De identidades, cultura y juventud en la construcci√≥n del pa√≠s so√Īado

Palabras de presentación del libro Identidad, cultura y juventud el 19 de octubre de 2017 en el ICIC Juan Marinello

En estos d√≠as, mientras chateaba en Facebook con un amigo que reside en Francia, poni√©ndonos al tanto de nuestras vidas, me cont√≥ como su hijo mayor hab√≠a accedido en Cuba a una preciada carrera universitaria para, una vez graduado y especializado en un √°rea de su inter√©s, ‚Äúver c√≥mo echa pa¬ī ac√° conmigo‚ÄĚ. El intercambio electr√≥nico con este amigo, responsable directo de la formaci√≥n pol√≠tica de mi ya no tan cercana adolescencia, me hizo reflexionar sobre la lectura que hac√≠a en ese momento de este libro que hoy presentamos: Identidad, cultura y juventud, coordinado por la Dra. Elaine Morales Chuco y publicado por el ICIC Juan Marinello.

En esa l√≠nea ascendente en el tiempo que significa construir la vida, el ser humano se ve jalonado por un proceso l√≥gico que incluye el estudio, el trabajo, la familia y los logros, antes de sentarse a hacer un balance integral cuando llega a la tercera edad. Precisamente, es la juventud la etapa donde debemos tomar la decisi√≥n de c√≥mo vamos/queremos construir la vida. El contexto socioecon√≥mico actual ‚Äďlas realidades salariales, la vivienda, las escaseces, entre otras muchas cosas‚Äď hacen que cada d√≠a los j√≥venes vean la emigraci√≥n como una soluci√≥n viable a su proyecto de vida.

Esa reflexi√≥n me lleva directamente a uno de los trabajos que considero medulares en este libro: Proyectos futuros en j√≥venes cubanos de la Dra. Laura Dom√≠nguez, quien despliega un arsenal te√≥rico-metodol√≥gico para entender el proyecto de vida de los j√≥venes en Cuba y sus aspiraciones esenciales. Uno de los resultados primordiales de la investigaci√≥n identifica los contenidos principales de proyectos futuros de los j√≥venes cubanos y la ‚Äúb√ļsqueda de caminos que le permitan satisfacer sus necesidades materiales‚ÄĚ.1 Como bien se√Īala este trabajo, ‚Äúresulta imposible que el joven elabore un proyecto de vida s√≥lido y realizable que comprometa todas las potencialidades reguladoras de su personalidad si no se apoya en lo que es y en lo que quiere ser, en la contradicci√≥n entre su yo real y su yo ideal, todo lo cual se encuentra matizado por su concepci√≥n del mundo y sus valores‚ÄĚ.2

Si tenemos en cuenta el √ļltimo Censo de Poblaci√≥n en Cuba, el 60 % de los cubanos se encuentran hoy entre la mitad de la generaci√≥n de la Revoluci√≥n (comprendida entre 40 y 55 a√Īos), la generaci√≥n del Per√≠odo Especial (en la cual me encuentro, entre 24 y 39 a√Īos) y la ahora llamada generaci√≥n de los Lineamientos (menores de 24 a√Īos). Este segmento esencial de la poblaci√≥n cubana, a la par que tiene el reto hist√≥rico y social de construir el pa√≠s y dar continuidad a la Revoluci√≥n, est√° constantemente asediado por mensajes, s√≠mbolos y modos for√°neos de construir la vida. Entender esta situaci√≥n, buscar v√≠as para sistematizar el estudio de los j√≥venes, a los cuales van dirigidos fundamentalmente estos mensajes y s√≠mbolos, se hace hoy imprescindible si queremos trazar pol√≠ticas p√ļblicas y culturales efectivas. Coincido con la coordinadora en que este libro, resultado del taller ‚ÄúIdentidad, cultura y juventud. Perspectivas anal√≠ticas y retos a la transformaci√≥n social‚ÄĚ, celebrado en La Habana en 2014, constituye un paso en el impulso de la investigaci√≥n del tema y en la creaci√≥n de sinergias para elaborar propuestas y desarrollar iniciativas.

Otro aporte de esta selecci√≥n es sistematizar el tema de las identidades, mostrar herramientas para su entendimiento. Como ha se√Īalado el intelectual cubano y Ministro de Cultura, Abel Prieto:

En el caso de la propaganda dirigida a los adolescentes [y j√≥venes], se explota con especial intencionalidad la necesidad [‚Ķ] de reconocerse como miembro de un grupo y de sentirse aceptado por √©l. Esta influencia se refuerza hoy gracias a las redes sociales. Y ya sabemos el peso que tiene la ‚Äúautoestima‚ÄĚ y el que tiene la ‚Äútribu‚ÄĚ ‚Äďo el grupo‚Äď en una edad de tanta inseguridad, de tantos titubeos y perplejidades, como es la adolescencia.3

En este sentido, trabajos como ‚ÄúProcesos de formaci√≥n y transformaci√≥n de identidades colectivas‚ÄĚ, de la MSc. Martha Alejandro Delgado, e ‚ÄúIdentidades sociales y j√≥venes. Notas a tono de debate‚ÄĚ, de la Dra. Daybel Pa√Īellas; permiten seguir el pulso de la juventud cubana desde la educaci√≥n popular y las pertenencias socioclasistas. Estos enfoques, vistos no ya desde la cultura como concepto de identidad nacional, sino tambi√©n desde el trabajo puntual de las instituciones culturales y el papel rector de la pol√≠tica cultural, permitir√≠an entender por qu√© ciertos j√≥venes prefieren el espacio geogr√°fico de G (por ejemplo) a las ‚ÄúNoches habaneras‚ÄĚ; o por qu√© el malec√≥n sigue siendo la preferencia econ√≥mica y vital de un sector creciente de la juventud cubana. Tambi√©n ser√≠a muy interesante, a prop√≥sito de las zonas wifi y el acceso cada vez m√°s estimado de los j√≥venes, el estudio de c√≥mo se construyen ciertas identidades grupales en las redes sociales (Facebook mediante, como plataforma m√°s utilizada).

No por menos copioso, deja de ser uno de los trabajos m√°s interesantes ‚ÄúDe las identidades ‚Äėso√Īadas‚Äô a las identificaciones que no son. Una mirada a la identidad en las organizaciones juveniles cubanas‚ÄĚ, provocador ensayo que nos propone el MSc. Fernando Luis Rojas L√≥pez. El autor centra su an√°lisis en las principales organizaciones juveniles cubanas: Federaci√≥n de Estudiantes de la Ense√Īanza Media (FEEM), Federaci√≥n Estudiantil Universitaria (FEU), Brigada de instructores de Arte Jos√© Mart√≠ (BJM), Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), Brigadas T√©cnicas Juveniles (BTJ) y Movimiento Juvenil Martiano (MJM); para inmediatamente insertarnos en la problem√°tica esencial de una articulada red que se ‚Äúdiluye en una din√°mica verticalista que desde la Uni√≥n de J√≥venes Comunistas (UJC) reproduce patrones que homogenizan las otras organizaciones y las sit√ļan como subordinadas, en lugar de entidades de relaci√≥n‚ÄĚ.4 Se cuestiona el peso de las relaciones de poder que llevan al ingreso a organizaciones sin que medien identificaciones, y formula una interrogante esencial: ¬Ņpuede existir militancia (membres√≠a) sin identificaci√≥n?5 Esto me lleva a extender el an√°lisis a las restantes organizaciones pol√≠ticas y de masas del pa√≠s y superponer la propuesta que hace Fernando de ‚Äúidentidades so√Īadas‚ÄĚ con la de ‚Äúidentidades por conveniencia‚ÄĚ.

Resulta interesante que el investigador se detenga en el caso puntual de la AHS por la multiplicidad de experiencias que presenta la organizaci√≥n como actor de transformaci√≥n cultural y porque considera positivo, para la identificaci√≥n de su membres√≠a, el hecho de que sus diversas secciones, agrupadas por manifestaciones art√≠sticas diferentes, motive el v√≠nculo creativo entre miembros de diversas esferas de la creaci√≥n. Esto, seg√ļn Fernando Luis, ‚Äúse convierte en una fortaleza para emprender proyectos marcados por una visi√≥n amplia, integradora y compleja de la cultura‚ÄĚ.6 Me gustar√≠a agregar, ya que se habla de la AHS, que mucho pudieran aportar y tributar investigaciones como estas, con una mirada te√≥rica y metodol√≥gica, al funcionamiento de la secci√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n y al sistema de becas y premios que cada a√Īo convoca la organizaci√≥n de los j√≥venes artistas e intelectuales.

Para completar la visi√≥n cultural, este libro propone dos trabajos. El primero, ‚ÄúTiempo libre y juventud. Apuntes para su comprensi√≥n en el contexto matancero‚ÄĚ, presentado por un colectivo de autores del Grupo de Investigaci√≥n y Desarrollo de la Direcci√≥n Provincial de Cultura de Matanzas, hace un estudio detallado de los gustos, preferencias y patrones de consumo de los j√≥venes matanceros, con un diagn√≥stico sociocultural y el uso de gr√°ficos que muestran los principales resultados. La profundidad de esta investigaci√≥n permite trazar pol√≠ticas culturales precisas, por lo que su significado mayor se encuentra en el seguimiento y la formulaci√≥n de estrategias que la acompa√Īen. Despu√©s de tener a mano estos llamativos resultados, ¬Ņqu√© se impone?, ¬Ņla centenaria estrategia del pan y circo o la formulaci√≥n de acciones que vayan a la formaci√≥n del gusto y a la modulaci√≥n de los patrones de consumo y participaci√≥n cultural?

El segundo, ‚ÄúVer, o√≠r, pensar‚Ķ desde el consumo infantil de animados‚ÄĚ de la Dra. Nilza Gonz√°lez en colaboraci√≥n con un grupo de estudiantes de la Facultad de Psicolog√≠a de la Universidad de La Habana, muestra la importancia de los llamados ‚Äúmu√Īequitos‚ÄĚ en el consumo audiovisual infantil donde, lamentablemente, predominan los de factura extranjera (que, adem√°s, son los m√°s televisados). El hecho de que Elpidio Vald√©s se encuentre entre los de mayor preferencia, me remiti√≥ a la an√©cdota que recientemente hac√≠a la directora de los Estudios de Animaci√≥n del ICAIC sobre las vicisitudes de su instituci√≥n para lograr el merchandising de dibujos animados cubanos en los productos que ofertan las cadenas de tiendas. Una vez agotadas todas la negociaciones y de hacer o√≠dos sordos a todas las propuestas, parece que finalmente un empresario chino, a trav√©s de las mismas cadenas de tiendas cubanas, har√° realidad el sue√Īo de que nuestros ni√Īos porten mochilas, gorras y pul√≥veres con la imagen de Elpidio Vald√©s y compa√Ī√≠a. Decisi√≥n tard√≠a que llega cuando ya nos han inundado los batmans, spidermans y sus batim√≥viles y batidisfraces.

La importancia de este libro no solo radica en su arsenal teórico y metodológico, sino también en la multiplicidad de herramientas que facilita a la hora de formular políticas, modular discursos y encausar estrategias, iniciativas y propuestas viables. Sus resultados son un ejemplo de cuánto puede aportar la investigación sociocultural, a propósito de un reciente análisis que ponderaba su importancia y resultados para la cultura cubana.

Entender, proponer y aplicar para que mi amigo y su hijo comprendan que, desde dentro de Cuba, también se puede construir la vida y el país.

Referencias Bibliogr√°ficas:

1 Dom√≠nguez Garc√≠a, Laura: ‚ÄúProyectos futuros en j√≥venes cubanos‚ÄĚ en: Identidad, cultura y juventud, coord. Elaine Morales Chuco, Instituto Cubano de Investigaci√≥n Cultural Juan Marinello, 2017, p. 40 (los subrayados son de la autora).¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

2 √ćdem, pp. 30-31.

3 Prieto, Abel: ‚ÄúCultura, educaci√≥n y humanismo: una visi√≥n desde Cuba‚ÄĚ en: Apuntes en torno a la guerra cultural, Ocean Sur, 2017, p. 69.

4 Rojas L√≥pez, Fernando Luis: ‚ÄúDe las identidades ‚Äėso√Īadas‚Äô a las identificaciones que no son. Una mirada a la identidad en las organizaciones juveniles cubanas‚ÄĚ en: Identidad, cultura y juventud, coord. Elaine Morales Chuco, Instituto Cubano de Investigaci√≥n Cultural Juan Marinello, 2017, p. 133.

5 Ibídem.

6 √ćdem, p. 135.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico