“Cultura santiaguera promocionada al paso”

La vista las descubre de forma casi accidental mientras caminas la ciudad. Santiago de Cuba se ha poblado de pantallas digitales, en apuesta por la modernidad.

Sin importar el día o la hora, siempre tienen algo para mostrar. El colorido de estos artefactos se impone al paso. Muchos son los mitos que han proliferado, alimentados por el interés popular: ¿Cómo se actualizan? ¿Quiénes están detrás de ellas?

Sin renunciar a la justa dosis de misterio, la sede de Claustrofobias Promociones Literarias, abrió sus puertas para mostrarnos de qué forma asumen el reto de diseñar y programar cada semana nuevas publicaciones para estos soportes, que actualizan cada lunes manualmente y de forma individual.

Ocho tótems y seis pantallas aéreas, ubicados en el Corredor Patrimonial Las Enramadas, mantienen una programación constante. Pero contrario a lo que pueda pensarse, la arteria más concurrida de Santiago de Cuba, con un kilómetro y medio de bulevar desde Plaza de Marte hasta la Alameda, no se ha convertido precisamente en un cine a cielo abierto.

Las pantallas digitales que sirvieron, en algún momento, para proyectar videos clip y fragmentos de filmes, han mutado su concepto inicial. Hoy se posicionan como un valioso medio promocional de alcance directo.

La Ciudad Héroe fue pionera en la promoción de las pantallas digitales. Llegaron en 2016 para amplificar desde el Parque Céspedes el recorrido de las exequias de nuestro Fidel Castro por tierras del Oriente cubano, en su viaje hacia la eternidad.

Durante los dos últimos años los santiagueros se han adaptado al lenguaje y las normas de esta nueva forma de comunicar, que exige constantes estrategias de innovación.

En la esquina superior izquierda, la hora exacta atrae las miradas de los transeúntes. A partir de ese momento, sólo existen 10 o 15 segundos para conquistar la atención y transmitir un mensaje efectivo. Es por ello que el diseño se adapta de forma sutil pero constante.

Se respetan algunos códigos ya establecidos pero se añaden cada vez nuevas imágenes e infografías para ilustrar que carteleras culturales, mensajes de bien público, alegorías a fechas históricas y secciones lúdicas como “El meme”.

Cuando la Dirección Provincial de Cultura les propuso la idea, no advirtieron su complejidad; quizás porque hubiera sido muy sencillo si estuvieran interconectadas por cableado o tecnología Wi-Fi. Las estrategias para enriquecer la visualidad de la información ofrecida, los han obligado incluso a interactuar con otras lenguas como el chino para acceder a los lenguajes de programación.

La retroalimentación con experiencias similares en Granma y La Habana ha servido para elevar la efectividad de este medio en la promoción cultural. Naskicet Domínguez Pérez, Coordinador del Proyecto Claustrofobias Promociones Literarias, resume algunas de las prácticas desarrolladas para ello:

Otras tres pantallas gigantes, de 20 metros cuadrados, ubicadas en la Plaza de la Revolución, la Plaza Cultural Ferreiro y el Teatro Heredia, complementan esta estrategia comunicativa, diseñada para múltiples plataformas.

Cuando pasee por Enramadas observe la arquitectura, descubra sitios renacidos, estampe el contraste del mar en su teleobjetivo y sin detener la marcha descubra las nuevas claves de la actualidad.

El sistema de pantallas digitales en Santiago de Cuba ha demostrado la necesidad de promocionar la cultura, la historia y los valores de Cuba pero, sobre todo, nos habla del imperativo de hacerlo a través de medios novedosos, coherentes con una era de premuras y pensamiento eminentemente audiovisual. Desde cada uno de estos píxeles, un equipo creativo le observa e invita.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico