Con Liliana en el guateque

La prenda que con más celo guarda Liliana es su bata cubana. La lleva consigo a todas partes sin tener con ella vicios de amuleto. Liliana no necesita amuletos, ella nació con talento, tanto, que con solo 25 años ya ha ganado cuanto concurso se puede ganar en materia de repentismo, en este país.

Cuesta un esfuerzo ingente hacerla hablar de sus premios, no se atreve a mencionar referentes porque teme olvidar alguno y dañarle su vanidad de artista. Hay, sí, mucha modestia en Liliana Rodríguez Peña, pero en esta entrevista me propongo despojarla de esa coraza y ponerla a improvisar su mejor biografía.

Liliana, eres la coordinadora de la célula de la AHS en el municipio Puerto Padre desde el año 2016, pero a la Asociación llegaste mucho antes…

“Sí, después del Congreso de la Asociación supimos que en Puerto Padre se iba a crear una célula y rápidamente nos reunimos un grupo de jóvenes que teníamos interés en formar parte de ella, así llego a la AHS”.

Ahora sus mayores desvelos se los roba la construcción de la Casa del Joven Creador en ese municipio tunero. Liliana está determinada a que sus 30 asociados tengan un lugar en el que sentirse a gusto, en el que consigan funcionar como artistas.

Antes de dejarla irse por las ramas y perderse en detalles del proceso inversionista, vuelvo la conversación a ella.

Eres además miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, cómo llevas la doble membrecía.

“Entro a la UNEAC como repentista porque ya, desde el momento en que armé mi expediente, a los 22 años, había ganado prácticamente todos los premios en esa modalidad”.

“En la sede de la UNEAC tengo una peña mensual: La llama definitiva. También tengo otros espacios para promocionar la poesía improvisada en la Casa de Cultura Municipal. Mi espacio habitual allí se llama Con Liliana en el guateque, se hace con frecuencia mensual y siempre llevo a muchísimos invitados: escritores decimistas, narradores orales que manejan la cuentería popular, grupos de música campesina y otros repentistas”.

!Ni modo!, me toca a mí enumerar su lauros. En el 2012, Liliana se convirtió en la primera mujer en ganar un concurso de repentismo en Cuba al coronarse en el certamen nacional Chanchito Pereira, en Limonar, Matanzas. El año siguiente repitió esa victoria para demostar que no fue casualidad.

Los récords de estreno ya los conocía desde que a los 21 años se erigiera como la persona más joven en ganar el Premio Iberoamericano Cucalambé, el galardón más importante de décima escrita que se da en Cuba.

“He sido premiada también, en el Campeonato Mundial de pie forzado de la Feria del Cubadisco; en el concurso Soy la décima Guajira del programa de la televisión cubana Palmas y Cañas y en el Justo Vega de la Cucalambeana tunera. He ido a muchos eventos en otros países y a Jornadas Iberoamericanas de la Décima.”

En este verano fuiste invitada a España a participar en varios eventos de poesía oral improvisada

“A España fui invitada por dos razones: primero para participar en el Festival de Cante de Poetas de Villanueva, este es un evento precioso donde confluyen varias modalidades de hacer la poesía oral improvisada. Allí van repentistas de varios países y de diversas regiones de España, con sus múltiples maneras de improvisar. Por Cuba me acompañaron Yunet López, que es una joven repentista de Mayabeque, Leandro Camargo y Juan Antonio Díaz, un ícono del repentismo cubano que ahora reside en Miami. En agosto fui a otro encuentro similar, el Festival Trovalia que se hace en Cartagena, estos eventos tienen una riqueza grandísima, ese contrapunteo de tradiciones, los vestuarios típicos, es precioso”.

Y cómo te fue por allá con los públicos

“Fíjate si es curioso, en España no todas las regiones improvisan en décima, lo hacen en coplas, en quintillas, en otros moldes, incluso en las Islas Canarias improvisan con nuestro punto cubano, o sea que nosotros también le hemos aportado a ellos. Los públicos allá se comportaron maravillosamente, la forma de improvisar de Cuba gusta mucho”.

¿El repentista nace o se hace?

Esa es la eterna discusión. Alguien una vez dio una respuesta sabia y dijo que el repentista nace haciéndose, y esa es la verdad. Para todo en esta vida se precisa de aptitud y talento, yo no podría ser ni albañil, ni médico, ni periodista, pero ese talento nato se debe cultivar, desarrollar. Está relacionado con el destino también, yo misma en mi vida pensé que sería repentista, lo que me gustaba escribir era narrativa y de pequeña me apunté en un taller de literatura. Cuando Alexis Díaz Pimienta crea los talleres de repentismo en mi municipio se hizo uno que impartía también mi profesor del taller literario. Él se da cuenta de que yo sabía escribir décimas y me animó. En conclusión, no llevaba ni tres días en el taller de repentismo y ya improvisaba décimas, era algo que traía conmigo, pero si no lo descubro y lo hago crecer hubiera quedado ahí.

¿Todavía escribes?

Todavía escribo, de todo, narrativa, poesía…En el 2014 obtuve mención en el Premio Calendario con un cuaderno de versos libres. He probado todos los moldes, me gusta mucho el soneto, la décima, pero te confieso algo, el molde no me preocupa, para mí la poesía no la hace la estructura, sino lo que habita en ella.

¿Después de una improvisación consigues acordarte de los versos o simplemente se olvidan?

Si crees que está buena siempre te acuerdas, incluso de controversias enteras.

Liliana, hay quienes ven el repentismo como parte de una cultura campesina en decadencia, como cosa de viejos…

Yo pienso que el repentismo nunca va a morir. Tengo 25 años y en mi generación hay múltiples repentistas. Solo hay que ver cuántos jóvenes se interesan en los concursos Justo Vega y Chanchito Pereira. Detrás de mí vienen muchachas que improvisan con calidad, así que no, el repentismo no morirá.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico