Con los nervios de punta, flauta en mano y ¬°a tocar!

Para enriquecer el espacio en el que el arte joven propone su quehacer art√≠stico, en la noche del 22 de julio, debut√≥ la joven y entusiasta flautista Jennifer Burgos, la que brind√≥ al p√ļblico su primer concierto; inaugurando sus dotes como flautista concertista, graduada del Nivel Medio y tambi√©n asociada recientemente a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en Guant√°namo.

Continuadora de la labor de sus maestros, Jennifer tipific√≥ en su creaci√≥n interpretativa la herencia aprehendida en su trayectoria acad√©mica; visibiliz√°ndose en el repertorio escogido, al¬† conjugar los c√≥digos de la m√ļsica de concierto con la popular.

Un repertorio que, sencillo en algunas de sus recursos t√©cnico-musicales, mostr√≥ paulatinamente, las habilidades y destreza de la misma en su instrumento. Obras como la Sicilienne, de Phillipe Gaubert; D√ļo No.1, de flauta de Juan Sebastian Bach, enmarcaron su interpretaci√≥n en c√≥digos de la m√ļsica universal que subrayan el estilo barroco hasta el romanticismo. Haci√©ndose acompa√Īar en estas obras por Lisandra Rodr√≠guez en el piano y Marlan Dayana en la flauta. ¬†Otras fueron las obras escritas por compositores cubanos como el santiaguero Manuel Barrueco con la obra Tango Bordel y el habanero Eduardo Mart√≠n con sus obras para flauta y guitarra. T√≠tulos de este √ļltimo como Habana, Mir√°ndote, Para so√Īar contigo, Hasta Alicia Baila y Acr√≠licos en el espacio, describen recursos compositivos t√©cnico-expresivos complejos, sobre todo para la guitarra, observados en el di√°logo que se establece entre los dos instrumentos al desdoblar las cuerdas en solista y acompa√Īante. Vale destacar la presencia de John Carlos y Gerardo Alejo ‚ÄĒintegrantes de la orquesta de Guitarras en la provincia‚ÄĒ que acompa√Īaron a la Burgos en estos temas.

Una noche en la que tambi√©n se fundieron con la m√ļsica, el uso de la palabra y el gesto en movimiento, logrando una din√°mica interactuante entre m√ļsica y danza y m√ļsica y texto, en el peque√Īo escenario de la AHS. Marcos Castillo, actor del grupo-teatro R√≠os y Amaurys Arg√ľelles, bailar√≠n de la compa√Ī√≠a ¬†M√©dula, fueron los invitados a cargo de estas manifestaciones.

Una suerte de bossa nova descargosa fue lo que concluy√≥ la noche con el tema Maracuy√° de Aldo L√≥pez Gavil√°n. Resalt√≥ la presencia Julio √Āvila en el saxof√≥n y Junior P√©rez, en el caj√≥n, ambos integrantes de la agrupaci√≥n de jazz Bouncing Tempo, adem√°s de la repetida presencia de Gerardo Alejo en la guitarra y John Carlos, esta vez en el bajo. La anfitriona de la noche, Jennifer, propuso sus habilidades jazz√≠sticas elaborando, sobre la l√≠nea fundamental del tema, sus inspiraciones para una sutil improvisaci√≥n en la que se perfila pues dicho escenario interpretativo fue para ella tambi√©n debut en la noche. Alrededor de 50 minutos la Burgos ofreci√≥ de m√ļsica.

Una vez m√°s, el escenario de la AHS fue el espacio para el desarrollo cultural de nuestro territorio. Esfuerzos, anhelos de superaci√≥n y deseos de ¬†transformar el √°mbito de la m√ļsica en Guant√°namo sobran para decir y reconocer en Jennifer que ‚ÄĒaunque con los nervios de punta‚ÄĒ su realizaci√≥n y quehacer creativo ejemplifican los valores de la vanguardia art√≠stica en el oriente ¬†cubano.¬†

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ