Breve relatoría del Festival Matanzas Jazz 2018

No solo es privilegiada Matanzas por la belleza natural de su bah√≠a de bolsa y del Valle de Yumur√≠, ni por la elegancia de sus puentes. El entorno cultural de la ciudad ha sido para muchos tambi√©n un atractivo singular cuando a m√ļsica se hace referencia. Si bien la ciudad se asocia tradicionalmente al cultivo de dos g√©neros musicales imprescindibles en la integraci√≥n de la identidad nacional, d√≠gase el danz√≥n y la rumba, un acontecimiento por estos d√≠as demuestra la existencia de otras sonoridades que no precisamente han distinguido la matanceridad.

Se trata de la creación del evento Matanzas Jazz, que en su segunda edición mostró con solidez el deseo de preservar y desarrollar el jazz en el territorio. Durante cuatro jornadas, del 19 al 22 de abril la Sala White acogió a parte del talento local y a reconocidos artistas de todo el país.

Auspiciado por la sede de la Uneac, la Empresa de la M√ļsica Rafael Somavilla y la Direcci√≥n de Cultura Provincial, el evento convoc√≥ a una serie de conciertos que se caracterizaron por ofrecer un amplio recorrido abarcando desde las enigm√°ticas instituciones culturales de rumba y m√ļsica coral, como lo son Afrocuba, Mu√Īequitos de Matanzas y el Coro de C√°mara dirigido por Jos√© Antonio M√©ndez, hasta las m√°s diversas corrientes y est√©ticas de jazz.

Presidido por Miguel √Āngel Rodr√≠guez Zulueta ‚ÄúMiguel√≥n‚ÄĚ y tambi√©n a cargo de la directora de la Sala de Conciertos, Leydet Garlobo Gonz√°lez desde un inicio se proyect√≥ nombrar al festival Matanzas Jazz, precisamente para que el sello distintivo fuese el talento jazz√≠stico matancero. En ese sentido fue notable la presencia de la agrupaci√≥n Mestizaje que dirigida por Miguel√≥n brind√≥ dos conciertos en los cuales se rode√≥ de importantes figuras de la escena del jazz como lo son Alejandro Falc√≥n, Roger Reina y Dayron Oneyl Pe√Īa. Adem√°s, el formato acompa√Ī√≥ a los amantes de la improvisaci√≥n durante un jam session realizado en El Patio de la AHS.

Vale reconocer el esfuerzo realizado para incorporar al ambiente cultural de la ciudad dos grandes formatos de jazz. Por una parte reintegrar la Jazz Band Casino Bellamar, dirigida por Sergio Pichardo, trompetista fundador de importantes agrupaciones de m√ļsica popular y constituida por j√≥venes talentos. Por otra, la Jazz Band Swing Cubano, bajo la direcci√≥n del trombonista fundador de Irakere, Bruno Villalonga. Este formato lo integran en su mayor√≠a estudiantes de nivel elemental y nivel medio, con un sorprendente trabajo t√©cnico e interpretativo. Una excelente selecci√≥n de repertorio y arreglos, unido a la experiencia de sus directores, identifica a ambas orquestas como imprescindibles para la formaci√≥n de las nuevas generaciones.

Promoviendo nuevas producciones fonogr√°ficas fue una grata sorpresa recibir nuevamente en casa al pianista Alejandro Falc√≥n y al percusionista Marcos Morales. Mi monte espiritual tiene por t√≠tulo el √ļltimo disco de Falc√≥n, que se define por una sonoridad basada s√≥lidamente en la cultura musical yoruba, bant√ļ, abaku√° y arar√°. Marcos Morales, ganador de las dos √ļltimas ediciones del concurso J√≥jazz, regal√≥ al p√ļblico¬† temas que formar√°n parte de su pr√≥ximo disco, entre ellos Spectrum y La fiesta de los infelices.

Por primera vez √Ākana asisti√≥ a Matanzas y defendi√≥ una propuesta original. Esta es una agrupaci√≥n proveniente de Santiago de Cuba, que explota los recursos que les brinda la tradici√≥n afrocaribe√Īa y se ha nutrido del ambiente cultural de Trinidad y La Habana para conformar su m√ļsica.

Un invitado muy especial se dio cita en cada jornada, el maestro Bobby Carcass√©s, quien regal√≥ en los conciertos parte de su carisma y sensibilidad al interpretar temas de su autor√≠a y otros que se han convertido en √≠conos del jazz internacional como Caravana de Duke Ellington. Su concepci√≥n filos√≥fica respecto a la m√ļsica y su integralidad como artista tambi√©n se hizo manifiesta en la sala de conciertos gracias a una performance que realiz√≥ y a la muestra de algunos de sus trabajos pict√≥ricos.

Para completar el elenco art√≠stico presente en el programa de Matanzas Jazz, j√≥venes pero ya consagradas figuras dentro del g√©nero musical ofrecieron tambi√©n su arte, entre ellos William Roblejo, Janio Abreu y Albertico Lescay. En una amplia variedad de est√©ticas del jazz en amalgama con elementos de otros g√©neros como el danz√≥n o la m√ļsica andina, Ruy L√≥pez Nussa se hizo acompa√Īar por La Academia, integrada por m√ļsicos excepcionales como lo son el percusionista Octavio Rodr√≠guez, el pianista Harold Char√≥n y los trompetistas Roberto Garc√≠a y Maykel Gonz√°lez.

En palabras de Leydet Garlobo: ‚ÄúEn Matanzas existe un gran potencial del talento jazz√≠stico. Cuando observamos las estad√≠sticas anuales se realizan en nuestra sala entre 12 y 15 conciertos de jazz. Por ello, primeramente se pens√≥ en crear un jornada en la cual se pudiese invitar a los artistas matanceros y figuras de car√°cter nacional que compartieran con estos y que el p√ļblico tuviese la posibilidad de apreciarlos en vivo.‚ÄĚ

Uno de los logros fundamentales del Matanzas Jazz fue caracterizar un espacio para el p√ļblico seguidor del g√©nero, lo cual se evidenci√≥ en una favorable acogida. Debido a que los m√ļsicos matanceros de la di√°spora han conocido sobre el evento, a trav√©s de las redes sociales han solicitado participar. Actualmente existe el inter√©s de otorgar a Matanzas Jazz un car√°cter internacional, por lo que ya se gestionan los permisos legales. Solo nos resta felicitar y exhortar al comit√© organizador para que en pr√≥ximas ediciones el buen jazz siga creciendo e inundando la m√°gica energ√≠a de la Atenas.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico