Inicio ¬Ľ

Caído del cielo

Hola mi nombre es Ketty Blanco Zaldivar, poeta y narradora. Recientemente gané la beca, La noche, de literatura infantil, que otorga la AHS. Me gustaría mostrarles una síntesis de este proyecto en el cual llevaba trabajando hacía varios meses y terminé recientemente.  

Bajo el t√≠tulo Ca√≠do del cielo, este libro re√ļne entre 10 cuentos dirigidos a lectores de edades idealmente ubicadas entre 9 y 10 a√Īos, aunque con la lectura acompa√Īada por los padres o maestros, el nivel de lenguaje empleado permitir√≠a ofrecerlos a ni√Īos todav√≠a menores, sin descartar que la abundancia del desarrollo de los textos, el empleo del humor y la complejidad de algunos conflictos, podr√≠an sostener la atenci√≥n de ni√Īos un poco mayores tambi√©n. Se intenta al menos que los cuentos, sin olvidar un instante a qu√© p√ļblico van dirigidos, sirvan de entretenimiento y lecci√≥n a un c√≠rculo m√°s ancho de lectores.

La disposición de cada relato se estudió detenidamente, a fin de lograr una adecuada secuencia de textos de mediana extensión con otros más breves intercalados a propósito de conseguir un ritmo de lectura que evite el cansancio. 

Algunos cuentos tienen la inspiraci√≥n y sabor de viejas f√°bulas cl√°sicas, como el que da t√≠tulo al proyecto, donde dos bandos de hormigas se disputan un grano de az√ļcar encontrado de pronto en medio de ambos hormigueros, y en lugar de compartirlo y celebrar su fiesta, ponen todo el empe√Īo en su conquista… para perderlo tan repentinamente como apareci√≥, y luego culpar a “los hormigueros del cielo” en su ignorancia. Otros, como el titulado “Milady”, son protagonizados por ni√Īos o ni√Īas, y centran su atenci√≥n en los conflictos emocionales y rasgos de la personalidad; quiz√° pueda atisbarse en ellos la huella de Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, pues todav√≠a hoy no resultan nada desde√Īables recursos como la fabulaci√≥n de mundos infantiles zootropologizados, que admiten no solo mucho m√°s ricos matices psicol√≥gicos (dada la diversidad de caracter√≠sticas y tipos que pueden alegorizarse a trav√©s de los animales), sino incluso las posibilidades del suceso m√°gico, de la an√©cdota maravillosa; todo en funci√≥n de explotar los vericuetos imaginativos del relato y hacer m√°s atractiva su lectura.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico