, aunque la m谩s com煤n y menos inteligente, de reducirnos, de silenciarnos. Pero efectiva en muchos c铆rculos donde el pensamiento faloc茅ntrico est谩 a煤n muy arraigado. Teor铆a que desde Freud a nuestros d铆as ha pasado por innumerables cuestionamientos, provocando da帽os sicol贸gicos en la mujer, pero no se ha deshecho. De diversas maneras seguimos siendo聽castradas, mujeres sin sexo, envidiosas del falo.

En tu obra, el personaje mujer y el cuerpo femenino son centros tem谩ticos, ejes de sentido, 驴ocurre esto por disposici贸n consciente, forma parte de una po茅tica escritural?

Esto ocurre de manera inconsciente y, a veces, muy consciente. Por supuesto, hay聽 una po茅tica derivada precisamente del eros, que no solo est谩 asociado a la sexualidad sino tambi茅n al amor, porque sexualidad y erotismo son resultados del amor. El cuerpo femenino es el centro como tambi茅n lo es la mujer, porque es una manera de expresar los conflictos cotidianos de la mujer de hoy, espec铆ficamente la cubana. Y como escritora me siento comprometida a denunciarlo. Escribiendo desde la mujer es mi manera de intentar hacer justicia.

A tu entender, 驴cu谩les son los principales retos de la mujer escritora, especialmente las j贸venes, en el panorama literario cubano?

Los principales retos de la mujer es posicionarse dentro de la sociedad patriarcal. Creando espacios como los que coment茅 anteriormente. Haciendo valer con firmeza su posici贸n de mujer. Escribir m谩s y mejor cada d铆a. Porque escribiendo se conquista un espacio. Las letras son tambi茅n un arma, no solo es placer.

Por el momento hay que mantenerse atenta a esta conducta, porque si das la espalda, en cualquier descuido, los hombres que nos rodean, acostumbrados como est谩n a vivir en un mundo de hombres, se olvidan de que existimos. No hace mucho se sentaron m谩s de siete en una mesa a hablar de los聽Nov铆simos. Ni se acordaban que las聽Nov铆simas聽tambi茅n exist铆an.聽

La mujer joven tiene un doble reto: luchar contra la sociedad patriarcal y con aquellos no tan j贸venes que no admiten el candor y el talento juvenil, que no aceptan las ideas noveles que, sin embargo, son las que nos alimentan de nuevas perspectivas.

Hablemos del erotismo, otro de los elementos que considero esenciales en tu escritura y que ya anteriormente mencionas, 驴por qu茅 elegir esa zona de sentido? 驴Qu茅, en particular, te interesa del eros y qu茅 desechas?

Del eros me interesa todo. Por tanto, no desecho nada; solo que escribo desde una perspectiva y no desde otra. Desde la m铆a significa amor y tambi茅n libertad. Y ambas cuestiones son de vital importancia para m铆. Escribo desde mi propio concepto del erotismo, o de lo que me erotiza. La escritura es un lugar donde puede habitar todo lo que deseo, donde me deshago de todo lo que me molesta, no hay patrones sexuales de conductas, ni culturales, ni sociales. Soy due帽a de mi cuerpo, de mi sexualidad. Es importante una sexualidad sin censuras. En mis textos impera el gozo, el placer tal como lo concibo. En ellos soy libre, absolutamente libre.

La realidad y el cotidiano aparecen constantemente en tu trabajo. En un mundo tan plural, tan polif贸nico, la realidad es ya una l铆nea bifurcada, un mapa de muchos puntos鈥

Lo cotidiano es el mundo que me circunda y del que tomo cucharadas para mezclar con la ficci贸n. Me interesa mostrar la sociedad en que vivo, dejar constancia de mi mirada, que no quiere decir que sea la verdad absoluta, pero es mi modo de percibir el mundo que me circunda, mis conflictos, generacionales y existenciales y, por supuesto, los conflictos de la mujer.

En nuestros tiempos, 驴qu茅 utilidad tiene la escritura? 驴A煤n tiene utilidad?

La escritura tiene mucha utilidad. Puede ser terap茅utica, te aviva y organiza el pensamiento y puede servir de catarsis. Desde el punto de vista literario, nos permite lo mismo plasmar el mundo en que vivimos como recrear otros. La utilidad es particular, es una especie de contribuci贸n 铆ntima con la cultura, un compromiso social. Nunca es un negocio, por lo menos como la vivo yo. Es muy mal pagada y con demasiada tendencia al timo. Hay muchas editoriales que se apropian de la obra y luego pagan poco o nada. Debido a que no hay una forma precisa y exacta de cuantificar los libros vendidos, por lo menos que yo conozca, estamos obligados a creer en la editorial que nos contrata.聽 Y esto se presta para que nos estafen ya de una manera tan natural como una brizna invernal. Esto, en lo que concierne a las editoriales extranjeras. Las cubanas pagan, poqu铆simo pero pagan. Se demoran en el pago porque casi nunca hay presupuesto, pero nunca he sido estafada por una editorial cubana. En cultura, de forma general el pago es 铆nfimo y demorado. Nos contratan, hacemos el trabajo y despu茅s no hay presupuesto, esto se ha hecho una constante. Trabajamos literalmente por amor al arte. Es por eso que la utilidad de la escritura es un gozo 铆ntimo que, en mi caso, es el momento de la creaci贸n.

Tu rol como narradora se combina tambi茅n con tu labor como periodista, rese帽ista y ensayista. Estas zonas de conocimiento, 驴satisfacen otras inquietudes creativas o son la pluralizaci贸n de un mismo inter茅s que se presenta con diferentes rostros?

Esta labor es un聽todo incluido.聽Se combinan el placer de la lectura, los comentarios sobre lo le铆do y la promoci贸n de la buena literatura. Los escritores cubanos merecen promoci贸n y para m铆 es un placer hacerlo dentro del mundo editorial al que tengo acceso.

驴Qu茅 escritores cubanos han ejercido, directamente, una influencia en tu trabajo? 驴Crees en las influencias? 驴C贸mo las interpretas?

Son muchos los escritores que han influido en mi obra aunque esta influencia no la tenga de manera consciente. Desde mi punto de vista estamos influenciados por todo lo que leemos, aunque cada lectura sea en una etapa diferente. En cuanto a los escritores cubanos, recuerdo que le铆 mucho a Cofi帽o, era la fiebre del Realismo Socialista, y se nos inculcaba este tipo de lecturas porque se ve铆a la literatura con un sentido did谩ctico. M谩s tarde me enamor茅 de la obra de Padura. Y luego le铆a todo lo que me ca铆a en la mano.

En los noventa nos le铆amos los unos a los otros en talleres literarios, c铆rculos de lecturas y otras actividades, y es por eso que pienso que todos tenemos algo de todos. En la literatura de esta etapa se coincide en las tem谩ticas, la estructura, pero despu茅s cada uno ha ido tomando su estilo propio.

Creo en las influencias, hay muchos autores que te indican un camino, a veces abres un libro y descubres una perspectiva aunque sea igual a la tuya, pero dicha de otra manera. Esto ya es un premio, una satisfacci贸n.聽 Las interpreto como una fusi贸n cultural, una excelente combinaci贸n de saberes que auxilian al pensamiento a formar conceptos y teor铆as. Incluso, aunque se piense lo contrario, siempre es una ganancia porque para contradecir hay que encontrar lo dicho.

En la actualidad, 驴cu谩les son las historias que deseas contar?

Me interesa contar muchas historias. Tengo algunas in茅ditas y otras a煤n no escritas. La mayor铆a est谩n relacionadas con la sociedad cubana, lugar donde se deslizan mis personajes, pregunt谩ndose, calumni谩ndose, reflexionando, amando y por supuesto, haciendo el amor.

Si tuvieras que definir tu escritura en pocas palabras, 驴cu谩les ser铆an?

Hay una definici贸n que no es m铆a, porque me cuesta definirme en cuestiones literarias. Es de la escritora y editora Dulce M. Sotolongo, ella se refiere a mi obra como 鈥渆scandalosamente atrevida鈥.

Sin embargo, no puedo evitar auto catalogarme como una narradora femenina, que escribe en defensa del g茅nero, comprometida con la verdad, mi verdad, siempre.

Este sitio se reserva el derecho de la publicaci贸n de los comentarios. No se har谩n visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que est茅n fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos necesarios est谩n marcados *

Suscripci贸n

Para recibir nuestro bolet铆n ingrese su direcci贸n de correo electr贸nico