Choco: maestro de la colografía

La creación ha sido una constante para Eduardo Roca Salazar (Choco), Premio Nacional de Artes Plásticas en reconocimiento a la obra de su vida. Entre esculturas, pinturas y colografías transcurren gran parte de las jornadas de este artista nacido en un barrio humilde de Santiago de Cuba, el 13 de octubre de 1949.

Para Choco, la Habana Vieja es una parte sustancial de su existencia. Me sorprendo dentro su taller de la calle Sol No. 20, entre Avenida del Puerto y los Oficios, rodeada de obras realizadas en disímiles formatos y con variados materiales como la madera o el bronce. Me invita a conversar, de manera informal, mientras trabaja en una de sus más recientes obras.

Choco se considera un hombre afortunado. Para el hijo de un haitiano y una espa√Īola la llegada del triunfo revolucionario signific√≥ un cambio radical en su vida: ‚ÄúHice todos mis estudios de artes pl√°sticas, en La Habana. Comenc√© por el plan especial creado por la Revoluci√≥n, en 1960, que se llama Instructores de Arte. Me sent√≠ privilegiado porque como no ten√≠a edad para trabajar entr√© directamente a la Escuela Nacional de Arte (ENA), sin pasar ex√°menes de ingreso‚ÄĚ, confiesa Choco.

obra-eduardo-roca-chocoSu tránsito por la ENA tuvo lugar entre 1965 y 1970. Representa a una generación que hoy ocupa un lugar protagónico en el movimiento de las artes plásticas nacional. En esa lista no pueden dejar de mencionarse nombres como los de Nelson Domínguez y Flora Fong. A Choco lo unen con esos artistas fuertes lazos de amistad. Con algunos de ellos comparte similares presupuestos estéticos.

‚ÄúMe parece que en todos los sentidos, la generaci√≥n de los 70 es clave dentro de la cultura cubana. Mucha gente de esa generaci√≥n ha contribuido a mantener vivas las artes pl√°sticas, la m√ļsica cubana y la danza. Fue una √©poca dif√≠cil, convulsa, interesante, porque se estaba desarrollando la llamada Zafra del 70, un momento importante dentro del proceso revolucionario.

‚ÄúTodo ese movimiento pol√≠tico, econ√≥mico y social, fue parte de nuestras tem√°ticas tanto pict√≥ricas, danzarias, como musicales: los ca√Īeros, los campesinos, los hombres de pueblo. Nuestra obra es el producto de una vivencia f√≠sica que tuvimos en los campos del Oriente cubano; en Pinar del R√≠o o en el Festival de la Toronja, en la Isla de la Juventud‚ÄĚ.

Cuando se graduó de la ENA lo enviaron a realizar el Servicio Social en su provincia natal. Ese regreso fue una suerte de viaje a la semilla que lo llevó a incorporar a su poética lo místico, la religiosidad popular, el folclor y el legado familiar. Sin embargo, advierte, que no practica ninguna religión de origen africano.

‚ÄúCreo que ese regreso a Santiago de Cuba fue sumamente importante porque pude conocer mi pueblo, mi ciudad, y la religi√≥n que tambi√©n es parte de nuestra cultura. Por eso estoy obligado, como artista, a representarla en el plano pict√≥rico o tridimensional‚ÄĚ.

Reconoce que la religiosidad forma parte de sus vivencias diarias en la Habana Vieja. Sonr√≠e justo en el momento en que escuchamos m√ļsica, a altos decibeles, que se filtra al interior del taller.

‚ÄúLa Habana Vieja es muy importante para m√≠. Las personas pasan frente a mi taller y me saludan. En las puertas de sus casas hay un amuleto para espantar las malas lenguas y los malos esp√≠ritus. Eso forma parte de la cultura callejera pero tiene un sentido muy fuerte para la poblaci√≥n cubana. Aunque no practique esa religi√≥n no puedo negarla. Sus collares, la forma de tocar la rumba, su forma de hablar, han hecho que mi obra se magnifique con ese colorido‚ÄĚ.

No puede hablarse¬†de Choco sin mencionar una t√©cnica de grabado conocida como colograf√≠a, que lo ha llevado a obtener importantes lauros nacionales e internacionales. En el a√Īo 2000, alcanz√≥ el Primer Premio en la Bienal de Grabado de Kochi, Jap√≥n con una pieza titulada¬†Elegu√°.

“Conocí esa técnica durante la década de los 80, cuando viajé, por primera vez, a los Estados Unidos. Ya en Santiago de Cuba otros artistas estaban incursionando en ella. Quizá Belkis Ayón y yo fuimos los que más la universalizamos.

‚ÄúComo he experimentado y la he enriquecido tanto, muchas personas piensan que soy el descubridor de esta t√©cnica llena de muchos contrastes tem√°ticos. Producto del Per√≠odo Especial he tenido que utilizar materiales que encuentro en la calle: latas o pedazos de madera‚ÄĚ

Choco no se guarda nada para sí. Por eso muchas artistas se acercan al maestro con la intención de aprender la técnica de la colografía. De igual manera lo han invitado a impartir conferencias o cursos de verano en los más recónditos parajes de Asia, Europa o América Latina.

Actualmente es maestro consultante del Instituto Superior de Arte. A su taller asisten estudiantes de la Academia. También lo visitan grabadores de otras latitudes interesados en conocer todos sus secretos.

Para el venidero a√Īo tiene el compromiso de inaugurar una exposici√≥n en el Museo Nacional de Bellas Artes. Asegura que ha laborado, sin parar, desde el d√≠a en que egres√≥ de la ENA. Esa es su filosof√≠a de vida. No quiere mostrar una retrospectiva de su obra sino realizar una peque√Īa panor√°mica de lo que ha hecho en cada etapa creativa.

‚ÄúNo me gusta trabajar por encargo. Cada d√≠a vengo al taller. Cuando se presenta alg√ļn concurso o exposici√≥n escojo lo que ya tengo hecho. Para organizar una buena muestra con veinte piezas uno debe tener listas 50. Lo √ļnico que necesito es seguir vivo para poder sacar afuera todo lo que tengo en mi mente‚ÄĚ, concluye el artista.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ