De la Electrónica….. y las artes

Estudiar en la Universidad de las Artes (ISA) es vivir en la misma ciudad con otros artistas. Allí confluyen las vivencias y recuerdos, y como es lógico la creación. Charlie Zuma es estudiante de Dirección Musical de Sonido y sus presentaciones en el Festival de las Artes se sitúan en la línea donde coincide su música con las creaciones de estudiantes de otras facultades.

¿Qué participación tuviste en el Festival de las Artes?

Tuve conciertos, una pasarela y una peña que se llama A golpe de lira. Presenté un bolero de música electrónica, que hice para una obra de teatro.

¿Qué significó para ti tener una de las primeras presentaciones en el Festival?

Siempre es bueno. Para mi supone un gran reto. Hacer una promoción para invitar a Dj´s de fuera del ISA para que traigan su público. Pensé que iba a haber menos gente, el espectáculo se dio muy bien por los Dj´s que participaron y la producción: luces, escenografía y audio que son elementos que desempeñan un papel muy importante. Sucedió en las ruinas de la antigua facultad de Teatro del ISA.

¿Qué fue lo diferente de tener un concierto en un lugar como ese?

Le dio un ambiente espiritual y mágico. Te mete en situación, a través de la música y el efecto de las luces sobre las ruinas te traslada a un lugar que no es al que estamos acostumbrados.

Los proyectos en los que te has insertado con estudiantes de otras facultades…

Me parece buenísima la idea de trabajar la transdisciplinareidad porque el trabajo de uno se enriquece mucho de otras especialidades. Con ello adquieres mucha cultura y además te pone en retos profesionales porque surgen cosas que no conoces o que reconoces sus dificultades. En la búsqueda para tener un buen resultado se aprende muchísimo, y enriquece el trabajo porque amplias el repertorio.

¿Cómo fue el trabajo con la pasarela?

La pasarela estuvo dedicada a la androginia. La música tenía que ver con ese rejuego que sugiere la idea. Tuve que estudiar y buscar referencias sobre artistas que trabajan ese estilo, como Lady Gaga. Traté de ponerle mi sello a la música vinculando la electrónica con cosas cubanas: tumbadoras, tumbaos clásicos del son, algunos solos de artistas como Tata Güines, y Los Papines. Para que sepan que no es una música extranjera, son nuestras raíces. Es música cubana, de Charlie Zuma.

¿Cómo concebiste la música electrónica para unirla a la poesía para la peña A golpe de lira?

El trabajo me pareció muy interesante porque no es musicalizar el poema de forma tal que se cante como se ha hecho ya muchas veces. Se recitó el poema y la música apoyó al texto. Utilicé efectos de sonido que recrearon las imágenes y símbolos que emplea el texto para generar imágenes desde la música a la hora de escuchar el texto.

¿Crees que este es el momento adecuado para insertar la música electrónica en las demás manifestaciones?

Sí. He trabajado en varias manifestaciones del arte: el teatro, música de concierto de cámara, etcétera. Ayuda mucho para pensar la dramaturgia de los temas, incluso, se está abriendo el camino para los artistas que no han incursionado en esa rama de la que puede salir un producto muy rico. La idea es esa conectar con el público lo más que se pueda.

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico