Canciones con retorno: viaje a Orm√°n

Cuando salí de Manzanillo de nadie me despedí. Torrenciales han caído de entonces a estas teclas. No importa, tengo boleto de regreso sin fecha de caducidad. Por estos días en que a uno le da tiempo para hurgar en los recovecos del yo, he vuelto a Manzanillo. Allí desafié kilómetros del malecón con los amigos de guitarras a la espalda, a veces con mi soledad. Confieso que no sobrevivió minuto a mis andanzas. En cada una de las tres visitas gustaba de compartirme entre la Casa de la Trova y la Casa del Joven Creador. A la distancia de una cuadra sus dinámicas de interacción son bien diferentes y la verdad que en ambas encontraba algo para permanecer. Las trovas del bayamés Ormán Cala conectaban uno y otro epicentro, mientras yo descubría la lírica por entonces del trovador.

Muchas creaciones del hacedor me habré perdido desde que nos vimos en fechas del Pepe Sánchez varios marzos atrás. Compartí en el espacio teórico algunas de las impresiones que me causó su obra. Ormán trajo consigo a la sala Titón de la Uneac a las protagonistas, sus canciones.

Hoy las escucho desde la memoria sonora; tampoco conservo los mp3, que perecieron cuando una antigua laptop decidió abandonarme sin previas notificaciones. Por eso, borracha de trovar, comparto la fe.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

Retrospectiva Canción

La Canci√≥n Cubana Contempor√°nea manifiesta esa heterogeneidad distinguible en la autenticidad que aportan los cantautores de las distintas zonas geogr√°ficas del pa√≠s. Tal es el caso de la obra que desarrolla el trovador Orm√°n Cala desde la ciudad de Bayamo, en una constante retroalimentaci√≥n con los c√≥digos m√°s extendidos por la cancion√≠stica nacional. En su quehacer distingue una notable influencia de la trova primigenia cubana, espec√≠ficamente de conformaci√≥n oriental, en lo que sobresalen elementos heredados de los sones, lo que imbrica al influjo tambi√©n de la guajira, ritmos afrocubanos, incluso la a√Īadidura en ciertos pasajes que van del country al rock, la bossa nova, y la introducci√≥n de segmentos rapeados, de modo principal.

Escuchar a Orm√°n presupone adentrarse en una m√ļsica que entrelaza tradici√≥n y contemporaneidad, capaz de resemantizar tem√°ticas inmortalizadas por el discurso trovadoresco de siempre. El viaje o trasiego trovadoresco, las preocupaciones socioecon√≥micas, la relaci√≥n amatoria o el estereotipado esp√≠ritu bohemio se asumen desde una voz individual.

El tratamiento del n√ļcleo Viaje se ancla a un eje central en la l√≠rica trovadoresca cubana y en la biograf√≠a de sus cultores.

Por estos entresijos resalta en la producci√≥n de Cala del periodo al que me remite la nostalgia, un texto remisorio a exponentes del entorno trovadoresco y lo sonero como Sindo Garay, √Ďico Saquito, Miguel Matamoros y el mismo Compay Segundo. Por supuesto, en el caso del hecho musical cuando solo aludimos al texto/letra y carecemos del texto/m√ļsica, el acercamiento solo puede ser incompleto. Aun as√≠ asumo el riesgo:

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • Pero este tren p√° Manzanillo
  • me va a robar lo cuerdo
  • hay que ir de pie
  • que no hay asiento p√° sentar las ganas de volver
  • ¬†
  • (‚Ķ)
  • ¬†
  • y menos mal que permutaron lo del carnaval
  • si no se llena esto de bote en bote
  • como concierto de la Original
  • no puedo permitir que dudes de mis sentimientos
  • que me acuses de la ausencia
  • no falta el recelo
  • que no piense del desamor.
tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • si eres mi t√© de resed√°
  • mi pastillita p√° los nervios
  • ay ap√ļrate,
  • Longina seductora s√≠ esp√©rame
  • sentada en la terminal
  • que ah√≠ viene el tren Pen√©lope.
  • ¬†
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • Pero este tren p√° Manzanillo
  • me va a robar lo cuerdo.
  • Con el recurso de la intertextualidad, el autor logra recontextualizar los significados de una canci√≥n antol√≥gica de la trova, Pensamiento, de Rafael G√≥mez, Teofilito. Si en el texto original la intenci√≥n primordial consiste en convencer a la mujer interpelada del amor incondicional que ella inspira en el enunciatario, en esta reapropiaci√≥n, el autor se valdr√° de la afirmaci√≥n original para introducir las adversidades que viaje de por medio se interponen para su realizaci√≥n. En torno a Fragancia se organiza¬† una red de asociaciones que, en lo adelante acoger√° a otras figuras femeninas ineludibles de la cancion√≠stica.

El viaje resulta motivaci√≥n recurrente en los textos trovadorescos, evidente herencia de la trova legada por los primeros bardos. Pienso en el recurso viaje como entidad perenne en varios textos del Compay Segundo, tradici√≥n textual, sin ingenuidad, asociada a la caracter√≠stica trashumante del trovador en sentido gen√©rico, ¬†provocada entre otras causas por la inestabilidad laboral y econ√≥mica de la mayor√≠a. El viaje simboliza entonces para el trovador no la aureola de felicidad y mito ed√©nico con que suele asoci√°rsele, sino la v√≠a de car√°cter migratorio para garantizar posibles fuentes de empleo y con ello los ingresos econ√≥micos para solventar su vida. En otro sentido tambi√©n relacionado, el movimiento migratorio encarna la b√ļsqueda y af√°n por el reconocimiento a la creaci√≥n, sin que por ello obviemos la dimensi√≥n festiva que muchas veces les acompa√Ī√≥.

El viaje como motivación, así como la alusión a sitios tales como poblados, ciudades, playas, calles o barrios figuran entre los tratamientos predominantes en las rutas trazadas por la lírica de varios de los trovasoneros de la primera mitad del siglo XX cubano. En el abordaje de la temática destaca Francisco Repilado.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

Las canciones Pasaje para Holgu√≠n, Ahora me da pena, Balc√≥n de Santiago, Se sec√≥ el arroyito, Chicharrones ‚Äďcanto al popular barrio de la ciudad santiaguera‚Äď y por supuesto, la s√≠ntesis sociomusical planteada por el Chan Chan, singularizan la relevancia del t√≥pico Viaje, que en sentido polis√©mico se instituye en la obra Compaisera.

Al decir de Danilo Orozco (2010) el Chan Chan se reinserta, recontextualiza y resignifica en el contexto de las andanzas festivas y amorosas del Compay, quien de joven recorr√≠a en tren una conocida trayectoria de poblados y zonas urbano-rurales orientales. La trayectoria seguida por este viaje se√Īala zonas donde las expresiones bailables, los intercambios, la sicolog√≠a de relaciones, los modos ingeniosos del decir, forjan profundas tradiciones y expresiones populares de las que se nutre el autor.

En el texto perteneciente a la autor√≠a de Orm√°n es posible encontrar, en su estructura significativa, varios gui√Īos respecto a esta tradici√≥n tem√°tica comentada al vuelo, en lo que texto y acompa√Īamiento musical conforman una unidad indisoluble en la idea de este otro recorrido ferroviario.

En este nuevo pasaje dentro de la cancionística cubana no debe obviarse la importancia de la ciudad de Manzanillo para el desarrollo del género trovadoresco desde sus orígenes a la actualidad. En esta zona oriental no sólo tuvieron un importante devenir las trovas decimonónicas y las correspondientes a las primeras décadas de la siguiente centuria, sino que también fue aquí donde se celebraría el Primer Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores, en 1972. En la actualidad cuenta Manzanillo con la Casa de la Trova Jaime Benemelis; una calle después se encuentra la sede de la AHS, sitio al que concurren los más jóvenes exponentes que defienden este quehacer.

Aunque la mayor√≠a de los trovadores hoy pertenecen a alg√ļn cat√°logo de agencia o empresa de la m√ļsica, lo que en la condici√≥n de m√ļsico subvencionado o a rendimiento, debe generarles fuentes de empleo, el motivo viaje persiste en sus canciones como rasgo definitorio del modo de vida trovadoresco. Traslado mediante los juglares del presente buscan en algunos casos mejores propuestas de trabajo y promoci√≥n, otras veces la participaci√≥n en la red de festivales de la trova en el pa√≠s les garantiza una mayor promoci√≥n a su obra y el intercambio con otros cultores.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

El recorrido que hacemos junto al trovador suma a su connotaci√≥n sociol√≥gica la exploraci√≥n en el paisaje urbano de la cotidianidad en el ir y venir de pasajeros entre una y otra ciudad (Bayamo/Manzanillo). Aunque hay otros medios de transporte, ha sido la v√≠a del tren una costumbre ya arraigada en la provincia Granma. Coches y trenes en la provincia Granma, y en especial ciudades como Bayamo y Manzanillo, forman parte indisoluble de su identidad local, tradiciones arraigadas a procesos hist√≥ricos. Ejemplo de su trascendencia la encontramos en una pieza antol√≥gica de la autor√≠a de Adalberto √Ālvarez, A Bayamo en Coche, popularizada con gran √©xito nacional e internacional por el conjunto Son 14 y luego retomada por Adalberto √Ālvarez y su Son, am√©n de las versiones que ha propiciado. Coches y trenes permanecen interconectados en estas ciudades y en derredor de ellos se organizan no s√≥lo costumbres e idiosincrasia, sino tambi√©n redes socioecon√≥micas.

Los contratiempos del viaje musicalizado se sustentan en estrategias argumentativas alusivas a elementos del entorno vivencial de ambas ciudades. No s√≥lo acude a remisiones ambientales del viaje manejadas por todos los conocedores de esta v√≠a de transportaci√≥n, llamada por algunos sobre todo en el declive del pasado siglo como ‚Äúel tren lechero‚ÄĚ. Por entonces y despu√©s fue una de las formas m√°s habituales de ida y vuelta entre varias ciudades del pa√≠s.

La travesía apela además a códigos culturales propios e identitarios de las regiones Bayamo y Manzanillo, como resulta de la referencia a las festividades carnavalescas, hecho cultural de gran connotación en varias provincias del país y sobre todo, las orientales.  La remisión al evento festivo en el texto incluirá a su vez el tratamiento de otros tópicos de relevancia local.

Resulta significativa la remisi√≥n a La Original, lo que en s√≠ presupone el uso de t√©rminos de significaci√≥n local y nacional. El autor interpela el conocimiento del oyente-p√ļblico nacional que reconoce¬† de inmediato la alusi√≥n a la popular agrupaci√≥n. La frase podr√≠a resultar vac√≠a para un escucha for√°neo poco relacionado con el √°mbito musical cubano.

Estos usos discursivos por el autor son comprensibles si apelamos al criterio que él mismo ofreciera en entrevista a Danny González (2010) para este mismo sitio, donde a las interrogantes sobre qué motivaciones encuentra para componer, y la decodificación relacionada con su entorno de origen por parte de sus escuchas, respondió:

Escribo sobre lo cotidiano y el amor, partiendo de mis propias vivencias o las de otras personas. Pretendo reflejar en mis canciones las luces y sombras del contexto social que me envuelve.

                                                           (…)

Quien conozca los entresijos de nuestra idiosincrasia, el modo de hablar, y el enorme peso hist√≥rico que nos acompa√Īa, podr√° descubrir que son canciones hechas en Bayamo. Cada imagen que se desprende de mis versos ¬†responde a patrones muy particulares de este lugar.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

La pieza transcurre entre los tonos jocosos y la iron√≠a, elementos presentes en la identidad cubana, lo que no invalida la intencionalidad del texto por abordar las connotaciones sociol√≥gicas hasta aqu√≠ enunciadas, lo cual se complementa en la fusi√≥n texto-m√ļsica, donde la guitarra asume el protag√≥nico en el af√°n de recrear sonoramente la noci√≥n del viaje en tren.

Quiero que la despedida de este breve trasiego concluya sobre dos ruedas. Si de rutas se trata hay en la cancionística del trovador un decenio atrás, otro texto, mucho más breve pero igualmente significativo en el imaginario no sólo granmense, sino cubano. Y es cuando el discurso del trovador trasmuta el símbolo tren por el de la bicicleta, cuyos significados hallan su referencia en la realidad cubana fundamentalmente de los noventa:

  • Se te ha escapado el aire y ya hace tiempo
  • que has perdido el color
  • y te hundes en el fondo de la soledad
  • hoy habita tu fantasma en la ciudad
  • el tiempo que se pierde sin llegar
  • hoy sacudo telara√Īas de tu silencio
  • en mi portal
  • en tu portal
  • mi bicicleta china.

El signo bicicleta comunica toda una red de asociaciones y situaciones cotidianas, en tanto recrea un importante periodo dentro de la historia social cubana, etapa en que, entre otros renglones, se recrudecieron los problemas de la transportaci√≥n urbana, y la bicicleta fue sumamente usada como medio de transporte alternativo por parte considerable de la poblaci√≥n. Abund√≥ el llamado modelo ‚Äúbicicleta china‚ÄĚ, de importaci√≥n, que en un primer momento fuera entregada en los centros de trabajo a algunos trabajadores para facilitar el traslado desde sus domicilios a sus centros laborales. El tema remite con cierta nostalgia a un pasado de vicisitudes.

La canci√≥n de Orm√°n Cala devuelve una s√≠ntesis de procesos entre lo m√°s genuino de la m√ļsica cubana no s√≥lo en cuanto a elementos formales del entorno sonoro, sino a la savia de recontextualizar asuntos y motivos conformadores de la identidad cubana y local-provincial, siempre presentes en el discurso de trovadores y soneros. A lo anterior Orm√°n a√Īade elementos musicales for√°neos, todo de conformidad con sus propios y peculiares recursos comunicativos al momento de trasladarlos a su p√ļblico.

P.D: Mi amigo, cuando leas estos teclasos seguramente coincidir√°s en que debo actualizarme con respecto a tus creaciones. Nos debemos caf√©, guitarra mediante. ¬ŅManzanillo, Santiago o el Messenger?

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ