Inicio ¬Ľ

Como una luna en pie: sonoridades de la poesía con guitarra de fondo

Hacia finales de los 90 y principios del nuevo siglo viv√≠ en Moa. Un movimiento cultural entre el apogeo minero a√ļn bull√≠a por aquellos lares y entre sus gestores Fernando Cabreja despuntaba, haciendo radio.

Fernando fue fundador de la Casa del Joven Creador en Moa, la semilla fértil que hizo germinar a la Asociación Hermanos Saíz en el municipio más oriental de la provincia Holguín, aunque hoy, allí, la joven vanguardia artística no se encuentre vertebrada en esta organización por disímiles motivos.

Volviendo a Fernando Cabreja, radialista empedernido y trovador, no en ese orden que conste, comenz√≥ a colar sus creaciones en la banda sonora de mi existencia, background en el que acompa√Ī√≥, como en la mayor parte de su vida, tambi√©n a su esposa Edelis Loyola, conocida por su trabajo musical para los ni√Īos.

Así el tipo bohemio, torpe, medio loco y que siempre está fuera de foco me conminó, adolescente apenas, a darle un paseo tranquilo a mi ciudad con una canción al desaliento como un himno.

Luego Cabreja y su familia se mudaron a la cabecera provincial, y volvi√≥ a poner m√ļsica a mis tardes, una vez a la semana, en su pe√Īa Alta Marea. Desde la Casa de la Trova Faustino Oramas, El Guayabero. Tambi√©n sol√≠a llenar de su poes√≠a noches romeras en El Angelote del parque San Jos√©, espacio al que asist√≠a cuando cursaba la carrera de Periodismo.

As√≠ que, de alguna manera, este duende ut√≥pico ha estado poniendo trova a distintas etapas de mi almanaque. Por eso me dio una alegr√≠a enorme la celebraci√≥n de sus 60 a√Īos con un concierto hermoso al que vinieron disc√≠pulos de todas partes para acompa√Īar al maestro, esta celebraci√≥n tambi√©n fue el motivo de la salida de su libro, Como una luna en pie, cancionero que Ediciones La Luz tuvo a bien publicar en la colecci√≥n ‚ÄúQuiero una canci√≥n‚ÄĚ y en el que¬† letras de 60 canciones del juglar nacido en Sagua en 1959, se dejaban disfrutar de otro modo, despacio, tarareando en la mente quiz√°s, paladeando aquel verso, encontrando c√≥digos del que asegura parecer un grabado de Durero, una vieja estampa de Sandokam.

Dise√Īado por Frank Alejandro Cuesta y con imagen de cubierta de la talentosa Anel√≠ Pupo, lleg√≥ hace cerca de cuatro a√Īos a las librer√≠as. Adalberto Santos, el editor de este y otros cancioneros del sello me cuenta sobre esta experiencia en particular:

‚ÄúEditar a Cabreja fue la posibilidad de reencontrarme con su po√©tica de cantautor desde una √≥ptica distinta, m√°s all√° de aplaudir y corear sus canciones. Si bien es cierto que la trova nos llega en una compacta emanaci√≥n de palabras y m√ļsica, tener la posibilidad de encontrarse con la palabra, con el verso que anima cada canci√≥n desde la letra impresa, permite un acercamiento diferente: desnuda la belleza de una canci√≥n en las palabras que la forman, por as√≠ decirlo. Suerte m√≠a adem√°s, que durante el proceso de edici√≥n me acompa√Īara Jos√© Luis Serrano, quien ejerci√≥ como especie de curador del cancionero, labor que me facilit√≥, y a la larga benefici√≥ al cancionero, seg√ļn mi parecer, otorgarle al libro una dimensi√≥n m√°s cercana a lo formalmente esperable de un libro de poes√≠a, desde la conformaci√≥n del t√≠tulo hasta su estructura interior, aunque debo decir que el original ya conten√≠a en s√≠ la forma casi definitiva de lo que fue finalmente, sospecho otra vez, asistido de un lado por Serrano y por el propio Cabreja, poeta √©l mismo‚ÄĚ.

Después de tal confesión, los lectores trovadictos seguro quedan convidados, quienes no lo conocen habrán sido, probablemente, picados por la curiosidad; los amantes de la poesía tienen entre estas páginas un remanso. Así queda hecha la invitación a la lectura con sonoridades de una guitarra de fondo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ