Cuando todos los plásticos toman café

Con un espacio teórico desarrollado entre el 10 y el 12 de septiembre abrió las puertas el 26 Salón Provincial de Artes Plásticas bajo el nombre de Salón Café, organizado por el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín y la Asociación Hermanos Saíz.

Muchos críticos han afirmado que uno de los problemas de las artes plásticas contemporáneas en Cuba es el desarraigo, la pérdida del referente y la tradición en los jóvenes artistas; el hecho de querer partir de cero en la propuesta, sin mirar atrás.

Si comparamos esta edici√≥n del Sal√≥n Provincial de Artes Pl√°sticas con anteriores muestras, resulta visible cierto desarrollo en algunos aspectos pero tambi√©n cierta quietud en forma de nebulosa gris que se expande buscando un conceptualismo arropado, aparentemente, en la posmodernidad; pero que no reh√ļye del todo los referentes aprendidos de diferentes maneras. As√≠ el lienzo es desplazado de la pared por otros materiales o es utilizado como un elemento secundario, mientras predominan las instalaciones, el arte conceptual y el juego con t√©cnicas y estilos variados, cuesti√≥n que no deb√≠a extra√Īar a la creaci√≥n y al p√ļblico cubano, cuando es una pr√°ctica generalizada en el mercado europeo y norteamericano desde mediados del siglo pasado y se evidencia, a flor de piel, en las muestras que acoge la Bienal de La Habana, como el referente inmediato m√°s importante en la Isla.

Respecto a esto, el cr√≠tico de arte y presidente del jurado, Frency Fern√°ndez, consider√≥ que ¬ęlos niveles cualitativos de las obras estuvieron por debajo de ediciones anteriores y de la tem√°tica propuesta en la sala en cuanto a la din√°mica de socializaci√≥n e interacci√≥n de este tipo de espacio, a partir de un caf√© como sitio de tertulia y reflexi√≥n¬Ľ.

El Sal√≥n Caf√© ‚ÄĒamparado en el tema ‚ÄúTodos los pl√°sticos tomamos caf√©…‚ÄĚ: intertextualidad y juego con el cl√°sico ‚ÄúAy, mam√° In√©s‚ÄĚ de Eliseo Grenet, interpretado por Rita Montaner y Bola de Nieve‚ÄĒ, es una propuesta arriesgada desde su propio concepto y curadur√≠a y, de alguna manera, panor√°mica del quehacer art√≠sticos de los j√≥venes creadores, muchos de ellos miembros de la AHS o estudiantes de la Academia de Artes Pl√°sticas El Alba. En el Sal√≥n confluyen, grosso modo, las instalaciones y el arte conceptual no figurativo como l√≠neas est√©ticas predominantes, en torno a la idea de la comercializaci√≥n del arte y del consumo cultural. Destaca la propuesta conceptual de la curadur√≠a.

Sal√≥n Caf√©, como hemos visto, parte del concepto del Caf√© como sitio para el di√°logo y la confluencia, propagados de forma creciente en los √ļltimos meses en la ciudad de Holgu√≠n. Los nombres de los autores de las obras se pueden apreciar en una ‚Äútablilla‚ÄĚ de expender productos a la entrada del Centro de Arte. Tambi√©n encontramos un libro de quejas y sugerencias y protecci√≥n al consumidor, porque el arte, y he aqu√≠ el hilo conductor, es visto como parte del consumo cultural; como llegar, pedir un caf√© y conversar unas horas con los amigos. En la pared cuelga una especie de estatutos firmados por el equipo curatorial, donde se le especifica al cliente:

¬ęEl consumo cultural en Cuba es, para algunos c√≠rculos intelectuales, un t√©rmino tedioso, machac√≥n y de dif√≠cil digesti√≥n. Pero conscientes somos que estas apreciaciones son m√°s por su reiteraci√≥n que por la comprensi√≥n acertada de su praxis. (‚Ķ) El consumo consciente y activo de las artes visuales en la provincia es una utop√≠a, que sin consumarse est√° ya en crisis. No se debe afirmar que existe tal fen√≥meno cuando el p√ļblico que va a nuestras salas no es asiduo o no tiene la intenci√≥n expresa¬Ľ.

¬ŅQu√© tiene de peculiar esta exposici√≥n que acoge la Sala principal del Centro de Arte en Holgu√≠n? ¬ŅQu√© puede ser transgresor, a estas alturas, en las j√≥venes miradas que se acercan al arte? ¬ŅCu√°n necesario o permisible puede ser transgredir o alejarse de los patrones art√≠sticos sobre los que se basa la tradici√≥n en pos de deconstruir y construir definiciones personales del arte?

Hablemos de las piezas en la exposici√≥n, auspiciada, adem√°s, por el Fondo Cubano de Bienes Culturales, la Egrem, Artex y la filial de la Uneac en la provincia. El Premio fue otorgado a la tercera pieza de la obra ‚ÄúActividades para la cabeza‚ÄĚ, un video performance de Linet Oquendo Meneces, de Banes, en la que el minimalismo est√©tico y conceptual asombran e interrogan al espectador desde el propio enfrentamiento con la obra; aunque el jurado sostiene que ‚ÄúActividades para la cabeza‚ÄĚ debe solucionar algunos problemas conceptuales, pues bebe de muchas fuentes no evidentes, que terminan disolvi√©ndose en un corpus no bien definido, pero igualmente necesario.

Hablemos de las Menciones y otras obras que destacan dentro de Sal√≥n Caf√©. Con ‚ÄúSue√Īos que perduran‚ÄĚ (de la serie Filogeni‚ÄĚ), Iv√°n Alberto P√©rez-Rolo Ricardo (Tercera Menci√≥n), despliega una instalaci√≥n de dimensiones variables en la que juega con el recuerdo y la memoria, a la vez que los interroga constantemente; con la trascendencia y el pasado visto a trav√©s de una serie de viejas fotograf√≠as en sepia, blanco y negro: apacibles fotograf√≠as enmarcadas con papel peri√≥dico y cubiertas por un grueso cristal que en ocasiones est√° fragmentado, como la misma memoria.

En ‚ÄúMigraci√≥n‚ÄĚ (de la serie Transculturaci√≥n), Amanda Mulet Vel√°zquez y Yanelis Legr√° Barzaga (Segunda Menci√≥n) muestran, mediante un impresi√≥n digital, dos modelos en posiciones cl√°sicas de este tipo de fotograf√≠a: pero en sus cuerpos, fr√°giles y hermosos a la vez, hay un destello de tristeza; portan solo vestidos tejidos con formas de mariposas multicolores, por donde se dejan ver partes de su piel. Las mariposas son met√°foras del viaje, de la migraci√≥n.

La Primera Menci√≥n y tambi√©n Premio Colateral de la AHS, lo obtuvo la instalaci√≥n ‚ÄúFactor 8‚ÄĚ, del grupo moense Ultreia. Este grupo lo componen los j√≥venes artistas Fidel Silvestre Palacio, Dionnys J√ļstiz √Ālvarez y Frank T√©llez Marzabal. Tambi√©n de Ultreia, en la Sala Electa Arenal del propio Centro Provincial de Artes Pl√°sticas se encuentra la exposici√≥n Psiquis, inaugurada el pasado agosto. Con ‚ÄúFactor 8‚ÄĚ, quiz√° la pieza m√°s arriesgada y controvertida de la exposici√≥n, Ultreia recrea una met√°fora sobre la evoluci√≥n y el desarrollo, y tambi√©n sobre la interrupci√≥n natural de este √ļltimo, utilizando animales vivos en la conformaci√≥n de una obra de arte.

La pieza semeja una incubadora de madera en tres pisos o partes: en la parte superior hay varios huevos de gallina sobre una esfera que parece ser giratoria y proporcionar calor. Parece, pues el equipo no est√° en funcionamiento. Debajo, en el piso intermedio, encontramos varios pollos peque√Īos y vivos en dos departamentos. Si miramos bien, notaremos como a algunos le han cambiado el color de las plumas, diferenci√°ndose de los otros, aunque no s√© si ese haya sido parte del objetivo original de Ultreia. Debajo, casi al suelo, varias cajas de madera terminan la instalaci√≥n.

Destacan tambi√©n las piezas ‚ÄúTiro al verde‚ÄĚ y ‚ÄúAm√©n‚ÄĚ, de Feniel Garrido Carralero; la primera, conformada por tres piezas, es una de las obras m√°s interesantes de la exposici√≥n en la que el autor mezcla materiales diversos formando esferas conc√©ntricas sobre el lienzo: uniformes militares, distinciones, pintura y otros materiales; ‚ÄúEscaleras al cielo‚ÄĚ, de Gabriel Hern√°ndez Rodr√≠guez; ‚ÄúLos hijos de S√≠sifo‚ÄĚ, de Antonio de Jes√ļs Machado Hern√°ndez, la √ļnica obra figurativa de la exposici√≥n; ‚ÄúDisparo a traici√≥n‚ÄĚ, de Jes√ļs Hern√°ndez Sotolongo: la obra no es nada m√°s que un espejo enmarcado, de ah√≠ que el disparo a traici√≥n sea el flash de la c√°mara del espectador que acaba devolvi√©ndole su imagen; la instalaci√≥n ‚Äú8888 III‚ÄĚ, de Erlys Alejandro Carballosa; ‚ÄúHigh vista‚ÄĚ, de Yunier Medina y ‚ÄúS/T‚ÄĚ (de la serie F√°brica de recuerdos) de Alejandro Jes√ļs Gonz√°lez, entre otras.

El consumo cultural y los derroteros est√©ticos y conceptuales por los que se rige el arte cubano contempor√°neo y sus ejecutores, viene a ser piedra de toque en el debate actual, desarrollado como parte del evento te√≥rico colateral del Sal√≥n Caf√©. Fueron impartidas las conferencias ‚ÄúZona Franca y las muestras colaterales de la Bienal de La Habana como referentes del consumo cultural de las artes visuales‚ÄĚ, por Tania Parson Pe√Īaranda; ‚ÄúLa problem√°ticas y las tendencias del consumo cultural en la contemporaneidad‚ÄĚ, por Ram√≥n Leg√≥n Pino; ‚ÄúEl arte de los medios emergentes: una manera de hacer arte en el siglo XXI. La experiencia de Matroska‚ÄĚ, por Frency Fern√°ndez Rosales y ‚ÄúEl arte sonoro como fen√≥meno art√≠stico interdisciplinario‚ÄĚ, por Yarisley Medina Abreu. Se present√≥, adem√°s, el libro Compilaci√≥n del Premio Nacional de Cr√≠tica Guy P√©rez Cisneros, por Vladimir Hechavarr√≠a Morales; sesion√≥ el Panel ‚ÄúImpresiones del Jurado y especialistas invitados‚ÄĚ y fue realizado un encuentro sobre derechos de autor con especialistas de la agencia ADAVIS.

La exposici√≥n lo deja claro en sus ‚Äúestatutos‚ÄĚ, dados a delimitar terrenos y proteger al espectador-consumidor, cuando afirma que ¬ęla intenci√≥n curatorial del Sal√≥n Caf√© no va sobre la matraca del consumo cultural per se. Tampoco es la de aleccionar, corregir o advertir sobre las consecuencias del desfase intelectual. Todo lo contrario. Intenta impulsar su estudio y aplicaci√≥n a trav√©s de la propuesta de un sistema ideal de protecci√≥n a nuestros p√ļblicos consumidores, con un concepto refrescante y desenfadado, que no deja por ello de ser serio e incisivo¬Ľ.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico