Breves apuntes sobre la trova al sur y en la mochila

Si usted ve un muchacho con guitarra y en camiseta, con varias figuras tatuadas en el cuerpo, y una melena hacia el centro de su cabeza que de repente grita: tú no comes huevo o chuparle la semilla al mango, no se asuste, es Oscar Sánchez y es trovador. Este joven fue uno de los invitados al recién finalizado festival Al Sur de mi Mochila en Cienfuegos; y aquí demostró que se encuentra en una etapa de maduración de su carrera. Se presentó en el patio de la UNEAC y en otros espacios posteriores. Su música, se pudiera decir, se mueve en el interior de una poética urbana que a la vez combina el humor, el amor, las desilusiones y las prosperidades. Oscar, en su vertiente trovadoresca, es original, aunque eso no lo signifique todo; pero también sorprendió con temas donde la línea discursiva era muy superior y con sonoridades muy cuidadosas para lograr el efecto que quería en el público que lo escuchaba.

A Nelson Valdés y Rolo Rivera les sucede algo muy parecido. Ambos cienfuegueros han logrado estabilizar su estilo y también lo han transgredido. Rolo ha mejorado muchísimo en su interpretación, en la limpieza del canto y en el personaje que se crea para enfrentar a las audiencias; Nelson llegó a un punto elevado de la montaña y desde allí continúa cantando en la ciudad contra todos aquellos obstáculos que insisten en (in)culturizarla.

Otro gran momento del festival fue el concierto de Ariel Barreiros en el Café Teatro Terry. Ariel es un estoico, un trovador de esos que un día hizo una canción tal vez sin saber que era para siempre, para toda generación posterior, para todo aprendizaje. Su nobleza y sencillez asombran, y eso mismo lo transmite tras el micrófono; sus interpretaciones son desde la pasión, por eso sus temas significan mucho más de lo que dicen. Ariel sigue y seguirá siendo uno de los grandes creadores de la trova en el país; aquella tarde, entre una lluvia intermitente, lo ratificó.

El mayor momento de Al Sur de mi Mochila fue, sin dudas, el concierto de Roly Berrío en el teatro Tomás Terry. Él solo, con una espectacular guitarra, en medio del escenario, y no hacía falta absolutamente nada más, lo llenaba completamente. A Roly el tiempo lo ha curtido. Es un experimentado. El sonido era impecable, su voz, la interpretación. Las canciones nuevas continúan en el mismo estándar, otras lo superan. Su registro sonoro es amplísimo, así como las letras. Lo mismo puede cantarte temas tan grandes como Olor, Dolor o Solo salen, que luego hace canciones tan graciosas como Cucaracha o Cuando una mujer deja a un hombre (con coreografía incluida). Lo otro significativo durante esa noche fueron los chistes que hizo durante el concierto, eran graciosísimos, como si a la vez el público hubiera pagado por un buen concierto de trova y un espectáculo humorístico. Roly es un personaje imprescindible, con una imaginación creadora ágil y sorprendente, con una capacidad para la canción como pocas.

La gran lástima de este festival fue que casi pasó inadvertido. En el auditorio apenas estaban los propios invitados al evento y algún que otro público. Los espacios previstos para los conciertos (excepto en el Terry) no eran los propicios (y es que Cienfuegos no cuenta con otros) porque su función social no es únicamente la de ofrecer un servicio de escucha, sino que coexisten otros elementos ingiriendo bebidas alcohólicas y gritando tan alto como el cantante, sin apenas enterarse qué es lo que tiene enfrente. La gran lástima es la desestimación de la trova aquí y el triunfo, siempre superior, por ejemplo, de conciertos de reggaetón y baladitas ociosas. La gran lástima fue la bajísima promoción, la ausencia de un apoyo verdadero de otras instituciones, la no legitimidad de Cienfuegos como una plaza fuerte que provoque el deseo a los cantautores a asistir más por cultura, por arte, por reconocimiento que por el capital que también merecen. La gran lástima fueron algunos detallitos, algunos desajustes organizativos.

Pero gracias que aún la AHS de Cienfuegos lucha por mantener el certamen, para el próximo año habrá que gritar más fuerte.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico