Inicio ¬Ľ

Casi a las en punto: Danza Espiral

En honor a la verdad debemos referir que las propuestas danzarias presentadas por Danza Espiral en la Jornada Conmemorativa a Virgilio Pi√Īera, auspiciada por el Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas de Pinar del R√≠o y Teatro de la Utop√≠a, si bien fueron dignas, quedaron por debajo de las expectativas que se hab√≠an generado con respecto a dicho repertorio. Esper√°bamos m√°s de las propuestas danzarias de este reconocido elenco matancero.

Fundada y dirigida desde 1987 por Lilian Padrón, Danza Espiral, ha sido un importante centro de formación de muchas generaciones de bailarines y el espacio de gestación de importantes eventos relacionados con la teoría, crítica y creación danzaria cubanas.

Una muestra de ello es el concurso que sostiene este elenco matancero, Danzan Dos, donde muchos jóvenes coreógrafos han podido presentar su quehacer artístico.

Danza Espiral, que es la tercera compa√Ī√≠a de danza contempor√°nea que surgiera en la d√©cada del 80 en nuestro pa√≠s, en su devenir ha experimentado momentos de alza y reca√≠das, pero siempre se ha mantenido activa. Entre su producci√≥n creativa m√°s significativa est√°n¬†Desde el silencio, Peces en las manos, Destinos, Quimeras, La Vida en Rosa, Kambios Konstantes o El para√≠so perdido.

Las piezas que ahora muestra en la sala Virgilio Pi√Īera pueden considerarse de peque√Īo formato y se centran en el universo literario, particularmente en algunos poemas como Vida de Flora, Las siete en punto, Un hombre es as√≠, de Virgilio. Lo cual hace que estimemos este programa en vista de que todav√≠a, si se tiene en cuenta todo el legado cultural que erigi√≥, no se trazan las suficientes ni continuadas acciones en reconocimiento de la obra pi√Īeriana. Por lo que, en cierto modo, bien acogemos las puestas en escena que Danza Espiral genera en torno a la producci√≥n literaria de Virgilio.

Sin embargo, no basta con ello. Debemos acercarnos con una mirada m√°s detenida y clara, al repertorio que Danza Espiral muestra en este minuto en Vueltabajo.

En ese sentido, es importante reconocer que estas propuestas danzarias, A las en punto, Un hombre es as√≠, Aproximaci√≥n a la adivinaci√≥n, segundo intento, Vida de Flora, fueron seleccionadas y ordenadas con una estimable coherencia dramat√ļrgica; lo cual convirti√≥ el muestrario en un gran espect√°culo.

Adem√°s, debemos se√Īalar que, aun cuando esta producci√≥n danzaria en su mayor√≠a est√° inspirada en poemas con un marcado sentido narrativo, de im√°genes fuertes, evaden la mera ilustraci√≥n del texto literario.

FOTO- ERNESTO NAVEDA
FOTO- ERNESTO NAVEDA

En su escritura escénica defienden; urden una voz propia que no traiciona el referente escrito, son aves que aunque no olvidan la ruta saben mantener su propio vuelo. Algo que nos complace, pues sobran los casos en que entre la pieza y la obra literaria no existe mucha distancia, y uno llega a preguntarse dónde está el acto creativo en ello.

Igualmente, destacamos que las piezas danzarias que Danza Espiral lleva a Pinar del R√≠o tienen un marcado sentido de la teatralidad. Podr√≠amos decir m√°s, a partir de lo que apreciamos, est√°n trazadas y defienden ‚Äďalgo que tambi√©n nos complace‚Äď la danza-teatro, una modalidad esc√©nica que ha sido indispensable para replantear nociones tradicionales del espect√°culo y las resonancias de la corporalidad en el hecho danzario contempor√°neo.

Y, en efecto, al realizar un repaso de estas creacionesde mano de Lilian Padrón denotamos que, en su mayoría, están erguidas sobre una bien establecida conflictividad (la circunstancia de los pies grandes de Flora; el conflicto existencial que vive el personaje ruso que tanto recuerda a Los Ciervos y encarna Lilian Padrón; la lucha de los personajes contra el paso del tiempo), germen originario de la teatralidad.

Conflictos bien definidos que mueven y generan una acción escénico-danzaria que suele correctamente plantearse, desplegarse en algunos casos y resolverse generalmente (algo que veremos más adelante).

Otro de los elementos que acent√ļa ese sentido de teatralidad en las obras de tema pi√Īeriano que lleva a escena Lilian Padr√≥n, es la producci√≥n de la imagen esc√©nica llena de texturas, de efectos luminosos, claroscuros, colores intensos (Un hombre es as√≠), apagones; la propia apariencia de los bailarines, con la que se persigue crear intensos contrastes, provocar desde la imagen del danzante (aparecer vestidos en una camisa blanca y en ropa interior o mostrando partes desnudas de su cuerpo); la utilizaci√≥n de elementos poco convencionales para iluminar la escena como los celulares (A las en punto); la falsa nieve que cae de lo alto de la escena y el tel√≥n rojo que carga Lilian Padr√≥n (Aproximaci√≥n a la adivinaci√≥n, segundo intento); el juego con las olas de emociones colectivas y particulares; la exploraci√≥n de lo grotesco (las patas de rana que representan los pies de Flora), el juego con la histeria. Elementos que en su conjunto conforman un universo on√≠rico, en muchos casos l√≠rico y bastante inquietante, pero muy teatral.

Lo que sabe acentuar Lilian Padrón, al desplegar en escena determinados procedimientos coreográficos como acumulación, el trabajo con diferentes dinámicas y tempos, la reiteración, el canon en pos de subrayar la crisis escénica en la que existen y enfrentan los sujetos que evoca en la danza y que buscan dar vida a los bailarines.

Mas debemos apuntar con relaci√≥n a las obras presentadas en la sala Virgilio Pi√Īera que estimamos que algunas de ellas, como A las empunto o Un hombre es as√≠, si bien desde el punto de vista coreogr√°fico, la construcci√≥n de la imagen esc√©nica pueden ser interesantes, sobre todo la primera de estas, quiz√°s podr√≠an desarrollarse m√°s desde el punto de vista de la acci√≥n esc√©nica y lo movimental; explorar mucho m√°s todas las posibilidades que le brinda la naturaleza de situacionesinscritas en los textos literarios de los que nacen.

En Vida de Flora podría precisarse más la dramaturgia musical y por consiguiente, los estilos danzarios que se llevan a escena, pues en muchos casos no son coherentes unos con otros, y esta evidente y no salvada incompatibilidad afecta de manera general todo lo que a nivel de relato escénico se conoce e intenta plantear.

Se extra√Īa, asimismo, en las obras que presenciamos de Danza Espiral, un sentido m√°s agudo humor virgiliano, de lo transgresor, burlesco, ir√≥nico, hist√©rico, que aflora c√≠nicamente en sus textos.

También, nos inquieta cierta falta de unidad en cuanto a la interpretación de los danzantes. Cuando nos referimos a esto, lo hacemos pensando en que los bailarines no se muestran con una misma línea interpretativa, una que demuestre que se ha curtido en ellos, desde lo movimental o corporal, la poética de Danza Espiral; y que se denotan desniveles profundos en cuanto al dominio técnico de algunos de estos. Todavía queda una labor intensa que realizar en ese sentido.

Mas, debemos se√Īalar que pese a lo antes referido, destacan en la compa√Ī√≠a el muy simp√°tico y cuidadoso, d√ļctil, Christhoper Andy Boulet, Erique Leyva y, desde luego, la vital maestra Lilian Padr√≥n, quien en su interpretaci√≥n danzaria de Aproximaci√≥n a la adivinaci√≥n, segundo Intentonos demostr√≥ que la danza no se debe ce√Īir a una corporalidad determinada (el cuerpo juvenil por ejemplo), sino que cada sujeto tiene sus propias resonancias, su discurso, su rica naturaleza expresiva y que s√≥lo hay que encontrarla.

También nos corroboró en esta pieza que todavía uno de los hitos de la danza moderna y contemporánea en Cuba, Lilian Padrón, sigue viva, activa, para que la danza fluya a través de ella.

Las presentaciones de Danza Espiral en Pinar del R√≠o, en una provincia donde la pr√°ctica danzaria est√° tan deprimida, son muy agradecibles. No obstante, consideramos que una agrupaci√≥n de merecido prestigio como esta, quiz√°s podr√≠a ‚Äúapretar m√°s la mano‚ÄĚ, desarrollar y precisar la dramaturgia esc√©nica de algunas de sus piezas y, pese a las consabidas p√©rdidas y recuperaciones del elenco, trabajar m√°s en lograr una igualdad interpretativa y est√©tica que identifique a sus bailarines de otros tantos que andan por la geograf√≠a de nuestra isla y otros lares.

Con todo, agradecemos que los de Danza Espiral, en este minuto nos regalen en Vueltabajo un acercamiento tan digno a la obra de nuestro Virgilio Pi√Īera.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre este tema
Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ