Culmina Feria Internacional del Libro en La Habana

La Habana le dice adi√≥s a la fiesta de los libros y ahora invita a otras provincias a disfrutar la magia de la lectura. La Caba√Īa, como cada a√Īo,¬† fue el lugar escogido para juntar a la familia cubana y convidarla a disfrutar de la sana lectura, el aire fresco y la hermosa vista que brinda el Morro desde su fortaleza.

Desde el pasado primero de febrero all√≠ se desarrollaron m√°s de 120 exposiciones y se presentaron m√°s de 60 editoriales extranjeras, con un total de 463 representantes entre las que destacaron Per√ļ, Espa√Īa y Panam√°; en tanto las editoriales nacionales pusieron a disposici√≥n del p√ļblico m√°s de cuatro mil t√≠tulos y unos cuatro millones de ejemplares para todo el pa√≠s.

Durante estos d√≠as se presentaron m√°s de 600 t√≠tulos, m√°s de 100 conferencias, alrededor de 50 paneles y 200 lecturas de pose√≠a, y m√°s de mil presentaciones de libros y revistas; un hecho que el p√ļblico cubano y extranjero agradeci√≥ y vivi√≥ intensamente.

El evento se movi√≥ a otros escenarios de la capital, con un total de 22 subsedes como el Pabell√≥n Cuba, donde se acogi√≥ un variado programa acad√©mico, art√≠stico y literario enfocado en el p√ļblico infanto-juvenil.

Cuarenta y tres naciones se reunieron esta vez en la capital cubana, entre ellas China, pa√≠s invitado de honor de la 27 edici√≥n de la feria, en la cual la naci√≥n asi√°tica present√≥ unos siete mil vol√ļmenes que ilustran su riqueza cultural.

En la clausura, Chen Xi, embajador de la Rep√ļblica Popular China, reconoci√≥ el √©xito y la alegr√≠a que caracterizan la cita cubana y agradeci√≥ a Cuba por escoger a su pa√≠s como invitado de honor, hecho que por primera vez se da en una feria de este tipo en Am√©rica Latina.

Por su parte, el presidente del Instituto Cubano del Libro, Juan Rodr√≠guez, realz√≥ la presencia de la Rep√ļblica Popular China en la cita¬† y destac√≥ la firma de diez convenios de colaboraci√≥n suscritos con la naci√≥n.

La duod√©cimo s√©ptima edici√≥n vendi√≥ 353 mil¬† ejemplares producidos en Cuba y 445 mil de producciones for√°neas, cifras que sobrepasan el n√ļmero de ventas de la feria anterior.

El Gran Premio al mejor stand de la reci√©n concluida edici√≥n fue compartido entre la Editorial Aurelia International de Panam√° y Ediciones Bolo√Īa de Cuba.¬†
 
En la categor√≠a de mejor stand no modular se premi√≥ al Centro Provincial del Libro y la Literatura de Pinar del R√≠o y la Editorial de la Universidad de La Habana; y a¬† Marada Traiding Sol de Espa√Īa.¬†
 
El Instituto Confucio de la Universidad de La Habana, Ediciones Uni√≥n y el Museo Nacional de la M√ļsica, todos del pa√≠s anfitri√≥n obtuvieron los galardones de mejor stand modular.

Reencuentro con Céspedes

Entre los grandes momentos constó la presentación del libro Carlos Manuel de Céspedes. El diario perdido del Doctor Eusebio Leal Spengler a quien estuvo dedicada la recién concluida edición.

La obra es una publicaci√≥n conmemorativa del diario de campa√Īa del Padre de la Patria, por el 150 aniversario del alzamiento de La Demajagua¬† y consiste en la transcripci√≥n, cotejada seg√ļn el manuscrito original, de las notas personales del insigne patriota.

El libro contiene correcciones, agrega documentos inéditos, textos de referencias y recoge anécdotas acopiadas entre el 25 de julio de 1873 hasta el día de la muerte del héroe cubano, el 27 de febrero de 1874.

Durante la presentaci√≥n del texto, Leal dialog√≥ con el p√ļblico asistente y cont√≥ con su ret√≥rica apasionante, el proceso de investigaci√≥n y el enorme esfuerzo por el que tuvo que pasar para su publicaci√≥n.

Primero fue una edici√≥n espa√Īola que present√© al Comandante en Jefe Fidel Castro y √©l fue quien me incit√≥ a ponerlo en circulaci√≥n. ‘Esto tiene que publicarse, esto tiene que publicarse, me repet√≠a Fidel consciente de la importancia del diario para comprender una etapa trascendental de la historia nacional’, rememor√≥ Leal en aquella sala repleta de personas, encandiladas por sus palabras.

La edici√≥n presentada lleva el cu√Īo de Ediciones Bolo√Īa y cuenta con el pr√≥logo de la historiadora Hortensia Pichardo a la primera edici√≥n, adem√°s de las palabras del Ministro de Cultura, Abel Prieto, cuando present√≥ la primera impresi√≥n cubana.

Lo que nos dejó la feria

Libros, muchos libros, dice jocosamente Marina, cuando le pregunto qu√© le dej√≥ la feria. Ella es una de las ni√Īas que acudi√≥ a la Caba√Īa el mismo d√≠a de su apertura¬† junto a su madre. Esperaban desesperadamente estos d√≠as porque, seg√ļn afirman, es un momento especial donde hay espacio para todos los gustos.

Y as√≠ fue. Entre los cuatro mil t√≠tulos cubanos adquiridos el p√ļblico estuvo satisfecho sobre todo por la variedad tem√°tica. Los ni√Īos ocuparon un papel indispensables en las jornadas. La literatura infantil volvi√≥ a centrar en quehacer de numerosos escritores como Juan Padr√≥n quien nos trajo un nuevo ejemplar del Elpidio Vald√©s, tan disfrutado por tantas generaciones de cubanos.

Para la m√ļsica hubo propuestas en vivo y desde la literatura. Una de ellas fue la reedici√≥n del libro Silvio, que levante la mano la guitarra, de V√≠ctor Casaus y Luis Rogelio Nogueras, presentado por Ediciones La Memoria para homenajear al reconocido cantautor cubano y al movimiento de la Nueva Trova.

Los noveles escritores también se hicieron sentir. El diálogo intergeneracional, literario, artístico tuvo lugar en una de las sedes de la feria con la realización del VIII Encuentro de Jóvenes Escritores de Iberoamérica.

El Centro Cultural Dulce Mar√≠a Loynaz reuni√≥ a narradores cubanos y de otras latitudes para dialogar sobre la promoci√≥n literaria y las expectativas de los m√°s j√≥venes, logrando as√≠ una de sus expectativas: dar a conocer¬† la realidad de Cuba y ense√Īar lo realizado aqu√≠.

El copioso programa no dej√≥ fuera ninguna de las tem√°ticas: poes√≠a, m√ļsica, ciencia, artes pl√°sticas, historia, matem√°tica; todo esto sin dejar atr√°s la relaci√≥n con las nuevas tecnolog√≠as de la comunicaci√≥n.

En este sentido, el presidente del Instituto Cubano del Libro, destac√≥ la acogida del proyecto Cuba digital, una alternativa que marc√≥ el despegue del evento en el uso de las nuevas tecnolog√≠as, poniendo a disposici√≥n del p√ļblico miles de ejemplares, obras musicales y audiovisuales.

Ahora la bicicleta repleta de libros en la parrilla, emprender√° el viaje hacia otras provincias hasta concluir¬† el 13 de mayo en Santiago de Cuba. Los organizadores del evento confiesan estar satisfechos por lo alcanzado durante estas jornadas, aunque reconocen que el trabajo puede ser mejor. Para ello, dicen estar bien atentos a las recomendaciones del p√ļblico y enfocados en ponerlas en pr√°ctica para pr√≥ximas ediciones.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • espero que cuando llegue aca traiga algunos temas interesantes, y sobre todo que alcancen para el lector promedio, ya que casi siempre feria tras feria se torna una odisea adquirir algun libro que verdaderamente nos atraiga.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ