Inicio »

Con la nariz en alto

Por esta libertad 
bella como la vida 
habrá que darlo todo

Fayad Jamís

 

Hurgo en el hueco de mi nariz porque nada me causa más placer/ ni representa mejor lo que es la libertad. El dedo entra y sale con total albedrío/ mientras hablo y me miras como si fuera algo repugnante. Sigo hurgando porque sé que está bien: otros antes que yo manosearon sus fosas nasales/ las hurgaron sin pudor/ sabiendo que eso era la libertad. ¿De qué sirve una nariz si no puedes meter el dedo/ ser libre? Voy por el mundo con la nariz en alto/ el dedo presto no a puntear/ no a censurar/ sino a manosear que es lo mejor que sabe hacer un dedo. Tú te asqueas de verme/ ellos voltean sus rostros para no saber. Pero sé que todos anhelan ser como yo/ empinar sus narices sin bochorno y meter el dedo/ gozar ese acto de absoluta redención. A pesar del asco ajeno puedo hurgar mi nariz sin reservas/ ser un hombre de poder y lleno de goce/ porque en eso consiste la libertad.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico