Cantar y contar en Jarahueca

Porque tu amor sea tal vez el poema

que no escribiré nunca,

prefiero tu mirada

que desborda torrentes

de p√°jaros astrales

En un pueblo del norte espirituano llamado Jarahueca, nació la autora de estos versos.

Ella, Ada Elva P√©rez, tambi√©n dej√≥ a la posteridad temas como Se√Īora Arco Iris, Ana la Campana, El Despertar; que en la bell√≠sima voz de Liuba Mar√≠a Hevia, visten la infancia y definen el pentagrama cubano junto a Teresita Fern√°ndez, Rita del Prado, entre otros.

Por esa raz√≥n, en esa tierra del municipio Yaguajay, la alquimia po√©tica se gesta a golpe de nostalgias en cada aniversario del ‚Äúada‚ÄĚ. Pero los pobladores se las ingenian para mantener vivo el aliento y la espiritualidad de aquella hija querida, a trav√©s de un evento bienal, Identidad.

Una suerte de aquelarre juglaresco que ocurre cada dos septiembres desde su desaparici√≥n f√≠sica. Re√ļne en el recodo natal a los amigos de la artista pl√°stica y la m√ļsico que fue Ada Elva.

Sin embargo, la cita tan especial en este 2019 fue cancelada por razones coyunturales. El tren Nuevitas-Morón llegó sin poetas, ni artesanos; sin maestros de cocina o sabedores de historias que despertaran al pueblo. Jarahueca con sus hadas dispersas y sus nostalgias pudo renunciar al ritual de los duendes. Pero no fue así, al menos, no del todo.

foto Alcides Portal Alfonso

UNA ALEGR√ćA QUE CAY√ď DEL CIELO

Inesperadamente, y ya casi finalizando el a√Īo en que debi√≥ sucederse la Bienal Identidad, desembarcaron en ese lejano pueblito recostado a la l√≠nea del ferrocarril un payaso de grandes paraguas y una trovadora, tan joven como lo fue Ada en sus primeras quimeras.

Durante unos tres días desandaron guardarrayas y rieles, un payaso, una juglar y un fotógrafo ambulante.

El clown Miguel Pérez Valdés, de Teatro de Los Elementos, vino desde Cumanayagua, y la cantautora Yahily Orosco Gálvez, de la provincia de Villa Clara.

De todo lo ocurrido tomó memoria gráfica el realizador Alcides Portal de la AHS en Cienfuegos, quien también se sumó a la travesía.

Dijo el actor: «Llegamos por nuestros propios medios. Hicimos escalas y pedimos «botella», pero no fue tan dif√≠cil, esperamos.

«Fuimos recibidos por la poetisa y gestora de la comunidad, Martha Julia Hern√°ndez Camell√≥n, quien nos entreg√≥ la llave de su casa para que la utiliz√°ramos de hospedaje y de camerinos, y lo que hiciera falta.»

Así comenzó una jornada de cantorías y narración oral; que alternaron con juegos tradicionales, de participación, improvisadas acrobacias, entre otras iniciativas.

PARA CONTAR CON JARAHUECA

«Narramos, hicimos estatuas vivientes, estatuas de papel con mi nieto Giang Miguel de cuatro a√Īos y lecturas de poemas», a√Īade Miguel.

La promotora cultural y también poeta del centro de Cuba, María Delia Cepeda, precisó que se planificaron unas tres presentaciones para este grupo de jóvenes.

Comprend√≠an trabajo de animaci√≥n, clown y trova .Pero sostiene que «actuaron mucho m√°s, en la medida en que las personas lo demandaban. Fue un acto de amor a Ada y su Jarahueca‚ÄĚ, dice Cepeda.

‚ÄúDise√Īamos espect√°culos para diferentes edades y contextos. Pero la gente nos segu√≠a a cada presentaci√≥n, actuamos incluso en casas de familias en donde lleg√°bamos y ya hab√≠a p√ļblico esperando por nosotros. Al principio tuvimos un poco de miedo a que se desmotivaran. Como es una comunidad peque√Īa los p√ļblicos coincid√≠an.‚ÄĚ

Ofrecieron propuestas diferentes y creativas en cada barrio al que acudían, así como en las escuelas primarias y secundarias, y en las casas de familias a donde fueron invitados.

«Narramos en casa de los Hern√°ndez, unas t√≠as artesanas muy amables. Ellas como otros pobladores que tradicionalmente reciben en calidad de hu√©spedes a los participantes de la Bienal.»

De este modo Yahily interpret√≥ una gran parte de su repertorio ‚Äúcasi todo‚ÄĚ, seg√ļn dijo emocionada.

Temas de su espect√°culo La Primavera y de La Mermelada, y uno en especial de la propia Ada Elva, ‚ÄúEl jard√≠n de la Infancia‚ÄĚ. Comenta que esta experiencia con Mi Clown viene a enriquecer su trayectoria con el grupo santaclare√Īo Teatro sobre el Camino.

Y es que acto casual o no; deviene un sello en las presentaciones de esta joven compositora la armonía que proyecta en escena con actores de diferentes cuerpos dramáticos.

Por su parte, el actor de Los Elementos explic√≥ para el Portal del Arte Joven Cubano que constituy√≥ el impulso para seguir contando cuentos a los ni√Īos. «Fuimos a Lunas de invierno con las pilas cargadas».

Explic√≥ adem√°s que «hay intereses de las tres provincias centrales de intencionar un evento que llevar√≠a por nombre «Para contar con Jarahueca».

Un encuentro del arte joven donde intercambian artistas de las tres provincias que pueda extenderse como cruzada artístico literaria a las lomas de El Escambray.

«Adem√°s, es necesario que en el pueblo se mantenga el ambiente creativo la que se ha apocado a modo general.Y que √ļltimamente el √ļltimo lustro, al menos en lo referido al evento bienal, no est√° teniendo el respaldo que necesita‚ÄĚ, coment√≥ quien hizo posible este encuentro, la gestora de la ‚ÄúColmenita de Jarahueca‚ÄĚ, Martha Julia Camell√≥n Hern√°ndez.

foto Alcides Portal Alfonso

EL ARTE QUE NACE AQU√ć, PRECISAMENTE

¬†Esta poeta y metod√≥loga de la Casa de Cultura de la comunidad explic√≥ que adem√°s de estas propuestas para los ni√Īos se organiz√≥ un evento especial en el d√≠a de Los Derechos Humanos.

Y en casa de sus familiares cercanos, con el apoyo de la biblioteca local, una especial lectura de poesía en la que participaron creadores del territorio.

“Queremos repetirlo, por supuesto, y estamos valorando que alterne con la Bienal Identidad para que se mantenga vivo el pueblo y el pedacito de infancia que representa Ada en cada uno de nosotros. Como ella, nos hemos quedado aquí, precisamente.

«En Jarahueca actuamos por los Camell√≥n, los Fern√°ndez, por Ada Elva, por Olguita su hermana, que es mi amiga; por Marta Julia, una mujer incre√≠ble; por los ni√Īos, por los adultos, por el √°rbol de jara: ¬°creo que hasta por el polvo que recorre sus calles!‚ÄĚ, coment√≥ emocionado Miguel cuando le preguntamos por qu√© escogi√≥ como escenario ese pueblo.

Llegaron por sus propios medios, haciendo escalas en los pueblos que unen el norte espirituano con Villa Clara, y como Ada Elva, se fueron en tren, unos rumbo a los quehaceres que aguardaban en la ciudad cosmopolita y otros a disfrutar de Las Lunas de Invierno, ese festival de la poesía que toma las calles de Sancti Spíritus.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Nac√≠ en Iguar√°, el paredero que sigue a Jarahueca cuando vienes en tren. Identidad signific√≥ para mi tocar a mis √≠dolos: Teresita Fern√°ndez, Luis Cabrera Delgado, Rita del Prado. Hay que mirarle a los ojos a un ni√Īo de campo cuando ve a un artista as√≠ de cerquita, cuando alguien viene de muy lejos solo para hacerle un cuento o cantarle una canci√≥n. Son experiencias que te cambian la vida. Estos j√≥venes nos demostraron, sin mucho preambulo, que no hace falta tanto para hacer la maravilla. Gracias a los amigos de Jarahueca por compartir y comentar…

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ